Análisis Nintendo Switch Sports - Vuelve el clásico de Wii (Switch)

El party game por excelencia, accesible para jugadores y novatos, y divertido para todos, añade nuevos deportes, modos y un modo online moderno.
Nintendo Switch Sports
·
Actualizado: 15:10 29/4/2022
Análisis de versión Switch.

Se dice pronto, pero hace ya más de tres lustros que la industria y la cultura del videojuego se amplió como pocas veces antes lo había hecho. Wii, una consola con un mando que recordaba al de un televisor, se coló en los salones de quienes no eran jugadores habituales. Wii Sports hizo que personas de todas las edades y experiencias con el medio disfrutaran juntos. El videojuego siempre ha sido una experiencia social, pero el tándem de consola accesible y party game deportivo la llevó más allá, aunque en algunos hogares tanto el aparato como el juego se quedaron pillando polvo tras el impacto inicial. Este 29 de abril, en un movimiento que mezcla nostalgia y el sacar partido del público amplísimo y variado de Nintendo Switch, la marca japonesa trae de vuelta aquellos tiempos con Nintendo Switch Sports.

Videoanálisis

A continuación podéis ver nuestro análisis en vídeo, en el que os contamos qué nos ha parecido y podéis ver cómo luce el juego en Nintendo Switch:

La propuesta de siempre con nuevos deportes

La premisa no ha cambiado un ápice, tanto para lo positivo como para lo negativo. Se trata de un conjunto de seis deportes (tenis, bolos, chambara, fútbol, voleibol y bádminton), algunos nuevos, otros procedentes del juego original y varios de Wii Sports Resort, el título publicado en 2009 para mostrar las bondades del Wii Motion Plus. Casi todos ellos tienen en común la diversión directa y accesible: apenas requieren pulsaciones de botones, tan solo mover los mandos Joy-Con. En el mejor de los casos, con dos frases se puede explicar a los nuevos jugadores cómo jugar; en el peor, una sola partida basta para que se queden con la copla. Son minijuegos cuya profundidad varía de una disciplina a otra, y cuya diversión en muchos casos depende del número de jugadores en la sala. Pero todo esto se complementa con un modo en línea con puntos de jugador, progreso a través de distintas ligas y equipamiento cosmético desbloqueable.

PUBLICIDAD

Aunque los sensores de movimiento de los Joy-Con son más precisos que los incluidos en los mandos de Wii, uno podría pensar que la ausencia de la barra de sensores utilizada también en el Wii Sports Club de Wii U restaría precisión. Nada más lejos de la realidad, más bien al contrario: funciona como un tiro, y excepto algún movimiento extraño muy ocasional en el bádminton, no hemos notado nada extraño en un sistema que es muy preciso una vez te acostumbras a sus particularidades. De hecho, el no depender de esa barra de sensores otorga cierta libertad. Ya no se requiere estar frente al televisor para jugar, lo que acomoda el juego a más entornos y distribuciones del salón o de la habitación (por mucho que quienes hacen las imágenes, cuasi nostálgicas, que recomiendan jugar con espacio para evitar darle una patada al perro no hayan visto en su vida el tamaño de los salones de un piso de una capital española). Eso sí, nos hubiera gustado que se aprovechara la olvidada vibración HD de los mandos de Switch. Además, jugar en multijugador a ciertos deportes utilizando la consola en modo sobremesa o en un televisor pequeño es inviable porque es complicado seguir la acción, como puede ocurrir con el fútbol a pantalla partida o el voleibol a cuatro.

Si tenemos cuatro Joy-Con podemos jugar a los bolos con otros tres jugadores simultáneamente.
Si tenemos cuatro Joy-Con podemos jugar a los bolos con otros tres jugadores simultáneamente.

Del tenis a los combates con espadas…

Entrando en los deportes en sí, sin duda todos son divertidos, pero hay algunos que lo son más que otros, y ciertas submodalidades no funcionan demasiado bien. El tenis, la estrella de Wii Sports, sigue siendo ese juego tan bien diseñado que todos recordamos: hasta cuatro jugadores en una misma consola pueden competir en equipos de dos (al jugar solo se controla simultáneamente a los dos tenistas, y con dos o tres jugadores se elige si se puede formar equipo con un compañero frente a la máquina) en una disciplina que tan solo requiere mover el mando en el momento apropiado para dirigir la pelota y girar la muñeca para hacer dejadas o bolas altas; accesible y si hay un nivel similar de habilidad entre todos los jugadores, será uno de los deportes que más pique.

El bádminton puede parecer reiterativo estando el tenis, pero lo cierto es que tiene entidad propia por la diferencia de ritmo. Aquí los partidos son siempre uno contra uno, frente a otro jugador o contra la máquina. Se pulsa el gatillo al golpear para las dejadas e importan menos los movimientos de la muñeca que el momento en el que se le da al volante. Como la cancha es mucho más pequeña y el volante más rápido, es muchísimo más dinámico que el tenis; y según vuestro estado de forma física, también más cansado. Le echamos la culpa de nuestras agujetas en el brazo a este deporte.

El bádminton es el único deporte en el que muy de vez en cuando hemos tenido problemas con la respuesta del sensor de movimiento.
El bádminton es el único deporte en el que muy de vez en cuando hemos tenido problemas con la respuesta del sensor de movimiento.

Tampoco podían faltar los bolos, claro, componente clave del juego original por su sencilla premisa y porque no requiere de movimientos exagerados. Al final nos hemos acostumbrado a que no haya que soltar el gatillo para lanzar la bola, aunque es algo a lo que lleva un tiempo si se ha jugado mucho al original. Sea como sea, la decisión tiene sentido: no queremos que el sobrino, el abuelo o el colega que lleva alguna bebida espirituosa de más nos reviente el televisor porque suelta no solo el botón, sino también el mando. Menos sentido tiene que en el multijugador pasando un solo mando solo puedan jugar hasta cuatro personas, una limitación que ya estaba en Wii. Sí se agradece que, si se tienen los mandos suficientes, hasta cuatro usuarios puedan jugar simultáneamente a los bolos a pantalla partida sin necesidad de esperar a que el anterior haga su jugada. Los bolos, pese a su accesibilidad, es también uno de los deportes con menos recorrido: una vez se dominan los giros de muñeca para orientar la bola y la colocación del avatar es fácil hacer un pleno detrás de otro. Por eso se agradece el modo especial añadido, que modifica la pista con pendientes y obstáculos (más o menos enrevesados según el modo de dificultad elegido), haciendo que tengamos que medir bien el punto desde el que lanzamos, la velocidad y el efecto de la bola.

Con un buen oponente el chambara es divertidísimo.
Con un buen oponente el chambara es divertidísimo.

El chambara, la lucha con espadas para hasta dos jugadores, retorna de Wii Sports Resort, pero con más opciones que dan una capa estratégica extra. No es un juego frenético en el que haya que atosigar al rival con espadazos sin ton ni son. Al contrario, es una experiencia relativamente pausada donde hay que medir bien los golpes: si el rival se cubre en horizontal, hay que pegar de lado a lado (e igual en vertical o diagonal), porque de lo contrario nuestro avatar acabará aturdido y abierto a recibir varios golpes consecutivos que nos pueden tirar del escenario y dar la victoria de la ronda al adversario. La novedad está en los tipos de espada. Además de la estándar, la de energía nos permite adoptar otras estrategias ya que, aunque hace menos daño, se carga al bloquear golpes, y dicha energía se puede utilizar para realizar un ataque contundente. Luego están las espadas dobles de energía (que requieren un Joy-Con en cada mano para cada jugador), que añade el elemento de amagar los golpes, y por supuesto, el fliparse frente a la pantalla.

... pasando por el fútbol rocketleaguizado y el volebol

Los dos deportes restantes, ambos nuevos, tienen virtudes y desventajas opuestas. El voleibol, siempre en nuestra humilde opinión, le ha quitado el puesto al tenis como mejor deporte para cuatro jugadores. Es una disciplina donde lo que importa es el timing, el momento de golpear el balón al sacar, cuando se recibe, cuando se coloca, cuando se salta frente a la red para hacer un bloqueo y cuando se remata. No requiere ninguna pulsación de botón, y aunque quizá sea el más complejo de aprender (de nuevo, una sola partida basta para pillarlo todo, aunque hay un tutorial bien explicativo) por la cantidad de movimientos distintos, una vez comprendida la esencia es divertidísimo si se juega dos contra dos porque requiere mucha coordinación, y por tanto, comunicación (que en muchos casos acaba en gritos y risas). Pero de igual manera, al jugar solo o contra un jugador, la acción se percibe lenta porque, al fin y al cabo, la IA se está encargando de la mitad de la partida.

El fútbol es una especie de ‘Rocket League’ más accesible y directo.
El fútbol es una especie de ‘Rocket League’ más accesible y directo.

Hemos dejado para el final el fútbol porque es donde más chicha hay y donde más ha cambiado nuestra opinión respecto a las impresiones publicadas hace unas semanas. A todas luces es el juego menos accesible en tanto que aúna la pulsación de los botones, el uso de las palancas para mover al futbolista y la cámara en 3D, y los sensores de movimiento; quizá demasiado para pasarle los mandos (se requieren dos Joy-Con por jugador) a alguien sin experiencia en videojuegos. Eso sí, desde Nintendo han tomado decisiones inteligentes en este sentido como que la cámara no se pueda rotar completamente, sino solo en un arco de 180 grados desde la posición del balón; y que muchas de las acciones que se realizan con los botones (saltar, correr, pasar con precisión) no sean del todo imprescindibles para, al menos, pasar un buen rato.

Sin embargo, para muchos será su disciplina favorita, especialmente para aquellos que tienen interiorizadas acciones básicas (pero no tan comunes como podría parecer) como mover a un personaje por un espacio tridimensional. El motivo es que básicamente se trata de una adaptación de Rocket League: hay una pelota gigantesca con unas físicas que se comportan a medio camino entre un globo y un balón, dos porterías exageradamente grandes, y muros en los que el esférico rebota en lugar de salirse del césped. El objetivo queda claro sin explicación alguna: meter el balón en la portería que menos conoces más veces que el rival en los cinco minutos que dura la partida. Al igual que en el juego de Psyonix, al principio se percibe tosco, pero pronto uno aprende a controlar la pelota algo mejor, a saltar y chutar de cabeza como si estuviera en Oliver y Benji y a administrar con cabeza el indicador de resistencia que parece rescatado de The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Como en el tenis, en voleibol los deportistas se mueven automáticamente, pero el ‘timing’ a la hora de hacer las acciones es fundamental.
Como en el tenis, en voleibol los deportistas se mueven automáticamente, pero el ‘timing’ a la hora de hacer las acciones es fundamental.

En definitiva, que el fútbol, frente a un oponente con un nivel de habilidad similar, es divertidísimo, pero hay varios asteriscos aquí. Además de un modo entrenamiento donde practicar con libertad, hay dos modos principales: 1 contra 1 y 4 contra 4. El primero, con un estadio pequeño y sin preocupaciones de a quién pasar el balón, es dinámico, tenso y una demostración de habilidad pura cara a cara. Sin embargo, el 4 contra 4 tiene varios problemas. El primero, que en multijugador local solo pueden jugar dos personas a la vez, en el mismo equipo o como oponentes, por lo que en el terreno de juego hay seis futbolistas controlados por la IA, lo que conlleva que durante demasiado rato los jugadores que deberían ser los protagonistas de la acción no lo sean.

El segundo, que el estadio para este modo es demasiado grande, por lo que el ritmo es mucho más pausado. En el modo en línea, donde cada uno controla a un futbolista, es algo más divertido, pero aún así menos intenso de lo que nos gustaría. En esta disciplina hay otra submodalidad, Duelo, básicamente una tanda de penaltis que se juega con la cinta incluida en la versión física del juego y en Ring Fit Adventure. No pasa del gimmick de chutar a puerta moviendo la pierna, algo que apenas probaremos un par de veces, aunque este tipo de control se añadirá a los partidos en verano con una actualización gratuita, a la que seguirá otra actualización en otoño que incorporará el golf.

El peso del online en detrimento del modo para un jugador

El modo online de Nintendo Switch Sports quiere ser un pilar de la experiencia tan importante como el multijugador local. De hecho, el primer botón del menú principal, y también el más grande, es ese Juego mundial en el que pueden participar hasta dos jugadores en una misma consola, y otro modo en línea donde se puede jugar con los jugadores que tengamos en la lista de amigos y en el que también pueden participar dos usuarios desde la misma máquina.

Podemos personalizar el avatar de distintas maneras y conseguir sellos para comunicarnos en el modo en línea participando en este.
Podemos personalizar el avatar de distintas maneras y conseguir sellos para comunicarnos en el modo en línea participando en este.

Estas adiciones, sin embargo, también han restado por otro lado: al modo para un jugador. Wii Sports planteaba una suerte de rendimiento del jugador, un estado de forma física con barritas y estadísticas que, si bien a ese nivel no era más que una pantomima, tenía un objetivo claro: ofrecer un sistema de progresión. A más partidas y victorias contra la IA, más puntos y adversarios más duros, hasta llegar a un tope para el que había que dedicar horas para alcanzarlo y mucha práctica y dominio mantenerlo. Aquí no hay nada de eso. De hecho, la dificultad de la inteligencia artificial la elegimos (entre tres opciones) antes de comenzar la partida. Así, más allá de conseguir derrotar a la máquina en nivel Muy hábil en cada deporte (os avisamos que en algunos es complicado), no hay ningún reto para un solo jugador, ni ningún registro de nuestros hitos en solitario.

La progresión, por tanto, está en el mencionado Juego mundial. Se encuentran partidas rápidamente, pero en caso de que haya pocos jugadores activos, hay varios sistemas para tener que esperar menos: poder escoger hasta tres deportes a la vez para los que buscar partida, la posibilidad de seleccionar cualquiera al azar, y el uso de bots eventualmente. Con cada partida se obtienen puntos, más o menos dependiendo de nuestro rendimiento: haber ganado o no, lo ajustado que ha estado el encuentro, las asistencias a los compañeros de equipo, etc.

Cada sets estará disponible durante al menos dos semanas para que dé tiempo a desbloquear todos los objetos antes de que rote.
Cada sets estará disponible durante al menos dos semanas para que dé tiempo a desbloquear todos los objetos antes de que rote.

Con cada 100 puntos podemos elegir un premio aleatorio entre los dos sets de conjuntos disponibles en ese momento; cada semana habrá un nuevo set. Aunque podemos utilizar un Mii, Nintendo Switch Sports sustituye los minimalistas personajes por avatares más complejos. El editor al principio es muy limitado: un puñado de caras, colores de piel, ojos y pelo, algunos peinados, distintos tonos de un mismo traje y ya. Los mencionados sets desbloquean muchos más cosméticos: raquetas, balones, gorros, accesorios faciales, trajes, emoticonos para comunicarnos en el multijugador y más.

Más allá de desbloquear ítems cosméticos y volver cada semana a ver cuáles han añadido, el sistema de progresión está basado en las Ligas Pro. Al dominar uno de los deportes en el modo en línea se desbloquea ese modo profesional para dicha disciplina, lo que nos motiva a seguir jugando para ir ascendiendo de liga completando logros. El modo online en sí es muy estable y no hemos apreciado diferencia a cuando jugamos en local, algo necesario para un título basado en el control por movimiento. Mientras que en el online con amigos se puede elegir cualquier modalidad, en el caso del Juego mundial hay algunas limitaciones: están todos los deportes, pero el fútbol siempre es 4 contra 4 y los bolos son una eliminatoria en tres fases para 16 jugadores.

No es ningún portento técnico, pero es bastante bonito y elegante.
No es ningún portento técnico, pero es bastante bonito y elegante.

En cuanto a lo audiovisual, si tuviéramos que elegir una sola palabra para definirlo tanto en lo gráfico como en lo sonoro diríamos, como también diríamos de su predecesor, "elegante". Es un título sin demasiados artificios, pero sin duda con más detalles, efectos y jaleo en segundo plano durante los partidos. Es uno de esos juegos de Nintendo para Switch que, salvo algo de aliasing aquí y allá y la evidente bajada de framerate al jugar al voleibol con cuatro pantallas partidas, es sorprendentemente nítido y redondito. También es de agradecer la inclusión de un modo para daltónicos: aunque no tiene las opciones de personalización habituales, es un primer paso para una compañía que habitualmente deja de lado la accesibilidad para las personas con algún tipo de discapacidad. En lo sonoro, los efectos son tan sencillos como contundentes, pero va a costar que el tema principal se nos quite de la cabeza al igual que ocurrió con el menú principal de Wii.

Conclusión

Nintendo Switch Sports trae de vuelta la diversión multijugador directa y tremendamente accesible que hace 15 años consiguió colocar una Wii en más de 100 millones de hogares, pero dirigido a un público potencial (los poseedores de la consola híbrida) que ya supera esa cifra y adaptándose a las tendencias actuales del videojuego, esto es, dedicando tanto esfuerzo al multijugador local como a un multijugador en línea que funciona bien y que cuenta con un sistema de progresión moderno con potencial para hacernos con frecuencia, pero perdiendo por el camino los sistemas que en anteriores juegos de la saga podían picar al jugador solitario. Si bien las disciplinas son menos numerosas que en Wii Sports Resort, todas son divertidas, con ritmos diferenciados, con propuestas jugables diversas y con barreras de accesibilidad transparentes o translúcidas según el caso. El party game deportivo por excelencia es capaz de amenizar reuniones familiares y de entretener a los colegas mientras llega la cena, pero también de ofrecer horas de risas y gritos compitiendo y colaborando con amigos. Pero como con Wii Sports, que esta experiencia social acabe en unas semanas pillando polvo en la estantería o no depende de múltiples factores que van más allá de la calidad indudable del videojuego.

Hemos realizado este análisis gracias a un código de descarga para Switch ofrecido por Nintendo.

Fran G. Matas
Colaborador

NOTA

8
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

La variedad en la selección de deportes.
El voleibol para cuatro jugadores es fantástico.
El fútbol 1 contra 1 provocará muchísimos piques.

Puntos negativos

No supone ninguna innovación a la fórmula.
La ausencia de un sistema de progresión para un jugador.
Tres de los seis deportes son solo para dos jugadores.

En resumen

El party game deportivo por excelencia vuelve con una entrega con una muy buena selección de disciplinas, mejoras aquí y allá, y un modo online con mucho peso en detrimento de la experiencia en solitario.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch

They Always Run - Análisis
They Always Run - Análisis
Análisis
2022-05-20 12:46:00
Aidan es un cazarrecompensas de tres brazos y el protagonista de They Always Run, una aventura de acción en dos dimensiones que pone todo el foco en su trama de ciencia ficción.
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
Análisis
2022-05-13 13:37:00
Asesinatos, misterio y una historia con sabor nipón contada mediante vídeo de imagen real.
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Análisis
2022-05-10 09:57:15
Acción y toque rol en una clásica aventura 2D que da el primer vistazo al mundo de Eiyuden Chronicle.
Kharon's Crypt - Análisis
Kharon's Crypt - Análisis
Análisis
2022-05-09 11:35:00
El pequeño estudio español Andromeda Project sorprende con una aventura muy bien diseñada que homenajea con mucho acierto a la mítica Game Boy Color.
The Stanley Parable: Ultra Deluxe - Análisis
The Stanley Parable: Ultra Deluxe - Análisis
Análisis
2022-05-02 17:58:00
Volvemos a The Stanley Parable con su edición Ultra Deluxe, una remasterización extendida que pone en valor el original manteniendo el nivel de calidad y aprovechando para lanzar nuevas reflexiones.
Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread - Análisis
Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread - Análisis
Análisis
2022-04-29 13:34:00
Una notable aventura metroidvania que destaca por su alta dosis de acción con cuatro héroes únicos.
Género/s: Deportes / Multideporte
PEGI +7
Plataformas:
Switch

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
9

PUNTÚA
Nintendo Switch Sports para Nintendo Switch

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir