Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Artículos
  3. Terminator 2: ¿Por qué 'muere' el T-1000? Una trama eliminada del film lo explica

Terminator 2: ¿Por qué 'muere' el T-1000? Una trama eliminada del film lo explica

El film titulado en España 'Terminator 2: El día del juicio final', explicaba cómo funcionaban las moléculas de metal del Terminator villano. James Cameron decidió quitarlas del montaje final.
Terminator 2: ¿Por qué 'muere' el T-1000? Una trama eliminada del film lo explica
·

Síguenos

Terminator 2: El día del juicio final es considerada una de las mejores películas de la historia y una muestra de hasta qué punto el cine de acción puede ofrecer propuestas sólidas llenas de grandes personajes, momentos y secuencias. El film de James Cameron, que ha contado con numerosas secuelas, muchas de ellas realmente controvertidas, presentaba al T-1000, un enemigo casi invencible, que sin embargo, era derrotado en el último momento. ¿Cómo? Una trama eliminada de la cinta daba detalles sobre un punto débil que era explotado por Sarah Connor y los suyos en el tramo final del blockbuster.

De Terminator, temperaturas, metales y nanomáquinas

PUBLICIDAD

En la primera parte de Terminator, el T-800 al que daba vida Arnold Schwarzenegger se mostraba realmente resistente, imposible de matar por los protagonistas. Es un ser cibernético, que no atiende razones, y que no ceja en su empeño a la hora de cumplir su misión: asesinar a Sarah Connor y acabar con el futuro líder de la Resistencia contra Skynet antes de que llegue a nacer. Esta versión del modelo de androide con forma humana es grande, fuerte, un tirador experto y puede conducir cualquier vehículo que se precie. No importa los daños que reciba ni cómo de destrozado esté. En la secuela, Cameron quería ir más allá, presentando a un nuevo modelo, el T-1000, un asesino cibernético hecho de metal líquido.

Esta versión del temido Terminator -que revolucionó los efectos especiales de la época- goza de una fuerza superior, una velocidad incomparable, y una increíble capacidad adaptativa, imitando el comportamiento humano. Además, presentaba una gran resistencia a recibir daño, haciéndolo superior, en todos los aspectos, al obsoleto T-800. Cameron lo diseñó de forma real e inteligente, sin añadirle cualidades sobrehumanas absurdas, y quizás eso fue lo que hizo de él un enemigo temible e icónico. En el corte cinematográfico de Terminator 2: El día del juicio final, se deja caer que su metal líquido se funde a altas temperaturas, pero hay algo más. El T-1000 tiene una falla en el diseño, y en las secuencias eliminadas de la versión extendida, se ahonda más en la explicación.

En una de las secuencias de la segunda parte, el T-1000 termina completamente cubierto de nitrógeno líquido. Para clara sorpresa del asesino cibernético, sus moléculas se congelan de forma sólida, rompiéndose en miles de pedazos. Sin embargo, el calor de una fundición cercana descongela las moléculas del androide, que acaba reformulándose y conformándose de nuevo. Según la mitología de Terminator, cada molécula del T-1000 es esencialmente una nanomáquina diseñada para funcionar dentro de la máquina principal pensada como un 'conjunto', un aspecto que hace que cada pieza destruida o apartada intente buscar la masa primaria. En la versión extendida de Terminator 2, se explica que al estar congelado, el sistema global del T-1000 acabó con daños a largo plazo, haciéndole perder sus capacidades de transformación y mimética. Hay unas escenas especialmente reveladoras sobre esto, en las que el robot de Jason Patrick no es capaz de recuperar su forma humana. De hecho, mientras avanza por la acería en su persecución, las manos y los pies del T-1000 comienzan a mezclarse involuntariamente con las barras de acero y las rejillas que toca en el camino, haciendo que Sarah Connor o John Connor, así como el T-800 mandando por el segundo, sepan quién es el temido Terminator que intenta cazarlos.

La debilidad del T-1000 son las altas temperaturas: el frío y el calor extremo 'rompen' su memoria mimética y crean una falla

La principal debilidad del T-1000 son las temperaturas extremas, se remarca en la novela de la película y la propia edición extendida del film. Es decir, cuando el T-1000 acaba fundiéndose en la piscina de acero fundido al final del film, su frenética transformación es un intento desesperado por tratar de adaptarse al alto calor y establecerse en una forma en la que pueda convertirse y escapar. Lo hace repasando todas las formas que ha adoptado, intentando buscar en su memoria una que le ayude a salir de un escenario en el que la temperatura es demasiado alta y en el que no puede evitar su desintegración final. ¿Por qué el androide no sabe que tiene este problema? Bueno, como explican en ScreenRant, hay que destacar que el T-1000 es un prototipo avanzado y único en su tipo, y fue creado en última estancia por Skynet, por lo que quizás no tenía en su programación esta alerta. Quién sabe.

Alberto González
james cameron
terminator
terminator 2
PUBLICIDAD

Más Reviews

Más sobre Cine

Comentarios: 5
RANDOM
Flecha subir