El desarme nuclear de Metal Gear Solid 5 es imposible de conseguir, según la comunidad

Metal Gear Solid V: The Phantom Pain desafiaba a la comunidad a desactivar todas las bombas nucleares en el modo online, pero los jugadores se han dado cuenta siete años después de que es imposible.
·

Como cabe esperar de un juego diseñado por Hideo Kojima, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain está plagado de secretos y curiosidades que la comunidad sigue intentando desentrañar casi siete años después de su lanzamiento original. Uno de ellos, quizás el más popular, es el que anima a los jugadores a cooperar para conseguir el desarme nuclear y desbloquear un final secreto. Hace un par de años un grupo de jugadores de PS3 aseguró haberlo conseguido, pero poco después supimos que no lo habían hecho por cauces legítimos y Konami incluso expulsó del juego al principal responsable de esta peculiar iniciativa.

Ahora, tras años de intentar alcanzar el desarme nuclear de forma lícita, utilizando únicamente mecánicas del juego, la comunidad de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain ha descubierto que es completamente imposible conseguir este final sin utilizar trucos. Así al menos lo aseguran en el último vídeo de Did You Know Gaming?, un canal que acaba de publicar una extensa investigación en la que demuestran por qué es imposible obtener el final del desarme nuclear sin uso de hacks o datamining. Podéis ver las razones en el vídeo disponible a continuación:

¿Por qué es imposible conseguir el desarme nuclear de Metal Gear Solid 5?

Para conseguir el final secreto del desarme nuclear, los jugadores de una misma plataforma deben cooperar para desactivar todas las ojivas nucleares de todas las Bases de Operación Avanzada (F.O.B.s). Es un objetivo muy ambicioso que requeriría la cooperación de toda la comunidad para conseguirlo, sin embargo al intentarlo en la plataforma con menos número de bombas nucleares a desactivar (PS3) parecía un poco más abarcable. Un grupo de jugadores se puso manos a la obra y comenzó a desactivar todas las ojivas hace un par de años, cuando ya habían pasado cinco desde el estreno del juego original, pero rápidamente se dieron cuenta de que sería imposible hacerlo por vías legítimas.

La razón que impide que esta tarea se pueda completar es que las bombas nucleares de cuentas baneadas no se pueden desactivar, por lo que siempre va a quedar un remanente de ojivas que impida realizar el desarme de manera legal, sin uso de trucos. Konami no ha solucionado este problema en los casi siete años que lleva el juego en el mercado y no parece que vaya a hacerlo próximamente. Además, los jugadores de PS3 que se embarcaron en la misión de conseguir el desarme nuclear desarrollaron un software que les permitía saber cuántas bombas quedaban y en qué base estaban, una herramienta con la que descubrieron 40 ojivas fantasma que suman en el recuento pero que no están registradas en ninguna base.

Aun así, a través del datamining se consiguió obtener el siguiente vídeo, que es el final secreto que se ve al conseguir el desarme nuclear:

Una vez descubierto que es imposible conseguir el desarme nuclear, comienzan las teorías: ¿está Konami impidiendo activamente la obtención de este final secreto? A lo largo de estos años se ha apuntado a la posibilidad de que el desarme nuclear escondiera el famoso Capítulo 3 de Metal Gear Solid V, una parte del juego que se descubrió en los archivos internos pero que nunca salió a la luz. ¿Quizás este curioso desafío era el inicio de aquel episodio final? La propia compañía lo dejó caer tras el lanzamiento del juego, aunque Hideo Kojima habló del desarme como un "experimento social".

Sea como fuere, lo cierto es que Metal Gear Solid V: The Phantom Pain sigue siendo un magnífico juego al que volver. Está disponible en PS4, Xbox One, PS3, Xbox 360 y PC. Si pensáis retomarlo, os recomendamos tener a mano nuestra guía; si no lo habéis jugado nunca, quizás os convence nuestro análisis.

Manu Delgado
Redactor

Enlaces Relacionados:

Imágenes:

Más sobre Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

Metal Gear Solid continúa en PS4 con una nueva entrega posterior a Metal Gear Solid: Peace Walker y anterior a los sucesos de los dos primeros Metal Gear y toda la subsaga Solid posterior. Big Boss, el 'padre' de Solid Snake, se despierta nueve años después de los sucesos de Ground Zeroes y tendrá que acabar con sus enemigos en Afganistán y África, con un enorme mundo abierto a nuestros pies.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir