14 juegos que ya no puedes jugar

Muchos juegos exclusivos de tiendas digitales han dejado de estar disponibles para siempre cuando las ‘stores’ han cerrado o por pérdida de derechos.
14 juegos que ya no puedes jugar
·

Durante los últimos años se va dibujando una tendencia cada vez más clara de que la industria del videojuego se sustentará en el mercado digital; en los principales mercados, como China, Estados Unidos y Reino Unido, las ventas a través de las stores de las consolas y PC suponen una mayor parte del pastel que los juegos comprados en formato físico. La situación pone sobre la mesa una problemática que lleva demasiado tiempo sin afrontarse seriamente. El videojuego es industria, sí, pero también es cultura: como toda obra creativa, tiene algo que contar, algo que decir del mundo que le rodea. Y como todo arte, merece preservarse para que en el futuro se pueda analizar, estudiar y disfrutar.

A lo largo de la última década y media han sido muchos los videojuegos que solo se han publicado en tiendas digitales, una manera de distribución que sin lugar a dudas ha sido beneficiosa para el medio: no solo por la reducción de costes y las habituales ofertas, sino sobre todo porque muchos juegos no existirían si se tuvieran que haber vendido en caja con todos los costes asociados que ello tiene. Pero esto también ha sacado a relucir la peligrosa fugacidad de los juegos digitales: hay tiendas que pueden cerrar, hay compañías que deben cesar la distribución de sus juegos porque incluyen alguna licencia que no ha sido renovada, y hay órganos de censura nacionales e internacionales que bloquean la venta de videojuegos.

El genial 'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' estuvo varios años desaparecido de las tiendas digitales, hasta ahora.
El genial 'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' estuvo varios años desaparecido de las tiendas digitales, hasta ahora.

Hay organizaciones sin ánimo de lucro, clubes de aficionados y jugadores que por cuenta propia y a veces rozando la alegalidad hacen una labor de preservación del videojuego, en forma de ROM, archivos y otros métodos, que debería venir de instituciones y/o compañías asentadas. A veces, son las propias marcas las que relanzan un videojuego retirado del mercado, pero normalmente los criterios para hacerlo se basan simple y llanamente en la viabilidad comercial; lo antiguo no hace bulto en las cuentas de resultados. En este artículo vamos a repasar algunos videojuegos que, debido a su distribución digital en algunos casos, y a su modelo de negocio en otros, ya no se pueden jugar. Como siempre ocurre con estos listados, echaréis en falta tal y cual juego; no caben todos y siempre habrá alguno que se nos pase, así que no dudéis en recordárnoslos en los comentarios.

PUBLICIDAD

After Burner: Climax

Hace 11 años SEGA lanzó After Burner Climax en las tiendas digitales de Xbox 360 y PlayStation 3, Xbox Live Arcade y PlayStation Store respectivamente. Se trataba de una adaptación para consolas de la máquina recreativa del mismo nombre desarrollada por el equipo de AM2. El título reinventa el clásico shooter de cazas de la compañía japonesa con un apartado visual muy vistoso que llenaba la pantalla de efectos y explosiones a 60 fotogramas por segundo. Sin embargo, el juego desapareció de las stores en 2014. Apenas un año antes se publicó en los dispositivos móviles de Apple, pero esa versión tampoco está disponible actualmente. ¿El motivo? No se sabe a ciencia cierta, pero un par de los aviones que controlábamos en el juego eran reales y estaban licenciados por Boeing y Grumman; todo apunta a que la licencia se terminó y tuvieron que dejar de vender un título que ya solo pueden jugar quienes lo hubieran comprado en su momento.

Castlevania: The Adventure Rebirth

La tienda digital de Wii cerró hace dos años, impidiendo comprar sus juegos. Además de muchos juegos de consolas anteriores que se lanzaron en la Consola Virtual de la máquina y que dejaron de estar disponibles, había más de un centenar de títulos exclusivos de WiiWare. La tienda tenía numerosas limitaciones, pero tanto desarrolladores independientes como grandes estudios consiguieron trabajar dentro de restricciones como que los juegos no podían ocupar más de 40 MB. A lo largo de este texto destacaremos varios juegos de esta tienda. Uno de los más flagrantes es la subsaga Rebirth de los Castlevania de Konami: títulos que recuperaban los clásicos de la saga creando algo nuevo. Justo eso es Castlevania: The Adventure Rebirth, una suerte de reboot del juego publicado en Game Boy que ofrecía justo lo que prometía: un juego de acción y plataformas en el que matar a demonios de distinto tipo látigo en mano y cuidando mucho los saltos a través de sus escenarios pixel-art.

La campaña de Destiny 2

Hay un tipo de juego cuya preservación no solo plantea problemas económicos para las compañías, sino también tecnológicos. Hablamos de esos juegos como servicio que van cambiando con el tiempo, añadiendo contenidos, pero también retocando e incluso eliminando los existentes. La isla original de Fortnite Battle Royale solo se conserva en el recuerdo de quienes jugaran a la primera temporada. El fallido pero interesante (aunque sea como objeto de estudio) Final Fantasy XIV en su versión original solo se puede recordar a través de artículos y vídeos de YouTube. Pero probablemente uno de los casos más flagrantes sea el de Destiny 2. A finales de 2020, Bungie eliminó numerosas localizaciones del juego, y con ellas, la campaña original y las dos primeras miniexpansiones. Incluso los jugadores que tienen el título en disco no pueden vivir la Guerra Roja, reencontrarse con Osiris y conocer a Ana Bray porque hay que conectarse a los servidores, y por tanto, actualizar el juego. No se ha dejado claro si estos contenidos volverán alguna vez, pero lo que queda claro es que los juegos que van mutando a lo largo de los años han llegado para quedarse, y también para despertar aún más dudas sobre la conservación del medio.

Devotion

Que Devotion esté en esta lista depende de donde resida el lector, aunque lo más probable es que se merezca estar aquí. El juego de RedCandleGames tuvo un lanzamiento en formato físico exclusivo para Taiwán. Para el resto de jugadores es imposible jugar a uno de los títulos de terror más destacados y polémicos de los últimos años. Devotion es un juego desarrollado en Taiwán, un territorio con un estatus político incierto: algunas organizaciones internacionales lo reconocen como país, mientras que otros como una provincia parte de la República Popular China. Más allá de los memes contra el presidente chino Xi Jinping, se trata de un título cuyo argumento trata la nacionalidad taiwanesa. Es por ello que el juego fue víctima de la censura: los desarrolladores lo retiraron de Steam tras su lanzamiento por la polémica despertada en China, pero nunca volvió a la store de Valve porque el Estado unipartidista no ha vuelto a conceder autorización de distribución internacional a RedCandleGames. A finales de 2020, el estudio anunció que el juego estaría disponible para los jugadores internacionales a través de GOG, pero la tienda digital operada por CD Projekt se echó atrás en la operación horas después del anuncio.

Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a King y My Life as a Darklord

Otro par de ejemplos de juegos de WiiWare que, salvo que Square Enix se plantee publicarlos en otras plataformas, no volveremos a jugar. Ambos son juegos que recogen de Final Fantasy Crystal Chronicles la estética a la vez que ofrecen mecánicas jugables inéditas en la serie centrada en los JRPG. Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a King es un juego de gestión de ciudades en el que vamos dando vida conforme construimos nuevos edificios administrando los recursos disponibles, a la vez que vamos conociendo a los habitantes de un mundo fantástico. Por su parte, Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a Darklord es otra vuelta de tuerca para la saga: se trata de un tower defense con ideas interesantes para el género y con un estilo visual muy agradecido. Lamentablemente, es imposible jugar ambos juegos si no los tenemos descargados ya en una Wii; esta vez sí que fue una fantasía final.

Flappy Bird

Todas las problemáticas asociadas a la distribución digital de videojuegos tienen su máxima expresión en el mercado más importante de la industria: los juegos para móviles. Aquí no existen los juegos en formato físico, por lo que salvo por la utilización de ROM en Android y jailbreaks en iOS, no se puede acceder a las versiones originales de los videojuegos. Además, las actualizaciones de los sistemas operativos obligan a los desarrolladores a adaptar sus videojuegos a las nuevas normas, por lo que muchos títulos que dejaron de ser rentables no se pueden comprar en las App Store y Google Play Store (algo que le ocurrió temporalmente al imprescindible Ridiculous Fishing de Vlambeer). Decenas de títulos para móviles podrían aparecer en este listado, pero quizá el caso más sonado es el de Flappy Bird. El plataformas endless runner desarrollado por Dong Nguyen se convirtió en una sensación internacional que revolvió el mundo durante un puñado de días, pero acabó siendo retirado de las tiendas digitales (donde se ofrecía gratuitamente, pero con publicidad que daba al estudio de Nguyen decenas de miles de dólares cada día) porque su creador, quien acabó recibiendo amenazas, pensaba que era demasiado adictivo, algo que le quitaba el sueño. A pesar de que han surgido casi tantos clones de Flappy Bird como de Angry Birds (algo tienen los móviles con los pájaros), el original nunca podrá jugarse de nuevo.

Flappy Bird

Jett Rocket

Otro juego (y no es el último) de WiiWare que aparece en la lista. Los alemanes de Shin'en Multimedia llevaban una década trabajando en pequeños proyectos, encargos la mayoría de ellos, para todas las consolas de Nintendo. Pero fue con este Jett Rocket con el que asentaron las señas de identidad que se le asocian desde entonces: juegos muy notables en lo jugable y sobresalientes en lo técnico. Jett Rocket es un plataformas 3D breve, pero con muchísimas ideas, un buen control y unos gráficos que aún parece magia que consiguieran meterlos en los 40 MB que tenían como límite los programas de la tienda digital de Wii. Hay una secuela menos destacable para Nintendo 3DS, pero el juego original es irrecuperable para quien no lo tenga ya comprado e instalado en su Wii. Una pena perder parte del legado de un estudio que con la serie Fast Racing ha ganado un renombre que probablemente ni soñaban cuando hicieron este juego de saltos.

Let's Catch

Ver el tráiler o las imágenes de Let’s Catch sin contexto puede llevar a prejuicios entendibles: parece un tanto cutre y la premisa jugable no es precisamente emocionante. Pero este juego de WiiWare es obra de Yuji Naka (Sonic the Hedgehog, Nights into Dreams). Simplemente el hecho de que no se pueda acceder a la obra de un autor que se estudia y estudiará es una pérdida importante, pero además es que Let’s Catch es una propuesta que en la explosión independiente actual conseguiría asomar la cabeza. Sí, no deja de ser un juego de pasar la bola de béisbol con otro personaje usando el sensor de movimiento del WiiMote, pero lo interesante está en que mientras se hace esa actividad repetitiva (aunque hay variables), esos personajes se abren ante el jugador hablando de su vida y de sus problemas. Además, algunos de los modos multijugador son bastante divertidos.

M.A.G.

Dudamos sobre si meter este juego en la lista porque abre una problemática. ¿Cuántos juegos online no podrán volver a jugarse porque sus servidores han cerrado? El artículo estaría protagonizado por este género, sin duda. Sin embargo, muchas de esas obras (al menos, las más relevantes) han aparecido en PC y la comunidad los ha sostenido con servidores no oficiales. El caso de MAG: Massive Action Game es distinto: primero, porque es un título exclusivo de PlayStation 3; y segundo, porque su propuesta es tan distinta (más allá de lo bien o mal que se ejecutara) que tiene valor como objeto de estudio. La curiosidad del juego de Zipper Interactive y Sony Interactive Entertainment está en las cifras y lo que implican, proponiendo batallas de 256 jugadores separados en dos equipos. Su baza era también su talón de Aquiles, pues sobre el papel la coordinación de esos jugadores se ejecutaría gracias a un sistema de rangos que daba a unos autoridad sobre otros, pero lo cierto es que lo caótico era lo común.

OutRun Online Arcade

La saga OutRun es una de las propiedades intelectuales más queridas por los aficionados del género arcade. Su importancia e influencia ha estado siempre en las recreativas, pero cuando Sumo Digital se puso manos a la obra para llevar el juego de SEGA a las consolas de sobremesa de 128 bits se sacaron de la manga uno de los mejores juegos de conducción arcade que uno puede jugar en su hogar. OutRun 2006: Road to Coast. La compañía japonesa, de nuevo con el apoyo del estudio de Reino Unido, resucitó aquel título para las tiendas digitales de Xbox 360 y Playstation 3. OutRun Online Arcade añadía un modo online para seis jugadores y remozaba el apartado técnico. Pero tan solo dos años después fue retirado de Xbox Live Arcade y de PlayStation Store por un lío de licencias: el acuerdo entre SEGA y Ferrari terminó, y por lo tanto, desde 2011 ya no tienen permiso para vender un arcade vertiginoso y sensacional.

PlayStation Home

El 31 de marzo de 2015 los hogares de millones de jugadores echaron el cierre. No hablamos de sus casas reales, claro, sino de sus espacios virtuales dentro de PlayStation Home, la ¿red social? ¿espacio virtual? ¿vida paralela? que Sony lanzó para PS3 en 2008. Pero antes, avancemos unos años en el tiempo, concretamente hasta este 2021. Epic Games con su Fortnite y Roblox Corporation con el juego que da nombre a la compañía han generado debates y reflexiones que han hecho correr ríos de tinta y muchos minutos de vídeoensayos en YouTube. Sus juegos son más que un juego y hay quienes los definen como metaverso: lugares que van más allá de las aplicaciones de juego social como Second Life, espacios comunitarios donde se convive y se disfruta de contenidos tan variados como películas y conciertos, entornos repletos de elementos donde las agencias publicitarias pueden hacer su agosto. Todo eso, aunque quizá con menos tino y con incluso más ambición, ya lo hacía PlayStation Home, donde había desde comercios de productos digitales que replicaban tiendas reales a bares donde reunirse con Sully de Uncharted. Pero como decíamos, las avenidas de esa ciudad (o centro comercial habitable) no pueden transitarse desde hace más de cinco años.

Rock Band Blitz

Cuando las guitarras de plástico estaban en su ocaso, Harmonix decidió volver al estilo de juego con el que nacieron: el arcade musical más frenético. Rock Band Blitz tenía una estructura más similar a la de Frequency y Amplitude que a la de Guitar Hero: pad tradicional en mano, los jugadores navegaban por las distintas pistas de la canción (voz, batería, etc.) buscando el mayor combo posible para superar las puntuaciones de sus amigos, que el juego constantemente mostraba en pantalla. La selección musical era brillante (Avenged Sevenfold, Foo Fighters, Fall Out Boy, Soundgarden…), se podían importar las canciones de los anteriores Rock Band y exportar sus temas a Rock Band 4. Pero hablamos del juego en pasado porque fue retirado para siempre de las tiendas digitales de PS3 y Xbox 360 en agosto de 2017, cinco años después de su estreno, probablemente por la pérdida de los derechos en las canciones.

PUBLICIDAD

SEGA Rally Online Arcade

Derrapes alocados, saltos que reventarían neumáticos y físicas imposibles que preferían la diversión al realismo. Inspirado en la recreativa Sega Rally 3 y recogiendo algún elemento del más realista Sega Rally lanzado en las consolas HD, la compañía japonesa publicó en las tiendas digitales de PS3 y Xbox 360 este SEGA Rally Online Arcade que respondía a los intereses de los fans de la saga que se criaron en los recreativos: circuitos y coches emblemáticos, jugabilidad accesible y profunda, y el espíritu de los salones arcade adaptados al mundo online con tablas de clasificación mundiales y multijugador en línea. Lamentablemente, el título duró poco en Xbox Live Arcade y PlayStation Store: se lanzó en mayo de 2011 y en octubre año siguiente se retiró sin que SEGA explicara los motivos, aunque todo apunta a que fue por la pérdida de las licencias de alguno de los 13 vehículos que aparecen en el juego.

The Legend of Zelda: Four Swords Anniversary Edition

El concepto de celebración de Nintendo ha sido polémico con dos lanzamientos de 2020 que no podrán comprarse este año: Super Mario 3D All-Stars y Fire Emblem: Shadow Dragon & the Blade of Light, dos títulos que conmemoran el 35 y el 30 aniversario respectivamente de esas sagas. Pero tenemos otro caso de peso relativamente reciente. La compañía regaló el interesante The Legend of Zelda: Four Swords de Game Boy Advance en el 25 aniversario de la serie con una versión ampliada, Anniversary Edition, para Nintendo DSi y Nintendo 3DS que añadía más niveles, incorporaba habilidades extra para Link y permitía, además de participar en el cooperativo para cuatro jugadores, vivir la aventura en solitario. Así, se hacía más accesible un gran juego a menudo olvidado por los problemas que puede conllevar para muchos juntarse con amigos que tengan el mismo juego (o en la versión de GameCube, encontrar a colegas con sus respectivas GBA y cables de conexión). Pero como decíamos, el título solo estuvo disponible durante un puñado de meses: de septiembre de 2011 a febrero del año siguiente. De nuevo, la celebración de la compañía japonesa conlleva que los juegos conmemorados se releguen al olvido.

Fran G. Matas
Colaborador
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir