Análisis One Piece: World Seeker, decepcionante regreso de Luffy (PS4, Xbox One, PC)

Luffy regresa una vez más con una ambiciosa y fallida aventura de mundo abierto que no hace justicia al legendario manga en el que se basa.
One Piece: World Seeker
·
Actualizado: 12:08 22/8/2019
Análisis de versiones PS4, Xbox One y PC.

A estas alturas estamos ya más que acostumbrados a ver cómo nuestras series favoritas reciben multitud de juegos mediocres que no consiguen hacer justicia al nombre que llevan, aunque eso no evita que siempre nos llevemos una decepción cuando esto ocurre. Por desgracia, la historia se ha vuelto a repetir con One Piece: World Seeker, uno de los títulos más prometedores y ambiciosos jamás realizados sobre la genial obra de Eiichiro Oda, pero cuyo resultado final no ha podido ser más decepcionante.

Videoanálisis

De aventuras en Isla Prisión

Esta vez nos encontramos ante un juego de mundo abierto con un guion completamente original. Por lo tanto, en vez de seguir los pasos del manga, viajaremos hasta Isla Prisión, un lugar gobernado por la Marina en el que se dice que hay oculto un gran tesoro. Evidentemente, la tripulación de los Sombreros de Paja no se puede resistir a la tentación de hacerse con él y ponen rumbo hacia esta localización, aunque al llegar allí caen en una trampa y son derrotados por su alcaide.

Jeanne es un nuevo personaje creado para el juego que tiene un papel importantísimo en la trama. A efectos prácticos, es la auténtica protagonista de la historia.
Jeanne es un nuevo personaje creado para el juego que tiene un papel importantísimo en la trama. A efectos prácticos, es la auténtica protagonista de la historia.

De esta manera, comienza una historia que nos ha recordado muchísimo a lo que estamos acostumbrados a ver en las películas de One Piece y que nos llevará a conocer a nuevos personajes, enfrentarnos a viejos conocidos y a resolver algunos misterios. Eso sí, os avisamos que la trama no arranca hasta la segunda mitad y que los Mugiwara tienen un papel testimonial en ella, a excepción de Luffy, por lo que si esperáis ver a Zoro, Sanji, Nami y al resto haciendo de las suyas, probablemente os llevéis una gran decepción. Además, resulta enormemente predecible, tiene algunos agujeros y la mayoría de secuencias de vídeo son tan pobres que su narrativa pierde muchísima fuerza .

PUBLICIDAD

Al menos, resulta mínimamente entretenida y tiene una recta final bastante decente, por lo que cumple su función de justificar nuestras idas y venidas por Isla Prisión. La mala noticia es que los auténticos problemas empiezan en lo que debería ser lo más importante: todo lo demás.

Un mundo sin vida

Como hemos comentado anteriormente, estamos ante un título de mundo abierto en el que (incomprensiblemente) controlaremos únicamente a Luffy mientras cumplimos misiones, combatimos enemigos, buscamos cofres con tesoros y recolectamos materiales, ya sea para completar algunos encargos o fabricar nuevos trajes y piezas de equipo.

Solo podremos controlar a Luffy, lo que hará que echemos de menos al resto de la tripulación.
Solo podremos controlar a Luffy, lo que hará que echemos de menos al resto de la tripulación.

Hasta aquí todo bien, pues no deja de ser la premisa habitual del género, y el hecho de que hayan intentando llevar la serie a dicho terreno nos parece algo muy destacable, aunque la ejecución de esta idea ha resultado ser un desastre.

Para empezar, el mundo por el que nos moveremos es un erial carente de vida. Ni siquiera las ciudades y aldeas están mínimamente pobladas, lo que resulta doblemente llamativo en una de ellas al tratarse de una gigantesca urbe repleta de rascacielos y por cuyas calles apenas veremos cinco o seis personas (ni los puestos de los mercadillos tienen a sus tenderos tras ellos) paradas en el mismo sitio y sin hacer nada, esperando a que nos dignemos hablar con ellas para poder soltarnos lo primero que se les venga a la cabeza.

Por supuesto, olvidaos de ver fauna de ningún tipo en los campos y cuevas que recorreremos, ya que ni siquiera hay pájaros surcando el cielo. Al final, todo esto consigue que la sensación que tengamos es la de estar moviéndonos por un simple decorado de cartón piedra y no por un mundo realmente vivo y que se encuentra al borde de un gran conflicto entre varias potencias mundiales.

Isla Prisión no podría estar más vacía o carente de vida.
Isla Prisión no podría estar más vacía o carente de vida.

El diseño de misiones no es mucho mejor y se limita únicamente a hacernos ir desde el punto A hasta el B para hablar con alguien, recolectar materiales, pegarnos de tortas contra los enemigos de turno o pulsar algún interruptor, por lo que son incapaces de crear situaciones únicas, diferentes y mínimamente interesantes que nos eviten sentirnos como recaderos.

Si al menos los combates fuesen divertidos, todo esto se haría mucho más llevadero, pero, por desgracia, no es el caso. Luffy puede cambiar entre el Haki de observación (rápido, ágil y centrado en las esquivas) y el de armamento (lento, poderoso, de movimientos amplios y orientado a los bloqueos) y cada uno de ellos nos permitirá realizar unas técnicas u otras, aunque a la hora de atacar cuerpo a cuerpo todo se limita a aporrear un solo botón para realizar la misma combinación de golpes una y otra vez.

También contamos con dos medidores de energía, uno para ejecutar técnicas definitivas y el Gear Fourth, y otro con el que podremos ralentizar el tiempo y ver a través de las paredes para detectar cofres, puntos de interés y enemigos.

Además, si queremos golpear a distancia, podremos apuntar como si de un shooter en tercera persona se tratase para estirar nuestro brazo y pegar puñetazos desde lejos, aunque nuestro héroe necesitará descansar tras hacer esto varias veces seguidas.

Lamentablemente, no hay mucho más donde rascar, por lo que las batallas se suelen resumir en un incesante machaque de botones sin sentido alguno para cargar energía y así poder lanzar nuestros mejores golpes.

Sumadle a todo esto una cámara incapaz de seguir la acción y que no para de dar problemas, un sistema de fijado de enemigos que suele hacer lo que le da la gana, la total ausencia de IA enemiga, una escasísima variedad de rivales a derrotar y cajas de colisiones que no terminan de funcionar como deberían cuando luchamos en terreno inclinado.

Los jefes son lo mejor del juego. Preparaos para hacer frente a un buen número de viejos conocidos.
Los jefes son lo mejor del juego. Preparaos para hacer frente a un buen número de viejos conocidos.

Las únicas batallas que hemos disfrutado medianamente han sido las de los jefes finales, repletas de puro fan service al permitirnos luchar contra algunos de los enemigos más icónicos de la serie, y donde tendremos que jugar con algo más de cabeza, pues nos obligarán a esquivar y evitar sus ataques mientras buscamos el momento adecuado para pasar a la ofensiva, dejándonos con algunos momentos muy espectaculares y dignos del manga (ojo aquí al combate final).

Solo nos han estropeado estos enfrentamientos la cámara y el hecho de que si nos salimos del área delimitada en el minimapa perderemos automáticamente. Esto último nos ha parecido especialmente grave, ya que nuestros ataques suelen mandar volando a nuestros adversarios, así que no podremos perseguirlos y tendremos que esperar a que vuelvan dentro del círculo para poder seguir luchando mientras nos acribillan, lo que rompe el ritmo de los duelos y resulta muy frustrante por el poco sentido que tiene, algo que se habría solucionado fácilmente colocando barreras invisibles.

Un buen sistema de progreso; unas mecánicas de sigilo cuestionables

Por otra parte, comentar que existe un árbol de habilidades en el que podremos invertir los puntos de experiencia que ganemos para desbloquear nuevas técnicas, mejoras y movimientos. Esto no solo se aplica a los combates, sino también a la exploración, a nuestra movilidad e incluso a nuestras capacidades para el sigilo.

Abrir cofres o pulsar interruptores se convierte en una tarea muy tediosa cuando nos piden que mantengamos pulsado un botón entre 5 y 10 segundos para completar la acción.
Abrir cofres o pulsar interruptores se convierte en una tarea muy tediosa cuando nos piden que mantengamos pulsado un botón entre 5 y 10 segundos para completar la acción.

Tenemos que admitir que este sistema de progresión está bien estudiado y casi todas las mejoras que podremos conseguir son realmente útiles, aunque resulta completamente incoherente que estemos controlando a la versión más reciente de Luffy y no sea capaz de utilizar de inicio movimientos tan básicos como el Gomu Gomu no Bazooka o el Gomu Gomu no Rocket, cosas que lleva usando desde el primer capítulo y que aquí tendremos que desbloquear.

Hablando de incoherencias, probablemente os haya llamado la atención que hayamos mencionado que hay sigilo, y no es para menos, ya que estamos hablando de realizar infiltraciones con uno de los personajes más alborotadores, brutos e incapaces de seguir planes sutiles de la historia de las viñetas japonesas.

El sistema de equipo es muy simple, ya que solo podremos tener equipados tres accesorios como máximo. Estos, los podremos fabricar descubriendo planos y recogiendo materiales.
El sistema de equipo es muy simple, ya que solo podremos tener equipados tres accesorios como máximo. Estos, los podremos fabricar descubriendo planos y recogiendo materiales.

Al igual que el resto del juego, estas mecánicas están muy poco cuidadas y únicamente se limitan a situarnos detrás de nuestros enemigos sin que nos vean para ejecutarlos, aunque también podremos escondernos en un barril para pasar desapercibido, algo a lo que no le hemos encontrado utilidad. Considerando lo errática que es la IA enemiga, capaz tanto de vernos desde la otra punta de la isla y a través de varios edificios como de tardar varios segundos en detectarnos aunque estemos dando saltos delante de sus narices, al final todo lo relacionado con el sigilo acaba cayendo en saco roto y únicamente lo utilizaremos en las poquísimas misiones donde es obligatorio que no nos vean.

En total, completar la aventura principal nos llevará entre 10 y 12 horas, aunque hay un buen puñado de misiones secundarias, jefes opcionales y coleccionables para quienes quieran hacerlo todo, disparando la cifra entre las 25 y 30 horas.

Movernos por la isla impulsándonos con nuestro brazo para desplazarnos 'volando' puede ser muy satisfactorio... cuando no hay francotiradores cerca.
Movernos por la isla impulsándonos con nuestro brazo para desplazarnos 'volando' puede ser muy satisfactorio... cuando no hay francotiradores cerca.

Visualmente agradable

En lo que respecta a su apartado gráfico tenemos un título muy resultón y bonito en lo visual, con unos escenarios grandes, amplios y que captan muy bien el estilo artístico de la serie, algo que se hace especialmente evidente en las ciudades y en la arquitectura de sus edificios. Además, los jefes y los personajes principales están bien detallados y hacen gala de un cel shading muy conseguido, por no hablar de sus animaciones, donde destacan, como no podía ser de otro modo, las de Luffy, cuyos ataques están genialmente recreados.

La parte negativa la ponen los enemigos y los habitantes de la isla, con modelados extremadamente básicos y sin expresiones faciales. Algo parecido ocurre con las secuencias de vídeo, alternando unas poquísimas de buena calidad, espectaculares y bien dirigidas con otras que son un auténtico desastre y que ni siquiera cuentan con doblaje. Por desgracia, estas últimas suponen la inmensa mayoría.

A nivel visual es un juego que entra fácilmente por los ojos, aunque tiene muchos contrastes y detalles descuidados.
A nivel visual es un juego que entra fácilmente por los ojos, aunque tiene muchos contrastes y detalles descuidados.

Finalmente, la banda sonora es de corte orquestal y capta bien el estilo de lo escuchado en el anime, aunque le falta algo de fuerza y variedad. Los efectos sí son muy reconocibles y el doblaje japonés es excelente, manteniendo a los mismos actores de la serie para cada personaje, por lo que es una pena la poca presencia que tiene a lo largo de la aventura. Evidentemente, los textos nos llegan traducidos al español.

Conclusiones

One Piece: World Seeker es una oportunidad tirada por la borda de haber hecho algo realmente interesante y memorable con la fantástica obra de Eiichiro Oda. Por momentos, da la impresión de que crearon el mundo y se quedaron sin presupuesto para llenarlo con contenidos y mecánicas de calidad, dando como resultado un título que intenta abarcar más de lo que puede y que, en consecuencia, fracasa en todo lo que hace. A pesar de todo, su mezcla de elementos y la cantidad de fan service que esconde harán que encontremos en él una aventura mínimamente entretenida para los mayores fans de estos carismáticos piratas. Crucemos los dedos para que la próxima vez les vaya mucho mejor.

Hemos realizado este análisis en su versión de PS4 con una copia que nos ha proporcionado Bandai Namco.

Carlos Leiva
Colaborador

NOTA

5.5
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Los combates contra los jefes finales.
A nivel narrativo cumple como una película de One Piece.
Hay buenas dosis de fan service.

Puntos negativos

El sistema de combate, el sigilo, la cámara y el diseño de misiones.
Un mundo vacío y sin vida.
No poder controlar al resto de la tripulación.

En resumen

Una oportunidad perdida de hacer una gran aventura de mundo abierto basada en One Piece.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4, Xbox One y PC

Skelattack - Análisis
Análisis
2020-06-02 17:49:00
Tras cuatro años en desarrollo, por fin podemos disfrutar de este título que entretiene sin hacer nada particularmente bien.
Deep Rock Galactic - Análisis
Análisis
2020-06-01 09:33:00
Explora minas espaciales y elimina colonias de insectos alienígenas en este 'shooter' pensado para disfrutar en cooperativo.
Those Who Remain - Análisis
Análisis
2020-05-30 19:20:00
Una aventura de terror que, como otras muchas, tiene buenas ideas pero falla en su ejecución.
Potata: fairy flower - Análisis
Análisis
2020-05-30 16:30:00
Plataformas 2D y puzles se funden en una aventura irregular y efímera pero increíblemente bella.
PEGI +12
Plataformas:
PS4 Xbox One PC

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
5.5
COMUNIDAD
7.76

PUNTÚA
One Piece: World Seeker para PlayStation 4

12 votos

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
5.5
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
One Piece: World Seeker para Xbox One

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
5.5
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
One Piece: World Seeker para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir