Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa

Tras la traducción y la prensa, se pasó al marketing y ahora está al frente de Koch Media, una de las mayores distribuidoras de videojuegos en España.
Entrevista Óscar del Moral Negugogor
·
Actualizado: 17:29 23/5/2020

En la vida no es fácil conseguir lo que uno desea, las circunstancias o la suerte a veces nos alejan del camino que nos gustaría seguir. Pero otras veces sí se van dando los pasos deseados y Oscar del Moral Negugogor, director de Koch Media, es un ejemplo. Con discreción, constancia, una gran capacidad de trabajo y pasión por los videojuegos lleva casi 30 años trabajando en la industria del videojuego; comenzó con la traducción la prensa, pero donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional es en el habitualmente desconocido pero imprescindible mundo del marketing hasta llegar a su puesto actual, como director de Koch Media en España.

La historia de Óscar del Moral Negugogor comienza como la de otros tantos adolescentes de los años 80, cuando en su casa entró un ordenador personal, pero tiene una diferencia fundamental: en lugar de un Spectrum o un Amstrad como él quería, su familia compró un IBM, un ordenador "serio" no pensado para los videojuegos, que es el que tenían en la empresa donde trabajaba su padre "y era lo que habían implantado en un centro de formación profesional que teníamos enfrente de casa y donde veía que el futuro era dominar esas tecnologías". Sus padres supieron leer bien las habilidades que iban a ser necesarias para trabajaren las décadas siguientes, y lo enviaron a Irlanda de vacaciones a aprender inglés. "Mis padres se esforzaron muchísimo para que pudiese aprender inglés y todo esto tiene mucho que ver con lo que luego ha sido mi carrera profesional porque aquellos viajes sentaron las bases del inglés que yo hablo ahora y que me ha dado tanto recorrido profesionalmente", nos cuenta Del Moral en una entrevista por Skype.

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 2

Cuando IBM lanzó el primer PC "mis padres, en un ataque de genialidad supremo y forzados por toda aquella corriente de los ordenadores que empezaban entonces decidieron apostar por un IBM PC, en el que podía jugar al primer Microsoft Flight Simulador y un par de juegos más. Lo que hice fue empezar a programar en BASIC muy muy mal, porque no no daba para mucho, pero hacía mis propios videojuegos y trataba de modificar algunos. Fue una toma de contacto con la programación muy escasa, porque reconozco que fui muy vago y en cuanto pude tener acceso a juegos para PC empecé a comprarlos dentro de lo que se podía, porque eran carísimos, mucho más que los de Spectrum". Tras aquello decidió estudiar en la Facultad de Informática de San Sebastián, porque quería trabajar en videojuegos "aunque tampoco era un gran conocedor. Jugaba lo que me gustaba y lo que leía, por mi mala memoria, no se me quedaba mucho".

Un frustrado paso por la Universidad

Reconoce que su paso por la facultad no fue muy provechoso. "Pasaba las horas muertas en lo que se llamaba el Centro de Cálculo, que era la colonia de los frikis, donde hacíamos las pruebas de la asignatura de Programación y la asignatura de Cálculo, pero en realidad nos pasábamos todo el día jugando a los videojuegos, intercambiando videojuegos". Fueron cuatro años en los que la carrera no progresaba de ninguna manera y sus padres le insistían en que "dejase de jugar e hiciese cosas serias, porque con eso no me iba a ganar nunca la vida". Llegó un momento en que escuchó otra temida frase: "En esta casa no mantenemos vagos". Del Moral se arrepiente ahora de no haber terminado la carrera, pero en aquel momento cogió la puerta y se fue a Madrid, a casa de una tía que se había ofrecido a acogerle.

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 3

Llegó a Madrid a tiempo de trabajar en una empresa montando ordenadores durante las navidades y poco después, "el 2 de enero del 93, justo después del famoso año de crisis, después del Mundial y la Expo, empecé a trabajar en LH Servicios Informáticos, como traductor de revistas y libros de inglés al castellano".

La traducción como insospechado camino de entrada a los videojuegos

Del Moral pensaba que sin formación profesional ni experiencia profesional tendría poco futuro; según afirma, "era consciente de mis limitaciones; es verdad que ya en aquel entonces tenía un nivel de inglés que estaba muy por encima de la media, pero no pensé que iba a entrar en el mundo de los videojuegos. De hecho, cuando empecé a trabajar en la editorial, me sorprendió y me agradó mucho que estaba cerca de proyectos de videojuegos".
"Algunas veces me tocaba pasar por delante de las oficinas de Erbe, que estaban entonces en Serrano 240 y miraba hacia arriba y me preguntaba que habría que hacer para entrar a trabajar ahí. Trabajar en videojuegos y estar en una empresa así"

Entre los libros que traducían para el mercado español había manuales de aplicaciones profesionales como Lotus 1-2-3 o manuales de videojuegos para distribuidoras como Proein. Entre las revistas que editaba la empresa estaban "PC Magazine", "PC Review" o "Mega Sega". "Ahí fue donde empecé a conocer a la gente que trabajaba en Hobby Press, en Zeta… a las personas que trabajaban en las empresas de distribución de videojuegos", que para entonces ya eran un objetivo para él: Recuerdo que algunas veces me tocaba pasar por delante de las oficinas de Erbe, que estaban entonces en Serrano 240 y miraba hacia arriba y me preguntaba que habría que hacer para entrar a trabajar ahí. Trabajar en videojuegos y estar en una empresa así. Era como un sueño absolutamente inalcanzable".

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 4

Del Moral recuerda una ocasión en que llevó unas pruebas de unas manuales de videojuegos a Proein, con sede entonces en la calle Velázquez, y también dijo: ‘’¡Qué suerte, qué envidia! ¡Ojalá algún día pudiera trabajar yo aquí!".

Del Moral llevaba trabajando poco más de un año en LH Servicios Informáticos cuando, allá por el 94, Amalio Gómez, director de revistas de videojuegos de Hobby Press, le llamó para que fuese jefe de redacción de la revista "Todo Sega", por casi el doble de sueldo "y dije, voy a aceptar antes de que se arrepientan". Por la universidad sabía cómo funcionan los componentes de un PC pero de consolas no tenía demasiada experiencia y se veía a sí mismo como un intruso "llegar a la calle Ciruelos, que es donde estaba entonces Hobby Press, y entrar en la redacción donde estaban "Hobby Consolas", "Nintendo Acción", "Micromanía", "PC Manía"… para mí aquella gente eran astronautas, yo pensaba: ‘¡qué suerte tengo de que me han contratado en este sitio!’ Y, por otro lado, ¡qué responsabilidad!".

De aquella época conserva Del Moral buenos amigos y el conocimiento de cómo trabaja la prensa. "En aquella editorial se aprendía y se trabajaba también mucho. Recuerdo todavía las noches de ver ferros [un prototipo de una publicación antes de imprimirla] a las cuatro o las cinco de la madrugada porque al día siguiente había que hacer la tirada porque si no no llegaba a los quioscos en fecha", recuerda. Él era el responsable de contenidos de Todo Sega y trabajaba con el redactor Roberto Lorente. Eran otros tiempos, cuando las revistas de papel centralizaban la información sobre los videojuegos.

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 5

El paso de prensa al mundo del marketing

Un año y medio después recibió otra llamada, de Roberto Rollón, a la sazón director de Marketing en Electronic Arts (EA), para que fuese jefe de producto. Fue otro momento clave en la trayectoria profesional del entrevistado por lo que supuso de cambio de trayectoria profesional al pasar de la prensa al mundo del marketing y de pedir materiales gráficos e información de los juegos a las empresas a ser quien se los proporcionaba a las revistas. EA acababa de comprar a la distribuidora española Dro Soft. "Era una gran oportunidad, una multinacional norteamericana que tenía unos juegos increíbles y en un rol que desconocía por completo, así que otra vez aprendí por las bravas. Llegar a una empresa y encontrarte con ejecutivos como Javier Busto, que era el director general, o el propio Roberto [Rollón], o Ignacio Osuna, que era el director comercial. Y aquella gente que otra vez eran para mí astronautas".

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 6

A principios de siglo no había formación especializada en videojuegos y era muy habitual que los periodistas pasaran a ser jefes de producto o al departamento de Marketing y casi todo el mundo era autodidacta. Del Moral estudió en 1999 un máster en Dirección Comercial y Marketing en el Instituto de Empresa de Madrid yendo a clase los fines de semana.

Según vamos avanzando por su trayectoria profesional, Del Moral siempre recuerda a sus compañeros en el camino: "Siempre he admirado muchísimo a todas estas personas porque al final he conseguido hacer una carrera profesional en el sector del videojuego, pero esa gente me ha enseñado muchísimo: Fernándo López, que fue la persona que me dio la primera oportunidad en LH Servicios Informáticos, Amalio [Gómez] o Juan Carlos García, que fue quien me entrevistó para entrar en Hobby Press… Les tengo mucho respeto. Y a Roberto [Rollón], también. Siempre digo que todo lo que sé de marketing me lo ha enseñado él porque él fue el que me dio la oportunidad de entrar en una compañía y enseñarme y, sin tener absolutamente ningún tipo de experiencia, trabajar en planes de marketing".

Todo lo que sé de marketing me lo ha enseñado Roberto Rollón porque él fue el que me dio la oportunidad de entrar en una compañía y enseñarme y, sin tener absolutamente ningún tipo de experiencia, trabajar en planes de marketing"

Durante los más de tres años que formó parte de Electronic Arts fue jefe de producto de FIFA "y a mí no me gusta el fútbol. Me gusta la selección [española], obviamente, porque uno siente los colores patrios, pero el fútbol…", dice, y del resto de juegos de EA Sports: NBA Live, Madden NFL, NHL… y los de Bullfrog, "recuerdo Magic Carpet, Theme Hospital, y también de la línea Jane's Combat Simulations, una marca de EA de simuladores de vuelo y de combate con títulos como Apache Longbow o F-15 Strike Eagle II "y también era jefe de producto de Fox y recuerdo haber lanzado La Jungla de Cristal para PlayStation 2, sin olvidar los Need for Speed.

Viajes para conocer a los desarrolladores

Del Moral recuerda especialmente un viaje a Vancouver [Canadá], sede de EA Sports, junto a cuatro periodistas de los más reputados de la época: Francisco Delgado, de Micromanía; Roberto Serrano, que estaba en Superjuegos y actualmente es responsable de Marketing de Koch Media; Mónica Revilla, que entonces trabajaba en una revista que se llamaba Home PC y que luego fue la responsable de relaciones públicas de Sony y estaba Antonio López, que entonces empezó a trabajar en Electronic Arts y otra persona que ahora no me acuerdo, espero que no me odie cuando lea esto. Me causa cierto estrés no acordarme porque eran épocas muy bonitas, era muy divertido. Yo siempre trato de divertirme porque si no el trabajo es muy triste. Una de las frases mágicas de mi padre es que el trabajo es tan malo que pagan por hacerlo", afirma, y añade de aquel viaje: "Electronic Arts generaba en aquella visita un ambiente muy particular y muy especial, y estabas en contacto con la gente del estudio".

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 7

Otro viaje que recuerda es uno a Inglaterra, con Francisco Delgado, para ver el Dungeon Keeper de Peter Molyneux. "Nos recogió Kathy Campos, que era la encargada de las relaciones públicas también de Bullfrog, y nos fuimos a comer con él y nos contó que acababa de estrellar un Aston Martin, pero que no le había pasado nada. Fue algo alucinante". En esa misma visita al estudio, y tras ver el juego, que ya se había retrasado una vez, cuenta Del Moral: "recuerdo que llamé a Roberto [Rollón] y le dije: ‘Oye, este tío me está contando unas cosas que no llegamos ni de coña. El juego tenía que estar ya en Q&A [control de calidad], no está terminado y está pensando en meterle más niveles y más cosas, no llegamos’", recuerda el entrevistado. Efectivamente, el juego salió más tarde de lo previsto.

También descubrió en esta época que en la distribución de videojuegos se trabaja muchas horas sea la empresa que sea: "Recuerdo algunas noches ir a la oficina, porque la tenía relativamente cerca de casa, porque trabajábamos con los Estados Unidos. Así podía avanzar en temas para la mañana siguiente o si había algo que necesitaba una respuesta rápida, por la diferencia horaria. Ahora es más común el correo y se trabaja más con centrales europeas", apostilla Del Moral.

De Psygnosis a Proein

Un día llamó Psygnosis a la puerta del entrevistado y este decidió irse de EA, avisó a la empresa pero, después de una noche de celebración de despedida, decidió cambiar de opinión y quedarse "y el regalo que me habían hecho lo tuve que devolver, que era una Nintendo 64 que luego se la llevó otro". Pero pocos meses más tarde la empresa británica volvió a tentarle y en esa ocasión, ya sí se fue, como responsable de marketing y relaciones públicas, con la mala suerte de que un mes después les avisaron de que cerraba la empresa como tal y se integraba en Sony, que le ofreció a Del Moral la posibilidad de pasar al departamento comercial "pero yo no quería, quería seguir trabajando en el área de marketing y dije que no.

Surgió la oportunidad de ir a Proein como responsable de Marketing y Relaciones Públicas y la aprovechó; era la misma empresa que visitó en el primer trabajo y en la que soñó trabajar algún día, aunque en ese momento la sede estaba en la Avenida de Burgos. Era una empresa española y muy diferente a Electronic Arts. En una sala estaban el director general, Ignacio Pérez Dolset; la directora de Marketing; una de las personas con las que yo trabajo ahora y que es mi mano derecha, la directora Financiera y de Logística de Koch Media, Elisa Ramos… estábamos allí todos y se aprendía muchísimo, porque aquello era un no parar. Todas las semanas salían al mercado cuatro o cinco juegos. En Electronic Arts sacábamos al año 40 o 50 juegos y en Proein eran unos 200… Bueno, casi como lo que hacemos ahora", sostiene Del Moral.

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 8

Entre los juegos distribuidos estaban los Tomb Raider y evidentemente, los de la serieCommandos, obra de Pyro Studios, que eran también propiedad de Ignacio Pérez Dolset y su hermano Javier, "El estudio de Commandos estaba justo en la misma planta que nosotros. Teníamos al equipo al lado y veíamos a gente como Gonzo Suárez que en aquel entonces decías: ‘Este tío está aquí desarrollando videojuegos, ¡qué crack!’, o coincidías con ellos en la cocina y yo alucinaba y decía: ‘¡Que están programando Commandos aquí al lado!’. Otra vez más esa sensación de estar con astronautas".

Commandos 2: Men of Courage Imagen 1

Vuelta a la prensa y entrada en Microsoft

Cuando ya llevaba algo más de un año en Proein fue Roberto Rollón quien le llamó para ser el content manager de Gameloft, un portal de contenidos, "trabajar con Roberto siempre me ha gustado mucho porque es muy divertido", asevera Del Moral. El entrevistado aceptó volver al lado de la prensa, hasta que al año siguiente llegó la crisis de las puntocom. "Era tan difícil como ahora, o incluso peor, conseguir que el contenido se pagase y ya había mucha competencia en España y al final la compañía cambió de orientación estratégica y decidió que la oficina española se cerraba", nos cuenta Del Moral.

"Es decir‘’¡qué suerte tengo en mi carrera profesional, que me mantengo dentro del videojuego! y, además, me sigue gustando y me divierte. ¡Y encima me ofrecen trabajos mejores!’"

Al mes siguiente y casi sin tiempo de transición, la carrera del entrevistado dio otro giro al pasar a formar parte de la agencia de comunicación Best Relations, como responsable de la cuenta de Microsoft para el lanzamiento de la primera Xbox y los juegos de Windows.

En marzo de 2002 salió Xbox al mercado y el mes siguiente Del Moral se incorporó a la plantilla de Microsoft "Cuando estaba en la facultad había en San Sebastián una tienda de informática que estaba muy cerca del río Urumea y yo compraba videojuegos originales y licencias de Windows originales, no invertía mucho dinero en ropa,pero sí en revistas de informática, y veías las presentaciones de producto y pensabas: ‘¿Cómo tiene que ser trabajar en una empresa así?’ pero pensaba que estaba absolutamente fuera de mi liga. Cuando empecé a trabajar para Microsoft fue como un sueño cumplido", dice, y añade que a cada trabajo que se ha ido incorporando ha sido divertido y ha ido viendo cómo se cumplían sus sueños: "Es decir‘’¡qué suerte tengo en mi carrera profesional, que me mantengo dentro del videojuego! y, además, me sigue gustando y me divierte. ¡Y encima me ofrecen trabajos mejores!’".

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 9

La llegada de Xbox al mercado

La tarea no era nada sencilla ya que PlayStation tenía una posición muy fuerte en el mercado: "James Armstrong hizo muy buen trabajo con PlayStation en España y era una tarea absolutamente titánica. Pero bueno, hubo sus avances. Conseguimos lanzar la consola, que fuese reconocida, que el mercado entendiese que Microsoft había venido para quedarse y que iba en serio", afirma, aunque reconoce que Sony "tenía una capacidad y unos recursos absolutamente descomunales". A esto hay que añadir que la máquina salió más cara que la competencia, tenía menos juegos, el reproductor de DVD se vendía aparte… aunque contaba con la inmensa ventaja de un juego online "que todavía a día de hoy sigue siendo la referencia. Recuerdo las presentaciones de Xbox Live con muchísimo cariño y pasión, porque aquello era increíble: poder comunicarte con unos auriculares con gente que estaba jugando al otro lado del planeta. La gente alucinaba", recuerda.

Del Moral destaca que cuando entró en Microsoft le hablaron de las herramientas y estrategias que tenía la empresa "pero me parecía que algunas de las cosas que estaban allí ya las había visto en Electronic Arts cuatro de esas cosas. Cómo se planificaba el marketing, cómo se trabajaba con hojas de cálculo, cómo se hacía el trabajo, cómo se gestionaban los lanzamientos… no había mucha diferencia entre Microsoft y el Electronic Arts que yo conocí pero ojo, que también había astronautas en Microsoft. Tenía la fortuna, y la tengo ahora algunos días, de ir a la oficina y disfrutar. Espero que no lo lea mi jefe porque si no me va a bajar el sueldo".

Lo que sí admiró al entrevistado fueron las visitas a Seattle (EE.UU.), sede de la empresa, para conocer las últimas tecnologías y el compartir conocimientos con los profesionales de Windows, Office…. "Nosotros compartíamos planta con los equipos de MSN y estar codo con codo con las personas que trabajaban en la parte de contenido de MSN o con Messenger o Hotmail, era otra vez una oportunidad de desarrollo tanto profesional como personal muy buena. Los que entonces trabajaban en Microsoft empezaron a liderar proyectos de Yahoo!, de Google… saltaron a otras compañías de telecomunicaciones o tecnológicas", dice.

Al frente del departamento estaba Ignacio Feu como responsable de la dirección de Negocio de Microsoft, el director de maraketing era Ricardo Sanz y en el equipo estaban Teo Alcorta (Xbox), Enrique Díez (teclados y ratones) y Del Moral era inicialmente jefe de producto de los juegos de Windows y de Encarta, una enciclopedia multimedia que se vendía en DVD o CDs. Cuando se amplió el equipo Del Moral pasó a los juegos de Xbox y Xbox Live.

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 10

En febrero de 2005 los equipos de marketing viajaron a Seattle en febrero, como era habitual, para conocer los lanzamientos de ese año "y llegamos allí y empiezan a hablarnos de una consola nueva y dices: ‘Pero, ¿cómo? ¿Una consola nueva? ¡No puede ser! ¿Cómo que es para estas navidades?’ Aquello fue alucinante", recuerda Del Moral. Hacia mayo se desveló Xbox 360 y en el E3 se presentaron sus características. La consola salió a la venta el 2 de diciembre de ese año.

Con Xbox 360 la situación cambió. La consola salió un año antes que la PS3 de Sony "con una máquina que era infinitamente más asequible. Había dos referencias, una premium a 400€ con disco duro y una estándar a 300€ sin disco duro, ambas con una salida a 720 a través de componentes, pero ya entrabas en la alta definición. Y hablamos de la tecnología inalámbrica para los mandos y un Xbox Live muchísimo más avanzado. Aquello tenía un recorrido. El lanzamiento se hizo muy bien, con un catálogo de third parties muy, muy fuerte, y se lanzó con un FIFA, con un Call of Duty y, por supuesto, con juegos de Microsoft".

"Xbox 360 era otra galaxia, se veía que Microsoft quería ganar. Había aprendido de los errores de la primera generación y allí echó el resto"

Microsoft preparó una campaña fuerte de marketing, con una campaña de reservas en la que se regalaba un DVD que recogía todos los tráiler de los juegos que iban a salir. "Se presentó a los clientes, a las empresas como Game, El Corte Inglés, Mediamarkt… bien, como había que presentarlo. Era otra galaxia, se veía que Microsoft quería ganar. Había aprendido de los errores de la primera generación y allí echó el resto", dice.

Xbox 360 se sitúa en el mercado

Todo ese esfuerzo tuvo sus frutos. Del Moral estuvo casi tres años más en la empresa desde el lanzamiento de Xbox 360: "veníamos de una Xbox donde Sony tenía el ochenta y pico por ciento del mercado y en Xbox 360 era un uno a tres. Se vendieron casi 1.300.000 Xbox 360 por no sé si fueron dos millones y pico o tres de PlayStation 3. Era una batalla muy, muy, muy cercana y se luchaba por la cuota de mercado. Se hacía publicidad en televisión, patrocinábamos competiciones deportivas, se hicieron cosas con moda… Lidia Pitzalis, que era la responsable de relaciones públicas, era una crack. Nos lo pasamos súper bien.

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 11

Hubo, reconoce Del Moral, alguna crisis, como la provocada por el doblaje de Halo 2, que llegó en un español neutro criticado ferozmente en lo que Del Moral califica como "traducción desafortunada. No fue lo que nuestro mercado necesitaba. Fue un trago muy duro para los que trabajábamos ahí, un pequeño gran fracaso", aunque no revela qué sucedió. El primer paquete, con una promo del juego para probar poco antes del lanzamiento llegó a su nombre y pensó que no podía ser cierto, consciente el impacto que iba a tener en el público español. "Lo gracioso del tema es que la vida me ha compensado con creces respecto a aquello. Los años ven cosas que los días ni siquiera llegan a intuir", concluye Del Moral.

En 2008 el entrevistado pasó a ser evangelista de Microsoft. "Yo quería ser jefe de remeros y Microsoft no me dejaba" responde al preguntarle la razón del cambio; se presentó la ocasión de ser ese jefe de remeros, pero la empresa quería que Del Moral siguiera siendo jefe de producto. "Me fui a otro negocio dentro de Microsoft. Había un puesto libre en el área de Developer and Platform Evangelist", encargada de presentar a las empresas o a los medios de consumición las nuevas tecnologías que Microsoft estaba creando y que tenía previsto implantar a medio plazo como un telescopio virtual o la mesa Surface que al final se convirtió en una tablet.

"Habrá muchas personas que piensen: ‘¿Cómo demonios te marchas de Microsoft?’ Pues mira, decisiones que toma uno que, de repente, le apetece hacer otra cosa o ve que su desarrollo va por otro lado"

En el puesto de evangelista estuvo apenas cinco meses, ya que en agosto le llamaron de Koch Media (que acababa de comprar Proein). "Me hubiese gustado ser director de marketing de la División de Consumo de Microsoft pero, por las razones que fuesen, no ocurrió2, dice, y añade: "habrá muchas personas que piensen: ‘¿Cómo demonios te marchas de Microsoft?’ Pues mira, decisiones que toma uno que, de repente, le apetece hacer otra cosa o ve que su desarrollo va por otro lado".

En Koch mantuvo en principio el mismo equipo "porque para mí eran muy válidos", y muchos de los profesionales siguen actualmente: "Cárol [Moreno] y Gustavo [Voces] siguen en el departamento de Prensa porque son muy buenos. El departamento de Marketing de Koch Media es una especie de cantera, hay gente que se ha ido a otros sitios como elección para su desarrollo profesional", afirma. Es cierto que en el resto de distribuidoras es muy habitual encontrar a gente que empezó en Koch.

Director general de Koch Media

Hace cinco años pasó a ser director general de Koch Media, "y a fecha de hoy somos la segunda distribuidora del sector por venta de software en retail y el año pasado acabamos como terceros del mercado. En 2019 THQ Nordic (ahora Embracer Group) compró la empresa, lo que incrementó el catálogo de productos y dio a la empresa más recursos, "yo diría que disponemos de más respaldo", puntualiza Del Moral, y añade "muchas veces no depende de los recursos que tengas, sino de lo que consigan hacer las personas que dirigen las empresas".

"Somos 29 personas comprometidas con el sector del videojuego y esto es el reflejo del trabajo que hacemos todos", apunta Del Moral, que se muestra muy satisfecho "de haber tenido y tener un equipo de profesionales que se deja todos los días la piel en el trabajo. Y más en épocas como ahora, que a pesar de haber estado confinados, estamos trabajando a pleno rendimiento en casa y sacando videojuegos al mercado", con títulos como Final Fantasy VII Remake, Resident Evil 3 Remake, Persona 5 Royal o Doom Eternaly solo está de forma presencial parte del personal de almacén aunque reconoce "se echan de menos las reuniones, coordinar las cosas mejor, porque el teletrabajo todavía no está bien afinado para ciertas cosas. Echas de menos la interacción con las personas", y añade un reconocimiento "a todos los equipos de trabajo por los que he pasado en las diferentes empresas que forman parte de mi carrera profesional, con mención especial a Koch Media y al equipo humano de la oficina en la que trabajo todos los días".

Óscar del Moral Negugogor, de soñar con trabajar en videojuegos a dirigir una empresa Imagen 12

En una valoración general a toda su carrera, Del Moral se siente "feliz y contento de poder trabajar en algo que me gusta, un negocio cambiante, de tecnología, que es algo que a mí me apasiona. Es también muy duro porque trabajar con personas es complicado, pero al final hacemos un gran equipo".

Óscar del Moral en 5 preguntas

1-Has pasado por algunas de las mejores empresas del sector, ¿hay algún aspecto relacionado con los videojuegos en el que no hayas estado y te gustaría?

Sí, quizá me queda aún profundizar en el área de desarrollo, las visitas a los estudios y el trato con tanto talento creativo siempre me ha fascinado.

2- ¿Cuáles están siendo tus juegos durante estas semanas de confinamiento?

Pues estoy jugando un poco a todo: Final Fantasy VII Remake, Call of Duty: Modern Warfare online, Borderlands 3, Dragon Quest XI en Switch... Saco pequeños ratos y trato de avanzar en juegos tanto no tan recientes como novedades... Juego por igual en Xbox One, que en PS4 que en Switch o incluso en Xbox 360, donde tengo un PlaySeat y aún le doy al Forza.

3- De los juegos en los que trabajaste cuando eres jefe de producto, ¿hay alguno que te haya dejado una impresión especial? Ya sea por el juego en sí o por el proceso de lanzamiento.

Todos son especiales, quizá el que más me impactó fue Gears of War porque era el juego estrella del catálogo de Xbox 360, con aquella demo con la que recorrimos medio país. También tengo muy buen recuerdo de Halo, o incluso mucho antes, en los simuladores de Jane´s para Electronic Arts, donde el proceso de localización se hacía en nuestro país, y ya hace de eso como 24 años…

4- ¿Ha cambiado mucho el marketing de videojuegos durante estos años?

Mucho no, ¡todo!... El público no ha cambiado mucho, pues sigue siendo igual de experto y exigente, pero la forma de llegar a ellos sí. Internet lo ha cambiado todo.

5-¿Te ves trabajando en otro sector que no esté relacionado con los videojuegos?

Lo cierto es que nunca me lo había planteado, cuando llegué el momento, ya lo estudiaré. ;-)

Imagen 1

Otras noticias sobre:

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir