Por qué todos quieren hacer juegos de granjas

Harvestella, Rune Factory, incluso Disney Dreamlight Valley incluyen experiencias RPG agrícolas, un género que es tendencia y está presente en todos los catálogos de nuevos lanzamientos.
Por qué todos quieren hacer juegos de granjas
·

El último Nintendo Direct dejó constancia sobre la nueva tendencia en la industria de los videojuegos, el género que lo peta. El RPG vuelve a estar de moda, muy fuerte, pero siempre que se pueda cuidar de tu propio huerto y mantener contento al ganado. Los RPG agrícolas son el nuevo LBD (little black dress) del fondo de armario, ese clásico que no falla y que siempre deberías tener en tu biblioteca.

¿Realmente hay tantos fans de Stardew Valley? Existen varias razones que respaldan el éxito de esta clase de títulos no solo en jugadores ocasionales o casuales, incluso en los jugadores de títulos para móviles y los acostumbrados a los shooter o de acción frenética. El primer motivo es que su simpleza consigue atrapar y enganchar, además esta recompensa a las experiencias ocasionales.

Recompensa al jugador habitual sin penalizar al casual

Seguro que alguna vez te ha pasado de abandonar un juego por otro o simplemente estar en un periodo en el que no puedes jugar, vuelves y no recuerdas los controles, ni tampoco donde lo dejaste. Si no estabas muy avanzado, la dificultad no era muy elevada y tienes suerte, quizás puedas reincorporarte después de entre media hora o una hora de partida.

Por qué todos quieren hacer juegos de granjas

Esto es algo que no te encontrarás es este tipo de juegos, los de granjitas, cuyas mecánicas suelen ser sencillas y no requieren un entrenamiento de memoria muscular como en los soulslike, ni tampoco te van a exigir recordar cada detalle del juego o de cada nivel como en los roguelike o roguelite. De hecho, esta clase de juegos puede causar frustración.

No me refiero a la ansiedad o el mal humor derivado de la dificultad, que al final es un aspecto más subjetivo, sino de la frustración surgida de no poder dedicar a un juego la constancia que requiere y volver, una y otra vez, a pasar por un reaprendizaje que resulta tedioso y da la sensación de vivir en un eterno tutorial o prólogo.

Este tipo de género, además, también premia el juego habitual, el meterse cada día a currar, pero a la vez no penalizan, de la forma que hemos expuesto, los períodos de barbecho. Siendo así el síndrome FOMO en este tipo de títulos menos intenso que en otros géneros o juegos como World of Warcraft, Fortnite o Fallout 76, este último incluso integró la posibilidad de tener en la base distintos cultivos y ganado con los que obtener comida.

Una granja en Fallout 76

De hecho, estos últimos tienes un catálogo de contenidos encorsetados dentro de temporadas, con elementos a los que es imposible de acceder de otra forma o en un futuro, si no es durante la temporada concreta y completando, con constancia, una serie de objetivos durante un periodo de tiempo.

PUBLICIDAD

Existen muchos juegos, muchos online como MOBA o MMORPG, en los que, a partir de cierto punto, para lograr un avance real de nivel o conseguir ciertos objetos, se requiere entrar prácticamente cada día y realizar ciertas tareas o misiones diarias. Un escenario que es más posible cuantas menos obligaciones se tenga.

Gratificación en cualquier intervalo de tiempo

Su trama relativamente sencilla permite llegar al jugador y mantener una conexión con él con mayor facilidad. Además, gracias a su carácter administrativo, en el que la gratificación más clara es el placer de la gestión de ganados, cultivos y otros recursos, este género es capaz de reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo, como señala un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Este, EE.UU.

Demostrando que un buen juego que además tenga un efecto positivo sobre el propio usuario, no tiene por qué tratar sobre una historia compleja sobre salvar a la humanidad, a un ser querido o cambiar el curso de los acontecimientos. Plantar, para posteriormente vender nabos en un entorno virtual puede ser una tarea lo suficientemente relevante para el cerebro como para tener un impacto positivo demostrado sobre él.

Imagen de Fae Farm, un juego de granjas

Como demuestra el éxito de Animal Crossing, que ha superado los 40 millones de copias vendidas, y el éxito de la serie Farm Simulator; FarmVille, el famosos juego de gestión de granjas de Facebook que cerró en 2020 tras once años de servicio; Stardew Valley, cuyas ventas superaron a pesos pesados como God of War o Cyberpunk 2077; o la franquicia Harvest Moon. Junto a juegos nuevos como Fae Farm.

Una saga que empezó en 1996 en la Super Nintendo y continúa en 2019 con Doraemon Story Of Seasons para PS4, PC y Nintendo Switch, con unos 40 títulos a sus espaldas, y un nuevo remake de Harvest Moon: A Wonderful Life bajo el nombre de Story of Seasons: A Wonderful Life, que saldrá en veranos de 2023 para Nintendo Switch y también fue anunciado en Nintendo Direct.

El videojuego Rune Factory es otra de esas sagas de este tipo de géneros, que en su tercera entrega llegará al formato físico en 2023. Esta nació como spin off de la propia Story of Season/Harvest Moon, solo que incorpora algunos aspectos que le dan carácter propio como elementos de exploración y rastreo de mazmorras, en el juego principal. La premisa de estos títulos, en concreto, suele centrarse en un protagonista sin memoria ni recuerdos que irá recuperando gracias a unos puntos de runas, que podrá ganar con tareas cotidianas y repetitivas como cultivar, fabricar ciertos artículos o subir de nivel.

El remake de Harvest Moon: A Wonderful Life

Combina bien con otros géneros

Los RPG con gestión agrícola casan muy bien con otros géneros. Por ejemplo, un gran descubrimiento ha sido Harvestella, desarrollado por Square Enix y Live Wire, que luce como un Final Fantasy tanto en estética como por los combates RPG, pero que incluye como añadido todo el tema de la gestión y simulación de vida como Animal Crossing, donde explorar la aldea, hablar con los residentes, cultivar, hacer manualidades, cocinar o pescar.

Harvestella

Funciona mejor con una estética indie

Este tipo de género suele asociarse con un tipo de estética más pixel art o más cercana a producciones indie que a gráficos realistas procedentes de Unreal Engine 5, de hecho, juegan en otra liga diferente cuya meta no es sacar músculo gráfico, sino llegar al máximo número de jugadores posible. Aunque existe la excepción, Farming Simulator, todo un éxito, alejado de cualquier estética cute o aesthetic.

Stardew Valley, el juego que puso de moda los simuladores de granja

Esto permite a las desarrolladoras centrar su atención, recursos u otros aspectos como los diálogos o la jugabilidad del título. También suele conllevar tiempos de desarrollo más cortos, pudiendo así sacar una mayor rentabilidad al título. Unos detalles que conocen sobradamente las empresas, siendo esta otra de las razones importantes de por qué ahora todos los estudios quieren sacar una simulación de granjas, estimando que, si logran subirse a la hora, les habrá costado menos tiempo, por lo que menos dinero.

Los inicios del boom con juegos integrados en una red social

Podría decirse que la explosión del género vino con Farmville, el juego de granjas de Zynga para Facebook, que sobrevive en su versión para móviles, que consiguió llenarnos las notificaciones de peticiones de nuestras tías de rayos y otros elementos necesarios en el juego para prosperar.

Farmville

Su éxito radicaba en su fácil acceso, además para tipo de perfiles, que solo requería tener una cuenta en Facebook, y sumaba el componente social de mostrar a los amigos o familiares el progreso del juego. Sin embargo, el resultado era un juego algo mediocre, pero muy adictivo, que lograba enganchar a la gente sobre todo con la táctica de muchos juegos móviles, permitiendo un avance rápido y fluido al principio y presentando un techo de cristal solo superable previo pago.

Los nuevos juegos de granjas tratan de conectar con el jugador

Siguiendo la estela de sagas como Harvest Moon, los nuevos juegos de gestión agrícola tratan de conectar con el jugador de forma emocional a través de estéticas, actividades, diálogos y una narrativa muy concreta que busca reformar esa sensación placentera o acogedora de la propia gestión, permitiendo a su vez la creación y el control de un universo personal, para no sólo atraer la atención de nuevo jugadores sino para fidelizar a los ya existentes. Haciendo que vuelvan a estos mundos y compren futuros títulos.

Harvest Moon: One World de Nintendo Switch

Es interesante como juegos como Animal Crossing han logrado un equilibrio perfecto entre la sensación de control sin sobresaltos que tiene el crear y gestionar tu propia isla o miniuniverso, y un multijugador en el que otras personas reales pueden visitar tus dominios e interactuar contigo.

PUBLICIDAD

Pueden enseñar a los jugadores sobre agricultura

En un mundo cada vez más urbanita, los conocimientos que se daban por sabidos sobre el campo durante generaciones y generaciones parecen haberse perdido como lágrimas en la lluvia. Sin embargo, como detalla una investigación publicada en la revista American Psychologist, los niños que pasan tiempo jugando videojuegos pueden desarrollar mejores habilidades sociales, de aprendizaje y de salud.

Un hecho respaldado por otros estudios como el realizado en Ucrania que reveló cómo cada vez más profesores utilizan juegos de ordenador en las aulas. Entonces los juegos de agricultura brindan la oportunidad a los jugadores de probar distintos escenarios, que pueden llegar a ser totalmente desconocidos, y ayudar a sopesar las prácticas de gestión de riesgos.

Farming Simulator

Los juegos de granjas presentan a las personas la agricultura y el origen de los alimentos. Permitiendo a los jugadores acercarse a la naturaleza y aventurarse fuera de las áreas urbanas, aunque sea virtualmente. Incluso pueden proporcionar un tipo de educación sobre la agricultura como plantar y cosechar cultivos, las herramientas que se utilizan, los equipos, las estaciones y las condiciones que afectan la siembra.

Algo que pueden compartir tanto los juegos de agricultura, que tienen una variedad de historias y géneros, pero pueden combinar el juego de agricultura con una historia, una búsqueda o una aventura; y los de simulación de agricultura, que se orientan en mostrar experiencias agrícolas más reales con marcas de vehículos y herramientas, consejos para gestionar el ganado y una gestión de recursos más cercana a la realidad.

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir