Análisis de Kane & Lynch 2: Dog Days (PS3, PC, Xbox 360)

Más acción, más humor, y un juego mucho mejor acabado que su primera parte.
Kane & Lynch 2: Dog Days
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
8.5
NOTA
8.2
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PS3, PC y Xbox 360.

Ya han pasado casi tres años desde que IO Interactive, los responsables de la saga Hitman, lanzaran el primer Kane & Lynch, que fue un buen juego de acción que se sumaba a la tendencia de títulos de disparos con un dúo protagonista. El resultado fue bueno, pero no sobresaliente, quizás algo por debajo de lo que se esperaba de un estudio con una trayectoria que había dado juegos mucho más destacados.

Durante todo este tiempo, está claro que el estudio danés ha reflexionado profundamente sobre cuáles fueron los puntos que no acabaron de cuajar en esa primera parte, y se han centrado en ofrecer un producto que haga olvidar esos aspectos y, al mismo tiempo, se concentre en los que más gustaron a los jugadores, esto es, la ambientación, y el sentido del humor negro derivado de un dúo protagonista formado por un psicópata y un asesino profesional.

Y lo cierto es que lo han conseguido: uno no tarda mucho en darse cuenta de que Kane & Lynch 2: Dog Days es un importante paso adelante con respecto a su predecesor, pero, del mismo modo, el género de la acción en tercera persona está siendo uno de los más prolijos en la presente generación, y la competencia en un mercado saturado da muchos juegos genéricos y una buena cantidad de títulos sobresalientes. Es decir, que la competencia es ahora mucho más dura que hace unos años, y eso es algo que también debemos tener en cuenta.

PUBLICIDAD

Uno de los puntos que sitúan a este juego por encima de varios de sus competidores más directos reside en la acertada localización a nuestro idioma, pues su doblaje alcanza una gran calidad que nos permite disfrutar de manera mucho más natural de su historia y de su -insistimos- negro sentido del humor, con unos diálogos que en ocasiones son abiertamente estrambóticos gracias a la inestabilidad mental de uno de los encantadores mozos protagonistas. Puede parecer una tontería, pero en un mercado tan competido todos estos aspectos deben ser tenidos en cuenta, y, además, estamos ante un trabajo de calidad.

Lo más importante para los jugadores, sin embargo, reside en que se han introducido importantes cambios en el sistema de control para mejorar los sistemas de cobertura, lo que le inyecta un dinamismo mayor y una menor precisión al mando, por lo que los tiroteos resultan más divertidos e intensos, sin generar problemas al usuario, que no se sentirá frustrado por el control, como era fácil que sucediera en la anterior entrega.

A eso debemos añadir que el sistema también amplía sus posibilidades, en lo que parece responder a un doble objetivo: ofrecer más realismo, y también acción incluso más salvaje. Para eso podemos, por ejemplo, utilizar escudos humanos, y si nos lo montamos bien también podemos lanzar explosivos y hacer que se detonen de un preciso balazo, creando una oleada de destrucción entre los enemigos que será una carnicería en toda regla. Realmente hay otros juegos del género que ya han hecho esto, pero lo cierto es que su integración y mecánica es muy buena, resulta fácil hacerlo, y es un importante progreso con respecto a la primera parte, que resultaba mucho más simplista en este terreno.

Algo en lo que han puesto mucho énfasis es en la creación de una experiencia de juego mucho más cinemática, jugando con la cámara, las texturas de la imagen, y demás elementos para que el título transmita en muchos sentidos la sensación de estar asistiendo a una película de acción, intentando que esto no repercuta en ningún momento en la jugabilidad. Lo cierto es que la espectacularidad alcanzada, que se refuerza por la sobresaliente ambientación del juego, está fuera de toda duda, pero en algunos momentos el barroquismo visual resulta excesivo.

Esto se traduce en algunos momentos de desorientación cuando el juego empieza a jugar con las cámaras, hasta que uno se acostumbra, pero en definitiva hay momentos en los que resulta un tanto excesivo. La acumulación de efectos visuales para remarcar cuando recibimos un tiro, por ejemplo, crea una sensación un tanto excesiva que, en realidad, resulta molesta. Es lógico que se busque esa desorientación, pero quizás el conjunto es abusivo y molesta un puntito demasiado, aunque tiene cierta lógica dentro del ritmo de la acción.

El juego nos lleva a Shanghái, y la representación digital de sus calles es impresionante, lo que combinado con una historia que da mucha más relevancia a Lynch (el "loco" de la pareja), resulta en un título mucho más atractivo en este sentido, y con mayor campo para plasmar situaciones alocadas en pantalla, dando espacio a una acción desenfrenada a la que pronto se suma Kane. Y es que Lynch está metido en negocios turbios con un mafioso británico, Glazer, y para un trabajito pide ayuda a su viejo amigo Kane. A partir de aquí, la situación se empieza a complicar y la manera de solucionarlo es a tiros.

La acción, en general, resulta más tensa y densa que en la primera parte, con entornos más interactivos en los que las coberturas toman un papel incluso más relevante que antes. En líneas generales, Kane & Lynch 2: Dog Days deja pocos momentos para relajarse, con una escala ascendente en los niveles. Realmente consigue transmitir una sensación muy elaborada de ritmo intenso, que se ve acompañada de un sistema de control mucho más fiable, algo importante y que ya lo sitúa por encima de la primera entrega.

 1

Esa sensación se ve reforzada mucho más por el dinamismo de los escenarios que por las oleadas enemigas que nos amenazan de manera casi incesante. Y con dinamismo nos referimos tanto a cómo la ciudad se percibe como un entorno realmente vivo, como al hecho de que los escenarios son mucho más interactivos. Los impactos de las balas afectan de manera palpable a los muebles y otros elementos situados en los escenarios, lo que resulta en un combate más visceral en el que ningún refugio es el lugar definitivo para estar protegido.

Igualmente, la inteligencia artificial de los enemigos se muestra muy agresiva, en ocasiones de manera excesiva y casi suicida. No se trata de que vayan en fila india para ser eliminados, pero sí que toman decisiones en las que se nota que poco o ningún aprecio tienen por proteger su poligonal existencia. Lo curioso es que ese toque, digamos, suicida no esconde fallos de programación: otros personajes aprovecharán que estamos entretenido dando su ración de balas a esos para atacarnos por los lados.

Los combates resultan, de esta manera, mucho más dinámicos y menos rígidos que en la primera parte, donde con un par de trucos uno podía superar casi toda situación. En Dog Days las situaciones a las que nos enfrentamos son diferentes y variadas (dentro de lo que es un género en el que sólo hay que disparar a todo el que se mueva, claro), y lo que en una situación puede funcionar, en otra puede llevarnos a caer en una trampa. Esto se consigue gracias a la inteligencia artificial de la que ya os hemos hablado, y también por el diseño de los niveles, que aunque es muy lineal resulta lo suficientemente interesante.

Por un lado, uno no puede desprenderse de la sensación de que Kane & Lynch 2 es un juego muy "pasillero". En realidad, la inmensa mayoría de los juegos del género lo son, incluso sus mayores exponentes, pero consiguen disimularlo con mayor o menor suerte. Dog Days confía en que no nos demos demasiada cuenta por la interacción con los escenarios, los múltiples enemigos, y lo bien diseñado que está todo, pero lo cierto es que resultan ser trucos más que obvios. Es como ver un micrófono asomando en una escena en mitad de una película: has visto cómo funciona el asunto y se rompe la magia durante unos instantes. La sensación se compensa también con el estilo artístico que se ha inyectado al juego, con todos los filtros de imagen y los juegos de cámara, pero la sensación sigue ahí, muy presente.

 2

Pese a todo, lo cierto es que Kane & Lynch 2: Dog Days es un juego que parece haber sido concebido pensando muy específicamente en los jugadores veteranos, algo que se desprende del nivel de dificultad del juego, un tanto por encima de la media, y con no demasiadas contemplaciones para los jugadores más novatos. No es que sea especialmente difícil, pero sí que propone un reto mayor que otros competidores, que tratan con mucho más mimo al jugador novel. Hay cuatro niveles de dificultad iniciales (fácil, normal, difícil, y extrema), y la cosa es mucho más manejable en fácil, pero es posible que en normal muchos usuarios ya encuentren algunos problemas para avanzar con holgura, y desde luego en los niveles superiores el salto es más que evidente. Pese a todo, gracias a la posibilidad de escoger dificultad, no creemos que nadie tenga muchos problemas para encontrar la opción que más le convenga.

El título gana enteros si lo jugamos en cooperativo, a pantalla dividida o en Xbox Live, apostando también por diversos modos multijugador competitivos, aunque en su mayor parte son variaciones con poca chicha de los clásicos modos de rey de la colina, deathmatch y demás, aunque muy bien adaptados al mundo del juego.

A nivel visual, lo que más destaca es la imagen sucia, un ligero grano de imagen televisiva, y el uso de filtros, como la refracción de la luz en el propio cristal de la lente que estaría grabando la situación. Los modelos de los personajes, curiosamente, son de lo menos favorecido, sobre todo en comparación con escenarios y objetos, pero parece responder a la necesidad de poner a bastantes tipos en pantalla disparando. Del mismo modo, la cámara oscila levemente cuando nos está siguiendo, como si fuese al hombro, lo que refuerza esa concepción cinemática. Una cosa curiosa es que hay escenas de desnudez, y salen pixeladas… como en una película remilgada dirigida por idiotas, puesto que la sangre y demás casquería no se tapa nada, y eso que el juego ya empieza fuerte. Es muy absurdo (por cinemático que pueda resultar) que se tapen un par de tetas con pixelación, pero que luego el juego roce la visceralidad explícita en múltiples ocasiones. Y eso que el título viene clasificado para mayorcitos de 18 años. Usar inocentes como escudo humano, que todo se llene de sangre, que le hagan cortes en el cuerpo a la gente para torturarla… con todo eso no pasa nada. Pero chicas desnudas, no, que puede herir sensibilidades.

El sonido del juego destaca mucho más por sus efectos y voces que por la banda sonora, que está a la altura de las circunstancias y nos transporta de manera casi inmediata a este mundo asiático. Pero la ambientación, el ruido de fondo, y todos esos elementos que acompañan a la acción resultan mucho más impactantes. Las voces en español están bien; en ocasiones suenan poco integradas en la acción, pero es un fallo que muchas veces sucede también en cine y televisión a consecuencia del doblaje, pues las pistas de audio no siempre se mezclan con suficiente acierto.

 3

Conclusiones

Se ha dado un paso de gigante con respecto a la primera parte. No sólo han sabido eliminar o corregir lo que no funcionaba, sino que además han hecho hincapié en los elementos más destacados del juego para realizar una segunda parte mucho más redonda. Lo que sucede es que el género es muy competido, como hemos dicho en varias ocasiones, y los valores propios no siempre son suficiente. Kane & Lynch 2: Dog Days es un buen juego de acción, con mucha personalidad, tanto por sus personajes como por su estética, y eso le sitúa en una buena posición frente a los títulos faltos de personalidad y esencia distintiva, pero su jugabilidad lo sitúa en una situación de igualdad con muchos de estos, y sin ofrecer algo netamente superior, que, eso sí, ya es algo de lo que presumir… y que la primera parte no podía hacer. Definitivamente, si buscas acción, dificultad y una buena historia con mucho humor negro, éste es tu juego.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Lost Judgment - Análisis
Lost Judgment - Análisis
Análisis
2021-09-16 15:01:00
Yagami regresa con una apasionante aventura que nos habla con gran maestría sobre problemas muy reales y delicados al mismo tiempo que mejora en todo a su primera parte.
TOEM - Análisis
TOEM - Análisis
Análisis
2021-09-16 10:48:00
Cámara en mano nos aventuramos en este coqueto indie en el que ayudaremos a la comunidad a base de fotos. Una agradable propuesta que sorprende y relaja dándole más importancia al viaje que a la meta.
NBA 2K22 - Análisis
NBA 2K22 - Análisis
Análisis
2021-09-15 17:04:00
Analizamos el nuevo simulador de baloncesto de 2K Sports que pule su propuesta jugable en todos los sentidos, priorizando la defensa y probando cosas que no salen tan bien como esperaban.
Plataformas:
PS3 Xbox 360 PC

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
8.2
COMUNIDAD
7

PUNTÚA
Kane & Lynch 2: Dog Days para PlayStation 3

39 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
8.2
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
6.51

PUNTÚA
Kane & Lynch 2: Dog Days para Xbox 360

26 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
6.27

PUNTÚA
Kane & Lynch 2: Dog Days para Ordenador

6 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir