Análisis de God of War (PS2)

Procedente de uno de los propios estudios internos de Sony nos llega esta verdadera sorpresa para PS2, todo un descubrimiento que entra directamente a formar parte desde ya de los mejores juegos de esta máquina. Además de suponer el debut del nuevo anti-héroe de los videojuegos, el brutal espartano Kratos.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.5
SONIDO
9.2
NOTA
9.4
DIVERSIÓN
9.4
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versión PS2.
La gran sorpresa de 2005
Una de las mejores cosas que tiene el mundillo de los videojuegos (al igual que ocurre a veces por ejemplo en el cine) es cuando de vez en cuando tenemos la inmensa suerte de poder jugar a un título que en principio pasa totalmente desapercibido entre todo el maremágnum de juegos esperados, promocionados y publicitados hasta la saciedad, sobre todo si ese juego desconocido resulta ser todo un auténtico descubrimiento con mayúsculas. Esto nos ocurrió en Vandal justamente hace casi un año cuando el verano pasado descubrimos Las Crónicas de Riddick para Xbox (quizás el mejor juego, gráficamente hablando de esta consola y uno de los mejores del catálogo) aunque el premio gordo de toda esta generación que ya se va apagando lentamente creo sin duda alguna que correspondería al inconmensurable Ico de Fumito Ueda y su equipo de SCEI, a día de hoy, alabado por medio mundo y el cual ya espera ansiosamente su próximo Wanda.

God of War, también encuadra a la perfección con todo lo que estamos comentando, con el añadido de pertenecer también a otro estudio interno de Sony (esta vez occidental), demostrando como un servidor ya vaticinó en su día en el análisis del mencionado Ico, que era sólo cuestión de tiempo que los propios estudios internos de la compañía nipona empezaran a dar verdaderas maravillas con la que nutrir a sus propias máquinas frente a la enorme dependencia que la primera Playstation tuvo en sus inicios de las Third Parties o compañías externas.

God of War (GOW) es obra de SCEA (Sony Computer Entertainment America) en su estudio o división de Santa Mónica autores, para hacernos una idea, de algún que otro Twisted Metal y del totalmente desconocido para la mayoría –a no ser que uno sea fan de los juegos de velocidad futurista- Kinetica del que podéis encontrar una breve reseña en este reportaje, un juego bastante mediocre en líneas generales y que pasó con más pena que gloria por los circuitos de la 128 bits de Sony. Eso fue a finales de 2001, momento en que hicieron borrón y cuenta nueva para empezar a dar forma al impresionante titulo que tenemos en nuestras manos, y que se sitúa desde este mismo momento al mismo nivel (puede que superior para algunos) que juegazos clave de esta generación como Ninja Gaiden o Devil May Cry. Y no exageramos lo más mínimo.

PUBLICIDAD

Historia de una venganza
God of War nos sumerge por completo en la siempre fascinante mitología griega, una época de poderosos Dioses y colosos, de guerras continuas y héroes de leyenda. Nos meteremos en la piel del feroz capitán del ejército espartano Kratos, un temible guerrero al que la victoria y gloria siempre le ha acompañado en todas sus campañas militares. Pero la suerte se le acaba alguna vez a todo el mundo, y ese oscuro día le llegó también a nuestro aguerrido protagonista en plena batalla contra los salvajes bárbaros de tierras nórdicas. En el momento en que estaba a punto de encontrar la muerte, Kratos, ebrio de furia y odio invoca al todopoderoso Dios de la guerra Ares ofreciéndole su lealtad eterna y ser su más fiel sirviente a cambio de derrotar a sus adversarios.

Este furibundo pacto será la perdición de nuestro protagonista pues desde ese mismo instante cumpliría la única y despiadada orden de su amo: matar, matar y matar a toda costa, arrasando incluso aldeas enteras con niños y mujeres.

Pero el destino le tenía preparada la más amarga sorpresa que Kratos podía imaginar, algo con lo que pagaría con creces la decisión de pactar con Ares –y que preferimos que descubráis vosotros mismos-, hasta el punto de llevarle a arrepentirse totalmente y rebelarse contra su propio amo, el Dios de la guerra. Es aquí donde comienza nuestra particular odisea gracias a la ayuda de algunos dioses como Atenea, Poseidón o el mismísimo señor del averno, Hades cansados ya de la destrucción, capacidad de manipulación de los mortales y ansias de poder de Ares.

Hay que señalar que esta épica historia se nos irá narrando por medio de escenas cinemáticas de grandísima calidad a lo largo de todo el juego, algunas de ellas mediante "flashbacks" claves en los que iremos descubriendo poco a poco los dramáticos acontecimientos –como la escena del suicidio inicial- que han llevado al atormentado Kratos a querer acabar con todo un Dios.

Una mezcla explosiva

La primera cosa que llama poderosamente la atención de GOW, una vez que empezamos a profundizar en esta aventura de acción es la gran cantidad de referencias y similitudes que encontramos con otros grandes títulos aparecidos en esta generación. Dicho de otro modo, God of War resulta ser una genial a la vez que inteligente mezcla de elementos: imaginad por un momento que cogemos las mejores plataformas del Prince of Persia: Sand of Time, lo mezclamos con los intensos y adrenalínicos combates de Devil May Cry o Ninja Gaiden y lo aderezamos con algunos de los ingeniosos puzzles de Soul Reaver para acabar con el toque y ambientación mitológica de Rygar. Ahora multiplicadlo todo por 10 y tendríais algo que se le acerca remotamente a GOW, y decimos remotamente porque las dosis violencia, sangre y hasta un curioso minijuego "picante" rebasan con creces lo visto en los anteriores títulos mencionados.

Nuestra gran aventura comenzará en el mar Egeo a bordo de una embarcación azotada por una gran tormenta y repleto de sirvientes no muertos de Ares; pero el verdadero objetivo de Kratos no se nos desvelará hasta nuestra llegada a una ciudad de Atenas medio en ruinas que está siendo asolada por el mismísimo Ares. Aquí deberemos buscar el templo del Oráculo, que nos desvelará la única forma de acabar con un Dios: encontrando la Caja de Pandora. En ese mismo instante empezaremos una incansable búsqueda que nos llevará por algunos de los parajes más bellos, misteriosos y fascinantes que podamos imaginar. La odisea de Kratos sólo acaba de comenzar…

Los Regalos de los Dioses
Para llevar a cabo sus hazañas, nuestro protagonista cuenta con las todopoderosas "Blades of Chaos" un impresionante juego de espadas/cuchillas que están unidas por cadenas y con las que podremos realizar algunos de los combos más brutales vistos nunca en un videojuego. Posteriormente obtendremos otras armas como "Blade of Artemis" una inmensa espada con la que despedazar a nuestros enemigos como si fueran papel. Estas armas podrán ser aumentadas de poder, al más puro estilo DMC, mediante la recolección de unas esferas rojas que hallaremos a lo largo del juego en cofres o al morir los enemigos. Con este aumento también podremos tener acceso a nuevos movimientos especiales o combos con los que dar buena cuenta de los adversarios.

Pero el inventario de ítems no acaba aquí, ni mucho menos, ya que los Dioses nos concederán a lo largo del juego una serie de magias, algunas verdaderamente espectaculares, como la "Ira de Poseidón" (una lluvia de rayos eléctricos fulminantes), el "Ejército de Hades" (toda una legión de almas furibundas que atacarán a cualquier enemigo del escenario) o la "Mirada de Medusa" (que como bien supondréis, convertirá instantáneamente en piedra al enemigo). Del mismo modo que las armas, esta serie de magias podrán ser subidas de nivel mediante un determinado número de esferas rojas. Aparte, nuestras sendas barras de magia y vida podrán ser extendidas recolectando ítems llamados "Plumas de Fénix" y "Ojos de Gorgona" respectivamente, que se encuentran escondidos también en cofres repartidos por todo el juego. Para acabar de completar el tremendo poder de nuestro espartano, conforme vayamos derrotando enemigos se irá rellenando con color azul una especie de efigie-marcador que una vez completo, permitirá por unos instantes realizar ataques aún más poderosos y efectivos.

Kratos, el luchador perfecto
El sistema de combate en que está basado GOW, como comentamos al principio, bebe directamente de los referentes del género: la saga de Dante y la de Ryu Hayabusa. Con nuestras espadas del caos podremos realizar gran cantidad de combos, que irán aumentando en variedad y poder conforme subamos de nivel las armas disponibles. Estos combos cada vez serán más largos y requerirán de mayores combinaciones de botones; además podremos ir encadenando sucesivamente distintas series de movimientos especiales hecho que se verá reflejado en un clásico contador de combos. Hay dos ataques básicos (medio y fuerte), un movimiento de agarre, otro de desplazamiento rápido para esquivar, otro de embestida rápida y finalmente uno para cubrirse que resultará fundamental en situaciones donde estemos rodeados de numerosos enemigos. Todo ello combinado con a las numerosas magias y la posibilidad de cambiar de arma al "vuelo" para enlazar más combos da como resultado un sistema con gran profundidad y que sin duda constituye uno de los puntos fuertes del juego.

Como guinda a este impresionante sistema de combates tenemos una serie de minijuegos claramente inspirados en los "Quick Time Events" del mítico Shenmue de Dreamcast que nos aparecerán en determinados enemigos de gran envergadura como minotauros, cíclopes, medusas y en los jefes finales como la Hidra en donde tendremos que pulsar rápidamente una determinada combinación de botones que nos irán apareciendo en pantalla para acabar realizando un espectacular, y alucinante, combo que dejará totalmente fuera de combate a nuestro enemigo. Si fallamos en la ejecución de este minijuego, podremos continuar el combate con los movimientos normales de Kratos hasta acabar con nuestro adversario (aunque al morir soltará bastantes menos ítems) excepto si se trata de un jefe de final de fase donde tendremos que repetir de nuevo el minijuego hasta realizarlo correctamente pues resultarán fundamentales para terminar con dicho jefe.

Otra vuelta de tuerca a PS2
No cabe duda de que Playstation2 a este ritmo puede pasar a la historia seguramente como la consola más explotada, técnicamente hablando, de la historia. Su ciclo de vida está siendo realmente impresionante. Y es que cuando ya creíamos haberlo visto todo desde el punto de vista gráfico en esta máquina con los últimos títulos como Gran Turismo 4, DMC3, MGS3 o Tekken 5… llega God of War para volver a dejarnos con la boca abierta por enésima vez. Mientras que Rygar nos planteaba unos escenarios mitológicos idílicos con abundante colorido y luminosidad, GOW nos muestra una visión de la Grecia clásica bastante más oscura, brutal y sanguinaria. Llama la atención sobre todo los inmensos escenarios que se abren ante nosotros que dan una sensación de profundidad tremenda: enormes acantilados que se pierden en las abismales entrañas de la tierra, descomunales templos horadados en dura roca que esconden desafiantes esculturas de Dioses, Titanes y demás criaturas que observan impertérritos el paso del tiempo, extraños desiertos que se pierden en la lejanía, observar desde lo alto a toda una Atenas en llamas y con cientos de guerreros luchando o un cruel inframundo donde las almas no cesan de caer al vacío a nuestro paso. Mención especial para el escenario del Templo de Pandora, que en conjunto resulta simplemente alucinante.

Todo ello adornado con multitud de efectos gráficos bastante llamativos como los cristalinos reflejos de los palacios, efectos de luces, agua o neblinas que contribuyen a crear una fantástica atmósfera. Tanto la animación de los personajes como su modelado son sobresalientes aunque se vuelve a caer en la repetición de enemigos sencillos (algo típico de los juegos de acción) al que sólo se le cambia de color o armadura. La clara y lógica inspiración mitológica de todos ellos es patente, de modo que nos enfrentaremos a enormes minotauros, medusas, sirenas, sátiros (criaturas mitad humano, mitad cabra), centauros, cíclopes o cancerberos de tres cabezas.

Globalmente, el apartado gráfico puede ser perfectamente el mejor visto en esta consola que culmina con una tasa de 60 cuadros por segundo sin apenas caídas apreciables (a costa de desactivar el Vsync o sincronización vertical, con lo cual la imagen a veces se entrecorta al girar bruscamente la cámara)… claro está, todo esto en la flamante versión NTSC americana, porque nuestra versión PaL, como pasara recientemente con GT4, viene sin selector de Hercios, o lo que es mismo, a 50 Hz pelados. Siendo justos, la conversión como pasara con el juego de Poliphony no es pésima (las hay peores vaya) pero si hemos notado una aparente pérdida de velocidad en los movimientos de nuestro espartano que tenemos que señalar. No es que resulte decisiva para el desarrollo de la jugabilidad pero es una verdadera lástima que sólo volvemos a pagar únicamente los usuarios del viejo continente que tenemos que jugar a un juego distinto (sencillamente porque si va "algo" más lento que el original no es igual) al que disfrutan usuarios del resto del mundo. Tampoco creo que sea pedir demasiado, ¿verdad?

Música maestro…
El apartado sonoro también denota el gran esfuerzo realizado por los creadores del juego para ambientar el juego lo máximo posible. Y es que por momentos parece una superproducción de cine del género épico. El tema central (aunque abusan demasiado de él en muchos parajes) es ciertamente increíble. GOW Combina partituras orquestadas y coros de voces sublimes con momentos más ambientales para la exploración de los escenarios y ritmos cañeros para la lucha, tal como debe ser. En cuanto a los efectos de sonido, sólo podemos decir que están en la misma línea que la música, brillando también a un gran nivel con mención especial para el rechinar de las cadenas de nuestras cuchillas del caos o el blandir de nuestra espada de Artemisa. Mención especial a las voces de los personajes, donde Sony ha hecho el esfuerzo de doblarlas al español… aunque en mi modesta opinión, quedan bastante por debajo de las voces originales, más contundentes y vibrantes.

Combos infinitos
El otro gran punto clave de GOW –aparte de los gráficos- y que lo eleva a los altares de los grandes juegos de PS2 radica en su grandísima jugabilidad. Pese a la enorme cantidad de combos, movimientos especiales y magias a disposición del protagonista, la curva de aprendizaje es sencillamente perfecta. En poco tiempo empezaremos a hacer todo tipo de burradas con los enemigos como agarrarlos y partirlos por la mitad, engancharlos a nuestra arma y barrer a los demás y decenas de carnicerías que se ejecutan de forma bastante sencilla y efectista… incluso colgados de cuerdas o muros.

Eso sí, el saber encadenar combos consecutivamente de más de 200 golpes sin perder ritmo requerirá un mayor control y pericia que sólo con el paso del tiempo dominaremos. Amén del exigente "timing" (apretar los botones en el momento totalmente exacto) de los minijuegos. Como ideal contrapunto a tanta masacre están los abundantes momentos plataformeros donde tendremos que ajustar el doble salto de nuestro protagonista al máximo y mantener el equilibrio en estrechas vigas o senderos, los retos de habilidad (como el de las rocas ardientes) y resolución de puzzles (la mayoría bastante sencillos pero ingeniosos como el de la puerta con tres barrotes distintos) que también pondrán a prueba nuestro manejo del personaje. Por cierto, soberbio el "Duelo de Titanes" final.

God of War cuenta con varios niveles de dificultad. A decir verdad, el modo normal –el modo fácil no merece ni tenerse en cuenta- no nos dará demasiados quebraderos de cabeza y puede rondar las 10 horas de juego por lo que sería aconsejable comenzar con un nivel más difícil para prolongar el tiempo de juego hasta las 15 horas. Pese a la corta duración, el juego resulta ser bastante rejugable y como DMC, posee un nivel de dificultad extremo (God Mode o Modo Dios) que resultará todo un reto para los jugones de pro. Además, posee una ingente cantidad de extras que se irán desbloqueando en donde podremos ver gran parte del diseño, desarrollo y concepción del juego, trailers, todos los videos in-game, niveles y personajes finalmente desechados, etc y que culmina como guinda final en el modo Desafío de los Dioses, toda una serie de curiosos retos contra enemigos por niveles que deberemos ir superando.

El nacimiento de una nueva saga
Cuando hace sólo un par de meses muchos creíamos que el trono de las aventuras de acción en esta generación en PS2 recaería sobre Devil May Cry 3, ha surgido casi de la nada un tremendo contrincante, God of War, juego que para muchos es superior a la última entrega de Dante. Como siempre solemos decir, todo es cuestión de gustos. Lo que es irrefutable desde este mismo momento es que GOW (recalcando el handicap de no venir a 60 Hz, cosa que le rebaja dos décimas en la nota global esta versión PaL) se coloca por méritos propios en el "Olimpo" de los mejores juegos de todo el inmenso catálogo de la negra de Sony, quizás el mejor. Un servidor personalmente haría una especie de Triunvirato entre Devil May Cry-Ninja Gaiden-God of War, títulos totalmente imprescindibles para los amantes de este género, las aventuras de acción, que ha recuperado gracias a la potencia de las máquinas de 128 bits la tremenda espectacularidad, adicción y sabor de los gloriosos arcades 2D de toda la vida re-adaptados a las 3D. Y eso que aún ni podemos siquiera imaginar cómo serán las secuelas de estos títulos en las todopoderosas Xbox360 y Playstation3…
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
Género/s: Acción / Hack and Slash
PEGI +18
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
9.4
  • Fecha de lanzamiento: 22/6/2005
  • Desarrollo: SCEA
  • Producción: SCEA
  • Distribución: Sony
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: No
COMUNIDAD
8.89

PUNTÚA
God of War (2005) para PlayStation 2

459 votos
Flecha subir