Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches, un juego adelantado a su tiempo

Zelda: Tears of the Kingdom sorprendió en su último gameplay con una mecánica para crear vehículos alocados que nos ha recordado al rompedor juego de Rare.
·

Nintendo publicó este 28 de marzo un gameplay de The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom, la aventura de mundo abierto que llegará el 12 de mayo a Nintendo Switch, con el que dejó claro el foco de esta secuela de The Legend of Zelda: Breath of the Wild: llevar más allá la jugabilidad sistémica o emergente que caracterizó a sus predecesor.

Zelda Tears of the Kingdom: Construcción de vehículos

Entre las nuevas mecánicas de juego hay una que, como aficionados a los títulos que nos obligan a ser creativos para superar los retos propuestos, nos ha maravillado. Se trata de una mezcla de habilidades, la Combinación y la Ultramano (toma referencia al mítico juguete de Nintendo), que nos permitirá crear vehículos con los objetos que encontremos desperdigados por los escenarios, lo que promete construcciones curiosas que aprovechen las físicas para llegar hasta donde nos propongamos.

De los saltos a la construcción

Esa idea nos ha recordado a otro título, a uno que en unos meses cumplirá 15 años, y procedente de uno de los estudios cuya filosofía de diseño más se parece a la de Nintendo y que, de hecho, trabajaron como second party para la compañía japonesa durante muchos años. Hablamos nada más y nada menos que de Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches, un título de Rare lanzado para Xbox 360 en 2008 que recibió críticas variadas y comentarios ásperos de los jugadores principalmente por un motivo: no era un Banjo & Kazooie en lo que a jugabilidad se refiere.

Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches - Vehículo acuático

Evidentemente, estaban el oso y el pájaro, y el objetivo era conseguir Jiggys y muchísimos otros objetos coleccionables repartidos por los niveles. A ellos se accede desde un mundo central, una suerte de Castillo de Peach que se va abriendo poco a poco conforme conseguimos esas piezas de puzle equivalentes a las estrellas de Super Mario 64. Sin embargo, aquí no superamos fases de plataformas, sino retos con vehículos que nos desbloquean nuevas piezas para personalizar esos cachivaches de modo que podamos completar otros desafíos.

La creatividad y el ingenio

Con un editor accesible y sencillo (que no simple), que recuerda a las construcciones de LEGO, podemos utilizar más de 1000 partes para diseñar vehículos: ruedas, asientos, motores, amortiguadores, depósitos y muchos otros elementos. Dependiendo de qué colocamos y cómo lo hacemos, podemos hacer que el cacharro se desplace por tierra, aire y/o superficies acuáticas. El rendimiento del aparato, desde su velocidad a cómo toma las curvas, depende de las piezas utilizadas gracias a un sistema de físicas fantástico y poco realista.

PUBLICIDAD
Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches - Editor

Así, dentro de cada nivel encontramos varios retos: algunos son pruebas con temporizador para llegar al destino, pero otros son minijuegos de distinto tipo que nada tienen que ver con la velocidad. Por tanto, la clave está en experimentar constantemente con la modificación de los vehículos, en juguetear con sus físicas alocadas, para adaptarlos a cada necesidad.

Se nos da así libertad para averiguar cómo hacer que los cachivaches superen los baches, se nos pide que utilicemos el ingenio, y se nos ofrecen múltiples maneras de completar los desafíos. En definitiva, se ofrece un gameplay sistémico donde los distintos elementos del título (la construcción, las físicas, el diseño de las fases) se entremezclan para que utilicemos nuestra creatividad, y no necesariamente nuestra habilidad. Lo mismo a lo que parece apuntar Tears of the Kingdom, lo mismo que consiguió Breath of the Wild, y lo mismo que logran algunos de los mejores juegos de la historia.

Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches - Carreras

Original, emergente e innovador

Es curioso cómo este tercer Banjo & Kazooie mutó de ser un remake de la primera parte a un plataformas en el que el jugador competía permanente contra Gruntilda a, finalmente, una innovadora experiencia de construcción. Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches fue en su estreno un título muy original, una de las obras que demuestra la creatividad que desborda Rare, y un juego adelantado a su tiempo, que llegó antes de que conociéramos el término jugabilidad emergente, antes de que se profundizara en los sistemas de físicas, antes de Minecraft.

Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches - Retos

Banjo & Kazooie: Baches y cachivaches está disponible en Rare Replay, un recopilatorio incluido en Xbox Game Pass para Xbox Series, Xbox One y Xbox Cloud Gaming.

Fran G. Matas

Imágenes:

Más sobre Banjo-Kazooie: Baches y Cachivaches

Banjo-Kazooie: Baches y Cachivaches (conocido en inglés como Banjo-Kazooie: Nuts & Bolts), es un videojuego de plataformas y construcción desarrollado por Rare y publicado por Microsoft Game Studios. Lanzado en 2008 exclusivamente para la Xbox 360, este título es la tercera entrega principal de la serie Banjo-Kazooie. A diferencia de sus predecesores, que se centraban principalmente en la exploración y la recolección de objetos, Baches y Cachivaches introduce un innovador sistema de construcción de vehículos que juega un papel central en la jugabilidad.

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir