Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. Un cuadro de Vermeer escondía un enorme Cupido en la pared

Un cuadro de Vermeer escondía un enorme Cupido en la pared

El cuadro Muchacha leyendo una carta se ha sometido a una restauración, revelando un secreto que había quedado oculto en en la pared de la habitación de la escena.
Un cuadro de Vermeer escondía un enorme Cupido en la pared
·

Síguenos

Las obras de arte a menudo se esconden todo tipo de mensajes ocultos a simple vista. Ya vimos el caso de ese mensaje que ocultó Munch en su famoso cuadro, y esta semana hemos descubierto otro secreto camuflado en una pintura de Johannes Vermeer. Hablamos del cuadro Muchacha leyendo una carta, pintado entre el 1657 y 1659. En la habitación donde se encuentra la joven podemos ver una pared de fondo que aparece sospechosamente vacía... y una reciente restauración ha demostrado que, después de todo, no lo estaba tanto.

La restauración del cuadro de Vermeer

Muchacha leyendo una carta... acompañada de Cupido

PUBLICIDAD

Christoph Schölzel, conservador del Museo de la ciudad de Dresde (Staatliche Kunstsammlungen Dresden o SKD), ha sido el responsable de restaurar Muchacha leyendo una carta. Un proceso que arrancó en el año 2017 y que ha revelado el enorme Cupido que estaba escondido en la pared de su habitación. Además, Schölzel ha conseguido recuperar los colores originales aportando aún más viveza a la composición, alejada de ese ambiente lúgubre que tenía antes del procedimiento.

De esta manera, Schölzel ha conseguido destapar ese Cupido que parece estar atendiendo a la lectura de la joven con su arco y sus flechas. De hecho, a sus pies podemos divisar también dos máscaras. La presencia de Cupido en esta obra no es una novedad: a finales de los 70, la historiadora del arte Annaliese Mayer-Meintschel analizó el cuadro mediante rayos-X, descubriendo la existencia de esta segunda obra donde aparece el dios del deseo amoroso.

Este Cupido no es de Vermeer

Los historiadores dieron por hecho que el cuadro de Cupido del fondo de la habitación era también del propio Vermeer y que, por algún motivo, había decidido ocultarlo. Sin embargo, la restauración ha concluido que ese Cupido pertenece a otro autor. El análisis de los pigmentos sostienen que se añadió en algún momento del siglo XVIII después de que Vermeer falleciera. Acto seguido, quedó oculto.

Finalmente, se ha decidido dejar el cuadro con el Cupido incluido ya que opinan que agrega a la obra una segunda capa de significado. Así lo indica Stephan Koja, director de la Gemäldegalerie Alte Meister, en un comunicado: "Es en Muchacha leyendo una carta donde Vermeer descubre su propio estilo distintivo. Marca el comienzo de una serie de pinturas en las que los individuos, generalmente mujeres, se detienen durante una actividad para encontrar un momento de calma y para reflexionar".

Un Cupido que agrega un nuevo significado a la escena

"En esta serie, Vermeer examina cuestiones existenciales fundamentales, en particular en esta pieza. Restaurar el Cupido en el fondo nos muestra la verdadera intención del maestro. Más allá del contexto romántico superficial, hace una declaración fundamental sobre la naturaleza del amor verdadero. Hasta ahora, solo podíamos ver esto como un fragmento. Ahora sabemos el papel clave que juega en su obra", concluye Koja.

  • Fuente.
  • Cristina M. Pérez
    Colaboradora
    arte
    johannes vermeer
    muchacha leyendo una carta
    vermeer
    PUBLICIDAD

    Más sobre Viral

    Comentarios: 0
    RANDOM
    Flecha subir