Análisis de Killzone 2 (PS3)

Killzone 2 cumple las altas expectativas y se convierte en uno de los imprescindibles para PlayStation 3.
Killzone 2
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
10
SONIDO
?
NOTA
9.6
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versión PS3.

Cumpliendo expectativas

Killzone 2 llega finalmente a PlayStation 3 después de hacerse rogar durante años como la gran promesa de la consola de Sony y, como ya hemos señalado en alguna ocasión anterior, convertido en algo así como el listón con el que se va a juzgar una consola que, dos años después de su lanzamiento, entra ya en un período de relativa madurez. Los desarrolladores de Guerrilla Games, con una primera parte que prometía convertirse en un referente en PlayStation 2 pero que no acabó de cumplir las expectativas, han gozado durante estos últimos años de carta blanca en lo que se refiere a tiempo de desarrollo y de un presupuesto que no nos atrevemos a calcular. El resultado sin duda no decepcionará a aquellos usuarios de PlayStation 3 que esperaban un juego de referencia. Killzone 2 es un grandísimo juego de acción en primera persona, probablemente el mejor de su género en la consola, un espectáculo gráfico al que es muy difícil encontrarle parangón y una experiencia jugable intensa, con personalidad propia. Las expectativas se han cumplido.

El juego sigue fielmente la historia de los dos primeros juegos de la saga, es decir, el de PlayStation 2, y el juego de acción en tercera persona Killzone Liberation para PSP. Tras repeler la invasión de los Helghast en el planeta Vetka, y continuar la lucha en Liberation, la alianza de fuerzas terrestres se prepara para darle un golpe mortal a esta facción independiente de una humanidad que ha colonizado el espacio. Armados hasta los dientes y con el objetivo de eliminar la amenaza militar -y, ahora, nuclear- que suponen los Helghast, se prepara la invasión al planeta Helghan, el muy contaminado hogar de esta raza, comandada por su demagogo y bastante nazi dictador Visari.

Aparte de que continúa los acontecimientos, la historia está relacionada también por los personajes. Aunque Templar ya no participará de los enfrentamientos, sino que dirige la operación desde los cielos, algunos viejos conocidos se nos cruzarán en nuestro camino, comenzando por Rico, del primer juego. Nosotros seremos un sargento llamado Sev. uno más de los muchos soldados a la conquista de Helghan, y formaremos parte de un pequeño escuadrón en el que también se encuentran dos combatientes llamados Garza y Natko aparte del ya mencionado Rico. A lo largo de los niveles avanzaremos junto a ellos, aunque la mayoría de las veces acompañados de tan solo uno, enfrentándonos a todo lo que tiene que ofrecernos el ejército Helghast, que es bastante. Aunque todos los enemigos parecen iguales a primera vista, pues todos los nativos de Helghast llevan "de serie" esos emblemáticos anteojos rojos acompañados de un sistema de respiración asistida, hay bastante variedad entre ellos, y grandes diferencias entre el soldado estándar y las unidades más específicas y difíciles de matar. Todos se parecen entre sí, pero su "clase", típicamente diferenciada por el arma que llevan, hace que se comporten de forma diferente y planteen retos variados.

PUBLICIDAD

Enemigos con ganas de vivir

Aunque algunos son más fuertes que otros y llevan diferentes armas, hay unas reglas de comportamiento general entre los Helghast bastante lógicas: todos son hábiles cubriéndose, trabajan bastante bien en equipo, sin llegar a comportarse como unidades tácticas pero sí teniendo en cuenta dónde están sus compañeros para así acorrarlarlos mejor, y suelen usar granadas para intentar acabar con nosotros u obligarnos a salir de nuestro escondite. Los problemas con la inteligencia artificial que hemos ido comentando en cada una de nuestras impresiones del juego han ido disminuyendo, y el resultado final es tremendamente digno. Los enemigos se comportan con bastante astucia, aunque en contadas ocasiones cometen algún error tonto o se les puede sorprender, pero mucho menos que en versiones preliminares. Como ya hemos comentado en alguna situación, se nota que los Helghast no son figurantes sino que están ahí para combatir y para echarnos de su planeta. Tienen ganas de matarnos y de sobrevivirnos, y eso permite que los tiroteos sean muy divertidos, que a veces tengamos que arriesgarnos para acabar con un Helghast que se ha parapetado y no se expone y que, viéndonos nosotros en la misma situación, tengamos que huir, o luchar a la desesperada, para lograr evitar el aluvión de Helghast que se nos echa encima al vernos en inferioridad táctica.

Éste es uno de los mejores logros de Killzone 2, la intensidad que alcanzan los combates. Si les damos tregua, irán a por nosotros, y el avance por los escenarios, aunque lineal y predefinido, no significa un paseo militar donde los enemigos van surgiendo y nosotros les disparamos como en una galería de tiro. Los enfrentamientos con los Helghast son un toma y daca, y aunque es evidente que tarde o temprano acabaremos con ellos y seguiremos avanzando, eso no significa que vaya a ser nuestro bando el que tome siempre la iniciativa. Hay momentos, tanto en pequeños y laberínticos callejones como en entornos abiertos únicamente decorados por las trincheras, en los que son los Helghast los que atacan, y nosotros los que tendremos que cubrirnos y resistir, abatiendo enemigos y esperando un momento de pausa para recargar, esperar a que nuestra pantalla deje de indicarnos lo cerca de la muerte que nos encontramos, y así comenzar a matar Helghast y avanzar, que es de lo que se trata. El resultado es acción sin pausa, intensa, y la sensación de estar formando parte de una batalla o una escaramuza en todo momento.

 1

Intensidad y ritmo a cubierto

El ritmo del juego, especialmente al principio, está especialmente bien cuidado. Obviamente es un juego de acción en primera persona y se trata de disparar, pero las situaciones a las que nos enfrentamos son bastante variadas. Hay partes de combate abierto, en escenarios grandes, con varios soldados de nuestro bando participando en el tiroteo y muchos Helghast a los que apuntar, y otras más de juego de acción en primera persona clásico, en las que avanzaremos por callejones laberínticos, peleando contra menos Helghast pero de un modo más cuidado, con enemigos que se cubren más y suelen usar las granadas para intentar sacarnos de nuestra protección. De todas formas, en toda situación las coberturas son casi imprescindibles, hasta el punto de que lanzarnos al asalto, a acabar con el enemigo a corta distancia o directamente con golpes de culata o cuchillo, es una decisión arriesgada pero tremendamente satisfactoria cuando sale bien. Desde las callejuelas hasta las plazas repletas de trincheras, pulsar el botón de cubrirse para evitar ser acribillados se convierte en una obligación.

Este sistema de coberturas lo aprovechamos tanto nosotros como los Helghast, y hay que decir que, de alguna forma, es "justo". En muchísimos juegos cubrirse significa estar completamente a salvo, mientras que los enemigos que se cubren siempre tienen un brazo, o una parte de la cabeza, asomando para hacer puntería; en Killzone 2 la situación es la misma en los dos casos: tanto ellos como nosotros estamos un poco expuestos, y estando cubiertos podemos recibir algo de daño, pero no letal (a no ser que ya estemos muy mal). Cubrirse se hace en primera persona, como ya se sabía, y el sistema funciona muy bien, tan intuitivo como los juegos que usan este sistema en tercera persona (Rainbow Six Vegas es un buen ejemplo) y aumentando la inmersión del juego, como habían justificado los desarrolladores. El sistema funciona sorprendentemente bien y nos permite asomarnos hacia arriba o a los lados, así como disparar rápidamente hacia delante.

 2

El repertorio de armas es bastante extenso, aunque solo podremos llevar una, aparte de la pistola de munición ilimitada con la que desesperadamente intentaremos sobrevivir cuando se nos ha terminado la munición del arma principal. Hay una serie de fusiles de asalto y subfusiles, tanto del bando ISA como de los Helghast, se comportamiento y "sensaciones" similares aunque con diferencias en el tamaño del cargador y la precisión y el daño que hacen, así como la precisión del zoom. Aunque al principio es complicado diferenciar entre ellos, salvo por el arma principal ISA (que tiene un potente zoom), poco a poco nos iremos familiarizando y quedando con un fusil de asalto favorito, hasta que hacia al final del juego aparezca el definitivo y netamente superior a los demás. Aparte de este arma estándar que llevaremos casi siempre, en el repertorio se incluye una escopeta, una ametralladora de gran calibre y cadencia de fuego, el inevitable lanzallamas, un lanzamisiles bastante efectivo y letal cuando lo usa el enemigo, un lanzagranadas que no veremos más que media docena de veces pero que siempre resultará divertido, un rifle de francotirador que usa el SixAxis para controlar el pulso y un par de armas de ciencia ficción (más aún) que nos habría gustado poder usar más, aunque son sencillamente mortíferas.

El repertorio de armas es por lo tanto bastante variado, sin llegar a extremos, y tendremos que usarlo para acabar con los Helghast en todo tipo de situaciones, aunque para acabar con ellos muchas veces tendremos que hacer que salgan de su escondite usando granadas, o aprovechar la exagerada cantidad de elementos explosivos del escenario, desde clásicos barriles hasta sutiles bombonas de butano en las que habrá que hacer puntería. Las granadas, como en los últimos grandes juegos del género, juegan un papel importante, y en Killzone 2 tendremos que usarlas con sabiduría para exprimir su potencial al máximo. Las granadas explotan retardadamente y los enemigos suelen identificarlas y huir de ellas, pero podemos activar la granada y mantenerla algo más en la mano, para que explote antes y así les sorprenda, siempre con la contrapartida de que nos pueda estallar en la cara. Este detalle tan nimio se vuelve importante y se puede aprovechar mucho para lograr resultados espectaculares, especialmente con los Helghast que se descuelgan de una nave voladora o que van saliendo de un furgón blindado.

 3

Magnífico a uno o varios jugadores

El modo campaña, aunque cada vez resulta menos llamativo para muchos jugadores que se centran solo en el online, tiene una duración más que aceptable y una buena variedad de niveles y situaciones que no permiten que decaiga la acción. Tras varios niveles en la ciudad de los Helghast llega el momento de ver otros parajes, y parece que el juego está claramente dividido entre esta primera parte muy conocida y el resto. Los niveles y las situaciones van progresando en dificultad, aunque los mejores momentos del juego, extrañamente, están al principio. Luego las situaciones se vuelven más extremas, las armas más fuertes, pero la experiencia sigue siendo la misma, sin que entren nuevos elementos en juego que cambien las mecánicas que están desde el principio. Mejoraremos nuestras habilidades un montón, eso sí, y al rejugarlo en el mismo nivel de dificultad progresaremos a toda velocidad arrasando a los enemigos con la experiencia adquirida.

El multijugador es una faceta mucho más conocido del juego gracias a la beta realizada entre varios miles de usuarios hace unas semanas, y hay que decir que ha seguido evolucionando y mejorando hasta formar un modo muy completo, que sigue la senda que han marcado títulos como Halo 3, Call of Duty 4 y numerosos juegos de PC y nos ofrece algo más aparte de simples enfrentamientos. Iremos consiguiendo puntos y emblemas multijugador que harán destacar nuestros galones y ascendencia ante otros jugadores y nos darán acceso a nuevas armas y equipamiento para usar en las partidas online. Inicialmente solo podremos elegir entre varias opciones, para más adelante tener acceso a más clases y armas para jugar de la manera que más nos gusta.

Hay varios modos de juego pero destacan por encima de todo las partidas por equipos, en las que el objetivo va cambiando pero se mantiene la partida, las estadísticas de cada jugador y la puntuación general entre los dos equipos. Podemos comenzar con una misión de asesinato (matar al VIP, como se conoce generalmente) y pasar a una misión de desactivar bomba, a otra de recoger objetos, a una de conquistar zonas... todo ello de una forma fluida, sin pasar por menús, sin interrumpirse en ningún momento la base de todo (es decir, matar a los del equipo rival), y contabilizándose estadísticas y cómo va la partida (un punto por misión cumplida) entre los dos bandos. Al final del encuentro, será el momento de recibir los puntos extra y los galones.

 4

Además de este divertido modo de juego, Killzone 2 cuenta con un interesante sistema de clases dividido en cinco categorías (médico, asalto, etc...) pero que podremos combinar, quedándono con una de las dos funciones especiales de cada una, para crear el rol que mejor se adapte a nuestra frma de jugar. Como siempre, será el éxito del juego en la red el que juzgue la calidad de su modo online, pero nosotros apostamos por ello. Cuenta además con un sitio web 2.0 donde podemos ver en Internet nuestras estadísticas y nuestro estado como jugador, aparte de formar clanes y organizar torneos.

Gráficamente excepcional

Como ya comentábamos en las impresiones del juego publicadas hace apenas un mes, Killzone 2 es un juego tremendamente espectacular a nivel gráfico, un título que sale tres meses de Resistance 2, por poner un ejemplo de la propia Sony, y parece que lo hace año y medio después por la abrumadora superioridad que muestra sobre los otros títulos del género en la consola. Destaca sobremanera lo cuidado de los escenarios, un apartado que en algunos juegos de acción en primera persona suelen descuidar para mostrar mejores modelados, explosiones más espectaculares o simplemente para evitar ralentizaciones. Killzone 2 se permite cumplir en todas sus facetas gráficas, mostrando unos entornos espectaculares, no solo por la cantidad de objetos en pantalla, la complejidad de las edificaciones, el detalle de sus modelados y sus texturas y lo interactivo que resultan algunas partes, sino también por cómo se usan efectos gráficos como el humo o la iluminación para crear una atmósfera sensacional.

El resto de apartados del juego lucen a un nivel tan bueno, con unos fantásticos efectos gráficos para las explosiones, el fuego o el humo, y un gran modelado y animación tanto de los Helghast como de nuestros "colegas" de la ISA. En este sentido destaca la buena física del juego, tanto en la destrucción en tiempo real de ciertas partes del escenario como columnas o tablas de madera, como sobre todo en la detección de impactos y las animaciones que producen. Todo se mueve con fluidez, sin ralentizaciones, logrando un espectaculo visual que actualmente no tiene igual en la nueva generación de consolas.

Buen sonido FX y banda sonora

La versión que hemos comentado de Killzone 2 no tenía un apartado sonoro definitivo, se nos indicaba que las voces en castellano eran "provisionales" y, aunque con un buen doblaje y voces reconocibles, destaca que algunos personajes tienen un ligero acento sudamericano y rasgos como el seseo. Es bastante seguro que el doblaje de la versión final que llegue a las tiendas sea en español castellano, pero aún así todavía no podemos puntuar la nota en el apartado sonoro, si bien la base, el sonido FX y la música, es excelente, y la nota final que le demos al juego va a ser la misma. La banda sonora no tiene mucho protagonismo pero ambienta muy bien la acción, con temas orquestales cambiantes según el momento en el que estemos, mientras que el sonido FX si que cobra un gran papel gracias a la variedad de armas y a la intensidad de la acción, causando que en todo momento estemos oyendo disparos, impactos de bala, explosiones, gritos o sonido de pasos. Hay una gran variedad y los efectos, ni siquiera el de las granadas a punto de estallar, llegan a resultar repetitivos.

 5

Promesa cumplida, compra obligada

Con un apartado gráfico espectacular y tanto un gran modo campaña como multijugador, Killzone 2 resulta un juego redondo y una promesa cumplida para los usuarios de PlayStation 3 que desde que se anunció por primera vez hace ya casi cuatro años lo han estado esperando como agua de mayo. A Killzone, sea por el mayor tiempo de desarrollo o por la experiencia adquirida por Guerrilla en estos años, no le ha pasado lo que a su primera entrega, y entra por la puerta grande para convertirse en un referente gráfico y en una de las joyas del catálogo de PlayStation 3, uno de esos títulos exclusivos que pueden decantar una compra de nueva consola.

Precedido de una expectación espectacular, lo que suele ser también un nivel de exigencia similar, Killzone 2 no es perfecto, pero es magnífico, con un apartado visual que deja claro lo que puede -y podrá- hacer la consola PlayStation 3, y con una jugabilidad excelente y un estilo propio tremendamente inmersivo. Se le podrían exigir más cosas, como algo más de duración, más variedad hacia el final del juego y un modo cooperativo, tan "exigible" desde Halo 3, pero lo que otorga es suficiente para concluir que si tienes una consola PlayStation 3 y alguna vez te han gustado los juegos en primera persona, deberías morderte las uñas hasta el 26 de febrero.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Cotton Reboot - Análisis
Cotton Reboot - Análisis
Análisis
2021-07-24 08:21:00
Disparos clásicos en plan shooter old school tan simpáticos como visualmente llamativos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Death's Door - Análisis
Death's Door - Análisis
Análisis
2021-07-20 15:36:00
Una entretenida y amena aventura al más puro estilo Zelda a la que le ha faltado un punto de brillantez para terminar de alzar el vuelo.
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-07-20 11:17:00
Plataformas clásicas con mucha gracia y personalidad se asoman a Switch y PC con esta versión mejorada y definitiva de un simpático plataformas.
PEGI +16
Plataformas:
PS3

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
9.6
  • Fecha de lanzamiento: 26/2/2009
  • Desarrollo: Guerrilla Games
  • Producción: Sony Europa
  • Distribución: Sony
  • Precio: 69,95 €
COMUNIDAD
8.52

PUNTÚA
Killzone 2 para PlayStation 3

573 votos
Flecha subir