Los videojuegos más polémicos de la historia

Hay videojuegos violentos, racistas, machistas o con contenido sexual, luego está Postal 2 que es todo eso a la vez. Indagamos sobre la historia de los títulos que más han dado qué hablar.
Los videojuegos más polémicos de la historia
·

Los videojuegos, igual que el arte, pueden remover conciencias y esta habilidad puede ser tanto positiva como negativa. Puedes ser revolucionarios, contando historias que conmuevan, que inviten a la reflexión política o social, pero en ocasiones, pueden causar el efecto contrario. Los juegos pueden ofender, ser demasiado gráficos o tocar temáticas con las que no todo el mundo se siente cómodo. Esto se refleja en la opinión pública impactando incluso en sectores que ni suelen estar relacionados con los videojuegos y que, por lo general, no suelen prestarles la más mínima atención.

Recientemente, el lanzamiento de Hogwarts Legacy ha sido salpicado por la controversia que ya arrastraba la creadora de Harry Potter, J. K. Rowling, cuyas opiniones acerca del género, vertidas en sus redes sociales, le valieron una oleada de descontento monumental por parte de la propia comunidad de fans. Hay un eterno debate alrededor de separar, o no, obra y artista. Un dilema que no solo involucra a Rowling sino a otros artistas como el cineasta Woody Allen, y a todas sus producciones tanto anteriores como posteriores a la polémica.

Los videojuegos más polémicos de la historia

En el caso de Hogwarts Legacy, a pesar de incluir personajes transgénero y eliminar la definición de género masculino y femenino en el editor de personaje, no han podido evitar la llamada al boicot para no comprar el juego e incluso la ‘persecución’ a los streamers que osan jugar al título. Incluso se ha creado una web con la que identificar fácilmente a estos creadores de contenido para facilitar el dejar de seguirles.

Lejos de toda polémica y decisión moral respecto al Mundo Mágico, desde casi el principio de la historia de los videojuegos, a la industria le ha perseguido la controversia. Desde juegos como Punch-Out!!, cuyas primeras entregas en las máquinas arcade de los ochenta llamaron la atención, para mal, por los estereotipos étnicos de varios de sus boxeadores; y otros más raros como Gotcha, de 1973, cuyos controles imitaban a un par de pezones.

El abuso sexual como ocio

Si nos fijamos en la forma nefasta en la que algunos juegos han tratado aquello de los estereotipos étnicos, probablemente Custer’s Revenge se lleve la palma. Es cierto que en 1982 la corrección política era distinta, pero me cuesta creer que exista una época en la que tenga sentido un juego en el que el protagonista, un general, avance esquivando fechas hasta alcanzar a una nativa americanada desnuda y atada a un cactus, con la que mantenga sexo, probablemente no consentido, y el juego otorga puntos por ello.

'Custer’s Revenge' (1982).
'Custer’s Revenge' (1982).

Siguiendo la misma línea, en 1986, Macadamia Soft lanzó 177, un título que alude a la parte del código penal japonés que se refiere al abuso sexual. En este juego, el protagonista corre por defecto hacia una mujer que también aparece en pantalla y el jugador ha de evitar que ella llegue sana y salva a su casa, tirándole piedras y empujándola para obligarla a escoger el camino equivocado. Cuando el protagonista la alcanza, el juego se convierte en una simulación sexual en el que si se falla la secuencia de botones, el personaje acaba arrestado, sin embargo, si se hace correctamente, la chica ‘forzada’ acaba casándose con su agresor.

'177' (1986).
'177' (1986).

Tratar el tema de la violación en un juego no tiene por qué ser polémico. Por ejemplo en Beyond: Two Souls se muestra cómo una superviviente trata de lidiar con el trauma, en FEAR 2 y Farcry 3 se cuentan historias sobre hombres que han sido violados. También durante una misión de Fallout: New Vegas en la que el protagonista conoce a una mujer soldado que está lidiando con un trastorno por estrés postraumático después de haber sido violada por una tribu enemiga. Desgraciadamente esto son historias que ocurren en la vida real y un juego puede reflejarlo para enriquecer una historia, invitar a la reflexión o lanzar un mensaje. Sin embargo, la simulación de un abuso sexual, como el título que se bloqueó en Steam, Rape Day y los nombrados anteriormente, es algo muy diferente.

Leisure Suit Larry

La saga de videojuegos de Larry, que comenzó en 1987, también ha tenido bastantes episodios controvertidos, sobre todo por su temática y protagonista. Larry es un tipo de cuarenta y muchos, con una incipiente alopecia, bajito y fondón, que hace gracias digna de El Fary y va de sobrado intentando ligar con mujeres atractivas y muy jóvenes. Incluso a veces tiene éxito. Todo un icono para la generación de los ochenta que según han ido pasando las décadas, ha ido perdiendo nicho y casi hasta sentido.

En total hay más de diez entregas y aunque parezcan vestigios de otra época, la última entrega es de 2020, aunque la trama si ha tomado una deriva diferente ya que Larry pasa de ser un intento de casanova a perseguir al amor de su vida por una isla paradisíaca en Cancún. La polémica que rodea a esta saga comprende distintos aspectos, incluso algunos de ellos han salido del mundo virtual.

'Leisure Suit Larry' (1987).
'Leisure Suit Larry' (1987).

De hecho, en un artículo de Vice se señala qué el autor de la saga, Al Lowe, es igual que Larry, como si se hubiera representado a sí mismo. "Si has interpretado a Larry, me conoces. No puedes ocultar tanto. No queda mucho de mí que no haya compartido contigo si has pasado por todos esos juegos. Ese es el tipo de chico que soy. No soy pornográfico. No estoy enfermo... Tengo una racha de picardía en mí y me gusta reír mucho, y eso se refleja en mis juegos", señaló el propio Lowe a Vice.

Humor 100 % no políticamente correcto

Al amparo del lema "Humor 100% no políticamente correcto", la saga Larry ha tenido licencia para hacer chistes sexistas, antisemitas, racistas y hasta transfobos; una carta blanca que como hemos vivido en nuestro propio país con cómicos como Martes y Trece, en la actualidad ya no se ve de la misma forma y ya no tiene cabida. El propio Lowe ha hablado al respecto en multitud de entrevistas, acusando a los nuevos tiempos de ser más sensibles. "Creo que la gente estaría muy descontenta si cambiáramos a una historia políticamente correcta... no tenemos planes de hacer eso. En su día, la única censura a la que me enfrenté fue la autocensura y lo único en lo que insistimos fue dejar claro que Larry no era un juego de niños", advirtió Lowe en una entrevista.

El punto de vista de este creador no es único ni disparatado, en los ochenta e incluso en los noventa, era normal asumir que los juegos como Larry eran correctos y estaban dirigidos para un público concreto, masculino, claro. A pesar de la creencia de que este tipo de temas son polémicos ahora y por aquel entonces no lo eran, a raíz de las primeras entregas de Larry, fluyeron ríos de tinta alrededor de si tenía sentido diseñar juegos cuya finalidad es pasar el rato tratando a las mujeres como objetos sexuales.

Los videojuegos más polémicos de la historia 1

De hecho, en 1989, un artículo sobre el juego destacaba que "en el peor de los casos, estos juegos son sexistas y racistas. En Larry I, las mujeres son retratadas como meros objetos sexuales, y el único negro que encuentras es un proxeneta tonto. Afortunadamente, estos elementos desagradables se suavizan en Larry II. Cabe destacar también que incluso el estado de California llegó a presentar un proyecto de ley ‘Leisure Suit Larry’, que pretendía prohibir los temas para adultos en cualquier videojuego, aunque nunca llegó a buen puerto.

La comunidad LGTBIQ+ también ha opinado sobre esta saga, centrándose en personajes en concreto como Shablee o Koko y distintos chistes y afirmaciones del protagonista, como cuando intenta ligar con una drag queen y se siente enfadado cuando conoce acerca de sus genitales. También hay otro puñado de escenas incómodas que involucran a personajes como un asistente de ducha en un campamento hasta situaciones en las que Larry se ve en un aprieto cuando un personaje con ropa de mujer (cuyo género nunca se define) intenta forzarle. La sombra de Larry es tan alargada que actualmente Leisure Suit Larry: Magna Cum Laude es uno de los juegos que no se pueden retransmitir en Twitch.

PUBLICIDAD

Rule of Rose

Ahora vamos con uno de los juegos de PlayStation 2 más caros de conseguir actualmente, Rule of Rose. La controversia que rodea a este título llegó a obligar a uno de los distribuidores, 505 Games, a emitir un comunicado invitando a políticos y periodistas a juzgar por sí mismos el título y las acusaciones que se emitían sobre el mismo. "Rule of Rose es un videojuego de género de terror, similar a una serie de otros videojuegos y películas en el mercado hoy en día, pero de ninguna manera incita a los menores a cometer actos violentos y no promueve actos de violencia hacia los menores", se leía en el comunicado.

'Rule of Rose' (2006).
'Rule of Rose' (2006).

Este documento fue la respuesta de situaciones como cuando en aquel año, el alcalde de Roma, Walter Veltroni, exigió que se prohibiera el juego en Italia porque los niños "tienen derecho a estar protegidos de la violencia". También el entonces comisionado europeo de justicia y seguridad, Franco Frattini, escribió una carta abierta criticando los juegos con contenido violento, destacando lo que describe como "crueldad y brutalidad obscena" en Rule of Rose.

En el Reino Unido, Rule of Rose apareció en The Times y Daily Mail reafirmando los comentarios de Frattini. Incluso en la publicación italiana Panorama se llega a decir un dato erróneo sobre el juego que la propia desarrolladora ha desmentido por activa y por pasiva. En concreto señalaron que el ganador del juego es aquel que consigue enterrar viva a una niña. "El entierro del protagonista o de cualquier otro niño no aparece en ninguna escena del juego, ni siquiera indirectamente", según 505 Games.

Niños siendo niños

"La escena que ha desencadenado la discusión es en realidad una secuencia onírica, que sirve como parte de la introducción a la aventura: una secuencia de vídeo no interactiva en la que el protagonista, que no es menor de edad, está dentro de una caja", añadieron. En el juego, entre los niños y niñas huérfanas que aparecen, surge el amor en el sentido más platónico. No hay nada sexual y estos menores sin familia se intercambian cartas de amor, también entre menores del mismo sexo, lo que en 2006 provocó que mucha gente pusiera el grito en el cielo.

'Rule of Rose' (2006).
'Rule of Rose' (2006).

Los creadores del juego decidieron que en su narrativa fuera el jugador quien decidiera qué comportamientos o decisiones estaban mal o eran crueles y cuáles eran buenas, intentando eliminar en lo posible los carriles de contestaciones buenas/malas que todos conocemos. Un aspecto que, en varias ocasiones, han tratado de aclarar algunos de sus creadores, como Shuji Ichikawa. Esto arrastró otra controversia por aparecer en el juego escenas de crueldad entre los menores, ya que queriendo mostrar cómo serían los niños sin filtros (todos los que hemos sufrido bullying conocemos esto bien), a ojos de un adulto se sintió como promocionar de correctos estos actos.

El acoso escolar como tema central

Un problema que también salpicó a otro juego, Bully, de Rockstar. De hecho Rockstar se ha enfrentado en su historia varias veces a esto de la polémica en sus creaciones, ya que Grand Theft Auto siempre ha sido juzgado y mirado con lupa. En el caso de Bully, padres y educadores miraron con horror hacia este juego, quizá por mostrar demasiado gráficamente lo que puede ser la dinámica acosador/acosado en un colegio o por ver con estupor lo que pueden estar pasando sus hijos y alumnos en las aulas (y fuera de ellas).

'Bully' (2006).
'Bully' (2006).

Al igual que Rule of Rose, es complicado juzgar con objetividad un juego en el que se muestran comportamientos desagradables que ocurren en la vida real, ya que a veces resulta complicado saber si puede captarse el mensaje sobre lo que no hay que hacer o , sin embargo, puede ser tomado como ejemplo. Bully es exactamente eso. Grupos como Bullying Online y Peaceaholics criticaron el juego por glorificar o trivializar el acoso escolar. Otros colectivos propugnan que el protagonista se defiende a sí mismo y además mantiene una cruzada para acabar con el acoso en la Academia.

Cabe destacar que la mayoría de las críticas en torno a este juego se expresaron antes de que el mismo estuviera disponible para el público. En 2006, la Junta de Calificación de Software de Entretenimiento con sede en los Estados Unidos otorgó oficialmente a Bully una calificación de "T" (adecuada para mayores de 13 años), la BBFC le otorgó a Canis Canem Edit una calificación de 15, la OFLC de Nueva Zelanda lo restringió a personas mayores de 13 años y la OFLC de Australia la calificó como M (Moderada).

El título trata temas como los primeros besos entre chicos y chicas en edad escolar o profesores de gimnasia que coquetean con menores. En países como Estados Unidos, el activista Jack Thompson presentó una demanda para intentar bloquear el juego en las tiendas de Florida, declarando que Bully era una "molestia" y un "simulador de la matanza de Columbine". En Reino Unido, el diputado Keith Vaz argumentó que el título debía ser prohibido o reclasificado como clasificación 18 en el país.

Columbine

La matanza de Columbine de 1999, en la que dos estudiantes, Eric Harris y Dylan Klebold, entraron a un colegio en Columbine, Colorado, y abrieron fuego sobre todo estudiante que encontraron a su paso, cambió el panorama audiovisual, influyendo en todos los sectores, cine, música y videojuegos. Estos jóvenes, que mataron a 12 estudiantes, hiriendo a 21, un profesor y a ellos mismos, han sido objeto de estudio durante años. Se señaló a la música que escuchaban, lo que llevó a cantantes como Marilyn Manson a convivir con protestas y vetos a sus conciertos en diferentes estados.

También se habló de bullying, pero el recurso fácil fue echar mano de sus pasatiempos, en este caso los videojuegos Doom y Wolfenstein 3D. Incluso uno de los autores llegó a diseñar niveles personalizados del juego, bajo el nombre de ‘Deathmatching in Bricks’, y en aquella época se llegó a decir que estos trazaban el mapa de la escuela, algo que fue desmentido posteriormente.

Dos años después del tiroteo, los padres de las víctimas demandaron a los creadores de videojuegos violentos como Sony, AOL, ID Software y Atari. Veinticinco empresas fueron nombradas en total, solicitando 5000 millones de dólares en daños y perjuicios. A partir de entonces, muchos estudios psicológicos se centraron en buscar una conexión entre el hecho de jugar a videojuegos y los comportamientos violentos, una asociación de la que aún a día de hoy no se han encontrado evidencias.

Squall, protagonista de Final Fantasy VIII (1999).
Squall, protagonista de Final Fantasy VIII (1999).

En España tenemos un caso en concreto que puso sobre la mesa esta relación. Antes ya les tocó a los juegos de rol, pero en el año 2000, Final Fantasy VIII protagonizó las portadas de múltiples periódicos nacionales por motivos que ni a Nomura ni a ninguno de sus creadores les gustarían. José Rabadán Pardo, pasaba a llamarse ‘el asesino de la catana’ tras matar a sus padres y su hermana con tan solo 16 años de edad con un alfanje de origen japonés. Rabadán jugaba al Final Fantasy (como muchos chavales de su edad) y su padre le regaló una catana, hasta aquí la relación con el juego, sin embargo, para los medios generalistas fue un detalle muy jugosos con el que señalar a todo un sector como corruptor de conciencias.

Por aquella época era habitual que en los telediarios de televisión en España pusieran su objetivo en algún videojuego, como aquella absurda polémica de Metal Gear Solid y el diazepam, diciendo que el juego incitaba al consumo de drogas.

Nada de ruso

En 2009, Call of Duty: Modern Warfare 2 incluyó un nivel que acabó acaparando titulares en periódicos generalistas. En ‘No russian’ el jugador controla a Joseph Allen, un agente encubierto de la CIA que termina protagonizando un tiroteo masivo en el aeropuerto Domodédovo de Moscú. La finalidad es ganarse la confianza de un grupo de terroristas ultranacionalistas rusos y aunque el juego permite al jugador no matar ningún civil y poder saltarse el nivel sin penalización, el hecho de tener la posibilidad de protagonizar esta matanza no fue visto con buenos ojos por la opinión pública.

Varios betatester se negaron a jugar este nivel, tal y como reflejó el propio creador del nivel en Pcgamer, sin embargo, tanto Infinity Ward como Activision, decidieron seguir hacia delante e incluir el nivel desarrollado por Mohamed Alavi. Además, en Rusia esta misión fue eliminada de las versiones vendidas en el territorio.

'Call of Duty: Modern Warfare 2' (2009).
'Call of Duty: Modern Warfare 2' (2009).

Mientras, en países como Brasil, Bully fue prohibido y en 2008, la justicia brasileña prohibió en concreto el comercio, la importación y la disponibilidad del juego en las casas brasileñas, bajo amenaza de multa. Esta prohibición se levantó en 2016 y aunque suene loco, existen países en la Unión Europea que han tenido vetados juegos en su territorio.

Doom

En 2011 Alemania estaba de celebración porque el videojuego Doom por fin podría comercializarse en su territorio, en establecimientos normales, tras 18 años de veto que relegaron al juego a tiendas solo para adultos. En el momento de su publicación en 1993, este no recibió una clasificación apta por parte del organismo de calificación alemán (Bundesprufstelle), para su comercialización por su elevado nivel de violencia.

'Doom' (1993).
'Doom' (1993).

Muchos años después, tras recibir una petición de Bethesda Softworks, el organismo de calificación alemán revisó el caso y ha dado una nueva calificación a 'Doom' y 'Doom 2'. Esta saga no contiene chistes de mal gusto, racismo o machismo, pero sí altas dosis de sangre, un contenido al parecer intolerable para la Alemania de los años 90. Aunque Duke Nukem 3D cuenta con muchas similitudes, a las que se le suman la desnudez (con pole dancers que podías matar de un escopetazo), sortearon dicha polémica gracias a distintas versiones censuradas que pusieron a la venta en según qué países.

Night Trap

El problema de Doom fue la época en la que salió a la venta y el sistema de calificación que había en aquel entonces, que era único, lo que dificulta a los padres saber a primera vista si el contenido era apto o no para sus hijos. Nintendo tenía políticas que limitaban el nivel de violencia y sexo que se podía mostrar en sus juegos, mientras que SEGA era mucho más permisiva. Como resultado, la versión de Mortal Kombat lanzada para la consola SNES de Nintendo tenía significativamente menos sangre en pantalla que la versión para SEGA Genesis.

'Night Trap' (1992).
'Night Trap' (1992).

En 1993, el Senado de Estados Unidos celebró una audiencia para discutir sobre los videojuegos violentos. En esta audiencia esperaban reunir perspectivas de grupos relevantes, incluidas figuras clave de Nintendo of America y SEGA of America, así como educadores y otras partes interesadas. Para demostrar lo inapropiados que se estaban volviendo los juegos, estos senadores mostraron imágenes de video de dos título, Night Trap y Mortal Kombat.

En Night Trap el jugador ha de proteger a un grupo de mujeres de unos vampiros, una temática muy recurrente en slashers y películas de terror como Fright Night, Vamp o Jóvenes Ocultos. A pesar de no contener desnudez, el hecho de que este juego tuviera un formato de película interactiva con imágenes reales, con un cierto tono picante similar al del propio género slasher, fue visto como voyerista y no apropiado para niños. Por ello, en Estados Unidos se recomendó que fuera retirado de los estantes, una reclama que SEGA cumplió en enero de 1994.

Mortal Kombat

Mortal Kombat tuvo peor suerte y fue elegido como un juego que retrata la violencia extrema. Los ‘FATALITY’ fueron demasiado para aquella época. Se acusó a los fabricantes de no dar alta prioridad a la creación de un sistema de clasificación voluntario. A partir de ese mandato, nació el organismo de clasificación conocido como Entertainment Software Review Board (ESRB). La ESRB, iniciada formalmente en 1994, calificaba los juegos en función de su idoneidad para audiencias de diferentes edades.

'Mortal Kombat' (1993).
'Mortal Kombat' (1993).

El sistema era enteramente voluntario; sin embargo, la mayoría de los minoristas principales acordaron no almacenar juegos con clasificación AO (solo adultos) y verificar las identificaciones de los juegos con clasificación M. Además, en aquel entonces los fabricantes de consolas acordaron no licenciar la tecnología de su consola para juegos con esta calificación.

La ESRB también puede usar la calificación AO para obligar a los editores a cambiar o relanzar sus títulos, como ocurrió con Grand Theft Auto: San Andreas, que se incluyó en esta categoría tras el descubrimiento de un mod, Hot Coffee, que exponía contenido sexual en el juego. Después de ser instalado, este mod en la versión de PC permite a los usuarios jugar un minijuego sexual adicional, como recompensa, por completar las numerosas misiones de ‘novia’ en San Andreas.

'Grand Theft Auto: San Andreas' (2004).
'Grand Theft Auto: San Andreas' (2004).

Un problema que se sumaba a todas las controversias que perseguían a la saga de Rockstar en las que el protagonista roba coches, anda envuelto en todo tipo de ilegalidades y delitos, puede atropellar viandantes e incluso puede pagar por servicios de prostitución (que son censurados por ángulos de cámara). Aunque la polémica de un juego en el que se puede atropellar a los peatones viene de lejos.

Carmageddon

En concreto de Carmageddon, que en 1997 horrorizó a muchos de los en aquel entonces adultos por sus dosis de violencia. Este videojuego de combate en vehículos se basó en otro juego polémico, Death Race, en el que atropellar a ‘gremlins’ daba puntos. El juego tiene como misión principal acabar la carrera o destrozar los coches de los contrarios, no obstante la matanza de peatones era un aliciente, tal y como señalaban en un artículo de El País de 1997. La polémica lo llevó a los primeros puestos de ventas, siendo además un juego de coches en mundo abierto bastante divertido y meritorio técnicamente. En su lanzamiento en consola los peatones se convirtieron en zombis, para aliviar la polémica.

'Carmageddon' (1997).
'Carmageddon' (1997).

Wolfenstein

¿Un juego que trata sobre matar nazis es censurado en Alemania? Sí, pero no en los 90, ahora también. De hecho, esto está estrechamente relacionado con Doom, ya que tanto ID Software, creadores de Doom y Wolfenstein, como Bethesda, quienes tienen los derechos actualmente, han vivido lo complicado que es vender juegos violentos o sobre Hitler en territorio germano.

Según varios desarrolladores de Wolfenstein 3D, censurar el juego para poder ser vendido en Alemania fue una auténtica pesadilla. "Sabíamos que tendríamos que deshacernos de parte de la parafernalia nazi debido a que querían vender el juego en Alemania", recordaba la programadora Becky Heineman en una entrevista para IGN. "Pero lo más destacable fue que en la versión original de Wolfenstein 3D teníamos pastores alemanes que se adelantaban y te mordían, y los censores de Nintendo se pusieron en plan: 'No se puede disparar a los perros'. Así que tuvimos que cambiarlos por ratas". De hecho esta no fue suficiente y hasta 2019, Wolfenstein 3D sufría el mismo tratamiento que Doom en el país bávaro.

'Wolfenstein: The New Order' (2014).
'Wolfenstein: The New Order' (2014).

El problema de este juego no solo estaba en la violencia. En Alemania muy estricta en cuanto a ciertos símbolos como las esvásticas, un aspecto con el que le tocó lidiar a Bethesda en 2014 y en 2017 con Wolfenstein: The New Order y Wolfenstein II: The New Colossus respectivamente, títulos en los que se tuvo que cambiar esta particular aspa por formas como ‘T’ o triángulos.

Tampoco fue suficiente para Alemania, ya que en la segunda parte de este reinicio de la saga Wolfenstein, el título contaba con un invitado que por razones obvias es ‘persona no grata’. Adolf Hitler. El remedio fue bastante cómico ya que bastó con eliminar un bigote para sortear la censura.

Violencia gráfica como base

En juegos como Splatterhouse, Manhunt, Hatred o Postal la violencia es prácticamente el centro del juego y de la trama. En Manhunt, de Rockstar, lanzado en 2003, un preso condenado a muerte, James Earl Cash, se ve obligado a participar en una película snuff en la que si sobrevive, será libre. Con esta premisa es de imaginar que Cash hará todo lo posible para sobrevivir, utilizando todo tipo de objetos que tenga a manos.

La violencia gráfica de este juego consiguió que fuera prohibido en varios países e incluso fue relacionado con un caso de asesinato en Reino Unido. En concreto el Stefan Pakeerah, de 14 años, por su amigo Warren Leblanc, de 17 años, en Leicestershire, Inglaterra en 2004. Algunos críticos calificaron Manhunt como simulador de asesinatos, ya que el realismo y la brutalidad de las muertes era algo que nunca se había visto hasta aquel entonces.

'Manhunt' (2003).
'Manhunt' (2003).

Por su parte, Postal ha sido catalogado como la franquicia más salvaje y ofensiva de la historia. No sabemos si es por la posibilidad de apalear manifestantes, quemarles vivos y mearles encima o por poder utilizar a un gato vivo como silenciador metiéndole el cañón de una pistola por el trasero. Postal y sobre todo Postal 2 son lo más parecido a un simulador de hacer el bestia que puedes encontrar.

'Postal 2' (1997).
'Postal 2' (1997).

El protagonista, Postal Dude, debe de ir completando una lista de tareas diarias de lo más normal comprar huevos en el supermercado local o recoger su cheque de pago del trabajo, sin embargo, si al jugador le apetece, por el camino puedes hacer lo que te venga en gana. Como defienden los creadores, Running with Scissors, la violencia es opcional, puede completar estas tareas sin volar la cabeza a nadie y sin sembrar el caso a su paso.

En Hatred sin embargo, la violencia es la esencia del juego, de hecho es otro de los títulos que están prohibidos en Twitch. Desde Destructive Creations se propusieron lanzar un juego controvertido desde un principio y tuvieron éxito. El juego es una oda al misantropismo con un protagonista lleno de odio, que se hace con un arsenal de armas con el que iniciar una ola de asesinatos, ya que la sociedad no tiene salvación.

Algunos críticos llegaron a definir este título como un Postal protagonizado por un incel, ya que la anarquía expresada en el juego es en realidad un delirio gestado en el dormitorio de un adolescente insatisfecho con su vida amorosa. El protagonista, con una estética a lo Jackie Estacado (protagonista de The Darkness), como un jóven gótico de los dosmiles, se da aires de Joker cuando el juego en sí carece de alma o astucia cultural, como sí tienen Manhunt o GTA. Cada generación cuenta con su juego violento al que sus padres miraban con horror, Death Race, Carmageddon, Postal o Hatred, y probablemente, a pesar del avance de la sociedad, de una empatía mayor por parte de las nuevas generaciones, siempre habrá hueco para los juegos de violencia por violencia.

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir