Vandal

Análisis Shenmue III, el retorno de una leyenda (PS4, PC)

Casi dos décadas después continuamos la historia de Ryo Hazuki con una secuela imperfecta pero respetuosa con la saga, que encantará a los fans.
·
Actualizado: 15:51 25/11/2019
Análisis de versiones PS4 y PC.

No era nada sencillo valorar la remasterización de Shenmue I & II, y mucho menos analizar Shenmue III. Es una de esas sagas que polariza las opiniones de los jugadores, sin término medio. Mucho se ha hablado de la revolución técnica y de desarrollo que supuso, una mezcla de aventura gráfica modernizada, rol, simulación y combate 3D, que innovó gracias al salto de potencia que permitía Dreamcast y la atención al detalle que puso Yu Suzuki, una de las leyendas de la industria durante los 80 y 90. Después de Shenmue II, con el cambio de rumbo de Sega –multiplataforma y más conservadora- o la llegada de mundos abiertos estilo GTA III, la serie permaneció en letargo durante muchos años.

Videoanálisis

Resumiendo brevemente las últimas casi dos décadas, lo que tenemos es conocido: peticiones a Sega por una continuación de la historia que había quedado en pausa, pérdida de esperanzas y, por sorpresa, el anuncio en el E3 2015: Yu Suzuki buscaba financiación colectiva para desarrollar Shenmue III. Ahora el fruto de este trabajo llega a PlayStation 4 y PC, y podemos decir una cosa: es Shenmue, con todo lo bueno y malo que ello implica en 2019. Parte del misterio de su historia ha sido alimentada por la imaginación de los fans y todavía es pronto para saber si el producto final contentará a todos los jugadores o si la jugada saldrá bien desde un punto de vista comercial, pero al menos Suzuki ha optado por la decisión más sensata, la de no traicionar a aquellos que han esperado pacientemente la continuación. Son, en definitiva, quienes van a disfrutar del juego.

Un japonés en tierras chinas

Shenmue III comienza con Ryo Hazuki y Shenhua hablando frente a un mural con las figuras del dragón y el fénix tallados en la piedra, la desaparición del padre de la chica y la llegada de unos extraños matones a Bailu, y de trasfondo, nuestro eterno viaje para encontrar al asesino del padre de Ryo, Lan Di. Sin concesiones para los novatos, salvo un resumen en forma de vídeo, os recomendamos encarecidamente jugar primero a las remasterizaciones de los dos primeros. Shenmue se sostiene, más que por los aspectos jugables, por el carisma de sus personajes –si bien Ryo sigue pecando de no tener mucha sangre en las venas- y la ambientación, algo que no te va a dar ningún resumen en formato vídeo.

PUBLICIDAD

La primera tarea será investigar en la pequeña aldea, muy tradicional y reticente a los extraños. Nuestras preguntas serán respondidas con evasivas incluso por los niños, así que el primer paso será ganar su confianza o acompañarnos de Shenhua. Allí conoceremos pintorescos personajes, un dojo de artes marciales, su templo, el modo de vida de la población de canteros y el resto de los ancianos o jóvenes ya sea entrenando tai-chi o descansando en una de las mesas del restaurante. Sin entrar en muchos más detalles, la historia global de Shenmue III nos llevará por nuevas localizaciones, nos enfrentaremos a viejos y nuevos enemigos y veremos personajes clásicos, pero no es este su principal atractivo ni la originalidad, sino las historias que va tejiendo la narración de venganza, amistad y fantasía. No es, tampoco, el final de la historia, así que todavía quedarán muchos cabos por atar al finalizar este capítulo que nos harán rezar para que Shenmue IV no llegue dentro de 20 años.

'Shenmue III' comienza justo con una recreación del final de 'Shenmue II'. Para todo lo que viene después hemos tenido que esperar 18 años.
'Shenmue III' comienza justo con una recreación del final de 'Shenmue II'. Para todo lo que viene después hemos tenido que esperar 18 años.

¿Evolucionar o no? He ahí la cuestión

Ys Net ha introducido novedades con cuentagotas en Shenmue III, sobre todo aquellas relacionadas con dar una mejor experiencia, pero a grandes rasgos poco podemos descubrir a los fans de Shenmue. Este tercer juego no está influenciado, contaminado si se prefiere, por ninguna de las tendencias actuales en los sandboxShenmue es un microuniverso, nada ha cambiado en esto-. Ni indicaciones claras en la interfaz de nuestro objetivo –el minimapa apenas ayuda-, ni torres de sincronización ni nada que se le parezca, realmente parece que Suzuki tenía todo diseñado en su mente desde principios de los 2000 y sólo necesitaba a un equipo para llevarlo a la práctica. Es un diseño de juego digno de Dreamcast funcionando en Unreal Engine 4.

La base principal es la conocida: pregunta a la gente sobre lo que buscas, y eso te irá llevando de un sitio a otro. Algunos personajes nos revelarán detalles sobre los espejos o nuestro padre.
La base principal es la conocida: pregunta a la gente sobre lo que buscas, y eso te irá llevando de un sitio a otro. Algunos personajes nos revelarán detalles sobre los espejos o nuestro padre.

El pilar de Shenmue es la investigación, de la que parten otras necesidades o actividades. Para tirar del hilo es necesario hablar con personas, que a su vez nos llevan a otras, dan vagas indicaciones del próximo destino, nos guiamos por los carteles e indicaciones… Aunque la población no siempre colaborarán sin rechistar. Shenmue III incluye muchos minijuegos, unos opcionales y otros no tanto, que están justificados de alguna manera en la historia. Cierto, estás averiguando quién está detrás del ataque de unos matones y los niños te hacen jugar al escondite o debes apostar en un juego de azar, pero en esto Shenmue III no engaña a nadie. Esto era lo que se pedía de la secuela.

A esto hay que sumar los aspectos de simulación: Ryo se agota al correr o al luchar, y necesita alimentarse. Para ello hay que comprar comida, pero nuestros recursos económicos son limitados y deberemos buscar plantas medicinales para intercambiar en una tienda, realizar trabajos, ir a la casa de empeños, conseguir colecciones o participar en minijuegos, pues de vez en cuando se nos pide un desembolso económico importante. No obstante, la salud se comparte con el hambre y la resistencia, lo cual puede ser agobiante para quienes deseen andar rápido. Puede sonar tedioso, que lo es tanto como la vida cotidiana, pero la fórmula de simulación sigue funcionando hoy como en 1999 y no deja de tener sentido.

Tras Bailu y sus aldeanos, Niaowu es un cambio de aires más urbano y con decoración típica de china.
Tras Bailu y sus aldeanos, Niaowu es un cambio de aires más urbano y con decoración típica de china.

Shenmue III es un juego de ritmo lento, a veces incluso exasperadamente calmado –durante los diálogos, los personajes parecen sufrir narcolepsia o protagonizar una película de Nicolas Winding Refn-, pero que se debe disfrutar con la calma de un viaje virtual. Cada ciudadano es único, en apariencia y rutinas según el horario, aquí no encontrarás ese montón de NPC anónimos que aparecen en la mayoría de juegos, y en el interior de una casa descubrirás decenas de cajones para abrir, la mayoría sin nada relevante para la propia aventura –pero sí para contarnos algo del inquilino-. Es prácticamente lo opuesto que podemos ver en las superproducciones actuales, demasiado preocupadas por sorprender al jugador cada cinco minutos con una nueva mecánica o giro que mantenga su atención. Si caes en sus redes y te identificas con el protagonista, Shenmue no necesita estos artificios; ese es su secreto para permanecer en el recuerdo de los fans.

Pese a que el esquema de controles e interfaz de menús es bastante similar a lo visto en sus predecesores –una vez más, anotamos en nuestro cuaderno cada descubrimiento y el objetivo actual-, Ys Net sí ha hecho retoques mínimos para hacer más cómoda la exploración y el progreso; se mantiene la función de acelerar el tiempo de Shenmue II para esperar a un evento concreto –por ejemplo, que un personaje llegue a su casa a una hora determinada-, el control es más satisfactorio que lo visto en los originales y la cámara no se vuelve loca entre cuatro paredes. Nada revolucionario, pero un paso adelante para que Shenmue III sea incluso más agradable de jugar.

El sistema de combate se ha simplificado respecto a los anteriores, y ahora depende más de los valores de nuestro entrenamiento. Tarde o temprano tendrás que dedicar unas horas en el dojo para ampliar tu fuerza o salud.
El sistema de combate se ha simplificado respecto a los anteriores, y ahora depende más de los valores de nuestro entrenamiento. Tarde o temprano tendrás que dedicar unas horas en el dojo para ampliar tu fuerza o salud.

La lucha cumple mínimamente su papel, aunque peca de ser muy simplona y nos ha parecido algo inferior a Shenmue I y II. Está lejos de ser Virtua Fighter o de las posibilidades de la saga Yakuza, si bien al menos no es un mero machacabotones y pide algo de estrategia para saber buscar la mejor posición y cuándo evadirse. El combate es sólo un elemento más que funciona por la cuestiones de la historia –Ryo practica artes marciales y a veces la solución más rápida es dejar hablar a los puños- o para dar una capa más al rol, pues depende más de nuestros niveles que de la habilidad; con dedicación, podrás mejorar tus parámetros para que el próximo combate sea asequible. Aquí cada jugador puede invertir su tiempo tanto como desee dependiendo del nivel de dificultad escogido o el interés por hacer más cómodo el siguiente enfrentamiento.

Sin embargo, hay que señalar más aspectos donde este Shenmue III se nota limitado por presupuesto o uso de licencias. Sega se ha desentendido del proyecto, y salvando algunos guiños –como una parodia de Virtua Fighter 2- nos olvidamos de los juegos retro que aparecieron en los originales –nada comparado a lo que hace la saga Yakuza hoy día-. Hay máquinas para pasar el tiempo, como la típica de boxeo, pero se ha perdido esa sensación de juegos dentro del juego. Los entrenamientos también pueden resultar demasiado simplones en cuanto a ejecución, aunque la recompensa suele merecer el esfuerzo, y los QTE –eventos de pulsación de botones- son poco permisivos, sin animaciones dinámicas ante un fallo. Casi parece que están como mero homenaje a los primeros Shenmue, pero aportan muy poco y piden a gritos un poco más de trabajo.

Cada jugador -y fan- detectará los apartados mejorables sin dificultad. ¿Significa esto que esta tercera parte es un mal juego o comete más errores que los originales? No, al igual que Shenmue I y II, tiene sus aristas y aspectos cuestionables, pero todo funciona con el pegamento de una buena aventura que nos pone en los zapatos de Ryo. Quienes valoren por encima de todo el descubrimiento, unos buenos personajes y una historia clásica de misterio, sus virtudes en definitiva, no tendrán problemas para adorar el juego y quitar peso a toda una serie de fallos que están ahí: la historia parece que tampoco tiene mucho que contar, hay abuso de relleno para ampliar su duración y veremos decisiones jugables de hace dos décadas que hoy están muy superadas.

Gráficos entre lo realista y la caricatura

Lo cierto es que Shenmue III luce bastante bien si tenemos en cuenta su origen: el de un juego apoyado en Kickstarter y otras fuentes de financiación, sin la participación de Sega, con un equipo más reducido que el de los juegos de Dreamcast. Por mucho dinero que obtuviesen Yu Suzuki y su equipo –un récord para Kickstarter-, el presupuesto no permite hacer un juego tan revolucionario como lo fue el primer Shenmue. Esto quizás sea un poco decepcionante para aquellos que imaginaron una secuela que, otra vez, sacudiese los cimientos de la industria. No importa, Shenmue III tampoco quiere reinventar la saga sino continuar la fantástica base de la serie.

¿Falta de comunicación entre los artistas? Hay rostros de secundarios que tiran al realismo -capturas superiores-, pero otros son completamente 'cartoon' -capturas inferiores-. Parecen dos juegos diferentes.
¿Falta de comunicación entre los artistas? Hay rostros de secundarios que tiran al realismo -capturas superiores-, pero otros son completamente 'cartoon' -capturas inferiores-. Parecen dos juegos diferentes.

En la parte positiva tenemos que los escenarios son preciosos y los personajes principales han sido actualizados con un buen resultado –nada que ver con lo visto en el primer tráiler-, hay algunas secuencias con aparente captura de movimiento… La dirección artística compensa muchas carencias, y es un placer pasear por las calles, cultivos o campos, detenerse en el borde de la carretera para recoger regaliz o contemplar la iluminación según la hora del día. No es uno de esos juegos catalogados como zen, pero probablemente la saga fue de las primeras en hacer que el jugador saborease las tareas más mundanas, alejado del estrés.

Estas virtudes no ocultan defectos que se habrían corregido con un pulido extra. Los gestos faciales son casi inexistentes, y el modelado de los secundarios no siempre da con el punto justo entre lo estilizado y lo caricaturesco, desentonan demasiado en un entorno que ha ganado realismo. Ciertas líneas de diálogo chirrían un poco –os recordamos que llega traducido al español, a diferencia de los anteriores-, numerosas pausas de carga o cortes en cinemáticas sacan de la inmersión, o la abrupta transición de temas musicales –entre los que se rescatan algunos clásicos- hacen que luzca menos de lo que debería. Sin embargo, la ambientación gráfica y sonora sigue siendo excepcional dentro de sus limitaciones.

Conclusiones

Puro Shenmue, en todos los sentidos. Independientemente de la valoración con los estándares que se esperan de un juego en 2019, quien haya disfrutado de los dos Shenmue encontrará en Shenmue III justo lo que esperaba. Y eso es mucho más de lo que se auguraba cuando en 2015 Yu Suzuki pedía dinero para avanzar en una saga que parecía muerta. Shenmue era un perro verde dentro de las superproducciones y hoy es casi lo opuesto a los lanzamientos que podemos encontrar en el mercado: un juego pausado, más conversacional que de acción, notable cuando se convierte en un viaje virtual a China pero deficiente cuando pretende ser lo que no es.

Shenmue fue un juego adelantado a su época y ahora Shenmue III se siente anacrónico, más en su contenido que en la presentación -que al final en esto aprueba holgadamente-, pero nos atrevemos a decir que esta ausencia de cambios drásticos será uno de sus puntos fuertes para los fans. Es un juego reconocible desde el primer minuto, sin sorpresas desagradables o gestos por atraer al público que nunca ha querido la saga. Que sea irregular, e inferior a sus predecesores -no sólo por el factor nostálgico- por razón de presupuesto o personal implicado, no está reñido con que dentro de unos años quizás todavía se recuerde con cariño.

Hemos realizado este análisis en PS4 Pro con un código que nos ha proporcionado Koch Media.

NOTA

7.2
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Simplemente, es un nuevo Shenmue en 2019.
El ritmo pausado y la parte de investigación. Sigue siendo un juego diferente al resto.
La ambientación visual y sonora, salvando irregularidades.

Puntos negativos

Poca expresividad en rostros y otras carencias técnicas.
Los QTE sin gracia, combate simplificado y ciertos aspectos del desarrollo que no han envejecido bien.
Una historia demasiado escueta para lo que dura la aventura.

En resumen

Con sus más y sus menos, es la secuela que los fans han estado esperando. No se le puede pedir más a un Shenmue III con su presupuesto, pero no convencerá –ni lo pretende- a los detractores de la saga.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4 y PC

Halo Reach - Análisis
Análisis
2019-12-06 16:17:00
Uno de los Halo con más valores de superproducción se remasteriza en Xbox One y llega por primera vez a PC con una versión que se siente más actual de lo previsible.
Ancestors: The Humankind Odyssey - Análisis
Análisis
2019-12-06 16:01:00
La dura aventura de supervivencia de Patrice Désilets (Assassin's Creed, Prince of Persia Las arenas del tiempo) llega a consolas con ciertas mejoras respecto a la versión de PC.
Sid Meier's Civilization VI - Análisis
Análisis
2019-12-05 09:12:00
Firaxis cubre los huecos que quedaban en consolas de la estrategia más completa con una versión brillante que no decepciona en (casi) ningún punto.
Darksiders: Genesis - Análisis
Análisis
2019-12-04 17:00:00
Lucha y Guerra protagonizan una divertidísima aventura repleta de acción, puzles y plataformas en su intento por detener los malvados planes de Lucifer.
Bug Fables - Análisis
Análisis
2019-12-04 10:28:00
Un simpático y sorprendente juego de rol protagonizado por insectos inspirado en Paper Mario.
Arise: A Simple Story - Análisis
Análisis
2019-12-02 15:37:00
Plataformas y puzles se dan la mano en una emotiva aventura sobre los altibajos de toda una vida.
PEGI +12
Plataformas:
PS4 PC
Ficha técnica de la versión PS4
ANÁLISIS
7.2
Desarrollo: Ys NET
Producción: Deep Silver
Distribución: Koch Media
Precio: 59,99 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD
7.94

PUNTÚA
Shenmue III para PlayStation 4

12 votos
Ficha técnica de la versión PC
ANÁLISIS
7.2
Desarrollo: Ys NET
Producción: Deep Silver
Distribución: Epic Games Store
Precio: 59,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: No
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
5

PUNTÚA
Shenmue III para Ordenador

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir