Análisis de Shadow of Rome (PS2)

El equipo de Onimusha vuelve a la carga con su visión de los tiempos antiguos ¿Han hecho bien en cambiar Japón por Europa?.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.2
SONIDO
8.4
NOTA
8.6
DIVERSIÓN
8.4
JUGABILIDAD
8.7
Análisis de versión PS2.
El fin del survival horror
El que había sido género mimado de Capcom a finales de los 90, ha acabado convirtiéndose sin disimulo en juegos de acción camuflados de terror. El próximo Resident Evil 4 va por esta senda, y la franquicia Onimusha ya tenía bastante acción. Los dos primeros Onimusha, producidos por el creador de Megaman, Keiji Inafune, eran ante todo juegos que mezclaban a partes más o menos iguales la aventura y la acción.

El principal problema era la dificultad para dosificar los dos sistemas de juego, y posiblemente por ello, Capcom acabó dividiendo Onimusha 3 en dos personajes enfocados de manera diferente a la acción y aventura. Aunque Shadow of Rome ya no es un juego de terror, si mantiene esa pasión de Inafune por imitar el cine americano y la división de personajes de Onimusha 3. Eso sí, ahora no estamos ni en el Japón feudal ni en la Francia post-moderna, ahora nos ubicamos en la ciudad eterna: Roma

Adaptando el hecho histórico
Shadow of Rome se ubica en la Roma republicana, en los años finales del dictador César. Julio César, después de vencer en la guerra civil a Pompeyo, es confirmado como dictador perpetuo, siendo de facto (aunque no de titulatura) el primer emperador romano. Pero el alma republicana representada por el senado bajo la dirección de Cicerón conspira para acabar con él. Así, poco después, el divino Julio cae muerto al lado de la estatua de Pompeyo. ¿Quién ha sido el asesino? Cicerón acusa explícitamente a Uesnio, padre de un victorioso militar que está en el limes germano. La condena es vista por Octaviano, sobrino de César que no cree lo dicho por el famoso orador, y se propone descubrir la verdad. A la muerte de César, Marco Antonio es nombrado Cónsul y, con ello, comienza el juego en sí.

La muerte de César es uno de los grandes enigmas históricos, estableciéndose varias versiones, desde la glorificación de Tito Livio a la visión tiránica de William Shakespeare. Capcom ha optado por revindicar al personaje, y convertir a Cicerón en una especie de personaje ladino anti-cesariano, y defensor de las virtudes republicanas. Aunque el juego tiene varios fallos históricos como la presencia del Coliseo (Se construyó unos años más tarde) o la implicación de Cicerón en la trama cesariana (su papel en la realidad, por lo que nos han transmitido las fuentes históricas, es puramente testimonial), hay que decir que lo básico del desarrollo de la historia está bien pensado, estableciendo la lucha entre el senado y los cónsules tan típica del final de la república Romana.

PUBLICIDAD

Dos juegos en uno
Esta idea argumental divide el juego en dos personajes: Agrippa, hijo del condenado y que pasa de ser un victorioso general a gladiador, y Octaviano, sobrino de César y que intenta conocer todos los secretos del corrupto senado romano. Las fases del primero son juegos de acción en la tradición de Capcom, mezclando a partes iguales títulos como Knights of the Round con el más reciente Devil May Cry. En cuanto al segundo, sus fases mezclan la infiltración con ciertos toques de aventura gráfica.

Las fases de Agrippa se desarrollan principalmente en los coliseos y exteriores, estando enfocadas en la lucha sin cuartel contra todos los enemigos. A diferencia de Onimusha 3, esta vez nos encontramos con un juego de acción sin medias tintas, con golpes especiales y sobre todo un medidor de "Salvas", las cuales actúan como combos. Esto es realmente importante, ya que las armas en el juego se rompen fácilmente, y cuanto más salvas obtengamos en los Coliseos, más posibilidades tendremos de que nos lancen desde el público nuevas cimitarras o hachas.

El sistema de combate, la física, y la variedad de armas, recuerdan poderosísimamente al título de la desaparecida Rebel Act, Blade: Edge of Darkness. De hecho, el personaje puede llegar a coger un brazo y atacar con él, aparte de la posibilidad de usar un escudo. Este modo es como juego de acción simplemente brillante, y es la mejor representación que se ha hecho del mundo de los Gladiadores en consola. Ahora, las arenas y entornos se repiten bastante, resultando monótono a la larga.

La fases de Octaviano son realmente un remedo de los juegos de infiltración actuales, y obligan al personaje a realizar la mayoría de sus acciones sigilosamente y de manera estudiada. El principal problema de la infiltración es que la inteligencia artificial de los personajes es de muy bajo nivel, y no puede competir con las apuestas actuales de Konami o Ubi Soft en el género. No es de recibo que los personajes se caigan cinco veces con la misma cáscara de plátano, estos deberían recordar su error anterior. Para compensar esto, tenemos dos elementos interesantes que son los toques de aventura gráfica y el marco de Roma.

Aunque está muy lejos de ser una aventura pura, Octaviano puede hablar con muchos personajes a lo largo del juego y obtener información sobre lo que se cuece en la ciudad eterna. Estas conversaciones, la mayoría de las veces, no pasan de dos respuestas a lo sumo, estando muy alejadas de los juegos dialectales de LucasArts. Pero de vez en cuando deberemos realizar combinaciones de respuestas para convencer a los personajes del juego, algo muy pocas veces visto en el género en consola. Por último, las fases de Octaviano se desarrollan en distintas partes de la ciudad de Roma, a las cuales podemos acceder mediante un mapa cenital con las distintas zonas. Otro elemento que recuerda bastante a las antiguas aventuras.

Apartado visual
Onimusha 3 ya era uno de los mejores juegos técnicamente de PlayStation 2, teniendo una media entre polígonos y texturas realmente sorprendente para lo que es la consola. Shadow of Rome utiliza el mismo motor gráfico, llevándolo al máximo con decenas de personajes en pantalla y con la representación fidedigna de la mayoría de escenarios de la Roma republicana. Aunque los personajes secundarios tienen un número inferior de polígonos (sólo hay que fijarse en las manos), los protagonistas están excelentemente modelados, estando a la altura de los mejores juegos de la PS2.

Pero donde el juego sigue brillando y demuestra la capacidad de Capcom es en el trabajo de texturas, que resulta impecable para el nivel habitual que estamos acostumbrados a observar en la consola de Sony. El número de fotogramas por segundo se mantiene estable a lo largo del juego, siendo bastante fluido y no interfiriendo en las partes de acción. A esto debemos unir las secuencias de video, único talón de Aquiles del juego, ya que han sido realizadas sólo con el motor gráfico.

El diseño de producción mantiene la calidad de anteriores trabajos de Capcom, resultando especialmente interesante en la variedad de armas que han diseñado para el coliseo. También los lugares romanos que han realizado demuestran un estudio de nivel sobre el mundo tratado, contando con las inscripciones latinas correspondientes. Es en definitiva, y como suele ser habitual en Capcom, el mejor apartado del juego y uno de los pocos juegos que superan la limitación habitual de la consola en cuanto a texturas.

Apartado sonoro
El juego no ha sido doblado, y las voces permanecen en el competente doblaje inglés. La mayoría de ellas permite recrearnos con los personajes, y es especialmente brillante, como no podía ser de otra manera, la de Cicerón. En cuanto a la música, ésta repite un tema central con variaciones a lo largo del juego. Es de calidad competente, pero poco variada, y eso pesa bastante cuando estemos bloqueados en alguna fase de Octaviano. Los FX por el contrario son geniales, ofreciendo gritos desgarradores de los luchadores a la hora de ser golpeados por nuestro personaje. Toda una muestra de realismo muy superior tanto a los juegos de LucasArts o Vivendi que utilizaron este contexto.

Macedonia imperfecta
El problema esencial del juego es que los dos personajes no llegan nunca a combinar un juego en sí, ya que sus estilos de juego son totalmente diferentes. Si Capcom hubiera tomado elementos del juego de Agrippa con el de Octaviano y viceversa, podría haber logrado una mayor coherencia jugable y con ello no resultar decepcionante a los fans de uno u otro género. Es muy posible que aquellos que disfruten de las carnicerías de Agrippa no pasen de la primera fase de Octaviano, y que aquellos que disfruten de este último consideren idiota y repetitivo el juego con el primer personaje. Esto no deja de ser una falta de receptividad a un sistema de juego extraño, pero también es culpa de Capcom por no haber integrado con una mayor sutilidad los dos sistemas de juego.

Por lo demás, y aún contando con una gran jugabilidad, el título tiene algunos errores de bulto como problemas con la detección de blancos con Agrippa (algo que en niveles superiores es odioso) y, sobre todo, el diseño ridículo de las fases de infiltración de Octaviano (que es como volver a la época de los primeros juegos de infiltración para PSX). Una vez superados y aceptados estos errores, Shadow of Rome se presenta como un juego muy divertido, y que debido a su naturaleza va a encontrar ciertas resistencias a la hora de ser jugado. Es muy posible que Onimusha 3 como conjunto resulte superior, pero Shadow of Rome intenta ser innovador incorporando elementos de aventura y acción muy superiores a los de la franquicia anterior. Por lo demás, es un buen método para conocer la época romana y en ese sentido, el aspecto divulgativo del juego está bien realizado y presenta cosas curiosas como citas de Cicerón al iniciar cada capítulo.

Conclusión
Shadow of Rome podría haberse convertido en uno de los mejores juegos de PlayStation 2 con un mayor tiempo de desarrollo y diseño. Lo tenía todo: Buenos gráficos, música, contexto, etc. Las ideas que muestra el juego son realmente interesantes, y demuestran que Inafune y su equipo conocen los juegos occidentales e intentan tomar elementos de ellos. El problema es que su plasmación en el juego es un tanto defectuosa, y no llega a acertar en muchas situaciones. El error principal del juego es la división del título en dos personajes sin ningún tipo de coherencia jugable. Esto sorprende de primeras, y obliga al jugador a cambiar totalmente su mentalidad a la hora de afrontar cada personaje. Si Capcom hubiera hecho menos cuesta arriba estas transiciones, estaríamos ahora hablando de uno de los mejores juegos de la consola. Tristemente, sólo nos hemos quedado con un buen juego, pero que produce un tanto de desazón por lo que pudo ser.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Resident Evil 4 VR - Análisis
Resident Evil 4 VR - Análisis
Análisis
2021-10-20 18:24:00
El incombustible Resident Evil 4 regresa una vez más con una adaptación a la realidad virtual muy notable y repleta de aciertos que, sin ser perfecta, encantará a los fans de la saga y a cualquier poseedor de Oculus Quest 2.
Grotto - Análisis
Grotto - Análisis
Análisis
2021-10-20 13:18:00
Quienes busquen una aventura narrativa original, única y mística podrán encontrarla en Grotto, el nuevo juego de Brainwash Gang que nos permiten ponernos en la piel de un místico chamán.
Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Género/s: Acción / Hack and Slash
PEGI +18
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.6
  • Fecha de lanzamiento: 15/2/2005
  • Desarrollo: Capcom
  • Producción: Capcom
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
7.48

PUNTÚA
Shadow of Rome para PlayStation 2

38 votos
Flecha subir