Análisis de Trillion: God of Destruction (PSVITA, PC)

Rol, estrategia y novela visual contra un enemigo casi invencible. ¿Podrás frenar el avance del temible Dios de la destrucción?
Trillion: God of Destruction
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6
SONIDO
7
NOTA
6.5
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
6
Análisis de versiones PSVITA y PC.

El Underworld, un mundo de demonios que actualmente está regido por el tercer Great Overlord, Zeabolos. Se encuentra en eterna lucha contra los Cielos, pero por lo demás es un lugar tranquilo para las criaturas que viven aquí. Hasta que reaparece la temible criatura que todos temen, Trillion el Dios de la destrucción, un devorador de mundos que fue derrotado por Satán. ¿Podrá Zeabolos detener a este enorme monstruo?

Esta introducción bien podría ser el inicio de un Disgaea, la serie más conocida de Nippon Ichi Software y lo cierto es que durante los primeros compases es imposible no tener en mente esa saga de rol estratégico. No es por casualidad, Trillion: God of Destruction está dirigido por Masahiro Yamamoto, director del sobresaliente Disgaea 4, y en la música participa Tenpei Sato, quien trabajó en Disgaea: Hour of Darkness o Phantom Brave. Los diseños corren a cargo de Kei Nanameda de los Mugen Souls, un estilo no idéntico al de Disgaea pero que recuerda lejanamente.

Decíamos que Zeabolos se lanza al combate para detener a Trillion cuando éste aparece a las puertas del Underworld. El resultado era más que previsible y el Great Overlord está a punto de morir cuando aparece Faust y ofrece un trato: dar su alma a cambio de vivir y consumar su venganza. Lamentablemente su cuerpo ha quedado debilitado y necesitará la ayuda del resto de Overlords. Nadie tiene ni por asomo suficiente fuerza para derrotar a Trillion, así que la primera tarea es entrenar hasta que llegue la hora de la verdad.

PUBLICIDAD
Este es tu enemigo, y esa su barra de salud. Ármate de mucha paciencia.
Este es tu enemigo, y esa su barra de salud. Ármate de mucha paciencia.

Se podría pensar que Trillion: God of Destruction es un sucedáneo de Disgaea para Idea Factory, pero fuera de esa primera impresión por la historia y personajes tiene muy poco que ver pese a sus elementos de rol y de combates por turnos sobre cuadrícula. ¿Dónde está la diferencia entonces? Trillion: God of Destruction es una mezcla de RPG roguelike, novela visual y gestión del tiempo con un desarrollo muy peculiar que es tanto su aspecto más distintivo como también su punto débil.

Lo primero es lo primero. Trillion tiene una salud de 1.000.000.000.000 puntos de vida. No es sólo una frase promocional, la primera vez que aparece su barra de vida y el contador es fácil pensar que se trata de una broma, pero no. La mecánica consiste en dañar a este Dios de la destrucción todo aquello que podamos antes de que cruce una línea del escenario o que nuestra Overlord sea derrotada. Al principio el daño que causamos es pequeño, luego pasar a cientos de miles de puntos y millones. La escala va aumentando según se progresa en el juego y esa cifra que parecía imposible se convierte en algo más asequible mediante el adiestramiento.

Tus Overlords necesitan entrenar para tener opciones contra Trillion.
Tus Overlords necesitan entrenar para tener opciones contra Trillion.

El juego se divide en dos fases: el combate contra Trillion y el tiempo de entrenamiento, que es un periodo de varias semanas donde nos limitamos a mejorar nuestros parámetros. Antes de enfrentarse al jefe hay que aprovechar cada día en alguna de las opciones disponibles que irán subiendo nuestros valores –más del aspecto específico de ese ejercicio y un poco del resto-. No hay que participar en ningún minijuego, es automático. Ocasionalmente también aparecerá después un enfrentamiento contra otra Overlord, duelos bastante sencillos que multiplican la recompensa de puntos y dinero.

La experiencia acumulada se puede canjear en cualquier momento para subir la salud, magia, ataque, defensa y demás aspectos típicos de un RPG. No obstante no puedes dedicar todos los días a ahorrar puntos, un sistema de fatiga nos obliga a tomar descansos. Además, también hay eventos que lesionarán a la chica, leve o gravemente, y con ello se tendrá que ausentar de las sesiones durante unos días.

Hay unas mazmorras de exploración, pero son opcionales y muy simples.
Hay unas mazmorras de exploración, pero son opcionales y muy simples.

En el periodo de entrenamiento hay muchas otras actividades, ya que realmente el grueso del juego transcurre aquí. Hemos mencionado que Trillion: God of Destruction tiene parte de novela visual y es por una razón: sus densos diálogos –voces en inglés y japonés, textos en inglés- que pueden echar atrás a los más impacientes. Su historia, con 1,2 millones de palabras, no es el típico cuento rápido de Disgaea con gags ligeros; puedes prescindir de los diálogos –tampoco son una maravilla-, pero eso supone perder el carisma de sus heroínas.

Al participar en entrenamientos y otras opciones se consiguen medallas. Con cinco podemos participar en una mazmorra en miniatura llamada Valley of Swords donde el sistema roguelike tiene sentido. Como en los juegos de ese género, a cada paso o ataque realizado por un laberinto en cuadrícula los enemigos actúan. El objetivo es completar la mazmorra en una cantidad de turnos concreta, y es un modo que ofrece abundantes cofres con equipamiento, dinero y objetos. La parte rolera es muy básica pero incluye todo aquello que se puede pedir: mejora de arma, adquisición de habilidades, tienda de ítems, etc.

 Practica con Mokujin cada semana y antes del combate real.
Practica con Mokujin cada semana y antes del combate real.

En los días disponibles también podemos interactuar con Zeabolos, lo cual aumenta una barra especial que es algo así a un escudo. El daño recibido en combate y los puntos mágicos se reducen primero de aquí antes que en sus respectivas barras, y además, cuando todavía no está agotada, existe la opción de huir del combate contra Trillion para regresar otro día –si esa Overlord muere deberás pasar a otra-. Una cantidad de experiencia y objetos se transmite entre las guerreras, pero no conviene ir quemando cartuchos pronto. La salud de Trillion es enorme y requiere paciencia.

Al final de cada semana entrenamos con Mokujin –un muñeco de madera muy similar al de Tekken- que imita la estrategia de Trillion. Es una prueba para aprender estrategias y obtener premios, la derrota no penaliza. Ten en cuenta sin embargo que terminado el periodo de esta fase toca enfrentarse al auténtico Trillion y no valen medias tintas.

El enfrentamiento contra Trillion se realiza en un largo pasillo donde se aplican las mismas reglas roguelike antes explicadas. Avanzar una casilla activa el turno del jefe, que puede invocar enemigos menores para entorpecer nuestro avance. El objetivo aquí es llegar hasta el mismísimo monstruo y dañar su salud todo lo posible antes de que alcance una zona, a la que por supuesto llegará porque con tantos puntos de vida apenas vamos a arañar su barra en las primeras horas. Derrotar a sus acólitos recompensa con otro turno, así que conviene limpiar la zona para no sufrir más de la cuenta.

Constantemente deberás cambiar tu posición entre las casillas seguras.
Constantemente deberás cambiar tu posición entre las casillas seguras.

Una curiosidad del combate es que el jefe es grande y puede dañar zonas completas de la rejilla. El color indica si es una zona completamente segura –vacía- o se espera un impacto pronto. Por ejemplo, las áreas rojas reciben un golpe en el siguiente turno y por ello hay que huir si es posible. El resumen es que consiste en avanzar por un tablero evitando el patrón de casillas peligrosas, que cambian cada poco, mientras se lucha contra sus secuaces y buscamos el mejor ángulo para atacar a Trillion con la intención de romper su corza. Como pequeña ayuda, puedes llevar al combate tus propios sirvientes en una cantidad que depende de uno de los parámetros del Overlord.

El planteamiento es original, lo que tiene mérito dentro de un género tan manido como es el rol. Aunque la base sea muy similar al de títulos mazmorreros –véase The Guided Fate Paradox y similares-, el hecho de enfocarse principalmente a un único jefe y la mezcla de varios géneros sí muestra un resultado interesante. El mayor problema de Trillion: God of Destruction quizás ya lo intuyes: su repetitividad. El juego consiste en alternar las dos fases una y otra vez, después del combate contra Trillion, éste entra en un letargo que da paso a la nueva fase de mejora –otro periodo de entrenamiento- que son más diálogos y gestión del tiempo por medio de menús, los ocasionales combates contra Mokujin y la exploración del mini laberinto-. Luego otra batalla contra Trillion, otro descanso y así sucesivamente.

La historia (en inglés) rompe un poco la monotonía del ciclo contra Trillion.
La historia (en inglés) rompe un poco la monotonía del ciclo contra Trillion.

Las primeras horas con Trillion: God of Destruction son las más desmoralizantes. El entrenamiento es lo primero que pierde su gracia, aunque se intente maquillar con la aparición de eventos y el progreso de la historia. La batalla contra Trillion es épica, tensa y entretenida, pero pasa demasiado tiempo entre uno y otro enfrentamiento y lo vas a rejugar en tantas ocasiones que desgasta su emoción –por no mencionar que las pruebas contra Mokujin son lo mismo pero "en broma"-.

Dicho esto, hay que confesar que tiene algo de adictivo. Cuanto más lo juegas, más poder acumulas. Trillion esconde una transformación que cambiará su estrategia, de modo que en cada encuentro ambos bandos están mejor preparados; los dos consiguen nuevos ataques y habilidades dañinas. Es una carrera de fondo, sabes que en tus primeras partidas el jefe seguro que gana la batalla pero con suerte preparas el terreno para tu victoria en la guerra. Cuando funciona, Trillion: God of Destruction es divertido y el tiempo pasa volando; si buscas la inmediatez y diversión rápida, este no es tu juego.

La parte de acción es la única tridimensional. Son gráficos modestos incluso para PS Vita.
La parte de acción es la única tridimensional. Son gráficos modestos incluso para PS Vita.

La banda sonora es buena, sin alcanzar el nivel de Disgaea, aunque muchos temas se repiten demasiado, ya sea por la escasa variedad o la propia repetición de las actividades. En cuanto a los gráficos, la mayor parte del tiempo se navega por menús con ilustraciones 2D. La interfaz es un poco caótica y los combates transcurren en escenarios 3D bastante simples. Se echa en falta más ambientes para mazmorras y entrenamientos. Contra Trillion y su descomunal tamaño al menos se puede ver una gran escala del escenario.

Conclusiones

Trillion: God of Destruction deja una sensación agridulce. Si conectas con la historia y sus personajes muchos de los problemas de diseño se hacen más llevaderos. Se podría asemejar a la otra saga principal de Compile Heart, Hyperdimension Neptunia: eres consciente de sus limitaciones técnicas y jugables, pero el carisma compensa parte de las críticas. La diferencia está en que Neptunia ofrece un aceptable sistema rolero, mientras que Trillion arriesga más y no siempre acierta.

Todo el concepto gira sobre la repetitividad, la resistencia y la mejora constante. No es desde luego el mejor RPG de estrategia de PS Vita, pero se agradece que el equipo haya experimentado con un título que en el fondo nada tiene que ver con Disgaea.

Hemos realizado este análisis con un código de descarga que nos ha proporcionado Idea Factory.

Ramón Varela
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Resident Evil 4 VR - Análisis
Resident Evil 4 VR - Análisis
Análisis
2021-10-20 18:24:00
El incombustible Resident Evil 4 regresa una vez más con una adaptación a la realidad virtual muy notable y repleta de aciertos que, sin ser perfecta, encantará a los fans de la saga y a cualquier poseedor de Oculus Quest 2.
Grotto - Análisis
Grotto - Análisis
Análisis
2021-10-20 13:18:00
Quienes busquen una aventura narrativa original, única y mística podrán encontrarla en Grotto, el nuevo juego de Brainwash Gang que nos permiten ponernos en la piel de un místico chamán.
Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Género/s: JRPG / Tactical RPG
PEGI +16
Plataformas:
PSVITA PC

Ficha técnica de la versión PSVITA

ANÁLISIS
6.5
COMUNIDAD
7.38

PUNTÚA
Trillion: God of Destruction para PSVITA

4 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

  • Fecha de lanzamiento: 7/11/2016
  • Desarrollo: Compile Heart
  • Producción: Idea Factory
  • Distribución: Steam
  • Precio: 27,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
7

PUNTÚA
Trillion: God of Destruction para Ordenador

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir