Análisis de The Last Remnant (PC)

Con apenas unos meses de retraso, The Last Remnant hace su aparición en PC notablemente más pulido y con alguna novedad interesante bajo el brazo.
The Last Remnant
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
7.5
NOTA
7.8
DIVERSIÓN
8.2
JUGABILIDAD
7.8
Análisis de versión PC.
Otros análisis: Xbox 360

Un género casi inédito en PC

Cualquier aficionado al mundillo sabe de sobra que ha habido desde siempre una serie de géneros que se han prodigado muy poco en PC. Nos estamos refiriendo fundamentalmente a juegos de tipo plataformas o géneros como la conducción o la lucha, en su vertiente más arcade. Aunque los motivos son variados, normalmente atienden a un denominador común; habitualmente son franquicias de desarrolladoras japonesas, las cuales, tradicionalmente han centrado su producción en máquinas recreativas y consolas –sistemas mayoritariamente "made in Japan", todo sea dicho-, siendo muy reacios a convertir estos juegos para los ordenadores personales.

Pero hay quizás otro género todavía más rara avis en desfilar por los circuitos de placas base, tarjetas gráficas o procesadores, e igualmente nipón puro y duro: los JRPG (juegos de rol japoneses). Y es que estamos seguros de que si nos planteásemos citar cinco juegos de estas características que hay disponible para los compatibles, tendríamos serios problemas para completar tal cifra pudiendo recordar únicamente alguna sonada conversión de la talla de Final Fantasy VII y VIII o Grandia 2, teniendo además todos ellos con unos cuantos añitos a sus espaldas. Y si bien es cierto que el rol occidental es sin duda uno de los géneros estrella en PC (con muy poco que ver con los juegos de rol del país del sol naciente), no deja de ser muy interesante, y novedoso, el poder disfrutar de un nuevo JRPG en nuestros flamantes PCs.

The Last Remnant fue anunciado oficialmente por Square Enix en el E3 del 2007, bajo la apariencia de un clásico juego de rol por turnos, y destinado para las consolas de nueva generación Xbox 360 y Playstation 3. En principio nada nuevo bajo el sol… hasta que apenas un par de meses después, el gigante nipón especialista en juegos de rol confirmó también su desarrollo simultáneo para PC.

PUBLICIDAD

Pero por si esto fuera poco para, cuanto menos, llamarnos la atención, en los meses siguientes se fueron desvelando nuevos detalles como el uso del omnipresente Unreal Engine 3 (algo ciertamente novedoso si tenemos en cuenta que hablamos de una desarrolladora japonesa, que suelen tender a realizar sus propios motores gráficos), confirmando así el dominio absoluto de esta herramienta de Epic en la actual generación en la que nos encontramos inmersos. La cosa fue adquiriendo tintes más interesantes cuando los responsables del proyecto comentaron su intención de hacer un título con toques más occidentales aunque conservando la esencia de JRPG y de realizar un lanzamiento mundial simultáneo de la versión para la consola de Microsoft, hecho que sucedió el pasado 20 de noviembre de 2008.

Ahora, apenas cuatro meses después, tenemos en nuestras manos la versión PC con alguna que otra notable mejora, especialmente en el plano técnico, uno de los grandes lunares de la versión Xbox 360. Pero empecemos por el principio…

Reliquias del pasado

The Last Remnant nos sitúa en un universo fantástico que cuenta con marcados toques medievales de tendencia muy barroca, poblada por varias razas humanoides (Mitras, Yamas, Qsitis y Sovannis), y ciertamente, muy arquetípico de los juegos de rol japoneses. Sin ningún tipo de introducción o preámbulo, nos meteremos directamente en la piel de Rush Sykes, un joven e intrépido chico que lleva días buscando desesperadamente a su hermana pequeña Irina, la cual fue secuestrada por unos extraños individuos ante su impotencia por no poder hacer nada. Su deambular le llevará hasta un extensa llanura llamada Yamarn, donde presenciará una batalla entre dos facciones y el uso de una de las denominadas reliquias, artefactos misteriosos y ancestrales aún en investigación con tremendos poderes.

Debido a un incidente en plena batalla, nuestro personaje entablará una cierta amistad con una de las facciones que estaban en el combate, encabezadas por el Marqués de Athlum, Lord David Nassau, vinculado a la reliquia llamada Gae Bolg y sus cuatro lugartenientes, uno de cada respectiva raza, que se ofrecerán a ayudar a Rush en la búsqueda de su hermana.

A partir de aquí arrancará una típica trama de esta clase de juegos, en donde podríamos decir que existen dos partes bien diferenciadas a lo largo de la aventura: una primera parte algo más descafeinada, marcada por la búsqueda de Irina, en dónde la historia en sí no avanzará demasiado y se nos pondrá poco a poco en situación del universo en el cual nos hallamos, con las ya citadas reliquias, instrumentos muy poderosos ansiadas por muchos, la existencia de un frágil equilibrio entre reinos con unas servidumbres no acatadas demasiado bien y finalmente por la presencia de la Academia, un organización de ámbito mundial cuyo cometido es supervisar las investigaciones relacionados con las reliquias, y en donde trabajan los progenitores de nuestro protagonista.

 1

No será pues hasta el desarrollo de la segunda parte de la trama, con la entrada en escena de un misterioso villano denominado El invasor, cuando la historia se vuelva más interesante, con algún que otro curioso giro argumental y con una presencia más fuerte de secundarios, que reforzarán la débil presencia del protagonista, quizás el personaje más flojo (demasiado tópico y visto ya a estas alturas) de todo el juego. A pesar de ello, la historia en conjunto nos ha gustado y sin ser nada del otro mundo, conforme avanzamos gana enteros mereciendo la pena llegar hasta el final para contemplar el desenlace de The Last Remnant.

Yo y el mundo

Obviando el sistema de combate con características muy peculiares y del que hablaremos ampliamente más adelante, en lo que respecta al desarrollo de la aventura, nuestra interacción con el vasto mundo que nos rodea así como con otros personajes, The Last Remnant sigue a rajatabla el clásico estilo rolero japonés. Esto quiere decir que iremos visitando distintas ciudades –la propia Athlum, Celapalais, Balterrosa o la capital Elysion- en las que podremos hablar con diversos PNJ’s (personajes no jugables) repartidos por el escenario. Éstos nos darán información, muchas veces sin ninguna importancia para la aventura (detalles cotidianos, alguna curiosidad de la ciudad o la reliquia vinculada a ella), otras relacionadas con la trama y algunos personajes, misiones secundarias.

 2

Dichas misiones serán casi siempre muy sencillas, del tipo encontrar a una persona desaparecida, entregar una carta o investigar algo en parajes tales como cuevas o ruinas abandonadas –que harán las veces de mazmorras- y en las que se nos recompensará con diversos objetos y dinero. Conforme avancemos por estas mazmorras, nos encontraremos con todo tipo de criaturas y monstruos con los que luchar, además de recipientes o cofres repartidos con suculentos objetos y finalmente, con algún PNJ relacionado con la misión (por ejemplo, una banda de ladrones) que harán las veces de enemigos finales de la misión. Lo curioso de estas misiones secundarias, es que cada vez que aceptemos una misión, se nos transportará de manera inmediata a la zona de la misión para realizarla. Sólo abandonándola y volviendo a cogerla luego tendremos tiempo de prepararnos para ella.

Complementariamente a esto, existirán hermandades gremiales en las ciudades, que serán sitios en los que podremos reclutar aliados que formarán parte de nuestras unidades de combate (o despedirlos para incorporar a otros); también contarán con las denominadas "Pruebas del Gremio" que consistirán en toda una serie de retos como recolectar componentes, derrotar a un número determinado de criaturas o conseguir algún tipo de objeto en particular a cambio de recompensas de toda clase. Nuevamente nos llama la atención que la mayor parte de estos retos, al menos inicialmente, los iremos haciendo casi sin darnos cuenta conforme avanzamos en el desarrollo del juego.

Por último, no podemos dejar de citar los puestos y comercios imprescindibles en todo juego de rol que se precie como tabernas, herrerías, bazares, etc. que encontraremos en las ciudades que visitemos y en los que podremos comprar/vender todo tipo de ingredientes, encontrar recetas o pócimas, mejorar nuestras armas, ropajes… con la loable intención de mejorar nuestro equipamiento y ampliar nuestro inventario.

 3

¡A mí la legión!

La gran novedad que incorpora The Last Remnant radica en su original sistema de combate, que pese a seguir siendo por turnos, como casi todos los juegos de rol venidos del país del sol naciente, manejaremos unidades completas (cada una compuestas por varios personajes en número creciente conforme avancemos en el juego) que actuarán bajo diversos comandos de órdenes que tendremos aleatoriamente disponibles cada vez que se ejecute un turno de combate. Y es que, pese a que en un principio, este sistema puede parecer algo raro y confuso, conforme nos vayamos habituando a él, nos daremos cuenta de que esconde toda una amplia gama de estrategias y habilidades a poner en práctica, incluyendo ataques por distintos frentes. Intentemos explicarlo con más detalle:

Imaginemos por ejemplo, que contamos con dos unidades de combate, cada una con cuatro miembros liderados por Rush y Lord David respectivamente. Lo primero será configurar las posiciones de ataque de cada individuo (denominadas formaciones, como almenar, pinza, catapulta… cada una con sus ventajas e inconvenientes) las cuales iremos adquiriendo y/o aprendiendo conforme avancemos en la aventura. A partir de aquí, una vez entablado un combate con una horda de monstruos, se desplegará ante nosotros un completo menú de batalla con diversas opciones que irán desde ataques lejanos, ataques con artes de combate o magia hasta otros más difusos del tipo "dadle su merecido" o "demostrad lo que valéis" que serán aplicables a cada unidad que tengamos, de modo que a una unidad completa podemos ordenarle ejecutar un ataque de magia y a la otra simplemente atacar desde lejos.

 4

Según cómo se desarrolle el combate, y vayan transcurriendo los turnos, los comandos de órdenes disponibles para elegir irán cambiando; así si estamos en aprietos en cuanto a barra de vida, nos saldrán opciones de combate nuevas como la posibilidad de realizar curaciones de salud totales a las otras unidades (eso sí, perdiendo esa unidad el turno de ataque), o pequeñas curaciones de algunos miembros a otros de la misma unidad, mientras el resto sigue atacando. Es importante resaltar que todas las barras de vida, tanto nuestras como de los enemigos serán conjuntas, es decir, englobarán al total de la unidad (si hay dos unidades, habrá dos barras de vida) y lo mismo es aplicable a los grupos de criaturas presente en batalla de tal manera que cuando se agoten por completo, morirán todos los personajes.

Este sistema de combate, se completa con otra serie de factores múltiples tales como una barra de moral (que aumentará o disminuirá según el desarrollo de las luchas), diversos puntos de ataque disponibles en cada turno y las denominadas ocasiones de oro que no dejan de ser QTE -"Quick Time Events"- o secuencias interactivas de rápida ejecución pulsando algún botón, que harán que los golpes de nuestros personajes causen daño extra.

Finalmente, existirán toda una serie de estrategias para encarar los combates, como enfrentamientos directos –los llamados duelos-, ataques por los flancos, retirarnos del duelo e incluso las denominadas interrupciones que consistirán en que un grupo de enemigos nos salga al paso cuando teníamos otros "planes", obligándonos a luchar con ellos.

 5

Un mundo fantástico

La versión Xbox 360 aparecida hace unos meses tenía como gran talón de Aquiles el apartado técnico, con notables retrasos en la carga de texturas y unas terribles ralentizaciones en algunos momentos del juego, especialmente, durante los combates con numerosos elementos en pantalla. Algo totalmente fuera de lugar a estas alturas de la generación, y más aún en una consola con el nivel de madurez técnica exigible a la blanca de Microsoft.

Afortunadamente, parte de esos defectos han sido pulidos en la versión para PC, que muestra una tasa de imágenes por segundo bastante estable en cualquier equipo de gama media, media-alta, rondando las 50-60 imágenes en un Intel Quadcore a 3 GHz y una Nvidia 8800GTX, aunque hemos de resaltar que en algunos momentos puntuales durante las batallas, puede bajar bruscamente a 30 e incluso menos si se usan resoluciones altas del tipo 1680x1050 o superiores.

En lo que respecta al retraso en la carga de las texturas de los escenarios, sigue estando ahí presente (mal endémico de todos los juegos que usan este motor gráfico) aunque sí es cierto que se han visto muy reducidas respecto a la versión consola. El problema más bien radica en las constantes cargas que se realizan en las ciudades, al pasar de un sector o zona a otro distinto, generándose las texturas con retraso en cada carga (repetimos, aunque sea leve dicho retardo), lo cual realmente a la larga acaba molestando bastante y es sin duda, el lunar técnico más grave que atesora el juego. Y más si tenemos en cuenta las mastodónticas cantidades de memoria RAM que maneja a día de hoy cualquier ordenador normalito como para tener que estar cargando habitualmente. Una verdadera pena no haber aprovechado eso.

Obviando esto, lo cierto es que estamos ante un juego con un diseño artístico muy bueno, marca de la casa, que pondrá ante nosotros ciudades preciosas (algunas demasiado parecidas), repletas de edificios con profusos detalles, presididas siempre por su particular reliquia, inmensa, brillante y majestuosa de fondo, y que se complementa con todo tipo de parajes variados: cuevas, bosques, ruinas varias, llanuras/valles o desiertos. Por desgracia, esas bellas ciudades contrastan con algunos de estos paisajes que visitaremos, que pecan de estar bastante vacíos y que incluyen alguna que otra textura bastante simple y plana.

Finalmente, el modelado personajes así como las escenas cinemáticas realizadas con el propio motor son verdaderamente excelentes y alcanza un gran nivel (sobre todo si se le aplican filtros contundentes como antialias a 4X), aunque la animación de nuestro personaje cuando camina sigue sin convencernos demasiado.

 6

Ahora también hablan japonés

En cuanto al apartado sonoro, lo mejor que podemos decir es que cumple su cometido de forma correcta. En The Last Remnant no encontraremos composiciones musicales memorables que pasen a formar parte de la historia de los videojuegos, aunque tampoco podemos negar que cuenta con una buena calidad general, y con alguna que sobresale por encima de las demás. Quizás lo más criticable radica en que durante los combates, no hay ninguna canción épica que realmente nos ponga los pelos de punta para acompañar de forma perfecta lo que veremos en pantalla.

Del mismo modo, los efectos sonoros son más que correctos e incluirán todo tipo de sonidos de golpes, magias y demás durante las batallas, ambiental de murmullos, pisadas, ajetreo durante nuestro deambular por las ciudades, etc. El juego está perfectamente localizado al castellano, e incluye voces en inglés, y como una de las novedades de la versión PC, posibilidad de oír también las voces en su idioma original japonés, que es como lo hemos jugado nosotros.

 7

Más de lo que parece

Centrándonos ya en la jugabilidad, resulta obligatorio hacer una separación entre la parte de exploración/interacción con el mundo que nos rodea y los combates. En ese sentido, lo cierto es que la parte de exploración, se presenta bastante lineal, con rutas muy definidas, y con poco margen para, precisamente, la exploración (aunque tengamos delante un denso bosque). Lo mismo es aplicable para las ciudades, con poquísimas casas para explorar salvo los comercios habituales, siendo el resto decorado de "atrezo", que se suele decir. Pero ojo, tampoco es cuestión de cebarse, ya que esto suele ser una característica de este tipo de juegos, que enfocan todo en la historia y el carisma de los numerosos personajes que orbitan alrededor de ella.

Los combates, por el contrario, esconden una profundidad jugable mucho más compleja de lo que parece a primera vista, y conforme se echan más y más horas de juego, manejamos muchas más unidades y personajes simultáneos hasta entablar verdaderas batallas masivas (la versión PC elimina el límite de líderes que tenía en consolas e introduce mayor velocidad en las secuencias de combate) se descubre como un sistema bastante dinámico, divertido y realmente original que nos obligará a estudiar una cuidada estrategia en los últimos compases del juego y con determinados jefes finales. Y es que no sólo se tratará de saber qué ataques escoger, si centrarnos en el jefe o no, etc.… si no también en balancear las unidades en base a saber las debilidades y fortalezas de absolutamente todos los soldados de los que disponemos.

Combates que además, gracias a las peculiaridades de poder esquivar enemigos del mapa, descubrir previamente su estado de ánimo en base símbolos que poseen en la cabeza y sobre todo, salvar la partida en cualquier momento, no se hacen tan pesados ni reiterativos, aunque es obvio que serán indispensables encarar decenas y decenas (es una ley no escrita de los JRPG’s) para subir las estadísticas de nuestros personajes. En ese aspecto, el juego que nos ocupa, no posee subida de niveles tal como estamos acostumbrados, si no que se suben estadísticas como fuerza, velocidad, resistencia, individuales al terminar un combate con éxito, y con ello, subiremos lo que se llaman categorías.

En total, la historia completa puede durarnos alrededor de 45-50 horas que pueden elevarse notablemente hasta más de 90 si realizamos todas las misiones secundarias (más de 60), obtenemos multitud de armas y componentes poderosos, buscamos criaturas muy raras contra las que luchar y demás extras jugables.

 8

Conclusión

The Last Remnant esconde en su interior bastante más de lo que parece (su sistema de combate realmente nos ha encantado), y podemos afirmar que estamos en líneas generales ante un buen JRPG. Tan sólo hay que tener paciencia -algo que seguramente no todo el mundo esté dispuesto a tener-, echándole horas hasta que el juego "despegue", y por supuesto, ser plenamente conscientes del tipo de género de juego que tenemos delante. Aún con sus defectillos, precisamente, por la enorme escasez de juegos de rol japoneses en compatibles, no podemos dejar de darle una oportunidad… porque quién sabe cuándo podremos jugar a otro en nuestras flamantes torres de PC.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Género/s: JRPG / Rol
Plataformas:
PC Xbox 360

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7.8
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
7.24

PUNTÚA
The Last Remnant para Ordenador

26 votos
#207 en el ranking de Ordenador.
#228 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
7.5
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
6.9

PUNTÚA
The Last Remnant para Xbox 360

54 votos
Flecha subir