Análisis de Mercenarios (PS2, Xbox)

LucasArts y Pandemic Studios nos presentan este muy divertido juego bélico que bien podría definirse como un GTA de zona de guerra.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9
NOTA
8.7
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PS2 y Xbox.

Corea del Norte tiene el cielo ganado en cuanto a videojuegos que se han basado en posibles futuros post-apocalípticos de esta tiranía del extremo oriente, uno de los pocos reductos de la Guerra Fría que quedan. Si hace unas semanas salía, no exento de protestas de ambas coreas, el nuevo Ghost Recon 2 ambientado en una Corea del Norte en guerra con el Sur, este Mercenarios lleva la historia un poco más allá. Un alocado y taimado general llamado Song se ha hecho con el poder absoluto del país, y las Naciones Unidas se han decidido a invadirlo después de comprobar que intenta hacer prosperar la economía vendiendo armas nucleares a grupos terroristas. Será nuestra misión, como mercenarios, capturar o asesinar a 52 destacados miembros de dicha dictadura, distribuidos, al igual que se hizo –pero esta vez de forma real- con la guerra de Irak, en una baraja de Póker.

Pandemic Studios, creadora del juego, es una compañía con una trayectoria relativamente corta pero plagada de buenos juegos. Los últimos títulos de la compañía han sido Full Spectrum Warrior y Star Wars: Battlefront, con notable éxito ambos. Este Mercenarios para LucasArts es tanto o más bélico que los anteriores, pero por otra parte muy novedoso en un aspecto. Si GTA ha tenido docenas de clones, y aparte también ha hecho que muchos títulos –como Need for Speed- intenten seguir su esquema de juego, este Mercenaries puede definirse como un Grand Theft Auto bélico; lo que es prácticamente lo mismo que GTA, pero sin policía y con más explosiones.

PUBLICIDAD

La Corea del Norte invadida por fuerzas de las Naciones Aliadas (una especie de mezcla entre OTAN y ONU formada por varios países) está en estado de caos y guerra total. No solo son esos dos los bandos beligerantes. China, Corea del Sur y una sorprendentemente poderosa Mafia Rusa están también instaladas en el terreno y, aunque no beligerantes entre ellas teóricamente, intentan ganar posiciones ya sea para aprovecharse del estado actual (como es el caso de la mafia) o para obtener beneficios en la posguerra, siendo el de China la expansión territorial y el de Corea del Sur también, pero bajo el más razonable pretexto de unificar toda la península y su pueblo.

¿Cuál será nuestra misión como Mercenario? Para lograr capturar a las 52 cartas de la baraja necesitaremos información sobre la ubicación de los objetivos, y la obtendremos de las diferentes facciones según vayamos cumpliendo misiones para ellas. Cada vez que cumplamos una misión no solo obtendremos dinero sino también un valioso informe de inteligencia que nos dará pistas sobre dónde se encuentra una de las cartas; pues el mapeado no es por niveles, sino abierto, al igual que en GTA, y la zona está plagada de pequeños reductos norcoreanos donde quizás se encuentre ese jerifalte al que buscamos.

Aparte de la libertad que supone que el juego tenga lugar en un gran escenario (o mejor dicho, en dos, abriéndose el segundo en el ecuador), Pandemic Studios ha elevado aún más la no linealidad al no ser obligatorio cumplir todas las misiones de cada facción, e incluso más; podremos ignorar totalmente las de algún bando. El juego está distribuido por palos, es decir, que las primeras misiones nos darán información sobre los tréboles, y una vez hayamos logrado capturar o matar a suficientes "cartas", podremos acceder al As de ese palo, acción que tiene lugar en un nivel aparte –generalmente una isla. El hecho de poder ignorar las misiones de un bando no solo nos permite no tener que pasarnos esa misión que se nos hace tan difícil, sino también no tener que cuidar las relaciones con ese bando.

Pues Mercenaries introduce un aspecto muy novedoso, y es que dependiendo de nuestras acciones, cada bando tendrá una forma diferente de reaccionar a nosotros. En los estados de Amigo, Neutral y No Amigo podremos llevar a cabo misiones con los bandos, pero si cruzamos el umbral de ser enemigos de uno de los bandos nos dispararán sin cuartel. Para hacer amistades solo tendremos que cumplir misiones y matar a enemigos que amenacen a la facción en presencia de sus soldados, mientras que nos enemistaremos si disparamos contra los soldados o destruimos sus equipos, algo que nadie haría de iniciativa propia si no fuese porque muchas de las misiones de los bandos implican perjudicar, en efecto, a otro bando. Pues lo que no pueden hacerse a la cara lo harán por medio de nosotros.

Como habréis intuido, esto le da al juego una sensación de libertad muy alta, sobre todo si tenemos en cuenta que la acción no se reduce a las misiones sino que estaremos constantemente encontrándonos con tropas norcoreanas –que son siempre enemigas- o bien podremos de vez en cuando ir a la caza de una carta, algo que no está estructurado en misiones sino de forma libre dentro del libre albedrío del juego. Las misiones propiamente dichas son muy similares a las que se encuentras en juego estilo GTA. Asesinar tal soldado enemigo, defender tal posición de un ataque, destruir esas baterías antiaéreas, llevar a un periodista a dar una vuelta por el escenario de batalla, llevar a unos científicos a que comprueben unas instalaciones nucleares... solo que el olor a explosivo en el ambiente es mucho mayor del que uno puede encontrar en una ciudad americana.

Aunque con un diseño muy similar, a la hora de jugar también se distancia de los juegos de ese estilo. El control y el apuntado es el mismo que el de un juego en primera persona, y la conducción de vehículos no es tanto un fin como un medio para desplazarnos de un punto a otro y ocasionalmente tener más poder de destrucción. Además, entra en juego otra característica muy importante a lo largo de todas las misiones, que es el "Apoyo".

El Apoyo es en principio un menú de items (ahí seleccionaremos, por ejemplo, lo explosivos C4), pero sirve para muchas más cosas. En varias misiones el bando para el que trabajemos pondrá a nuestro disposición variados soportes como vehículos (un helicóptero nos traerá un jeep) o ataques de todo tipo. Estos últimos son muy interesantes, y van desde el fuego de artillería típicamente chino (que señalamos con una bomba de humo) a los ataques con misiles de crucero (designados por láser) o con bombardero invisible (que indicaremos con un interfaz vía satélite), entre otras variantes de mayor o menor potencia.

También podremos encargar suministros, vehículos e incluso ataques de este tipo a la mafia rusa, a través de nuestro PDA, una vez vayamos activando este tipo de ayudas, siempre de pago por cierto. Entre las ayudas de la mafia se encuentran también cosas curiosas como coches deportivos (bastante inéditos en los campos de batalla). Este tipo de ataques y suministros, disponibles de forma limitada en las misiones, nos pueden hacer las cosas más fáciles y realmente se agradecen. Si no nos llega con la cantidad limitada que nos da el bando, podremos ordenar más, pero pagándolos de nuestro bolsillo. Esto ocasionará situaciones en las que nos gastemos más dinero en la propia realización de la misión (si no administramos bien lo que nos dan) del que recibiremos con su realización.

Sin embargo, esto al mercenario no le importa, porque a fin de cuentas se trata todo de una inversión a largo plazo hasta poder hacernos con el General Song, gran líder de Corea del Norte, cuya cabeza está valorada en 100 millones de dólares si lo capturamos vivo. Hay que decir que no se ha hecho un especial hincapié en denigrar el actual estado dictatorial de Corea del Norte, sino a la persona de ese hipotético nuevo dictador llamado Song, repitiendo una vez tras otras las características más llamativas de su personalidad abyecta e hipermalvada. Para más señas, su padre era el anterior dictador y, contrariado después de que éste instaurase la democracia, Song decidió acabar con su progenitor y hacerse con el poder absoluto.

Ésos son los ingredientes a grandes rasgos de un juego que resulta muy divertido y variado, con una no linealidad mayor que las de otros juegos del estilo, pero no exento de algunos lastres. El primero de ellos es la gran extensión del territorio y el elevado grado de dispersión de los cuatro lugares donde nos pueden encargar misiones. Esto hace que al terminar una misión, o bien cuando ésta no nos salga y queramos cambiar de aires, o bien cuando muramos y "resucitemos" en el hospital de campaña, tengamos que invertir bastante tiempo –dos o tres minutos por término medio- en llegar hacia otra base donde recibir nuevas órdenes. Este trayecto está a menudo plagado de combates con ridículas fuerzas norcoreanas montadas en jeeps que, aunque espectaculares al explotar, hacen que nos demoremos bastante si se empeñan en intentar defender un poco su soberanía.

El problema se agrava si tenemos en cuenta que el juego no tiene tanta cantidad de "cosas por ahí" como los juegos de este tipo en un ambiente urbano, léase GTA. Todo son fuerzas de los bandos y ocasionales civiles a los que bajo ningún concepto debemos abatir, y las misiones secretas existen, pero son bastante monótonas y poco interesantes, del tipo "ve del punto A al punto B en tanto tiempo". No existe la riqueza de contenido adicional y de posibilidades de perder el tiempo haciendo cosas segundarias que hay en otros juegos y en la cual radica una parte poco importante, pero aún así existente, de su diversión.

Otro problema de este, repetimos, divertidísimo juego, es una curva de dificultad un tanto desajustada que se deja ver en las misiones de captura de As. Éstas no tienen lugar en el escenario general (o mejor dicho, en los dos escenarios generales), sino en minifases ubicadas generalmente en islas, donde tendremos que hacer frente prácticamente en solitario a los últimos sicarios del As de ese palo, que por norma general son muy numerosos y hasta en ocasiones ilimitados –no paran de salir de grutas indestructibles-. Esto hace de cuello de botella del juego entre grupos de misiones, pero en honor a la verdad hay que decir que se han pasado un poco con algunas de ellas, especialmente con el as de corazones, fase en la que no pararemos de hacer frente a hordas y hordas de tanques y camiones que no pararán de intentar atropellarnos en el desafortunado caso de que no estemos montados en un vehículo.

Más allá de estos dos detalles, Mercenarios es un gran juego, y también en el aspecto técnico. Gráficamente luce muy bien, especialmente y como suele ser habitual, en la versión Xbox. Mercenarios no solo tiene escenarios enormes con alta complejidad poligonal, nivel de detalle y buenas texturas, sino también un motor físico muy avanzado que permite destrucciones de edificio y, sobre todo, una reacción a las explosiones por parte de los diferentes vehículos y objetos realmente espectacular. Es increíble abatir con un misil a un jeep norcoreano que va a gran velocidad y ver cómo salta por los aires, rebotando en llamas –por cierto, preciosas- contra los diferentes objetos con que tope; de igual modo, también son espectaculares los helicópteros precipitándose fuera de control y seriamente dañados al vacío. Como parte gris de este apartado, algunas ralentizaciones puntuales.

En el sonido los usuarios españoles que no dominen la lengua de Shakespeare se sentirán un tanto decepcionados ya que no ha sido doblado al castellano, aunque está completamente subtitulado y el excelente doblaje inglés, incluso en el caso de que no se comprenda, sí pone un énfasis en lo que dice que le da expresividad a los subtítulos. Los efectos de sonido son tan variados como contundentes, mientras que la música combina temas militares con música de orquesta, a medio camino entre lo épico y lo caótico.

En conclusión, Mercenarios es realmente una compra muy recomendada. Se trata de un juego muy divertido y variado que, aunque tomando el esquema de GTA, lo adapta de forma perfecta a un entorno militar y puede decirse que en su género es el mejor por detrás del título que le inspira. Aún siendo un gran juego, carece de ciertas cosas –las misiones secundarias- que le quitarían monotonía y momentos de aburrimiento, mientras que en la parte técnica no hay ningún pero que ponerle. Mercenarios es el mejor juego de acción de este tipo en lo que llevamos de año 2005, y probablemente lo será durante bastantes meses más.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Klonoa: Phantasy Reverie Series - Análisis
Klonoa: Phantasy Reverie Series - Análisis
Análisis
2022-07-06 17:38:00
Klonoa regresa por fin con una buena remasterización de sus dos entregas numeradas, dos juegos de plataformas imprescindibles para fans del género.
Monster Hunter Rise: Sunbreak - Análisis
Monster Hunter Rise: Sunbreak - Análisis
Análisis
2022-07-04 17:11:00
Capcom lleva sus cacerías a un nuevo nivel con una fantástica expansión repleta de contenidos de calidad.
Yurukill: The Calumniation Games - Análisis
Yurukill: The Calumniation Games - Análisis
Análisis
2022-07-01 16:30:00
Una curiosa novela visual clásica de puzles que se combina con un 'shoot´em up' en un envoltorio lleno de misterio.
F1 22 - Análisis
F1 22 - Análisis
Análisis
2022-06-30 12:12:00
Análisis de F1 22, la nueva entrega del ‘simcade’ de conducción de Codemasters y EA que sabe traernos mejor que nunca la sensación de pilotar un F1… aunque pierde algo de contenido por el camino.
DNF Duel - Análisis
DNF Duel - Análisis
Análisis
2022-06-28 09:00:00
DNF da el salto a la lucha con los creadores de Guilty Gear en un juego accesible para novatos.
Blade Runner: Enhanced Edition - Análisis
Blade Runner: Enhanced Edition - Análisis
Análisis
2022-06-27 09:23:00
La aventura gráfica Blade Runner vuelve más de 20 años después con una supuesta versión mejorada que en la mayoría de aspectos da un paso atrás.
Género/s: Mundo abierto / Tipo GTA
PEGI +16
Plataformas:
PS2 Xbox

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.7
  • Fecha de lanzamiento: 18/2/2005
  • Desarrollo: Pandemic Studios
  • Producción: LucasArts
  • Distribución: Activision
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
7.71

PUNTÚA
Mercenarios para PlayStation 2

17 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
8.7
  • Fecha de lanzamiento: 18/2/2005
  • Desarrollo: Pandemic
  • Producción: LucasArts
  • Distribución: Activision
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
8.45

PUNTÚA
Mercenarios para Xbox

12 votos
#36 en el ranking de Xbox.
Flecha subir