Análisis de Devil's Third (Wii U)

Tomonobu Itagaki regresa con un juego repleto de defectos y que no sabe ofrecer una buena experiencia para un jugador, aunque cuenta con un multijugador realmente divertido y a tener en cuenta.
Devil's Third
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
5
SONIDO
5.5
NOTA
7
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
7
Análisis de versión Wii U.

Devil's Third es probablemente uno de los juegos que más sensaciones contradictorias nos ha generado en los últimos años. Tras la gran expectación que teníamos por el simple hecho de tratarse del nuevo proyecto de Tomonobu Itagaki (Ninja Gaiden, Dead or Alive), nuestro primer contacto con él fue, como poco, desolador, por culpa de una campaña para un jugador que sin poder definir como un desastre, dejaba mucho que desear de principio a fin y que nos hacía augurar lo peor.

Pero entonces, tras las poco menos de cinco horas que nos llevó completarla y con nuestras esperanzas totalmente aplastadas de llegar a encontrarnos con algo que salvara esta propuesta, nos adentramos en su multijugador y nos topamos con algo que no esperábamos ya: diversión.

Una campaña para el olvido

Aunque no nos adelantemos y empecemos por lo malo: su campaña para un jugador. En ella seguiremos los pasos de Ivan, un exterrorista que se dedica a cumplir encargos para el Gobierno de los Estados Unidos y que ahora debe hacer frente a su antiguo grupo de compañeros, quienes han provocado una crisis a nivel internacional.

PUBLICIDAD

El guion no hay por donde agarrarlo, está fatal narrado, las conversaciones están terriblemente escritas, hay un buen número de incoherencias y en ningún momento consigue, como mínimo, que empaticemos con sus personajes (ni buenos ni mucho menos con los villanos), lo que acaba por traducirse en un desinterés completo por lo que estamos haciendo en cada momento. No esperábamos un Metal Gear Solid en cuanto a narrativa, pero sí una sucesión de situaciones mínimamente interesantes que nos sirvieran para contextualizar nuestras aventuras correctamente y personajes que al menos tuvieran un mínimo de carisma.

Los antiguos compañeros de Ivan difícilmente podían tener menos carisma.
Los antiguos compañeros de Ivan difícilmente podían tener menos carisma.

En cuanto a su jugabilidad, decir que estamos ante un juego de acción que combina tiroteos en tercera y primera persona con combates cuerpo a cuerpo. Siempre podremos llevar equipadas dos armas de fuego y una para las cortas distancias, y cambiar de una a otra es sencillísimo y muy intuitivo, permitiéndonos con una sola pulsación de botón pegar un "katanazo" cuando se han acercado demasiado mientras disparábamos, o al contrario, sacar nuestro fusil de asalto y coser a balazos a un enemigo tras habernos podido alejar lo suficiente como para salirnos de su rango de ataque.

El problema es que ni los tiroteos ni los combates cuerpo a cuerpo son especialmente brillantes y apuestan por una simpleza extrema (por no tener no tenemos ni combos para las armas) que, al menos en su modo para un jugador, no terminan de convencer. Para empezar, culpa de esto la tiene la nefasta Inteligencia Artificial de nuestros enemigos, quienes suelen tender a quedarse quietos y sin hacer nada, a tomar malas coberturas, a lanzarse en plan suicida contra nosotros y un largo etcétera de errores que le restan interés a los enfrentamientos y que en muchas ocasiones nos permiten aprovecharnos de ello para matarlos sin muchas dificultades.

Eso sí, tampoco os penséis que es un juego fácil, ya que Ivan muere con una facilidad pasmosa, y a pesar de que existe regeneración de vida automática, solemos batallar contra el suficiente número de enemigos como para que un despiste nos cueste la vida antes de que podamos localizar al que nos está disparando. Nosotros lo hemos jugado en difícil y aunque no llega ni por asomo a los niveles de dificultad a los que Itagaki nos tiene acostumbrados con sus juegos, sí que lo hemos pasado bastante mal en algunos momentos de la aventura.

No faltarán ejecuciones de lo más gore.
No faltarán ejecuciones de lo más gore.

Si bien el sistema de regeneración de vida automática funciona con las secciones de tiros, no se puede decir lo mismo con las de combates cuerpo a cuerpo, ya que esto lo único que consigue es que ataquemos más o menos a lo loco y nos pongamos a esquivar sin parar cada vez que nos pegan un golpe hasta que nos curemos. Esta estrategia la repetiremos en todos y cada uno de los jefes finales a los que nos enfrentaremos (al menos contra los antiguos camaradas de Ivan), restándole un enorme interés a estas batallas, puesto que las únicas diferencias que notaremos de una a otra son ciertas animaciones y ataques concretos que tienen, porque por lo demás no nos sacarán de nuestra rutina habitual.

También existen varias situaciones en las que nos intentan mezclar ambas vertientes, aunque por lo general se hace de una forma tan poco acertada que ambas mecánicas acaban entorpeciéndose entre ellas (luchar cuerpo a cuerpo con enemigos disparándonos no suele ser una buena idea y no son pocas las veces que nos pondrán ante rivales capaces de esquivar disparos mientras otros nos fusilan desde la distancia), impidiendo que les saquemos partido y apostemos por tácticas más o menos "sucias".

Los combates contra los jefes finales dejan mucho que desear.
Los combates contra los jefes finales dejan mucho que desear.

El diseño de niveles tampoco es ninguna maravilla. Son totalmente lineales (algo que no es necesariamente malo) y nos ofrecen una sucesión de secuencias de acción carentes de interés y muy aburridas de jugar, con tiroteos y combates cuerpo a cuerpo que no han conseguido convencernos. Eso sí, tenemos que reconocerle que hace un esfuerzo por aportar variedad, con muchos momentos que rompen con la tónica habitual para ponernos a detectar bombas, controlar torretas mientras disparamos a todo lo que se mueve, conducir a toda velocidad, etcétera. Por desgracia, están tan mal planteadas y ejecutadas estas situaciones que no llegan a aportar nada al conjunto y en ocasiones casi que preferiremos seguir con la jugabilidad normal.

Este esfuerzo también se deja notar en la cantidad de enemigos distintos a los que nos enfrentaremos, presentándonos nuevos rivales desde el principio hasta el mismísimo final, con muchos de ellos que solo salen en un nivel concreto y no vuelven a hacer acto de presencia en el resto de la aventura, algo que se agradece para mantenernos despiertos y alerta. Además, los controles a pesar de requerir algo de práctica (especialmente a la hora de apuntar con la cámara en primera persona) funcionan bastante bien y el título consigue hacer que eliminar rivales sea algo satisfactorio, con unas ejecuciones muy gore marca de la casa. También nos ha gustado esa apuesta por la acción constante y casi sin ni un solo momento de respiro, además que esta suele ser bastante ágil, por lo que siempre estaréis moviéndoos de un lado a otro.

El juego nos va presentando nuevos enemigos durante toda la aventura.
El juego nos va presentando nuevos enemigos durante toda la aventura.

Como dijimos al principio del texto, la campaña no dura mucho más allá de cinco horas (en nuestro caso no ha llegado a esta cifra), algo que casi agradeceremos para poder dar el salto al online cuanto antes. Lo bueno es que jugar la historia nos dará el suficiente nivel de habilidad con el mando como para que nos sepamos defender en el multijugador desde el minuto uno, ya que los controles son los mismos, por lo que se podría decir que cumple una especie de función de tutorial. Además, en esta modalidad desbloquearemos huevos dorados para comprar equipo en su vertiente competitiva, por lo que mataremos dos pájaros de un tiro.

Diversión online

Y así llegamos al plato fuerte de Devil's Third: su modo multijugador competitivo online. Ahora pensad en lo que os hemos contado sobre sus controles combinando acción con armas de fuego y cuerpo a cuerpo aplicados en entornos muy verticales por los que nos podemos mover con total libertad, escalando muros y pegando grandes saltos, y enfrentándonos a otros jugadores que también juegan de la misma y frenética forma que nosotros en vez de contra la terrible IA de la que hace gala la campaña. Desde luego, suena muchísimo mejor y en la práctica es tan divertido como suena.

El multijugador online es sin duda lo mejor de la nueva propuesta de Itagaki.
El multijugador online es sin duda lo mejor de la nueva propuesta de Itagaki.

Los enfrentamientos en este modo son frenéticos, rapidísimos, muy ágiles, y con escenarios tan verticales y abiertos que no podremos quedarnos quietos ni un solo segundo, ya que eso suele traducirse en una muerte horrible a manos de alguno de nuestros enemigos. No hay ni un solo momento de respiro y cuando aprendamos a desenvolvernos bien empezaremos a descubrir cómo nos salen algunas cosas tan espectaculares de ver como de jugar, como saltar desde lo alto de un edificio hacia un enemigo y partirle en el aire con nuestra katana para acto seguido salir corriendo hacia delante y deslizarnos por el suelo disparando a ese otro rival con el que acabamos de toparnos.

La mejor palabra que podemos utilizar para definir su modo online es "diversión", ya que es lo que ofrece desde el mismísimo momento en el que empezamos nuestra primera partida. Además, nos ha sorprendido mucho lo completísimo que resulta, con una enorme cantidad de modos de juego, que van desde los tradicionales Todos contra Todos o Duelo a Muerte por Equipos hasta otros tan locos como Carnival, en el que nos tocará encestar frutas explosivas en una batidora gigante para crear zumo (sí, habéis leído bien). También existe un buen número de mapas distintos, cada uno con sus propias particularidades, lo que ayuda a aportar variedad a cada partida.

Un añadido muy interesante lo tenemos en el modo Siege, ofreciéndonos una gigantesca campaña entre clanes de jugadores para conquistar Estados Unidos. De hecho, el resto de modalidades vienen a representar que son un entrenamiento para las batallas que aquí viviremos.

Podemos crear un clan, unirnos a alguno ya existente o simplemente convertirnos en mercenarios que lucharán por quienes paguen por nuestros servicios. Los clanes pueden comprar bases diferentes territorios (estas vienen a representar los distintos mapas del juego) y estas pueden editarse y mejorarse a nuestro gusto, construyendo todo tipo de estructuras (previo pago, claro) para hacerlas más difíciles de conquistar. La cantidad de opciones que tenemos para esto es abrumadora, al igual que las de gestión de clanes, ya que podremos controlar absolutamente todo, desde la forma en la que queremos reclutar (si hace falta solicitud o es de entrada libre) hasta el sueldo que queremos que ganen nuestros integrantes por cada 30 minutos de juego.

Las armas de asedio en el modo Siege producen explosiones tan devastadoras como esta.
Las armas de asedio en el modo Siege producen explosiones tan devastadoras como esta.

Nuestro objetivo será atacar las bases de otros clanes para destruirlas y así ganar control sobre el territorio, robando de paso un porcentaje de las arcas de la hermandad a la que hemos atacado, aunque ojo, ya que si atacan alguna de las nuestras nos tocará acudir a su defensa, algo que se nos indicará cuando vaya a ocurrir, por lo que suele ser recomendable tener a los miembros de nuestro clan bien organizados entre labores de defensa y de ataque.

También hay que tener en cuenta que en este tipo de combates se pueden utilizar armas de asedio (que hay que construir y pagar previamente) y que la munición es limitada, así que suele ser una buena idea reponerla entre partida y partida (esto no es así en el resto de modalidades), algo que nos costará su respectiva cantidad de dinero virtual.

Hablando de dinero, existe un sistema de progresión que nos permitirá subir de nivel a base de jugar partidas, así como ganar dinero y obtener huevos de oro. Lo primero nos servirá para tener la oportunidad de acceder a nuevo equipamiento, modos y funciones, mientras que los dos últimos nos permitirán comprar armas, equipo, accesorios y todo lo que nos haga falta para la batalla.

El equipo también mejorará las estadísticas de nuestro personaje.
El equipo también mejorará las estadísticas de nuestro personaje.

Además, podremos crear distintas clases editando el aspecto físico de nuestro personaje (aunque las opciones son muy limitadas) y equipándole con dos armas de fuego, una cuerpo a cuerpo, otra especial que solo podremos usar cuando recarguemos una barra a base de matar enemigos, una arrojadiza y equipo para la cabeza, el cuerpo, las piernas y los pies. Mucho ojo con la ropa, porque también potencia a nuestro mercenario de diferentes formas, mejorando sus estadísticas, por lo que no se trata solo de una cuestión estética.

Los mayores fallos de la vertiente online del juego los encontramos en su apartado técnico, errores que afectan más de lo que nos gustaría a la jugabilidad y de los que os hablaremos en breve, aunque no se libra de ciertas carencias por otro lado, como la ausencia de chat de voz (al menos podemos conectar un teclado USB a la consola para chatear) o algunos problemas que tiene a veces para detectar correctamente las coberturas y resguardarse en ellas (esto pasa poco, pero pasa).

Por otra parte, decir que el código de red funciona bastante bien, y por lo general las partidas apenas tienen lag, aunque este se deja notar de vez en cuando en los duelos cuerpo a cuerpo (aquí es donde más precisos hay que ser), lo que suele molestar a veces y hacer de estos enfrentamientos algo más caótico de lo que deberían (lo notaréis sobre todo en los problemas que tiene nuestro personaje para encarar adecuadamente al rival que queremos, ya que da la sensación de que lo hace con cierto retardo), aunque por lo general se juega sin mayores dificultades.

La fealdad del diablo

Si hay algo donde Devil's Third falla estrepitosamente es en su apartado técnico. Casi cualquier tipo de error que se os pueda ocurrir lo vais a encontrar aquí: texturas sin resolución alguna que cargan tarde y mal, unos escenarios genéricos (con un par de contadas excepciones durante la campaña) a más no poder, un diseño artístico que nunca termina de convencer, efectos irrisorios, modelados y animaciones muy mejorables (eso sí, los protagonistas y los jefes están por encima de la media) y una cantidad de de ralentizaciones y tirones que conseguirán acabar con vuestra paciencia.

Devil's Third deja mucho que desear tanto en su apartado técnico como artístico, aunque hay algunos niveles más o menos resultones.
Devil's Third deja mucho que desear tanto en su apartado técnico como artístico, aunque hay algunos niveles más o menos resultones.

Como podréis suponer, todo esto afecta de un modo u otro a su jugabilidad (y por consecuencia, a su diversión), ya que no hablamos de que sea un juego que se ve feo, sino de un título con un rendimiento deficiente que entorpece cosas como el apuntado o las esquivas y que por su baja resolución nos dificulta la visibilidad. Siendo justos, las ralentizaciones están muchísimo más controladas en el multijugador que en la campaña, y solo se suelen producir cuando se utilizan armas de asedio en el modo Siege, donde el juego parece que se vaya a quedar colgado por momentos entre tanta explosión. La falta de visibilidad por culpa de lo borroso que se ve todo sí que es mucho más grave aquí que en el modo para un jugador, llegando a un punto en el que los objetivos más lejanos los detectábamos porque se movían más que por ver el modelado claramente.

El sonido tampoco es que sea ninguna maravilla, con una banda sonora que se limita a ambientar sin demasiada maestría, unos efectos cumplidores y un doblaje en inglés que deja muchísimo que desear, tanto por la calidad de interpretación de los actores como por la elección de voces. Por cierto, el título nos llega única y exclusivamente en la lengua de Shakespeare, por lo que no encontraréis textos en español (tampoco es que le haga falta, pero nos preocupa que esto pueda convertirse en un peligroso precedente en los próximos lanzamientos editados por Nintendo).

Conclusiones

Devil's Third es un juego que no esconde en ningún momento el complicado desarrollo que ha tenido. Un proyecto por el que Itagaki ha luchado sin descanso hasta que finalmente ha conseguido convertirlo en una realidad en respuesta al compromiso que tiene con sus fans (a quienes dedica un sentido agradecimiento en los títulos de crédito), pero que por desgracia ha acabado convirtiéndose en su peor producción hasta la fecha. Sus principales taras las encontramos en un apartado técnico digno de la pasada generación (y con ciertos detalles de hace dos) y una campaña que falla a casi todos los niveles.

Por suerte, su modo multijugador ha corrido mucha mejor suerte, ofreciéndonos una enorme cantidad de opciones, modos (algunos de ellos ciertamente originales), mapas y equipo con el que poder personalizar a nuestro personaje. Y todo ello sin olvidarnos de lo bien planteada que está su guerra de clanes y de lo divertido que llega a resultar cuando le pillamos "el truco", llegando a salvar un juego que llegamos a dar por perdido antes de tiempo por culpa de su propuesta para un jugador.

Queda ahora por ver si los servidores responderán adecuadamente a su lanzamiento al mercado y, lo más importante de todo, si conseguirá un número de usuarios lo suficientemente elevado como para mantener al título vivo y sin que parezca un páramo desierto en el que sea imposible encontrar partida, ya que sin su modo multijugador, Devil's Third quedaría condenado nuevamente al infierno del que acaba de salir.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
Género/s: Acción / Hack and Slash
PEGI +18
Plataformas:
Wii U

Ficha técnica de la versión Wii U

ANÁLISIS
7
  • Fecha de lanzamiento: 28/8/2015
  • Desarrollo: Valhalla Game Studios
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 54,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Wii U Optical Disc
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
COMUNIDAD
6.6

PUNTÚA
Devil's Third para Wii U

26 votos
#106 en el ranking de Wii U.
Flecha subir