Historias de redención: 15 juegos que comenzaron en desastre pero remontaron el vuelo

Repasamos los casos más llamativos de títulos que tropezaron en su lanzamiento, pero que supieron remontar con los años hasta convertirse en videojuegos muy relevantes y populares en la actualidad.
Historias de redención: 15 juegos que comenzaron en desastre pero remontaron el vuelo
·

Dentro del mundo de los videojuegos, podría decirse que no existe peor sensación que la de esperar con ansias un lanzamiento y que, ya sea por sus promesas incumplidas, su falta absoluta de contenido, sus numerosos bugs, o una combinación de todos, finalmente no esté a la altura de las expectativas que los propios desarrolladores habían generado en los jugadores. Sin embargo, en lugar de hablar acerca de juegos que empezaron mal y que fueron olvidados tanto por los jugadores como por sus responsables, en este reportaje nos queremos centrar en aquellos que tuvieron una segunda oportunidad gracias a que sus equipos decidieron trabajar en mejorarlos partiendo del feedback.

En este reportaje encontraréis algunos de los casos más sonados de videojuegos que empezaron tremendamente mal por diferentes motivos y que, con el tiempo, tuvieron una redención gracias al apoyo de la comunidad y a las actualizaciones que llegaron posteriormente a sus lanzamientos. Los títulos no están numerados siguiendo ningún tipo de orden en concreto, ya que cada caso es muy especial y único, aunque os adelantamos que muchos de los juegos escogidos fracasaron en sus inicios por motivos muy similares.

1. Battlefield V

Battlefield 1 fue un título muy importante para la saga bélica de DICE y Electronic Arts. No en vano, consiguió recuperar el interés de aquellos fans que quedaron descontentos con el desastroso lanzamiento de Battlefield 4 y el abrupto cambio temático que supuso Battlefield Hardline. Su ambientación en la Primera Guerra Mundial, así como su variedad de modos, mapas y pulida jugabilidad, consiguieron conquistar a aquellos jugadores que disfrutan de las intensas batallas multijugador. Es por ello que todos los ojos estaban puestos sobre Battlefield V, una entrega que prometía aprovechar la buena base de su predecesor para llevar el campo de batalla a una Segunda Guerra Mundial como nunca antes la habíamos visto en un videojuego. Sin embargo y contra todo pronóstico, el lanzamiento del título se vio afectado por un torbellino de críticas por parte de la prensa especializada y los fans más acérrimos.

Battlefield V llegó al mercado sin micropagos ni cajas de botines, consiguió evolucionar con éxito la jugabilidad de Battlefield 1 y no sufrió de bugs importantes que pudiesen lastrar la experiencia de juego, al menos no al nivel de otras entregas. La tremenda falta de contenido fue, a grandes rasgos, el mayor lastre del juego en sus primeros meses de vida: Battlefield V se lanzó con un modo historia incompleto y falto de profundidad, una ausencia notable de modos de juego y, para empeorar las cosas, con muy pocos mapas, vehículos y armas disponibles. A pesar de ello, el equipo de DICE ha ido actualizando el título durante estos años con contenidos gratuitos -EA decidió prescindir del pase de temporada- que han convertido finalmente al juego en una experiencia muy completa, pulida e imperdible para los amantes del género. En este sentido, esperamos poder decir lo mismo de Battlefield 2042 en un futuro cercano.

2. Counter-Strike: Global Offensive

Parece mentira, pero uno de los shooter multijugador más jugados en la actualidad tuvo unos comienzos cuando menos complicados. Counter-Strike: Global Offensive se estrenó en 2012 y la principal queja que giró en torno al shooter de Valve fue que se sentía como un juego demasiado continuista con respecto a Counter-Strike: Source, su predecesor. Desde luego, el título era divertido y ofrecía partidas frenéticas que podían ser disfrutadas por cualquier amante del género, aunque los fans más acérrimos echaron enormemente en falta novedades de peso en su sistema jugable y modos de juego. Vamos, que en resumidas cuentas podría decirse que no era un mal juego, aunque los jugadores esperaban que éste ofreciera algo fresco y revolucionario para justificar el salto de Source a GO.

Como os podréis imaginar, el juego no consiguió captar el interés de los usuarios y, en consecuencia, no pudo retener en sus servidores la cantidad de jugadores deseada, motivo por el cual Valve tuvo que estrujarse los sesos para trabajar en ofrecer a la comunidad los cambios que exigía. Desde su lanzamiento original hasta el día de hoy, CS: GO ha recibido decenas de actualizaciones que, más allá de añadir contenido como mapas y armas, han mejorado considerablemente su apartado técnico y han añadido soporte para mods, entre muchas cosas más. En 2022, CS: GO no es solo uno de los títulos más jugados diariamente en la plataforma de Valve, sino un juego totalmente imprescindible para aquellos amantes de los shooter multijugador con una mentalidad competitiva.

3. Destiny 2

El lanzamiento de Destiny vino acompañado de alegría y polémica a partes iguales: por un lado, los fans de Halo no podían estar más ansiosos por descubrir el nuevo universo que Bungie había creado tras abandonar la saga del Jefe Maestro en Halo Reach, mientras que por otro había quienes no estaban del todo convencidos con su enfoque de juego como servicio y la obligatoriedad de estar conectados a internet para acceder a todos los contenidos, incluido el modo campaña. Finalmente, Destiny llegó al mercado con un gunplay pulidísimo y unos tiroteos espectaculares marca de la casa, aunque sin convencer a aquellos que no estaban dispuestos a desembolsar grandes cantidades de dinero por su contenido extra de pago. Teniendo en cuenta este precedente, ¿qué tal le fue a Destiny 2?, ¿tuvo una mejor acogida?

Como sabréis aquellos que hayáis podido probarlo de primera mano, Destiny 2 pulió al máximo todas las asperezas que pudiésemos encontrar en el primer juego, aunque resultó ser demasiado continuista en su fórmula y volvió a tropezar con la misma piedra de ofrecer un contenido algo limitado de base, relegando la "chicha" a las expansiones. Además, Activision y Bungie se enfrentaron a un problema mayúsculo: a cada día que pasaba, el número de jugadores simultáneos iba disminuyendo drásticamente, lo peor que le podría pasar a un juego centrado enteramente en la experiencia multijugador en línea. Por suerte, sus responsables supieron reaccionar a tiempo y tomaron la drástica decisión de convertir el juego base en free to play, una iniciativa que, a la larga, le ha sentado de maravilla al título ya que consiguió captar de nuevo el interés de los jugadores.

Hoy en día, Destiny 2 es una opción más que recomendable para los amantes de los MMO shooter gracias a la apabullante cantidad de contenido de sus cuatro expansiones -Los Renegados, Bastión de Sombras, Más allá de la luz y La Reina Bruja- y la enorme comunidad que se ha ido formando a lo largo de estos años.

PUBLICIDAD

4. Diablo III

Cuando Diablo III llegó a las tiendas, las expectativas que tenían puestas los fans sobre el regreso de la saga Action-RPG de Blizzard no podían ser mayores. Tras doce años de larga espera, los jugadores estaban dispuestos a reengancharse con la adictiva propuesta de Diablo y su interesante universo, aunque el lanzamiento no fue tan bien como se esperaba: los servidores en línea resultaron ser muy inestables durante las primeras semanas de vida del título, impidiendo a gran parte de los usuarios poder acceder a todo su contenido.

Como os podréis imaginar, debido a este percance no fueron pocos los fans que tuvieron que enfrentarse a largas colas de espera. A esto le tenemos que sumar los constantes cortes de los servidores por mantenimiento, las actualizaciones tardías, la obligatoriedad de estar conectados a internet para acceder a los modos y, por supuesto, la polémica Casa de Subastas de la que algunos se aprovechaban para ganar miles de dólares. Los jugadores no tardaron en mostrar su descontento aplicando el review bombing en la media de usuarios de Metacritic, algo a lo que Blizzard supo responder con el tiempo eliminando la Casa de Subastas y lanzando la primera gran expansión, Diablo III: Reaper of Souls. Hoy en día, Diablo III es un título más que competente en su género y cuenta con varias reediciones para las consolas actuales.

5. Fallout 76

Bethesda se aventuró en 2018 a crear su propio MMO de Fallout aprovechando el tirón de la licencia para hacerse un hueco dentro de este género que a tantos jugadores atrae. El resultado fue Fallout 76, un título repleto de severos problemas técnicos y numerosos errores en su jugabilidad que podría describirse como un cúmulo de ideas mal ejecutadas y promesas incumplidas. Todd Howard, CEO de Bethesda, prometió que el mapa de Fallout 76 iba a ser cuatro veces más extenso que el de Fallout 4 y que el juego llegaría sin bugs remarcables. Lo primero lo cumplió, aunque lo segundo resultó ser una mentira y los jugadores no dudaron ni un solo segundo en castigar al título bajándole la media en Metacritic.

Más allá de los bugs o sus carencias jugables, Fallout 76 presentaba en sus primeras etapas de vida otros problemas destacables: falta de contenido, un diseño de misiones muy poco inspirado y, casi que lo peor de todo teniendo en cuenta que se trata de un MMO, una sensación de vacío a causa de la ausencia de jugadores y NPC en sus servidores. Por suerte, las peticiones de los jugadores fueron escuchadas y con el tiempo llegó Wastelanders, una gran expansión gratuita que incluyó numerosos NPC con sus respectivos diálogos con varias opciones, nuevas facciones a las que afiliarse, la posibilidad de reclutar acompañantes y una historia completamente nueva. Este DLC, que también vino acompañado de incontables arreglos de bugs y errores de todo tipo, ayudó a aumentar considerablemente el número de jugadores activos en Fallout 76, un título que a día de hoy es más que recomendable y que cuenta con una larga hoja de ruta de contenidos.

6. Final Fantasy XIV

El caso de la resurrección de Final Fantasy XIV es digno de estudio y uno de los más llamativos que podemos encontrar en toda la historia de los videojuegos. La primera versión de la decimocuarta fantasía final llegó en 2010 y generó sensaciones muy negativas entre los amantes de la icónica franquicia de rol de Square Enix. Su apuesta por el género MMORPG no fue lo que más mosqueó a los fans más puristas, sino el hecho de que el juego parecía una beta en desarrollo. La lista de errores era interminable: bugs que lastraban la progresión de la aventura, menús confusos y un sistema de combate repetitivo, aburrido, poco inspirado e inaceptable para un juego perteneciente a una de las sagas pioneras en el género. El sentimiento general era que Square había decidido lanzar a las prisas un juego incompleto, inacabado y, en definitiva, para nada merecedor del nombre que portaba.

Sin embargo, lejos de abandonar el título por completo, el equipo creativo de Square comandado por Naoki Yoshida decidió trabajar en un relanzamiento de Final Fantasy XIV. Tres años más tarde, Final Fantasy XIV renació cual ave fénix con Final Fantasy XIV: A Realm Reborn, una reinvención que fue calificada como un milagro por los fans ya que consiguió corregir todos los errores de la primera versión. Por fin, Final Fantasy XIV se sentía como un título digno de la legendaria saga gracias a una historia atrapante con personajes interesantes y una remodelación completa del combate. En la actualidad, este título es uno de los MMORPG más exitosos gracias a sus numerosas expansiones de calidad -Heavensward, Stormblood, Shadowbringers y Endwalker- y al buen hacer de Yoshida y su equipo, quienes quieren expandir los contenidos del juego durante los próximos diez años. ¡Aún nos queda FF XIV para rato!

7. Fortnite

Por mucho que actualmente nos cueste creerlo, el battle royale más popular de los últimos años tuvo un comienzo cuando menos caótico y que apuntaba a un fracaso casi absoluto. En 2011, Fortnite carecía completamente del modo battle royale que lo caracteriza y era un título de supervivencia cooperativo en el que un equipo de jugadores debía resistir el asalto de numerosos enemigos controlados por la inteligencia artificial construyendo bases y gestionando recursos en un inventario. A pesar de que contaba con una estética muy característica y sus mecánicas de construcción eran bastante llamativas, el juego no sobresalió debido a que su premisa principal no era revolucionaria y no hacía nada nuevo en comparación a otros títulos muy similares.

Lejos de tirar la toalla, el equipo de Epic Games estudió diferentes posibilidades para que su juego sobresaliera y enganchase a los jugadores. Las tornas cambiaron con la llegada de PUBG: Battlegrounds, anteriormente conocido como Playerunknown’s Battlegrounds, un título que arrasó con su propuesta de hacer luchar a decenas de jugadores en un extensísimo campo de batalla en el que estos debían buscar recursos, eliminar a otros usuarios y sobrevivir para alzarse con la victoria. Epic no tardó en replicar la fórmula de PUBG en Fortnite, una estrategia que vino acompañada por una feroz polémica debido a las numerosas acusaciones por plagio, aunque a la larga terminó siendo todo un éxito. Fortnite es hoy en día la gallina de los huevos de oro de Epic Games, un juego que genera millones de dólares con cada nueva temporada y que ha contado en toda su trayectoria con colaboraciones con Marvel, Star Wars y otras grandes franquicias del entretenimiento.

8. Halo: The Master Chief Collection

Halo: The Master Chief Collection se lanzó originalmente en Xbox One con la promesa de ser el recopilatorio definitivo de las aventuras del Jefe Maestro. El título incluyó de base el primer Halo junto a Halo 2, Halo 3 y Halo 4 con un apartado técnico completamente remasterizado que añadió mejoras visuales muy notables, numerosos efectos y texturas a las versiones originales. Relacionado con este último punto, una de las particularidades que más llamaron la atención de esta recopilación en su momento fue que permitía alternar entre los gráficos originales y los de la versión moderna, un detalle que permitía a los jugadores experimentar los juegos como prefirieran.

Además de la evidente mejora técnica y sus múltiples opciones, The Master Chief Collection incluyó de base los cuatro modos campaña y los modos multijugador. Teniendo en cuenta el cuidado de esta recopilación, ¿por qué hemos decidido incluirla en este reportaje? La respuesta es simple: durante su lanzamiento, el título sufrió de algunos bugs menores, aunque el mayor problema estaba relacionado con el modo multijugador. Durante las primeras semanas fue prácticamente imposible acceder a las modalidades en línea debido a problemas de conectividad constantes con los servidores y un matchmaking caótico que generaba colas de espera que podían alargarse muchísimo. Por suerte, estos errores que impedían a los jugadores disfrutar del modo multijugador fueron solventados mediante una buena cantidad de parches y en la actualidad puede ser disfrutado sin problemas.

9. Killer Instinct

Killer Instinct regresó a los hogares de los amantes de los títulos de lucha en 2013 con un nuevo juego para Xbox One mediante un modelo de negocio muy particular basado en temporadas. El título podía descargarse de manera totalmente gratuita, algo con lo que a priori no debería haber ningún problema, aunque el truco estaba en que incluía de base un único luchador; el resto de combatientes, además de algunos trajes y accesorios especiales, sólo podían desbloquearse pagando por diferentes packs de contenido. Se podría decir que, a pesar de que el juego contaba con una jugabilidad muy satisfactoria y equilibrada, la injustificable falta de contenido, junto a la ausencia de un modo historia para ampliar la oferta de juego en solitario, fueron un lastre en sus primeros compases de vida.

A pesar de su arranque algo polémico, la paciencia de los jugadores que decidieron esperar a las expansiones de contenido se vio recompensada con creces gracias a la llegada de la segunda temporada. Esta gran actualización agregó nueve personajes al plantel de luchadores y varios modos de juego entre los que podíamos encontrar el modo Laboratorio, donde se podían probar a los diferentes personajes en combates contra enemigos controlados por la IA, o el modo Ligas Igualadas, una modalidad para el multijugador en línea diseñada expresamente para los usuarios más competitivos. Por si no fuera suficiente, el modo Arcade fue reimaginado para convertirlo en un modo Historia como tal, y la tercera temporada añadió aún más personajes y hasta mejoras técnicas. En conclusión, podemos decir sin miedo a equivocarnos que Killer Instinct es, en la actualidad, uno de los juegos de lucha modernos en 2D más recomendables que podéis encontrar en el mercado.

10. No Man's Sky

La evolución que ha tenido No Man’s Sky desde su lanzamiento en verano de 2016 hasta los tiempos actuales es, junto a Final Fantasy XIV, una de las más sorprendentes que hemos podido experimentar en el medio. El título espacial de Hello Games vino acompañado de un buen puñado de jugosas promesas, entre las que destacaba la idea de explorar una galaxia literalmente inabarcable compuesta por un número incontable de planetas, cada uno de ellos con entornos muy diversos y criaturas extrañas por doquier. Sin embargo, como muchos de vosotros recordaréis, No Man’s Sky se quedó muy lejos de cumplir las altas expectativas que Sean Murray, director de Hello Games, generó con sus comentarios durante meses. Por si fuera poco, las imágenes que el equipo había compartido en los tráilers de promoción no eran, ni de cerca, representativas del producto que llegó a las tiendas.

Siendo conscientes de que su reputación estaba en juego y que las feroces críticas por parte de los jugadores no fueron gratuitas, el equipo de Hello Games, que recordemos que es un estudio pequeño conformado por apenas una veintena de desarrolladores, decidió ponerse manos a la obra para arreglar el juego y entregar el producto que prometieron. ¿Lo consiguieron? Vaya que sí: el No Man's Sky que podemos encontrar en 2022 poco o nada tiene que ver con el juego original. Y es que desde 2016 se han añadido multitud de opciones que han enriquecido enormemente la experiencia de juego: modalidades multijugador, modo en tercera persona, soporte para realidad virtual, expediciones, la posibilidad de tener mascotas, montar sobre criaturas alienígenas y un larguísimo etcétera. En pocas palabras, No Man’s Sky se ha convertido en un título imprescindible para aquellos que disfruten de los viajes intergalácticos virtuales y de la sensación constante de descubrimiento.

11. Tom Clancy's Rainbow Six Siege

Tom Clancy’s Rainbow Six Siege empezó siendo un shooter táctico con una muy buena base jugable, aunque con una carencia de contenido demasiado evidente como para pasar completamente desapercibida. Pese a que Ubisoft consiguió dar en el clavo con lo más complicado de la propuesta, que no era más que ofrecer un juego de disparos diferente, más pausado y en el que el trabajo en equipo es imprescindible para resolver con éxito las operaciones, la falta de variedad en todos los apartados provocó irremediablemente que la mayoría de jugadores lo abandonaran durante sus primeros meses de vida.

Sin embargo, no todos los usuarios abandonaron el título a pesar de sus defectos, por lo que Ubisoft decidió destinar parte de su equipo de desarrolladores a nutrir el juego con actualizaciones de contenido constantes. Con el tiempo, los jugadores empezaron a interesarse de nuevo por el título gracias a la iniciativa por parte del estudio, llegando incluso a registrar millones de jugadores simultáneos diarios en sus servidores al poco tiempo de la llegada de las actualizaciones. Si os apetece probar un shooter cooperativo con un toque más estratégico y con un gunplay pulido hasta el más mínimo detalle, nos alegra decir que Rainbow Six Siege es una de las mejores recomendaciones que os podemos ofrecer.

12. Sea of Thieves

La experiencia de surcar los siete mares junto a un grupo de amigos como los piratas más temibles de la historia nunca había sido tan satisfactoria como en Sea of Thieves. El título de mundo abierto de Rare cuenta con un colorido apartado artístico tan precioso que es capaz de regalarnos estampas realmente bellas, una espectacular recreación del mar con unas físicas de las olas inigualables y, además, una banda sonora que encaja a las mil maravillas con la temática piratesca. Lamentablemente, en su lanzamiento la experiencia de Sea of Thieves hacía aguas a las pocas horas de juego: las inmejorables sensaciones que conseguía transmitir en sus primeros compases se diluían rápidamente debido a la poca variedad y repetitividad de sus misiones, algo ligado a su falta total de un hilo narrativo conductor para la historia, y la ausencia de un sistema de progresión real más allá de poder canjear nuestros doblones de oro por cosméticos para el barco y el personaje.

Por suerte, Rare tomó nota del feedback de la comunidad y, a día de hoy, los servidores de Sea of Thieves cuentan con más jugadores simultáneos que nunca gracias a una gran oferta de contenidos. Sin duda alguna, el contenido que consiguió reflotar por completo el juego fue la Temporada 3: A Pirate’s Life, una gran expansión de contenido que añadió numerosas misiones, eventos y elementos inspirados en las aventuras del Capitán Jack Sparrow y su tripulación de Piratas del Caribe, la exitosa saga cinematográfica de Disney. Algunos errores como la simpleza de su sistema de combate siguen presentes a día de hoy, aunque no es un aspecto que pueda lastrar en exceso la experiencia si tenemos en cuenta las bondades que ofrece el juego y los contenidos de calidad que recibe periódicamente.

PUBLICIDAD

13. Star Wars Battlefront II

El primer Star Wars Battlefront fue una de las apuestas más fuertes de DICE y EA cuando se puso a la venta allá por 2015. Uno de los aspectos más aplaudidos fue la impecable recreación, tanto a nivel visual como sonoro, de la trilogía clásica, además de su portentoso envoltorio audiovisual digno de la nueva generación de consolas. Pese a ello, el título fue enormemente lastrado por la ausencia de un modo campaña al uso, la notable carencia de mapas, modos y armas del multijugador, que fue su mayor apuesta, y la escasa profundidad jugable. Dos años después, Star Wars Battlefront II se lanzó y solventó gran parte de las quejas del primero: el título llegó con tres modos principales -Campaña, Multijugador y Arcade- y abarcó todas las eras de la Saga Skywalker, es decir, las cintas originales, las precuelas y las secuelas.

Entonces, si el juego llegó con una cantidad de contenido para aburrir y conservó todas las virtudes de la primera parte, ¿qué es lo que falló en esta segunda entrega? La respuesta se puede resumir en un sencillo término: las cajas de botín o loot boxes. El sistema de cajas de botín convirtió el multijugador de Battlefront II en un auténtico pay to win, uno en el que era posible conseguir mejores habilidades pagando en lugar de jugando. De esta manera, el juego se desbalanceó por completo a las pocas semanas de estrenarse y la sensación de progresión, así como el equilibrio de las partidas multijugador, fueron totalmente arruinados. Tras las incesantes quejas de la comunidad, EA rectificó y eliminó el sistema de cajas de botín para tratar de solventar el evidente desequilibrio de los modos multijugador. Con el tiempo, Battlefront II se ha convertido en todo un imprescindible para los fans de la saga galáctica creada por George Lucas. Es una auténtica lástima que, al menos por el momento, la compañía no tenga planes para desarrollar una tercera entrega.

14. Street Fighter V

Street Fighter V se estrenó en 2016 como un excelente videojuego de lucha con un apartado visual precioso, digno de la nueva generación de aquél momento, y una jugabilidad pulida hasta las últimas consecuencias y que era, a su vez, accesible y muy profunda a medida que el jugador pasaba horas practicando a los mandos. Sin embargo, su oferta inicial de contenidos, compuesta por el prólogo del Modo Historia, el Modo Entrenamiento y el Modo Supervivencia, fue excesivamente pobre y todo su atractivo se centró en los combates multijugador. Para más inri, en los enfrentamientos en línea se podían experimentar ligeros problemas en los servidores durante las primeras semanas.

En este estado, Street Fighter V no era más que una excepcional base sobre la que construir uno de los juegos de lucha en 2D más importantes de la época. Afortunadamente, a partir de septiembre del mismo año en el que se lanzó al mercado, Capcom fue añadiendo nuevos contenidos, entre los que destacó el Modo Desafío, un Modo Historia con un estilo más cinematográfico, numerosos luchadores que se unieron al plantel inicial y, además, una completa tienda para adquirir diferentes atuendos y personajes. ¿Apostará Capcom por el mismo modelo de negocio con Street Fighter VI? Por el momento es un completo misterio, aunque si vuelven a apostar por este modelo de negocio no nos extrañaría que el juego base estuviese acompañado de más y mejor contenido que el que tuvo SFV en sus inicios.

15. Warframe

Warframe es uno de los títulos de acción free to play más exitosos de la actualidad, aunque cabe destacar que para alcanzar este nivel de popularidad tuvo que sufrir un arranque un tanto complicado. Que nadie se lleve a engaño: en sus inicios, Warframe ya prometía con su buen apartado técnico y una jugabilidad muy peculiar que mezclaba el sistema de tiroteos clásico en tercera persona con un combate más agresivo y directo gracias al uso de la katana del personaje controlable. Sin embargo, en su estreno fue acusado de ser repetitivo por culpa de un diseño de escenarios y enemigos muy poco variado y atractivo, además de que la experiencia en solitario no era tan atractiva como en cooperativo con amigos y su sistema de combate cuerpo a cuerpo era algo errático y pecaba de ser poco preciso.

A pesar de ello, el equipo de desarrollo supo escuchar las peticiones de los fans y con los años fue aplicando diferentes mejoras y nuevos contenidos gratuitos para hacer que la experiencia de Warframe fuese mucho más llamativa, tanto para los usuarios nuevos como para los que llevaban meses jugando. El sistema de combate mejoró enormemente y hasta se introdujeron algunos pequeños ajustes para la progresión del personaje, algo que hizo que la experiencia fuese todavía más satisfactoria, además de varios capítulos centrados en la narrativa para conocer en detalle su interesante universo. Podríamos decir que las mejoras tardaron un poco en llegar, aunque la espera mereció la pena.

Gerard Martí
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir