Análisis de Echochrome PSN (PS3, PSP)

Maneja el espacio, domina la perspectiva, y juega con el entorno para conseguir superar todos los obstáculos.
Echochrome PSN
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
9
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PS3 y PSP.

El mundo de los puzles se mueve de manera un tanto irregular en muchísimas ocasiones. Por un lado, el género no es tan popular como hace unos años y muchos títulos apuestan por revisar fórmulas establecidas con algunas variantes. En ocasiones esto da como resultado productos tan estupendos como Puzzle Quest, y en otras ocasiones (las más comunes) títulos mediocres que pasan sin pena ni gloria. Por otro lado, de vez en cuando surge una idea original y fresca y consigue plasmarse en un mercado no tan saturado de títulos realmente destacables.

PSP nos trajo con su lanzamieno el magnífico Lumines, y ahora ha llegado el momento de plasmar un concepto nuevo. Echochrome es una de las apuestas más originales y arriesgadas que hemos visto en los últimos tiempos, y lo hace llegando al mercado de forma dual: como juego para la portátil y como título descargable a través de la PlayStation Network para PlayStation 3. Lleva tiempo diciéndose que esto de las plataformas digitales para consolas (algo veterano y asentado en el campo del PC) iba a traernos este tipo de productos frescos, y aunque en realida no ha sido así (desde luego no con la asiduidad que nos gustaría, al seguir habiendo infinidad de refritos y de las mismas ideas una y otra vez), títulos como éste que nos ocupa justifican su existencia.

Y es que, tal y como está el mercado hoy en día, Echochrome es un juego que difícilmente alcanzaría éxito comercial mediante la distribución tradicional en un sistema doméstico, y nos atravemos a decir que sus imágenes son tan poco atractivas que puede tener difícil incluso llegar al comprador en la estantería de juegos para la portátil. Y eso sería una pena. No estamos ante un puzle de mover fichas, echar cuentas, o realizar tareas de ese tipo, sino que estamos ante un auténtico estimulante del ingenio y de la capacidad visual. Con Echochrome manipulamos el entorno que se nos presenta en pantalla para dar con la solución al problema.

PUBLICIDAD

Desde una perspectiva sencilla, su mecánica se puede explicar de la manera más simple: ir de un punto a otro, esto es, alcanzar la meta. En anteriores ocasiones hemos defendido que la clave para que un puzle funcione es que su objetivo sea tan simple que se pueda explicar en una línea (y vemos que lo ha conseguido), y su mecánica jugable casi que también. En Echochrome hay que alcanzar la meta salvando los obstáculos, que son abismos. Para ello, hay que rotar el escenario para modificar la perspectiva y crear el camino. Tan simple, tan complejo.

Dicho de otro modo: jugamos con la perspectiva para crear la ilusión visual de que no existe ese abismo, y nuestro personaje podrá moverse superándolo. Los primeros escenarios van a requerir alguna rotación, pero cuando avancemos un poco los cambios van a ser constantes, teniendo que jugar de manera continuada con la cámara, siendo ágiles, precisos, para poder alcanzar la meta. Y todo ello de manera sencilla: la profundidad, las 3D, se rinden ante lo que vemos, y el efecto óptico triunfa ante la emulación de cuerpos sólidos en una pantalla que, como tal, es bidimensional.

Para ello operamos sobre escenarios minimalistas al completo, unos entornos que están compuestos por una serie de plataformas suspendidas sobre la nada en un ambiente completamente blanco. Esto es interesante como efecto estético, y realmente nos ha convencido su simplicidad, y ayuda a reforzar el efecto de engaño visual, algo que no creemos que hubiese funcionado empleando, por ejemplo, fondos con ilustraciones o efectos visuales de algún tipo. Pero es también su inconveniente principal: lo normal es que el juego no entre por los ojos, y eso a día de hoy puede representar un lastre insalvable para parte importante del público.

Por tanto, lo que nos encontramos es la nada, y sobre ella plataformas sueltas, un personaje, y cuatro marcas que a modo de representación icónica de ese personaje tenemos que "recoger", es decir, nos marcan una ruta obligatoria a seguir que se traza con su presencia. En realidad la ruta la crearemos nosotros con nuestra habilidad, esas figuras son sólo puntos que alcanzar de una manera u otra para, al final, regresar al principio. Nuestro rival: el tiempo. El reloj jugará en nuestra contra sistemáticamente, y también algunos modificadores que pueden alterar la ruta de nuestro personaje.

Eso, sin embargo, no será problema, pues no sólo tenemos un elaboradísimo tutorial, sino que la curva de dificultad lograda es muy suave. Poco a poco iremos progresando hacia entornos cada vez más complejos, pero el juego no es propenso a dar saltos bruscos en su dificultad, por lo que es díficil quedarnos demasiado atascados y entrar en un proceso de frustración. El tutorial, ya que hemos sacado el tema, es un imprescindible: en él se explican las cinco leyes que rigen qué podemos hacer y qué no con la perspectiva, es decir, con la cámara, y que debemos dominar para comprender y controlar satisfactoriamente el juego. Es así cómo se nos explica cómo mover la cámara para lograr que las plataformas lejanas parezca que están unidas y salvar abismos de cierta longitud, o cómo rotarla para eliminar un obstáculo de nuestra vista. En total son cinco leyes, y la verdad es que es más complicado explicarlas por escrito que verlas en funcionamiento, lo que dice mucho a favor del cuidado sistema de juego aportado por Echochrome. En cualquier caso todo gira en torno al concepto de rotar y mover un mundo tridimensional en el que hay que pensar sobre conceptos más bien bidimensionales.

El control es igualmente fácil: basta pulsar un botón y luego mover el stick para conseguir el efecto de perspectiva deseado, y según progresemos en el juego nos iremos acostumbrando a manejar sus conceptos para sacarles el máximo provecho y reducir incluso nuestro tiempo en cada puzle, optimizando, y mucho, nuestra técnica. Esto se puede conseguir gracias a los diversos modos de juego que se presentan. Freeform es el modo principal, en el que se nos presentan ocho niveles (de un total de 56), pudiendo escoger la dificultad (con cinco niveles diferentes). Este modo incluye continuaciones infinitas, pero no la obligación de superar cada puzle: si uno se nos atraganta definitivamente, podemos saltarlo y pasar al siguiente, y ya volveremos a intentarlos en otra ocasión.

El otro gran modo de juego es Atelier, donde hay que ir a por todos los puzles, con el objetivo de superar nuestro tiempo, tanto sueltos como en tandas de ocho puzles que podemos escoger nosotros mismos a través de la galería. Pero eso no es todo. también podemos componer nuestros propios escenarios, tanto partiendo de alguno de los ya existentes como de la nada. Esto se hace a través del modo Canvas, que se desvela como una potente herramienta de creación para este juego con todos los instrumentos necesarios para tener las mismas posibilidades que han tenido los diseñadores de manera accesible.

El tamaño es limitado en los tres ejes dimensionales (38 bloques en cada uno) pero la verdad es que dentro de ese espacio podemos poner lo que queramos con completa y absoluta libertad, lo que en la práctica hace el juego inacabable. Bueno, esto último es un poco más cierto en el caso de la versión para la PlayStation Network, donde podemos descargar niveles de otros usuarios con facilidad desde Internet (y, claro, subirlos a los servidores de Sony, o mandárselos a los amigos directamente). En el caso de PSP esto se limita a red local, lo que es extraño dado que la consola tiene funcionalidades de red completas y no consideramos justificable que se haya dado esta carencia en la portátil. Una nota curiosa: los puzles de la versión PSP y de la versión PSN son diferentes entre sí.

Ya hemos comentado el aspecto gráfico del juego, minimalista, pero no se puede decir lo mismo de la música. No es que se dé un giro hacia un barroquismo musical, ni mucho menos, pero lo cierto es que la banda sonora consigue acompañar de manera excelente a los puzles que plantea alejándose de la machacona melodía clásica del género (con honrosas excepciones). La banda sonora es delicada, con un violín marcando la pauta acompañándonos en el proceso de resolución de estos rompecabezas buscando una sensación de relajación que, sin duda, se ve reforzada por el empleo del blanco y el gris/negro del aspecto visual de Echochrome, lo que consigue impregnarle de una esencia muy especial que se ve complementada con pocos pero acertados efectos sonoros y una delicada voz femenina que habla bajito, casi como si no quisiera distraernos ni interferir en nuestras acciones.

Conclusiones
Éste es uno de esos juegos que hacían falta: un puzle diferente por estética, por jugabilidad y por puro y llano planteamiento de todos sus elementos. Echochrome es una experiencia de juego muy específica, bien diferenciada, que consigue definir una personalidad robusta con su concepto jugable profundo y bien desarrollado. Su control sencillo sabe esconder diseños de niveles que exigen una habilidad especial al jugador para pensar de manera eficiente sobre el espacio, forzando incluso el llamado pensamiento lateral para conseguir encontrar una solución quizás no tan evidente. Quizás nos quedaríamos con la versión para PS3, por la posibilidad de ir descargando nuevos puzles, pero, por otro lado, reconocemos que los puzles siempre han funcionado muy bien en portátiles. Cada versión tiene sus valores, y ya es cuestión de cada uno decidir cuál puede interesarle más, pero si algo está claro es que con éste título se ha establecido otro hito.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
Género/s: PS Network / Puzle
Plataformas:
PS3 PSP

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
9
COMUNIDAD
7.91

PUNTÚA
Echochrome PSN para PlayStation 3

11 votos

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 4/7/2008
  • Desarrollo: Japan Studio
  • Producción: Sony
  • Distribución: Sony
  • Precio: 39.95 €
COMUNIDAD
7.06

PUNTÚA
Echochrome para PSP

14 votos
#52 en el ranking de PSP.
Flecha subir