Análisis de Supreme Commander: Forged Alliance (PC)

Más espectacular y variado, uno de los mejores juegos de estrategia de la historia recibe su primera expansión en la que descubriremos a una nueva facción dispuesta a terminar con la Guerra Infinita.
Supreme Commander: Forged Alliance
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.3
SONIDO
8.8
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PC.

A principios de año el estudio Gas Powered Games, con Chris Taylor a la cabeza, lanzaba al mercado el impresionante Supreme Commander para PC, un juego de estrategia en tiempo real, heredero espiritual del clásico Total Annihilation, que destacó por sumergirnos en un emocionante conflicto interplanetario en el que tres grandes facciones luchaban sin descanso por la supremacía de su pueblo. Para ello, cada uno de estos ejércitos contaba con un importante repertorio de unidades de combate que debíamos combinar sabiamente para superar las intensas y devastadoras escaramuzas que se nos iban presentando a lo largo de la campaña, y que sin duda destacaban por sus enormes proporciones. Y es que a diferencia de otros títulos de estrategia, donde las batallas se suelen librar en unos entornos no demasiados extensos con un número de tropas algo limitado, en esta obra de Games Powered Games la guerra cobraba una nueva dimensión.

En unos entornos sorprendentemente grandes, cada uno de los ejércitos en liza podía convocar a centenares y centenares de unidades de combate de todo tipo para que lucharan sin descanso por el dominio de la región. En este sentido, las líneas defensivas que podíamos llegar a montar, así como la disposición de nuestras estructuras, posibilitaba la elaboración de una gran variedad de tácticas ofensivas y defensivas que hacían que cada batalla fuera totalmente distinta a las demás. De ahí que Supreme Commander se convirtiera de inmediato en uno de los grandes clásicos del género y uno de los títulos más impresionantes del año.

Ahora, con menos de un año de diferencia desde la llegada del original, por fin podemos disfrutar de esta expansión que funciona de forma independiente a Supreme Commander (no necesitamos el original para que funcione), en la que el equipo de desarrollo ha mejorado algunos de los principales defectos del original incluyendo a una cuarta facción que le pondrá las cosas muy difíciles a las tres restantes.

PUBLICIDAD
La unión hace la fuerza
Tras completar la historia de Supreme Commander los usuarios tenían muy claro que las fuerzas de la UEF, los Aeon y Cybran eran tres bandos irreconciliables que terminarían su guerra matándose mutuamente. Sin embargo, la llegada de la especie alienígena de los Seraphim, a quienes se daba por muertos, obligará a estas tres facciones a unir su fuerza para hacer frente común contra este enemigo invasor (hay que recordar que los ejércitos protagonistas del original están compuestos por humanos). Con este nuevo conflicto como telón de fondo nos encontraremos con un modo campaña compuesto por seis misiones individuales que podremos completar con cualquiera de las tres naciones del original –la cuarta se reserva para las partidas multijugador y las escaramuzas-, y que nos plantearán de nuevo una serie de objetivos primarios y secundarios de lo más intensos que nos obligarán a esforzarnos al máximo para lograr salir con vida del envite.

Por supuesto, ya en este punto muchos aficionados se estarán preguntando si seis simples misiones no resultan demasiado escasas para un título de estas características, y si bien es cierto que podrían haber sido unas cuantas más, no se puede negar el magnífico trabajo llevado a cabo por Gas Powered Games. En primer lugar porque el juego sigue siendo tan desafiante como siempre, por lo que no será nada raro el que nos pasemos un par de horas en cada una de estas pantallas tratando de vencer a nuestro adversario. Pero también porque en esta ocasión todas las misiones resultan francamente espectaculares y épicas, resolviendo uno de los principales defectos del original. Y es que en Supreme Commander, en el modo campaña había demasiadas misiones con un inicio muy lento, no pudiendo aprovechar al máximo a nuestro ejército hasta el tramo final de la aventura. Ahora, por el contrario, desde el principio nos meteremos de lleno en batallas de inmensas proporciones en las que podremos hacer uso de las nuevas unidades con las que contarán las tres facciones originales, mientras de paso disfrutamos del devastador espectáculo del que hará gala el ejército de los Seraphim en algunas de las batallas más espectaculares que recordamos.

En referencia a esta nueva facción, cabe remarcar que pese a contar con una base de unidades más o menos similar a la de los otras tres ejércitos –huelga decir que otro de los aspectos más criticados del original es que los tres bandos en liza eran muy similares-, sí presentará un diseño en sus estructuras y unidades visualmente opuesto a lo visto con anterioridad, así como también contará con una serie de unidades englobadas en los niveles tecnológicos más avanzados francamente sorprendentes. Por supuesto, tampoco faltan las nuevas unidades experimentales, que son los inmensos colosos con los que contará cada una de las facciones en conflicto, o los nuevos tipos de unidades, tanto ofensivas como defensivas, que se añaden al ya considerable repertorio de tropas de cada ejército. Y como ocurriera con el original, pese a que en un principio los cuatro ejércitos pueden parecer muy similares entre sí -los Seraphim son los más diferenciados-, en cuanto profundicemos un poco en cada uno de los mismos comenzaremos a descubrir sus diferencias. En el caso de la nueva facción, por ejemplo, sus tropas por norma son más resistentes, aunque también más caras.

A gran escala
Como decíamos, Supreme Commander destacó por la inmensidad del conflicto que se nos presentaba. Esta expansión ahonda todavía más en este aspecto ofreciendo unas batallas mucho más espectaculares e intensas que en el original, en las que aparte de tener que gestionar correctamente los recursos básicos con los que nos encontraremos –energía y masa-, deberemos conformar un ejército lo más numeroso y equilibrado posible con el que contrarrestar las terribles defensas con las que llegaremos a toparnos, diseñando nosotros también por supuesto un sistema defensivo lo suficientemente eficaz como para no obligarnos a mantener a la mayoría de tropas en cualquiera de nuestros centros de mandos. En este sentido, estamos ante un título difícil, no apto para los menos pacientes puesto que nos llevará horas el conformar a un ejército numeroso con el que aplastar al rival, y aún así sufriremos constantemente derrotas que nos obligarán a reponernos rápidamente para volver a intentar el asedio sobre las posiciones rivales.

En este sentido, resulta difícil describir con palabras la amplitud de las contiendas que viviremos ya que cuando destacamos este aspecto no nos referimos únicamente a la ingente cantidad de combatientes que llegaremos a controlar en cada escenario, sino que también el propio entorno dará pie a que mantengamos abiertos un buen puñado de frentes de batalla que podremos controlar con una sencillez pasmosa gracias al empleo del zoom. Como en el original, podremos disfrutar de la batalla con un gran nivel de detalle posicionando la cámara prácticamente a ras de suelo, o controlar toda la contienda desde un mapa estratégico de la región alejando el zoom al máximo –todas las unidades y estructuras se convertirán en fichas-. Este sistema resulta tan intuitivo y eficaz que en cuestión de minutos estaremos dirigiendo a un impresionante escuadrón de aviones hacia la base enemiga, mientras que en otra parte del escenario tratamos de destrozar las defensas antiaéreas con tanques y demás blindados.

A diferencia del original, en Forged Alliance todo este espectáculo se nos presenta con una interfaz más amigable para los usuarios, ya que resulta más clara y agradable que la de Supreme Commander. También, a nivel jugable se ha acelerado algo el proceso de creación de unidades de combate y construcción de estructuras para que las partidas no resulten tan lentas como en el original, ya que en ocasiones podía llegar a ser de lo más desesperante el conformar un ejército en condiciones, o el avanzar tecnológicamente todas nuestras estructuras. Por otro lado, resulta menos agradable el cambio realizado en relación con las bombas atómicas ya que ahora el desarrollar esta tecnología resultará tan lento y costoso que en la mayoría de casos terminaremos antes construyendo las terribles unidades experimentales, o venciendo al enemigo por otros medios.

Por lo demás, el resto de elementos jugables se mantienen intactos. Así pues, de nuevo nos encontraremos ante un título de estrategia en tiempo real muy complejo a nivel de opciones en el que podremos vencer a los rivales de muchas formas distintas gracias a la amplia gama de estrategias a seguir. Como decíamos con anterioridad, Supreme Commander y esta expansión nos sumergen de lleno en un conflicto absolutamente espectacular que nos obligará a estar controlando diversos frentes de batalla a la vez sin prácticamente ningún respiro. Para que todo esto resulte más sencillo, aparte del ya comentado zoom integrado en la acción, podremos automatizar las funciones de nuestras tropas de forma que podemos ordenar con una facilidad pasmosa una cola de funciones a una unidad para que, por ejemplo, edifique una serie de estructuras en el orden indicado, o simplemente para que se dedique a labores de exploración recorriendo el perímetro marcado por nosotros mismos.

Con todo esto, volveremos a disfrutar de unas batallas que nos dejarán con la boca abierta por lo brutales que resultan. Y es que en esta serie podemos avanzar con centenares de tropas hacia las posiciones enemigas y ver pocos minutos después como nuestras fuerzas han sido diezmadas por una mala jugada. En este sentido, las seis misiones de las que consta el juego, que variarán ligeramente en los diálogos y algunas situaciones dependiendo de la facción escogida, resultan fantásticas en todos los sentidos, ya que viviremos como nunca la intensidad y crudeza de la guerra no solo por todas las opciones jugables citadas con anterioridad, sino también porque esta expansión nos ofrece un acabado visual mucho más pulido que el original.

Y es que aunque se trata de una expansión, Forged Alliance ha mejorado notablemente el apartado técnico del título original presentándonos unas unidades y entornos más detallados que en Supreme Commander. En cuanto a las fuerzas de los Seraphim, su diseño resulta de lo más atractivo no solo por ser totalmente distintas a lo visto hasta el momento en la serie, sino también porque su acabado, más futurista si cabe, resulta de lo más espectacular. Como contrapunto, todas estas mejoras a nivel gráfico repercuten en el rendimiento del juego, que ahora resulta más exigente, aunque en equipos de gama media funciona sin ningún tipo de problemas –sin el nivel máximo de detalle, por supuesto-. En cuanto al apartado sonoro, también mantiene el nivel del título original presentándonos una serie de melodías de gran factura que acompañarán a la perfección a la acción: pasaremos de escuchar temas más lentos en los momentos de pausa para después disfrutar de unos temas mucho más moviditos en el fragor de la batalla.

Otro de los apartados que más se benefician de las mejoras implementadas en esta expansión es el multijugador. Y es que gracias a la llegada de los Seraphim, así como la mayor fluidez alcanzada en el sistema de gestión del juego, ahora los usuarios cuentan con un mayor número de opciones de combate a desarrollar de forma más dinámica que en Supreme Commander, lo que en ningún caso significa que se haya perdido un ápice de estrategia o complejidad en el desarrollo de la acción. Simplemente se han hecho más amenas las contiendas. Además, de nuevo el sistema de juego online GPGNet nos permite vivir toda la intensidad de las Guerras Infinitas sin problemas de latencia en la conexión.

Conclusiones
Supreme Commander: Forged Alliance no se trata de una expansión revolucionaria, ni tampoco incorpora una gran cantidad de elementos novedosos que vayan a sorprender a los aficionados del original. Simplemente estamos ante un nuevo capítulo en esta prolífica saga –no hay que olvidar que ya se trabaja en una versión de la misma para Xbox 360- que incluye un importante repertorio de nuevas unidades de combate, una nueva facción que contribuye a hacer más variadas las contiendas, y ligeras modificaciones en el sistema de juego que mejoran sustancialmente la experiencia jugable. Por lo tanto, todos aquellos que decidan adquirir esta expansión deben tener claro que llega con el único propósito de pulir al máximo la jugabilidad del original, por lo que muchos podrán sentirse decepcionados al no encontrar más elementos novedosos.

Aún así, como decimos, aunque ya comentábamos con anterioridad que se echaban de menos una mayor cantidad de misiones individuales, o al menos la posibilidad de disfrutar de la campaña con la nueva facción, el resultado logrado en esta vertiente de Forged Alliance resulta sorprendente por la épica lograda en el desarrollo de la acción (hay incluso una batalla naval alucinante). Sin duda, ningún aficionado al original debe perderse esta expansión que peca de ser poco ambiciosa y muy escueta a la hora de ofrecer mayores novedades al jugador. Sin embargo, seguimos estando ante uno de los grandes en el género de la estrategia en tiempo real y aunque sea difícil y algo complejo para los más nóveles en este tipo de juegos, la satisfacción de ver cómo centenares de nuestras tropas aplastan al rival no tiene precio.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Resident Evil 4 VR - Análisis
Resident Evil 4 VR - Análisis
Análisis
2021-10-20 18:24:00
El incombustible Resident Evil 4 regresa una vez más con una adaptación a la realidad virtual muy notable y repleta de aciertos que, sin ser perfecta, encantará a los fans de la saga y a cualquier poseedor de Oculus Quest 2.
Grotto - Análisis
Grotto - Análisis
Análisis
2021-10-20 13:18:00
Quienes busquen una aventura narrativa original, única y mística podrán encontrarla en Grotto, el nuevo juego de Brainwash Gang que nos permiten ponernos en la piel de un místico chamán.
Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Género/s: Estrategia
PEGI +12
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 23/11/2007
  • Desarrollo: Gas Powered Games
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ
  • Precio: 29,95 €
  • Jugadores: 1- Online
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Juego Online
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Supreme Commander: Forged Alliance para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir