Análisis de Left 4 Dead 2 (PC, Xbox 360)

Ármate con una motosierra, un buen rifle y tu valor para hacer frente a miles de infectados en la última joya de Valve.
Left 4 Dead 2
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
9
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PC y Xbox 360.

Left 4 Dead 2 ya está aquí. Apenas un año después de la grata sorpresa que supuso el primer Left 4 Dead, Valve no ha querido dejar la oportunidad de pulir y mejorar su última saga, no sin alguna que otra polémica con los fans por la rápida salida de la secuela y el "abandono" al apoyo del original.

Esta nueva entrega llega a convencernos de que no se trata de una expansión, como se la había tachado inicialmente al proyecto. La mecánica y los objetivos son los mismos: cuatro supervivientes en una ciudad poblada de infectados, zombis o mutantes -en cualquier caso, algo similar- se encuentran solos y desamparados con la única ayuda de varias armas de fuego y algunos objetos improvisados, como bates de béisbol o palancas, además del compañerismo que los impulsa a seguir hacia delante. Como diferencia al primer título de la saga, cambiamos de ambiente al situarnos en el Sur de Estados Unidos, con una cuadrilla completamente nueva pero igual de capaz de hacer frente a lo que les echen, que no será poco.

Si elegimos adentrarnos en el modo campaña, comprobamos que estamos ante cinco nuevos capítulos situados en lugares variados como puede ser un centro comercial, zonas urbanas diversas, pantanos, cementerios o un parque de atracciones. Por supuesto, todos los lugares van a estar repletos de infectados, pero no de esos que arrastran los pies, alzan las manos y se desplazan lentamente para que podamos recargar nuestras armas, apuntar tranquilamente a su cabeza, y abatirlos con frialdad. Left 4 Dead 2 no sería Left 4 Dead 2 si nuestros oponentes no fuesen auténticos atletas sedientos de nuestra carne, tremendamente estúpidos y suicidas, pero con comportamientos salvajes. Su parentesco con los infectados de películas como 28 Días Después o Soy Leyenda es más cercano que con los vistos en sagas como Resident Evil, pese a que los juegos de Capcom cada vez tienden a dar más velocidad a nuestros queridos amigos descerebrados.

PUBLICIDAD

Quizás más de un nuevo jugador a la saga se pregunta el por qué de cuatro héroes, incluso en la opción de juego offline. La respuesta es sencilla: este juego ha sido pensado para ser disfrutado principalmente en red, y con facilidad para crear situaciones que requieran el trabajo en equipo. Tenemos algunos ataques de enemigos más peligrosos de los habituales que inmovilizan a uno de los personajes, que el resto debe derribar; situaciones en las que nos conviene compartir botiquines u otro tipo de elementos curativos, o tareas como recuperarse tras una caída que nos deja al borde de la muerte, una angustiosa escena en la que tumbados aún podemos disparar en medio de la agonía.

En definitiva, no hace falta comentar que la diversión alcanza su máximo con el juego online, comunicándonos entre amigos, indicando posición de nuevas armas y alertando sobre posibles nuevos ataques. La inteligencia artificial de los compañeros, si optamos por jugar en solitario, es aceptable, la mayoría del tiempo se limita a seguir nuestros pasos y disparar en cuanto tiene ocasión, ofreciéndonos ayuda cuando la necesitamos, y dejando al verdadero protagonista -en este caso, nosotros- toda la iniciativa del camino a seguir. Como decimos, no es lo más recomendable, pero el modo para un jugador aún se mantiene como una sólida propuesta.

Las armas cuerpo a cuerpo en este juego no son cosa de broma. Pese a que nadie hace ascos a una buena escopeta, una pistola en cada mano, ametralladoras, todo tipo de fusiles o el poderoso lanzagranadas -cuidado con él o mataremos a compañeros-, el tema de la recarga es crucial en Left 4 Dead 2. En más de una ocasión estaremos rodeados de una auténtica oleada de enemigos que nos rodea por varios flancos, y será en ese momento en el que menos deseemos perder dos segundos vitales cambiando los cartuchos. Aunque siempre podemos realizar un pequeño movimiento físico, como un empujón, dominar las armas blancas tiene mucha recompensa.

 1

Encontramos desde espadas, machetes y objetos contundentes entre los que se incluyen sartenes, a la motosierra, mortal de necesidad y una de las armas más divertidas de todo el juego: pon en marcha su cadena y lánzate hacia la masa de infectados a la misma velocidad que ellos a ti para atravesar el gentío cortando todo aquello que se cruza en el camino, al menos hasta que se agote la gasolina. Las armas blancas tienen una doble función, añadir nuevas formas de ataque a lo que habitualmente encontramos en los juegos de acción de vista subjetiva, pero también obligar al jugador a introducirse aún más en el combate, a tocar a sus enemigos.

Hay otro tipo de objetos como cócteles molotov o un curioso frasco con vómito verde que sirve para devolver la moneda a los ataques que algunos indeseables nos hacen. Entre las ayudas, además de botiquines y chutes de adrenalina que nos hacen más rápidos durante un periodo de tiempo, podemos escoger desfibriladores para recuperar a compañeros "muertos", entre otros items. En muchos casos, material rudimentario, pero más que suficiente para sentirnos seguros.

Todo este arsenal no parará a los infectados, que llegan dispuestos a no dejar títere con cabeza, tanto por la fuerza bruta de algunos de ellos como, especialmente, por su número. Literalmente decenas de frenéticos zombis pueden salir de cualquier esquina en el momento menos adecuado, dando como resultado una escena dantesca digna de una película de serie Z que empaña todo el escenario de sangre, miembros amputados y cadáveres. Entre los peores enemigos que podemos encontrarnos aparecen algunos conocidos, como los "boomers", o nuevos, como los "splitter" cuyo vómito deja un área dañina, y lo que es peor, si somos afectados directamente por el líquido verde, perdemos gran parte de la visibilidad durante unos segundos en los que además somos el objetivo principal de todos los infectados cercanos: prácticamente como caer con una herida sangrante en una piscina repleta de tiburones.

 2

El "jockey" quizás sea otro de los enemigos más molestos, que nos asalta sobre los hombros y deja indefensos hasta que un compañero consigue zafar a dicha criatura, todo ello mientras nos movemos de forma incontrolada. Éstas y otras incorporaciones añaden variedad de enemigos frente al primer juego, haciendo el combate más dinámico y con pequeños objetivos estratégicos, como centrarse en los payasos que actúan de jefes para el resto de infectados, o diferenciando diferentes rangos de resistencia entre los enfermos -algunos son policías con equipamiento de protección-.

Si sumamos nuevas armas, nuevos tipos de infectados y un desarrollo bastante más interesante que lo visto en la primera entrega, tenemos una secuela de pleno derecho. Valve ha conseguido ahuyentar los rumores de crear una expansión y venderla como algo nuevo, de hecho, esta versión deja a la primera casi como un título "incompleto" y sin pulir. Los enemigos varían sus posiciones en cada partida, y con el gran número de entradas que existen en los mapas, el juego nos mantiene constantemente en alerta. La historia va enlazando la huida de los personajes por los capítulos, conectados físicamente de forma continua -aunque con una carga intermedia-, y aunque la duración del modo campaña no es excesivamente extensa, su enorme rejugabilidad, tanto por jugar con otros compañeros como por hacerlo con más dificultad, suple la ausencia de más capítulos.

 3

Una variante del modo campaña lo encontramos en el modo realista. Como su nombre indica, elimina cualquier atisbo ficticio de ayuda en pantalla, como la señalización de la posición de nuestros amigos, de los objetos de cura o armas esparcidos por el escenario, y sin posibilidad de reaparecer en el nivel hasta que el equipo haya completado la fase. Una idea bastante buena para aquellos que al menos ya conocen medianamente bien el terreno, desean elevar aún más la dificultad, y priman la comunicación entre jugadores sobre las indicaciones del juego. La dificultad general aumenta, siendo un modo pensado para los jugones que deseen experimentar esta pesadilla en todo su esplendor.

Otro modo existente es Supervivencia. Como da a entender, se trata de sobrevivir, hasta que podamos. Eso significa que no hay salida posible ni objetivo más que aguantar el máximo de tiempo las oleadas de infectados, consiguiendo puntuaciones y medallas. Una idea interesante pero quizás la opción menos divertida de cuantas ofrece Left 4 Dead 2.

Como actualmente no hay juego de acción que deje de lado la parte más competitiva del online, Left 4 Dead 2 tiene dos modos de juego para un total de ocho jugadores. El modo versus se basa en un enfrentamiento entre un bando de protagonistas -los cuatro héroes de la historia- y cuatro infectados controlados por humanos, además de un montón manejados por la inteligencia artificial. El control y poder de unos y otros está descompensado; las armas de los protagonistas liquidan con pocos disparos a cualquier enemigo, mientras que los infectados, en su mayoría, tienen un rango de acción muy limitado. Lo que hace igualado el combate es precisamente ese número exageradamente superior de los infectados. Ambas cuadrillas intercambiarán sus puestos en varias rondas, permitiendo que todos experimenten la angustia de ser un superviviente, y también, por ejemplo, una grande y pútrida masa de carne que vomita ácido verdoso.

Una variante de este modo es el de búsqueda, también con dos bandos, con la diferencia de que aquí los héroes deben cumplir un objetivo, recoger combustible disperso por el mapa y llegar a un generador, contabilizando cada recarga. Los bandos cambian sus puestos en cada partida, para ver qué equipo es el que consigue más gasolina.

 4

Tanto Versus como Búsqueda parten de buenas ideas pero aún no se ha conseguido perfeccionar la mecánica lo suficiente cuando nos ponemos en la piel y vísceras de un infectado. Desde el punto de vista de los protagonistas, la diversión está asegurada, tanto como en el modo campaña: eliminar enemigos aguantando las embestidas y las escasas curas de las que disponemos. En el otro lado, los infectados tienen una resistencia muy pequeña, y no es raro caer muerto una y otra vez sin tiempo apenas para realizar alguno de los ataques, haciendo inviable asaltar a un héroe de frente; conseguir acercarse para realizar algún tipo de golpe o empujón es casi un milagro. Por suerte, y como decimos, los jugadores intercambian sus puestos poniendo a prueba a todos por igual al frente de las armas o de los vómitos.

Si bien las virtudes jugables de Left 4 Dead 2 priman sobre lo demás, el juego adolece de algunas deficiencias, especialmente en el apartado técnico. El motor Source goza de gran popularidad entre los jugadores de PC gracias a que no requiere un hardware tan potente como algunos de los últimos lanzamientos, pero poco a poco esto se va convirtiendo en un lastre para Valve, pues existen alternativas en el mercado igualmente multiplataforma más versátiles. En efecto, existe cierta mejora gráfica respecto al primer juego -modelados y animaciones algo mejores, por ejemplo-, y aún da destellos de sus bondades en temas como la iluminación y la gran fluidez con la que corre, incluso con el gran número de personajes animados en pantalla, con algún pequeño tirón en consola o en equipos algo antiguos. Por desgracia, el esfuerzo por mantener la tasa de cuadros por segundo hace reducir el detalle de los entornos de manera drástica, incluso en los lugares cerrados. A nivel de texturas no destaca, y algunos de los efectos, como el fuego, explosiones o humo, demuestran que necesitan una revisión urgentemente -el agua, por el contrario, es más aparente, aunque sin atisbos de interactividad-.

 5

Aún con todo, Left 4 Dead 2 consigue lo que buscaba: oler a vieja película de terror veraniega. Las situaciones, lugares que visitamos y la constante sensación de agobio de estar dentro de una manifestación masiva en la que todos quieren darnos un mordisco compensa en buena medida la simpleza y poca decoración en capítulos como el centro comercial o en el interior de los edificios, algo que podría aceptarse en 2006 en un juego como Dead Rising, pero que actualmente salta a la vista. Es una pena, pues una pequeña dosis de mayor realismo haría aún más impactante la idea de Valve, además de exigir estómagos más fuertes.

La ambientación, aunque sin grandes alardes, consigue meter al jugador de lleno dentro de la pantalla. El buen doblaje, los numerosos comentarios, tanto de lo que sucede en ese momento como de pistas del siguiente paso a dar, y el ruido constante de las armas y gritos desbocados completan un sonido en el que sin dar mucho la nota -de vez en cuando suena algún tema musical para añadir tensión- cumple de maravilla su función. Podríamos resumir que el conjunto de alaridos guturales, gruñidos, y disparos, en conjunto suman más que de forma independiente, acompañando la tensión que se vive en cada momento del juego.

 6

Conclusiones

Left 4 Dead 2 toma lo mejor del primero y lo mejora. Salvando el poco avance técnico que es lo único que delata el rápido lanzamiento de la secuela -o las limitaciones de Source-, Valve no ha perdido el tiempo en estos meses y ha buscado cada aspecto del original susceptible de ser aún más divertido en este apocalipsis zombi.

Más carisma y personalidad, una aventura mejor planificada, tensión constante y con algunos de los momentos de más agobio que recordamos -nada peor que ver la pantalla borrosa y verde, escuchar un zumbido y ver sombras corriendo rápidamente hacia nosotros-, completan este juego que, eso sí, multiplica su diversión en compañía, siendo un requisito importante, pero no necesario, para disfrutar de uno de los mejores representantes, si no el mejor hasta la fecha, del género splatter de los videojuegos.

Ramón Varela
PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC y Xbox 360

Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
TOEM - Análisis
TOEM - Análisis
Análisis
2021-09-16 10:48:00
Cámara en mano nos aventuramos en este coqueto indie en el que ayudaremos a la comunidad a base de fotos. Una agradable propuesta que sorprende y relaja dándole más importancia al viaje que a la meta.
PEGI +18
Plataformas:
PC Xbox 360

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.31

PUNTÚA
Left 4 Dead 2 para Ordenador

98 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.54

PUNTÚA
Left 4 Dead 2 para Xbox 360

139 votos
Flecha subir