Análisis Oninaki, el RPG de acción de Tokyo RPG Factory (Switch, PS4, PC)

Los creadores de I Am Setsuna prueban el RPG de acción en una aventura con historia melancólica.
Oninaki
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
Análisis de versiones Switch, PS4 y PC.

Square Enix fundó en 2014 un nuevo estudio dedicado al rol clásico y de producción intermedia que complementaría su catálogo de Final Fantasy, Kingdom Hearts o Dragon Quest, y de paso podría experimentar con nuevas historias: Tokyo RPG Factory. Con suerte, alguna de sus aventuras podría convertirse en el próximo éxito de la compañía.

Cinco años más tarde y tres juegos después, Tokyo RPG Factory ha cumplido su propósito a medias. Es, efectivamente, un equipo que se fija en algunos sistemas del rol de 16 bits –en especial Chrono Trigger- y no suelen adornar sus historias con gráficos impactantes. I Am Setsuna (2016) logró el mayor revuelo por ser el primero de estos juegos, pero Lost Sphear (2018) fue recibido con un entusiasmo menor.

Videoanálisis

Ahora nos llega Oninaki, un nuevo intento por sorprender en el panorama del rol, pero que sin embargo vuelve a dar una impresión de potencial desaprovechado. Tokyo RPG Factory sabe lo que quiere hacer, pero no siempre da con la tecla.

PUBLICIDAD

Entre la vida y la muerte

Oninaki plantea un nuevo universo, diferente a pasados juegos de la desarrolladora. Sigue los pasos de Kagachi, un joven Watcher "que representa los principios de la reencarnación"; los Watchers guían a las almas errantes y sirven de guardianes del mundo de los vivos y del más allá, es decir, se encargan de mantener el ciclo. Estas almas perdidas no pueden reencarnarse y terminan por convertirse en monstruos.

Es el tercer proyecto de un equipo que dice inspirarse en el rol tradicional.
Es el tercer proyecto de un equipo que dice inspirarse en el rol tradicional.

Durante los primeros compases de la historia -con textos en inglés- Kagachi se muestra frío y distante, incluso con sus propios Daemons –a los que considera simples armas-. Su vida cambiará cuando se reencuentre con una extraña joven que conoció hace muchos años y por la que no parece pasar el tiempo.

El tema de la vida y la muerte da lugar a una historia con tintes más oscuros que de lo que uno podría esperar por su aspecto "infantil": no estamos ante el típico JRPG repleto de humor ligero en plan Atelier, sino que trata temas sobre la pérdida o el sufrimiento que normalmente no se ven en los juegos. Es sin duda uno de los aspectos más curiosos del juego, y a la postre el único con personalidad.

El protagonista es un Watcher que debe velar por las almas errantes.
El protagonista es un Watcher que debe velar por las almas errantes.

Adiós a los turnos, bienvenida la acción

Una de las diferencias del juego respecto a por ejemplo Lost Sphear es que esta vez se aleja del combate por turnos y se inclina más por la acción: ahora hablamos de un hack’ n slash de vista superior. La verdad es que esta decisión va a rechinar a algunos jugadores que precisamente apreciaban que Tokyo RPG Factory se desmarcase del rol moderno –que salvando un puñado de excepciones, suele apostar por el ARPG-, pero eso no lo convierte automáticamente en un mal sistema.

Oninaki se basa en el uso de los Daemons, los espíritus que posee Kagachi, que no son meras invocaciones puntuales al estilo de Final Fantasy, sino quienes definen nuestra paleta de ataques y habilidades pasivas. Square Enix ha reiterado que equivalen a las clases, lo cual es una buena comparación: hay Daemons de todo tipo, unos orientados a la fuerza o la velocidad, con poder ofensivo o defensivo, y sus técnicas funcionan con un tiempo de recarga. Aisha utiliza espadas y en general resulta equilibrada, con embestidas que cortan a los oponentes; Zaav porta una lanza y ataca con una caída desde el cielo, Wil golpea con sus hachas y bloquea ataques, Dia dispara proyectiles –pistola y ballesta-, etc.

Esta vez no hay turnos, es un juego de acción. El cambio es curioso, pero tiene sus propios problemas.
Esta vez no hay turnos, es un juego de acción. El cambio es curioso, pero tiene sus propios problemas.

Estos Daemon evolucionan con un árbol de habilidades en el que vamos desbloqueando nodos para aprender nuevas técnicas, y se les pueden equipar armas como si fueran otros compañeros. Al principio es un sistema simplón porque vamos a repetir los mismos ataques una y otra vez, pero encontrando nuevos Daemon y ampliando el abanico de habilidades asignadas esta impresión mejora con el tiempo. Luego también hay una mecánica de afinidad según la posesión del Daemon que permite entrar en un modo de manifestación con mejoras en los parámetros, opción de cancelar acciones y no ser tumbado.

La personalización de los Daemon permite profundizar en aquellos que nos parecen más útiles y aprender nuevas técnicas.
La personalización de los Daemon permite profundizar en aquellos que nos parecen más útiles y aprender nuevas técnicas.

¿Es un sistema de combate divertido? Sí, con muchos matices, y no debería importarnos que pueda ser mejor que ciertos sistemas por turnos arcaicos, pero es cierto que el juego ha perdido una oportunidad de ganar más carisma y que en el fondo gran parte del gameplay consiste en gastar las técnicas más devastadores en cuanto están disponibles o esquivar los ataques enemigos. Sin más.

Muchas veces la gracia está en elegir el Daemon más apropiado según el estilo del jefe al que nos enfrentamos, pero no tiene más estrategia ni llega a la fluidez o velocidad de Ys VIII, por decir un caso similar. Por ejemplo, no puedes intercambiar rápidamente los Daemon para crear combos más creativos, el juego es un hack’n slash pero nunca se atreve a asumirlo con todas las consecuencias, pide más velocidad y precisión –sobre todo a la hora de apuntar enemigos-. También extraña que durante la exploración con Aisha activada te permita dar embestidas o impulsos, y con Zaav dar saltos, pero no podrás hacer ambos movimientos –lamentablemente, esto tampoco se exprime en el diseño de los mapas, muy simples-.

Con el cambio de dimensión aparecen nuevos enemigos, tesoros y personajes.
Con el cambio de dimensión aparecen nuevos enemigos, tesoros y personajes.

La otra particularidad de Oninaki es la posibilidad de viajar entre dos dimensiones, que es una de las ventajas de los Watchers. Visitaremos el Otro mundo en cualquier momento con la pulsación de un botón y por varias razones. ¿Hay un fantasma perdido por la ciudad? Cambia de plano, habla con él y descubre su historia o misión. O quizás sea necesario durante la exploración para encontrar un portal que de acceso a explorar nuevas zonas. Eso sí, en este plano la posibilidad de causar daño crítico aumenta para todos, enemigos y protagonista, lo que hace muy peligroso el intercambio de golpes.

Oninaki es, en definitiva, un RPG de bajo presupuesto que es consciente de sus limitaciones y no pretende reinventar la fórmula ni experimentar demasiado. El problema es que tampoco destaca en ningún apartado: ni en sus protagonistas ni en su combate, que es simplemente aceptable. Lo positivo es que abundan los jefes y subjefes –versiones grandes de enemigos genéricos-, con los que tendrás que demostrar el domino de tus Daemon, pero incluso si deseas dar un respiro a la trama principal todo se siente muy restringido; no esperes una gran cantidad de misiones opcionales.

Los enemigos normales se repiten demasiado, pero de vez en cuando encontraremos subjefes.
Los enemigos normales se repiten demasiado, pero de vez en cuando encontraremos subjefes.

Producción casi de juego indie

Visualmente Oninaki es algo más bonito que sus predecesores, aunque sus paisajes siguen pecando de desangelados y con mucho reciclaje. Gracias a los efectos de color y destellos disimula unos modelados que bien podrían pertenecer a un título de móvil –curiosamente ninguno de los títulos de Tokyo RPG Factory se ha lanzado en estas plataformas-. No obstante, pese a los cambios de decoración, la paleta de colores provoca que muchos de los lugares del juego terminen por ser demasiado similares.

Los gráficos son algo mejores que los de 'Lost Sphear', su anterior trabajo lanzado en 2018.
Los gráficos son algo mejores que los de 'Lost Sphear', su anterior trabajo lanzado en 2018.

La banda sonora en cambio nos ha gustado más, y este es un aspecto que Square Enix suele cuidar mucho en todas sus producciones. No es memorable, pero al menos acompaña bien las secuencias y la acción.

Conclusiones

La historia de Oninaki es interesante y más si lo comparamos con el tono festivalero de muchos RPG japoneses, pero se podría decir que sufre el mismo problema que los dos anteriores juegos del equipo: las buenas ideas no bastan para hacer un juego rol notable.

Puede ser por falta en el tiempo de desarrollo o la inexperiencia de parte del equipo, pero para lanzar un ARPG que enganche hace falta, ante todo, un buen sistema de combate. Y aquí es donde Oninaki queda corto, con escasa variedad de enemigos, unos mapas muy básicos y un control que debería estar más refinado. Tokyo RPG Factory todavía tiene mucho que demostrar si quiere dejar una huella en el género.

Hemos realizado este análisis en su versión de PS4 con un código que nos ha proporcionado Koch Media.

NOTA

7
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

La historia de tono melancólico.
La personalización del protagonista con los Daemon.
Su banda sonora.

Puntos negativos

El combate es, como mucho, simplemente correcto.
Desarrollo repetitivo en mapas muy poco inspirados.
Textos en inglés.

En resumen

Divertido pese a sus limitaciones, lo nuevo de Tokyo RPG Factory es un giro a la acción con buenas ideas al que le falta una capa más de pulido en todos sus apartados.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch, PS4 y PC

Serious Sam 4 - Análisis
Serious Sam 4 - Análisis
Análisis
2020-09-25 09:00:00
Serious Sam vuelve a la carga con una nueva entrega que repite la misma fórmula que ha llevado a la saga al éxito pero que se queda un tanto descafeinada en un momento excelente para los shooters.
RollerCoaster Tycoon 3: Complete Edition - Análisis
RollerCoaster Tycoon 3: Complete Edition - Análisis
Análisis
2020-09-24 17:06:00
RollerCoaster Tycoon 3: Complete Edition es la versión completa y actualizada de uno de los mejores juegos de la construcción de parque temáticos, que además, llega a Nintendo Switch.
Mafia: Definitive Edition - Análisis
Mafia: Definitive Edition - Análisis
Análisis
2020-09-24 17:00:00
Excelente y cuidado remake de uno de los títulos de mafias más emblemáticos de la historia.
BPM: BULLETS PER MINUTE - Análisis
BPM: BULLETS PER MINUTE - Análisis
Análisis
2020-09-23 17:04:00
Un original roguelite con una propuesta muy divertida e intensa que, sin embargo, se acaba quedando demasiado corto y escaso en contenidos.
Crysis Remastered - Análisis
Crysis Remastered - Análisis
Análisis
2020-09-23 13:11:53
Más de una década después de que Crytek sorprendiera con un shooter para PC técnicamente deslumbrante, llega a las consolas actuales con una remasterización que no da la talla.
Tennis World Tour 2 - Análisis
Tennis World Tour 2 - Análisis
Análisis
2020-09-22 13:41:00
El simulador vuelve a la pista con una secuela que mejora ciertas cosas y modifica otras con un resultado que no termina de convencer.
Género/s: JRPG / Rol
PEGI +12
Plataformas:
Switch PS4 PC

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
7
COMUNIDAD
7

PUNTÚA
Oninaki para Nintendo Switch

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
7
COMUNIDAD
7.63

PUNTÚA
Oninaki para PlayStation 4

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Oninaki para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir