Análisis de Warhammer 40.000: Dawn of War - Winter Assault (PC)

Disfruta de las batallas campales más espectaculares y encarnizadas en esta esperada expansión de Dawn of War que, sin ofrecer grandes novedades, continúa siendo una de las mejores opciones de compra en lo que respecta a la estrategia en tiempo real.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8.4
NOTA
8.6
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.8
Análisis de versión PC.

Relic Entertainment, creadores de la serie Homeworld, lanzaron a finales del año pasado el que iba a ser uno de los mejores videojuegos, por no decir el mejor, basado en el genial universo Warhammer. Dawn of War, gracias al interesante sistema de juego que mezclaba a la perfección la estrategia, el rol y la acción, y el impresionante trabajo realizado en la caracterización de cuatro de los ejércitos más importantes de este rico universo creado por Games Workshop, ofrecía lo que hasta el momento no había conseguido ningún título basado en esta franquicia: divertir.

Winter Assault incorpora muy pocas novedades jugables con respecto a lo visto en el original, manteniendo intacto el sistema de juego, que a continuación comentaremos, e incluyendo dos nuevos bandos, uno de ellos jugable, que se enfrentarán a las cuatro facciones ya aparecidas en Dawn of War.

PUBLICIDAD
Construye tu futuro
En esta ocasión, la historia del juego nos trasladará al planeta helado de Lorn V, lugar en el que las seis facciones en liza lucharán a muerte por el control de la tierra, por recuperar una poderosa arma de guerra, o simplemente por el mero hecho de disfrutar de la contienda. Sin embargo, a diferencia de lo visto en Dawn of War, en esta expansión el modo Historia no nos obligará a controlar únicamente a un solo ejército –Marines Espaciales en el original-, sino que en esta ocasión, las dos campañas que encontraremos, la del bien y la del mal, nos permitirán controlar a dos bandos distintos en cada una de ellas: Eldars y Guardia Imperial en la del bien, y Orkos y Fuerzas del Caos en la restante. Este hecho, lógicamente, dotará a Winter Assault de una mayor variedad en el desarrollo de la acción, ya que una de sus virtudes radica en la gran diferenciación que encontraremos entre los distintos bandos que combatirán en el juego.

Así, por ejemplo, la Guardia Imperial, que será una de las novedades con la que nos encontraremos al comenzar la partida, será menos efectiva en los combates cuerpo a cuerpo que el resto de especies; lo que contrarrestará con una impresionante capacidad defensiva que les permitirá, entre otras cosas, introducirse en casi todos sus edificios para disparar desde el interior al enemigo. Por el contrario, los Orkos tendrán la capacidad de crear con suma facilidad grandes ejércitos pudiendo asaltar las posiciones enemigas a toda velocidad con una contundencia impresionante. Lógicamente, dependiendo del ejército con el que afrontemos la guerra, nuestro estilo de combate variará, aunque las bases jugables se mantendrán intactas.

Como en el original, la micro gestión de recursos se elimina por completo para dar paso a un interesante sistema de juego en el que la conquista y defensa de los distintos puntos de control repartidos por el escenario serán una constante. De este modo, el jugador solamente tendrá que conseguir puntos de requisa, que se obtendrán conquistando los puntos estratégicos citados con anterioridad –los soldados se sitúan alrededor y alzan el estandarte de su ejército, tomando el control de la zona-, y puntos de energía, que obtendremos al construir las instalaciones eléctricas en nuestra base, o sobre algunos puntos de control especiales.

Los constructores se encargarán de la edificación y reparación de todos nuestros edificios y carros de combate empleando para ello los recursos ya comentados; y serán, en la mayoría de ocasiones, piezas fundamentales en el proceso de expansión de nuestro imperio sobre el escenario. Al igual que en Dawn of War, nuestros constructores solamente podrán edificar sobre el alo de influencia que surgirá alrededor del baluarte o centro de mando de nuestro ejército, teniendo que construir otro baluarte si lo que queremos es montar otra base de operaciones en el frente de batalla. Sin embargo, también podremos construir puntos de escucha sobre las zonas estratégicas recién conquistadas, protegiendo así el estandarte de posibles ataques enemigos –tendrán que destruir antes la edificación para conquistarlo-, lo que generará un pequeño alo de influencia que nos permitirá construir torretas y otro tipo de edificaciones a su alrededor, consiguiendo que nuestras tropas puedan avanzar hacia el frente de batalla sin temor a perder el punto de control por culpa de una mala defensa.

Evoluciona si quieres sobrevivir
En Winter Assault, como ya ocurriera en el original, no controlaremos a unidades de combate de manera individual, sino que compraremos escuadras de soldados que podremos ir ampliando y mejorando conforme vayamos avanzando en la partida. Así, por ejemplo, con la Guardia Imperial podremos comprar una escuadra de cuatro soldados de infantería que, en un primer momento, podremos ampliar hasta llegar a los nueve soldados. De este modo, en medio de una refriega podremos ir sustituyendo a los soldados caídos simplemente pulsando un botón, siempre que no haya ya nueve combatientes del mismo escuadrón en pantalla. Aparte, este batallón podrá obtener la ayuda de un sargento que mejorará su eficacia y moral en el combate, más a parte lanzallamas, rifles de precisión, lanza granadas… con los que podremos equipar a varias de las nueve unidades que formarán esta escuadra.

En este sentido, las opciones de personalización de cada escuadrón serán bastante amplias, lo que nos permitirá crear los ejércitos a nuestro gusto. Aunque no podemos olvidar la diferenciación existente entre los distintos bandos, por lo que siempre tendremos que adaptarnos al estilo de combate de cada una de las razas. De este modo, por ejemplo, veremos como con la Guardia Imperial nos moveremos con escuadras de infantería que podrán llegar hasta las once unidades (nueve soldados, un sargento y el comisario, que a continuación comentaremos), totalmente personalizadas, mientras que los Orkos avanzarán con una única escuadra –pueden ser más si queremos- formada por decenas y decenas de Orkos que atacarán en masa siempre escoltados por sus capitanes.

El número de unidades que podremos manejar a la vez también dependerá del ejército con el que estemos jugando, aunque en general las unidades de a pie se moverán en torno al centenar, mientras que los vehículos, que se "contabilizan" a parte y se mueven como unidades individuales, llegarán a la decena. Éstos también podrán se mejorados, obteniendo así un mejor blindaje o nuevas armas con las que aniquilar a las huestes enemigas.

Otro punto que no podemos olvidar es el de la importancia que se la da a la moral de las tropas en el campo de batalla. Como en Dawn of War, nuestras unidades reaccionarán de manera distinta dependiendo siempre de su estado anímico: si se encuentran ante un enemigo diez veces superior, su moral bajará tanto que o bien huirán, o fallarán tantos disparos que no podrán ni eliminar al soldado más tonto del ejército contrario. De ahí que minar la moral de nuestros enemigos sea una de las mejores tácticas a la hora de alzarnos con la victoria. Si equipamos a varias de nuestras unidades con lanzallamas, o empleamos los vehículos de artillería pesada sobre las posiciones enemigas, veremos como su moral desciende drásticamente, pudiendo después atacar con nuestra infantería con la total seguridad de que saldremos victoriosos. Desgraciadamente para nosotros, el enemigo también empleará este tipo de tácticas para minar la moral de nuestras unidades, por lo que debemos emplear a los héroes y unidades especiales para contrarrestar estos ataques.

Los héroes, dependiendo del bando al que pertenezcan, podrán unirse a las escuadras de soldados para aplicar sobre ellos todo tipo de bonificaciones –ya sean de ataque o defensa-, o avanzarán en solitario acompañados de varios lugartenientes, como es el caso de la Guardia Imperial, destrozando las líneas enemigas con sus poderosas acometidas. Cada una de estas unidades tendrá a su disposición una serie de ataques especiales que tendremos que emplear sabiamente para obtener la victoria en los enfrentamientos decisivos. De este modo, por ejemplo, la líder de los Eldar tendrá la capacidad de lanzar poderosos conjuros sobre las tropas enemigas, mientras que el caudillo de los Orkos tendrá la capacidad de aumentar de una manera brutal la moral y la fuerza de todas sus unidades mediante un grito de guerra. En la Guardia Imperial, también, tendremos la posibilidad de unir a los comisarios a los distintos escuadrones de soldados, consiguiendo que su moral ascienda rápidamente, debido sobre todo al miedo, ya que estas unidades pueden ejecutar a un soldado del escuadrón para que el resto de combatientes luchen con mayor fiereza.

Por último, la gran mayoría de nuestras unidades poseerán distintos tipos de ataques y estilos de combate, por lo que en todo momento podemos ir alternando entre el combate cuerpo a cuerpo y los ataques a distancia con las armas de fuego. Algunas de nuestras unidades, además, podrán lanzar granadas sobre las posiciones enemigas, o camuflarse para sortear diversos obstáculos sin ser vistos. De nuevo, la gran diferenciación existente entre los cinco bandos disponibles hará que disfrutemos como nunca explorando todas las virtudes y defectos de cada uno de los ejércitos.

La guerra no es un juego de niños
El modo Historia en Winter Assault mejora bastante con respecto a lo visto en el original, al permitirnos, entre otras cosas, vivir la aventura desde cuatro puntos de vista distintos. En Dawn of War comenzábamos y terminábamos la aventura encarnando a los Marines Espaciales, quedando el resto de especies relegadas al modo online y las escaramuzas. En esta ocasión, comenzaremos la partida encarnando a un ejército, para, en medio de la partida, cambiar de bando y continuar el mismo escenario controlando a otras unidades. Este cambio, que en principio puede parecer meramente estético, dota a esta expansión de una gran variedad de situaciones que se echaban de menos en el original, al encontrarnos con cinco bandos completamente distintos entre sí. De este modo, podemos comenzar la partida defendiendo una base de operaciones humanas de un inmenso ejército de Orkos con la Guardia Imperial, para luego tener que adentrarnos tras las líneas enemigas sin ser vistos con los Eldar.

Aún así, la Campaña para un solo jugador continúa siendo demasiado corta, a pesar de encontrarnos con varios finales que cambiarán dependiendo de las acciones realizadas en algunos de los escenarios del juego. De todos modos, tras completar el modo Historia el jugador podrá disfrutar de lo lindo en solitario con la gran cantidad de mapas que encontraremos en el modo Escaramuza, donde podremos medir nuestras fuerzas contra varios ejércitos enemigos a la vez. También, por supuesto, disfrutaremos de estas mismas batallas contra otros jugadores a través de Internet –ocho en total-, lo que hará que pasemos horas y horas delante de nuestros monitores intentando eliminar a todos nuestros adversarios.

En cuanto al apartado técnico, Winter Assault mantiene el tipo y nos muestra una impresionante recreación del universo Warhammer, con decenas y decenas de unidades fielmente diseñadas combatiendo sin cesar en unos entornos de grandes proporciones repletos de detalles. Como en el original, destaca sobre todo el modelado de las unidades, que, como decimos, serán de lo más fieles a las figuras diseñadas por Games Workshop; contando, además, con unas animaciones dignas de mención: resulta impresionante ver como las bestias mecánicas de algunos de los ejércitos son capaces de agarrar a las pobres unidades de infantería, lanzándolas por los aires después, o peor aún, haciéndolas girar sobre un rodillo repleto de pinchos mientras la sangre surge a borbotones del cadáver del soldado. Los edificios, que también poseerán un elevado nivel de detalles, mantendrán también este increíble nivel en lo que respecta a las animaciones.

Y es que como en el original, el ver como se construyen las distintas edificaciones resulta de lo más impactante: en el caso de la Guardia Imperial, veremos como los aviones dejan en la tierra varias cajas de las que surgirán grúas que comenzarán a moverse y a colocar todo tipo de piezas para, finalmente, darle el toque de gracia al edificio. Los Orkos, siendo más bestias, lanzarán escombros sobre la tierra y comenzarán a edificar sus edificios que, lógicamente, serán de lo más imperfectos –repletos de piezas de todo tipo, tablones mal cortados, etc.-, en comparación con la armonía que desprenden las edificaciones de los Eldar, o la macabro y siniestro de las Fuerzas del Caos. Por último, resulta increíble la cantidad de tropas que llegarán a aparecer en pantalla con este nivel de detalles, si tenemos en cuenta además que habrá unidades de grandes proporciones como los avatares de los distintos ejércitos. Además, existe la opción de mantener en el campo de batalla los cuerpos de todos los combatientes que hayan muerto; siendo esta una opción de lo más impactante siempre y cuando dispongamos de un equipo potente para mover el juego con soltura.

El apartado sonoro también mantiene un buen nivel de calidad, pudiendo disfrutar de una gran variedad de melodías que cambiarán dependiendo del ejército que controlemos: con los Orkos la percusión será una constante, mientras que las Fuerzas del Caos irán acompañadas por piezas musicales más lúgubres, con campanas tubulares y coros de fondo. Desgraciadamente el juego continúa sin estar doblado al castellano, por lo que, a pesar de entender la historia gracias a los textos traducidos que aparecerán en pantalla, no nos meteremos tanto en la aventura al no entender los gritos de guerra que emitirán todas las tropas cada vez que las seleccionemos o les demos algunas órdenes. Aún así, el doblaje al inglés mantiene el nivel de calidad que ya resaltamos en el análisis del original.

La inteligencia artificial en general tampoco evoluciona mucho con respecto a lo visto en Dawn of War, siendo bastante buena en lo que respecta a los estilos de combate de todas las unidades, ya sean aliadas o enemigas; y bastante floja en lo que respecta al movimiento de nuestras tropas. En el primer caso, disfrutaremos de unos enemigos que se comportarán tal y como rige su especie: los Orkos atacarán en oleadas intentando terminar cuanto antes la faena, mientras que los Eldars aprovecharán el sigilo para eliminarnos a distancia o por la espalda. Sin embargo, en ocasiones veremos como nuestras unidades se quedan bloqueadas, sin poder llegar al punto de destino, simplemente por encontrarse un pequeño obstáculo ante ellas, o por encontrarse la mayoría de nuestras tropas en su camino, no apartándose ninguna para que el tanque de turno pueda llegar al lugar que le hemos ordenado.

Conclusiones
Winter Assault mantiene todas las virtudes y defectos de Dawn of War, tratándose en definitiva de una expansión continuista en la que sus desarrolladores han optado por pulir el apartado técnico, añadir un nuevo ejército jugable y otro como enemigo –los Necrones harán acto de presencia-, y ampliar con una unidad más los ejércitos ya aparecidos en el original. Por eso, esta nueva creación de Relic se convierte en una compra muy recomendable para todo aquel que disfrutara del original, una buena alternativa para todo aquel que busque un estilo de estrategia más sencillo y directo; y una mala opción de compra para todos los amantes de la estrategia en tiempo real más sesuda. Aún así, cualquier aficionado al universo Warhammer debería echarle un vistazo nada más por el mero hecho de disfrutar del gran trabajo realizado por los desarrolladores a la hora de trasladar los distintos batallones a un videojuego, incluyendo en este traspaso las actitudes y estilos de combate de cada bando.

Requerimientos mínimos
Pentium III a 1,8 GHz o procesador AMD Athlon XP equivalente

- 256 MB de RAM (para juegos multijugador de 8 jugadores, 512 MB)

- Tarjeta de vídeo AGP de 32 MB compatible con DirectX 9.0c, con T&L por hardware

- Unidad de CD-ROM 4x

- 1,3 GB de espacio libre en el disco duro

- Tarjeta de sonido de 16 bits compatible con Directx 9.0c

El juego ha sido analizado en un Pentium IV a 3’2 GHz, con 1 Giga de memoria RAM y una tarjeta gráfica ATI RADEON X800 a 256 megas. Hemos jugado con todos los detalles en nivel alto, con una resolución de pantalla de 1280 por 1024, sufriendo alguna que otra ralentización en los momentos de más acción.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Sniper Elite 5 - Análisis
Sniper Elite 5 - Análisis
Análisis
2022-05-25 13:05:00
Rebellion mejora su fórmula de Sniper Elite con una entrega que es más de lo mismo, pero mejor.
Citizen Sleeper - Análisis
Citizen Sleeper - Análisis
Análisis
2022-05-24 13:25:00
Citizen Sleeper, una genial aventura textual de supervivencia ciberpunk de los creadores de In Other Waters, ya está disponible en PC, Xbox y Switch. Os contamos qué nos ha parecido en este análisis.
Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Análisis
2022-05-21 16:36:00
Vampire the Masquerade se adapta a un RPG con mucha narrativa repleto de misterio e intrigas en el 'Mundo de Tinieblas'.
They Always Run - Análisis
They Always Run - Análisis
Análisis
2022-05-20 12:46:00
Aidan es un cazarrecompensas de tres brazos y el protagonista de They Always Run, una aventura de acción en dos dimensiones que pone todo el foco en su trama de ciencia ficción.
Dolmen - Análisis
Dolmen - Análisis
Análisis
2022-05-19 17:35:00
Rol de acción con la fórmula clásica de los Souls que recibe algunas novedades por su temática de ciencia ficción.
Evil Dead: The Game - Análisis
Evil Dead: The Game - Análisis
Análisis
2022-05-17 17:19:00
Saber Interactive ha firmado una obra de multijugador asimétrico que respira amor por Evil Dead. Con mil y una referencias por bandera, analizamos el nuevo juego de terror de la temporada.
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.6
  • Fecha de lanzamiento: 13/10/2005
  • Desarrollo: Relic Entertainment
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ
  • Precio: 34.95 €
  • Jugadores: 1-8
  • Formato: 2 CDs
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: Juego Online
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.71

PUNTÚA
Warhammer 40.000: Dawn of War - Winter Assault para Ordenador

13 votos
Flecha subir