Análisis de Metal Gear Solid 3D: Snake Eater (Nintendo 3DS)

Una gran conversión, con algunos puntos a tener en cuenta, que nos permite disfrutar de nuevo con un videojuego excelente.
Metal Gear Solid 3D: Snake Eater
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión Nintendo 3DS.

La calidad de Metal Gear Solid 3: Snake Eater está probablemente fuera de toda duda, y con los años que han pasado desde su estreno en PlayStation 2 podemos corroborar que ha sido una entrega definitoria dentro de la saga que supo aportar importantes claves jugables así como abrir su ambientación a entornos mucho más abiertos.

No es de extrañar, por tanto, que los seguidores de la saga tengan esta entrega en muy alta estima y que sea uno de los platos fuertes de la recopilación para alta definición y PlayStation Vita que Konami está ultimando. Pero antes de que ese momento llegue, la entrega se reinventa a sí misma con gráficos de imagen 3D en Nintendo 3DS, siendo este su debut portátil.

Lo cierto es que han pasado tan solo unos ocho años desde que el juego debutó en la ya veterana PlayStation 2, así que es más que justo preguntarse si realmente es el momento de dedicarle tanta atención revival a un juego que ni siquiera ha cumplido una década y que, en sentido estricto, solo ha sumado una continuación en lo que respecta a la saga numerada (en la portátil PSP, eso sí, hemos tenido los interesantes Portable Ops y Peace Walker).

PUBLICIDAD

Sin embargo, hay que admitir también que si se trataba de realizar una primera aproximación de la saga a la portátil y apostar por la imagen 3D, esta era la mejor entrega posible, sobre todo por los escenarios selváticos que lo copan y la capacidad potencial de dar una buena sensación de profundidad.

La historia del juego es uno de sus aspectos clave, como en toda la saga, y como sucedía en el original hace un uso extensivo de las secuencias de vídeo para llevar la narración, así como con diálogos por radio. Sin entrar en detalles que o bien serán sobradamente conocidos por los lectores o bien no querrán descubrir antes de tiempo, debemos recordar que este juego nos pone en el papel del hombre que será conocido como Big Boss, el padre del querido Solid Snake, héroe principal de la saga, pues de él se tomaron los genes con los que hicieron los clones. Big Boss es aquí un valiente y fuerte soldado de elite, sí, pero todavía está muy verde en muchos aspectos: esta misión marcará su destino, le convertirá en un héroe, y sembrará en su alma el germen que le llevó a convertirse en el gran antagonista de Solid Snake en las entregas originales.

El papel del título en la mitología de la saga es, por tanto, otro aspecto que, sin duda, ha pesado mucho a la hora de apostar por él para llevarlo a la consola portátil. Recordemos que es la primera aparición de la saga en una consola Nintendo en mucho tiempo… en concreto desde que Silicon Knights y Konami hicieron el remake para GameCube de Metal Gear Solid. De esta manera, lo cierto es que rescatar la historia de los orígenes de la serie es una buena elección.

 1

Una de las cuestiones fundamentales que uno se pregunta a la hora de afrontar el juego es si realmente estamos ante uno de los títulos más impresionantes a nivel visual que hay en Nintendo 3DS, y lo cierto es que Metal Gear Solid 3D: Snake Eater luce muy bien en la portátil, pero no es lo más impresionante que hemos encontrado en la consola. En este sentido se nota que los años no han pasado en balde y el juego ofrece un soberbio apartado artístico que cubre la inmensa mayoría de sus debilidades técnicas si lo comparamos con las bestias actuales de la consola (pensamos sobre todo en Resident Evil Revelations), así que el conjunto global sigue siendo sobresaliente.

Queda claro, en definitiva, que si se ha optado por recurrir a una capacidad de almacenamiento de 4GB (hasta ahora en 3DS se había empleado un máximo de 2GB) esto se ha debido sobre todo a las voces y secuencias de vídeo que trufan su desarrollo. También es cierto que el juego opta por un manual electrónico -muy completo- al que accedemos desde el menú de la consola y apenas un folleto impreso dentro de la caja, aunque no creemos que esto supusiera un gran incremento en la memoria empleada para el juego.

 2

En lo visual, el juego se beneficia evidentemente de la experiencia de visión en 3D, pero también de la segunda pantalla de la consola, que le permite despejar la zona de juego. Eso hace que la acción se presente limpia en la pantalla superior, y la verdad es que es una de esas cosas sutiles pero que se agradecen. Hay que decir, eso sí, que aunque la integración de las 3D es fantástica, el juego tiene problemas ocasiones en la tasa de imágenes por segundo, que se muestra inestable en ocasiones.

Esto sucedía -y mucho- en el original, así que suponemos que es herencia directa de la conversión, pues la consola ha mostrado tener potencia para mover gráficos superiores sin estos contratiempos. Seguramente si se hubiera optado por un juego creado específicamente para la consola, o se hubiera optado por revisar bien a fondo su motor gráfico para realizar una mejor optimización, estos problemas se podrían haber esquivado o reducido sustancialmente.

 3

El control del juego, por su parte, se siente muy diferente en función de si tenemos o no el Circle Pad Pro, el periférico que añade una segunda palanca analógica en el lado derecho de la consola. Si lo tenemos, el control es magnífico, pues se trata de una traslación muy suave del planteamiento original. Apuntamos con una pad circular, nos movemos con el otro, y disparamos con los gatillos de la consola. Con la pantalla táctil accedemos a todos los ítems necesarios de manera muy rápida y directa. La experiencia de juego es fantástica y resulta muy interesante también jugarlo centrados en la experiencia de visión en primera persona, incluso cuando la jugabilidad está claramente concebida para ser jugado en la tradicional visión en tercera persona, relegando la subjetiva para disparar.

Cuando no usamos el Circle Pad Pro la cosa cambia mucho, pues la disposición de los botones resulta poco afortunada. Nos obliga a controlar la cámara con los botones frontales de la consola, a movernos con el pad circular y pulsar L para pasar al modo de apuntar en primera persona y luego R para disparar. No podemos decir que funcione mal, pero desde luego no lo hace con la suavidad que querríamos y no resulta tan cómodo como la opción del Circle Pad Pro. Sin llegar a hacerlo injugable, muestra que el control original no se ha redefinido bien para los controles por defecto de la portátil, aunque no sabemos si se habría podido encontrar una opción mejor, esa es la verdad. El problema principal radica, por tanto, en que el Circle Pad Pro ocupa -proporcionalmente- bastante y es un accesorio opcional que tiene un coste añadido.

 4

Metal Gear Solid 3D: Snake Eater tiene ocasionales problemas con la cámara, pero son herencia directa de su estructura de hace ocho años. Hoy muchas de esas situaciones se resuelven de otra manera y es ahí donde se nota que el juego tiene ya ocho años a sus espaldas. Si tenemos en cuenta la gran diferencia entre el control con una configuración y otra y los defectos gráficos derivados de la tasa de imágenes por segundo, nos encontramos entonces con los principales elementos que juegan en su contra y le alejan de la excelencia en la conversión.

En cualquier caso, el título parte de una base incontestable que muestra el grandísimo trabajo que hicieron en Konami con este videojuego. Con todo, el tiempo no pasa en balde y algunos elementos del diseño jugable ya nos resultan un poco toscos, lo que muestra -sobre todo- que en pocos años esta industria avanza muchísimo y los usuarios somos cada vez más exigentes con los productos que se ofertan. Sin embargo, todas esas sombras son mínimas en comparación con sus grandes virtudes.

 5

El título es increíblemente adictivo y probablemente uno de los títulos de la serie que más se disfrutan a nivel jugable. El sistema de camuflaje fue una de sus novedades más destacadas, y aunque se refinó mucho en la cuarta entrega, aquí sigue siendo muy divertido. Con la cámara de la consola, además, podemos capturar imágenes externas de lo que nos rodea para conseguir patrones de camuflaje propios. Es difícil que mejoren los que podemos conseguir en el desarrollo de la partida, pero es un sistema que integra muy bien funciones adicionales de la consola y que se deja disfrutar.

El sigilo en la selva, la interacción con los animales que la habitan, y otros muchos elementos, como la lucha cuerpo a cuerpo, siguen funcionando de maravilla. Además, sus personajes principales y secundarios están muy bien planteados, tanto como personajes en sí mismos como en sus rutinas a la hora de afrontar el papel de enemigos. La profundidad de muchos de estos tipos (y, en especial, el que desempeña The Boss, por supuesto) no ha encontrado todavía parangón en la saga, y los enfrentamientos son fascinantes, épicos, culminando en una lucha cruda y descarnada en uno de los parajes más bellos que esta serie ha dado. Su curva es siempre ascendente, siempre a mejor.

 6

Conclusiones

Hoy en día la cuestión es si queremos jugar a Metal Gear Solid 3 en una consola portátil con imagen 3D, elementos de control táctil y un sistema de control muy bueno (si tenemos Circle Pad Pro), o bien apostar por una experiencia desde la pantalla grande con la versión revisada para las consolas de alta definición. Quizás Konami se ha puesto su principal zancadilla en este sentido. Pero lo que no podemos negar es que Metal Gear Solid 3D: Snake Eater es un juego soberbio y, posiblemente, el mejor de la saga para muchos aficionados. Su experiencia de juego es siempre atractiva y las novedades que se introducen en Nintendo 3DS tienen mucho atractivo, aunque no es tampoco perfecto, algo que nos recordará la tasa de imágenes por segundo. Lo positivo inclina la balanza a favor del resultado obtenido en la portátil, sobre todo -debemos insistir especialmente en ello- si tenemos el accesorio del Circle Pad Pro, haciendo de este juego una gran vía para disfrutar del que ya es todo un clásico de los videojuegos.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Nintendo 3DS

Persona Q2: New Cinema Labyrinth - Análisis
Persona Q2: New Cinema Labyrinth - Análisis
Análisis
2019-06-04 17:53:00
Atlus vuelve a firmar otro gran spin-off de Persona con el que seguir disfrutando de la exploración de mazmorras con nuestros personajes favoritos.
Más Kirby en el reino de los hilos - Análisis
Más Kirby en el reino de los hilos - Análisis
Análisis
2019-03-04 15:28:00
La portátil de Nintendo recibe una versión con cambios sustanciales que transmiten sensaciones diferentes.
Etrian Odyssey Nexus - Análisis
Etrian Odyssey Nexus - Análisis
Análisis
2019-02-13 10:24:00
Etrian Odyssey regresa con una nueva entrega que busca convertirse en el homenaje definitivo a la saga y a sus fans.
Mario & Luigi: Viaje al centro de Bowser + Las peripecias de Bowsy - Análisis
Mario & Luigi: Viaje al centro de Bowser + Las peripecias de Bowsy - Análisis
Análisis
2019-01-21 10:22:00
Una nueva remasterización de un título clásico muy querido de DS llega a Nintendo 3DS.
Yo-Kai Watch 3 - Análisis
Yo-Kai Watch 3 - Análisis
Análisis
2018-12-05 17:10:00
Las criaturas de Level-5 se muestran más variadas que nunca en un juego en el que nunca para la acción ni la variedad.
Luigi's Mansion - Análisis
Luigi's Mansion - Análisis
Análisis
2018-10-19 17:30:00
Nintendo recupera uno de sus títulos más clásicos de GameCube y lo traslada de manera notable a su veterana portátil de doble pantalla.
PEGI +18
Plataformas:
Nintendo 3DS

Ficha técnica de la versión Nintendo 3DS

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 8/3/2012
  • Desarrollo: Konami
  • Producción: Konami
  • Distribución: Konami
  • Precio: 39,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
COMUNIDAD
8.24

PUNTÚA
Metal Gear Solid 3D: Snake Eater para Nintendo 3DS

70 votos
Flecha subir