Análisis de Mario & Luigi: Viaje al Centro de Bowser (NDS)

La nueva aventura de los fontaneros más famosos de los videojuegos nos mete en la piel de su archienemigo Bowser, en un título original y variado hasta la saciedad.
Mario & Luigi: Viaje al Centro de Bowser
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
8.5
NOTA
9.8
DIVERSIÓN
10
JUGABILIDAD
10
Análisis de versión NDS.

La saga de rol basada en las andanzas de los hermanos Mario y Luigi lleva haciéndonos un poco más deliciosa la existencia desde que allá por el año 2003, y todavía en plena cuna del apogeo de la veterana Game Boy Advance viera la luz la primera aventura protagonizada por ambos dentro del género mencionado. No es que no hubiera juegos de rol previos protagonizados por Mario y, de una manera u otra, co-protagonizados por el sempiterno secundón (inexplicablemente) Luigi - recordemos el fantástico Super Mario RPG o la original saga Paper Mario-, pero hasta entonces nunca habíamos tenido la oportunidad de controlarlos simultáneamente. Y así era: en Mario & Luigi: Superstar Saga controlábamos, mediante los botones de nuestra consola, a un dueto inseparable, a través de un enorme universo bidimensional en el que, por supuesto, no podían faltar el buen humor y los combates por turnos.

La saga continuó, cómo no, pero esta vez dio el salto a Nintendo DS, con Mario & Luigi: Superstar Saga, un juego que metía a dos personajes más dentro de la acción del juego: los pequeños Baby Mario y Baby Luigi, creando una maravilla jugable en la que, en determinadas escenas, controlaríamos a los cuatro personajes a la vez (Mario y Luigi y sus respectivas versiones infantiles), debido a una serie de casualidades producidas por unos desafortunados viajes en el tiempo.

PUBLICIDAD

Y, de nuevo, la serie aparece en Nintendo DS, dispuesta a ofrecernos el que probablemente constituya, a día de hoy, el punto culminante de la saga, gracias a su hilarante, delirante y genial argumento, su originalidad (tanto en el sistema de juego como en su puesta en escena) y su excelente apartado técnico. Sin duda, los delirios de la factoría Nintendo han tocado fondo (o han llegado a las alturas olímpicas, según como se mire el asunto) en este genial título en el que, por vez primera en un título de estas características, se nos permitirá meternos en la piel del temible Rey de los Koopas: Bowser.

Lo importante está en el interior

No lo negaremos: Bowser, el mayor enemigo de Mario desde sus primeras apariciones en videojuego en el año 1983, nos cae simpático. Esto, seguramente, es debido a que su papel dentro de las últimas aventuras del insigne fontanero (al menos, las que tienen más que ver con el rol que con las plataformas) es más de aliado que de adversario. En esta ocasión, si bien no es un ejemplo de comportamiento a seguir, Nintendo ha conseguido que, a fuerza de adentrarnos en la psicología más profunda del anti-héroe, acabemos por desarrollar una especie de síndrome de Estocolmo por el cual el malvado monstruo acaba por convertirse, curiosamente, en el auténtico héroe de la historia.

Y es que Bowser, en el fondo, no es tan malo. Quizás los psicólogos freudianos o post-freudianos achaquen su comportamiento violento y su irascibilidad a una necesidad de afecto y atención desmedidas, proporcionales a sus enormes dimensiones. La cosa es que, en este título, incluso se permite desviarse de su principal objetivo -recuperar su preciado castillo de las garras de un adversario aún más temible: Fawful, un histriónico personajillo que nos pondrá los pelos de punta cada vez que se deje caer por la escena- para ayudar a otros personajes del juego, como el curioso Monsieur Le Bloqué y su fiera mascota, Bloguau, los cuales regentarán, en estadios avanzados de la aventura, la tienda del juego en la que Bowser podrá comprar equipamiento y objetos. Claro, no hay que olvidar los regalos prometidos por Monsieur Le Bloqué, motivación más que suficiente para desviar a Bowser de su camino...

La historia principal del juego, sin duda, se las trae, y lleva la perversidad imaginativa de los desarrolladores del juego a estadios que, seguramente, puedan hacernos temer por nuestra propia seguridad a la larga... o al menos, por la seguridad de sus más allegados, lo cual no es poco. Ciertamente, el juego plantea un argumento curioso: Ciudad Champiñón es asolada por una extraña afección que convierte en enormes bolas rodantes a todo aquél que la contrae. Esto lleva al comité de la ciudad, liderado por la preciosa y rosada princesa Peach, a reunirse para encontrar una solución con celeridad. Mario y Luigi, cómo no, son invitados también a la reunión, así como una estrellita llamada Centella, la cual aparece en representación de los Espíritus de las Estrellas. Todo discurre con aparente normalidad hasta que aparece Bowser, molesto (con razón) por no haber sido invitado a la toma de decisiones.

Un primer enfrentamiento con Bowser lleva a éste a salir disparado del Castillo de Peach, acabando en el bosque, donde, casualmente, una extraña figura le ofrece un champiñón mágico que aumentará todos sus poderes. El ambicioso Bowser, ni corto ni perezoso, lo deglute... y ahí empiezan los auténticos problemas. En un estado de embriaguez semi-inconsciente, Bowser vuelve al castillo y absorbe a todos los allí presentes, incluyendo, claro está, a nuestros héroes, Mario y Luigi, así como a la princesa Peach. Nuestros fontaneros favoritos despiertan, así, dentro del cuerpo de su archi-enemigo, y su misión deberá ser, primero, luchar contra los enemigos que encuentren dentro del propio cuerpo del monstruo. Pero, a posteriori, su misión se tornará considerablemente más compleja, ya que deberán ayudar a Bowser a conseguir sus objetivos, entre ellos recuperar el Castillo de Bowser de las garras del malvado Fawful, el cual, cómo no, sólo tiene en mente convertirse en amo y señor absoluto de las tierras del Reino Champiñón.

Por todo esto, nuestros héroes y su sempiterno adversario compartirán (no por vez primera, todo hay que decirlo) objetivos, ya que Bowser aparece como el más indicado para derrocar a Fawful y a sus poderosos secuaces. Gracias a la simpática Centella, nuestros amigos podrán comunicarse con el monstruo desde su interior, por lo que sabrán qué deberán de hacer en todo momento, tanto en pos de que Bowser consiga superar los retos que se le planteen durante su largo camino como en ayuda del monstruo cuando éste se encuentre en un aprieto. Moverse en la bidimensionalidad plataformera del interior de Bowser (dividida, eso sí, en niveles y zonas, dependiendo de la zona del cuerpo en la que debamos internarnos) resultará muy curioso y divertido, pero sin duda, la palma se la lleva el juego en la interacción entre las andanzas de Bowser (al cual controlaremos en la pantalla superior de nuestra consola, mediante la cruceta de control y los botones X e Y) y ambos hermanos (los cuales manejaremos a través de la misma cruceta, pero en esta ocasión con los botones frontales A y B).

Una experiencia de juego original, variada e intensa

La gracia de todo el asunto es que, a pesar de encontrarnos ante un juego de rol, basado en la jugabilidad por turnos que hasta ahora había caracterizado a la saga, para la ocasión se han introducido una serie de elementos jugables de otros géneros que hacen de la experiencia de juego algo fresco y extremadamente divertido. La variedad de acciones que emprenderemos durante la aventura es notable, pero sobre todo cabe hacer notar la inteligencia con la que las diferentes experiencias de juego se han ido intercalando durante la aventura. De esta manera, será muy difícil que el jugador se aburra, dado que constantemente estará realizando acciones significativamente diferentes (aunque previamente ya las haya repetido), combinándolas de todas las maneras posibles. El juego parece no dejar de ofrecer contenidos nuevos en ningún momento, y de hecho, así es: en todo momento se nos sorprenderá con un nuevo y simpático minijuego o con una novedad a nivel jugable que evitará el posible tedio, usual en otros juegos del género.

Cada vez que Bowser se enfrente a una situación en la que su fuerza sea necesaria, por ejemplo, nuestros héroes entrarán en juego en un peculiar minijuego rítmico para insuflar de fuerza a los músculos del monstruo. Pero este mismo minijuego no se repetirá una y otra vez, si no que irá evolucionando a medida que avancemos en la aventura, repitiéndose la misma situación pocas ocasiones y siempre de manera significativamente diferente. Sin duda, la imaginación desplegada por el equipo de desarrollo del juego es deslumbrante y excepcional, ya que en ningún momento dejará de sorprendernos.

Utilizaremos, en algunos combates y minijuegos, la pantalla táctil de nuestra consola, debiendo de eliminar piezas a toda velocidad en divertidos puzles o debiendo de realizar diferentes trazos en pantalla para conseguir ciertos efectos en combate. También utilizaremos en determinados puntos del juego el micrófono de nuestra consola, aunque, todo hay que decirlo, fundamentalmente controlaremos el juego a través de la cruceta y los botones frontales de nuestra consola. No os explicaremos mucho más acerca de los minijuegos que encontraréis en la aventura, ya que muchos de ellos constituyen partes importantes del argumento del título (algunos vinculados a giros realmente sorprendentes del mismo). Como comprenderéis, creemos más conveniente que los descubráis por vosotros mismos.

Nuestros héroes Mario y Luigi volverán a utilizar en la acción del juego sus potentes saltos, así como los martillos y el salto con giro que viéramos ya en entregas previas de la saga. Por otra parte, Bowser utilizará sus puñetazos y sus llamas tanto para abrirse paso por los diferentes caminos de la aventura como para combatir contra los enemigos a los que se enfrente. En los combates, de nuevo contaremos con ataques básicos por turnos (en el caso de controlar a Mario y Luigi, recordemos que cada uno de ellos tiene asignado uno de los botones de ataques y defensa por defecto: A para Mario, y B para Luigi), después de los cuales entraremos en el turno de defensa, en la cual, si coordinamos bien nuestros movimientos, podremos contraatacar a nuestros enemigos, causándoles cierta cantidad de daño a la vez que evitamos su ataque.

Una calidad gráfica y sonora envidiables

Pero no todo el loor y la gloria se lo lleva el apartado jugable del título, aunque sin duda sea el más elaborado en todos los sentidos. La excelencia gráfica del juego, pese a tratarse de un título en dos dimensiones de apariencia bastante clásica, se deja notar desde el primer momento de nuestra aventura. Cabe resaltar que, mientras la aventura de Bowser (así como de nuestros fontaneros favoritos al encontrarse en el exterior del monstruo) se desarrolla con vista isométrica, la aventura de nuestros héroes dentro del interior del gigantesco Koopa se desarrolla en dos dimensiones auténticas, recordándonos mucho a los clásicos juegos de plataformas con un alto grado de exploración de los escenarios, eso sí. No obstante, en ambos tipos de escenario los combates se suceden por turnos, momento en el cual la perspectiva abarca a todos los combatientes enfrentados en dos bandos, de forma similar para nuestros héroes así como para Bowser.

La música del juego cuenta con melodías y fragmentos musicales de gran calidad, dentro de un estilo variado y muy acorde a las circunstancias en las que se va desenvolviendo la aventura. Por otro lado, el juego cuenta con un repertorio de efectos de sonido, así como de voces digitalizadas de los personajes más emblemáticos de la serie, extenso y variado, del cual disfrutaremos, sin duda, en todo momento de la aventura.

Conclusiones

Sin ánimos de desvelaros ningún detalle revelador de la historia del juego, sólo nos cabe decir que Mario & Luigi: Viaje al Interior de Bowser es, sin duda alguna, uno de los mejores juegos de rol de la consola de Nintendo, aunque cierto es que su jugabilidad difiere en muchos momentos de la esencia de los clásicos. Pese a todo, la renovación del género que supone un título de estas características, así como la frescura y originalidad que supone tener un juego protagonizado por los fontaneros más famosos del mundo con tantísimas novedades técnicas y jugables, convierte a este título en un posible nuevo referente dentro del catálogo de la consola portátil. Esperamos, sinceramente, que así sea.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
NEO: The World Ends With You - Análisis
NEO: The World Ends With You - Análisis
Análisis
2021-07-26 18:06:00
La secuela del juego de culto de Nintendo DS sorprende con otra divertidísima y absorbente aventura en las calles de Shibuya.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Cotton Reboot - Análisis
Cotton Reboot - Análisis
Análisis
2021-07-24 08:21:00
Disparos clásicos en plan shooter old school tan simpáticos como visualmente llamativos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Género/s: Rol
PEGI +3
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
9.8
  • Fecha de lanzamiento: 9/10/2009
  • Desarrollo: Nintendo
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
8.82

PUNTÚA
Mario & Luigi: Viaje al Centro de Bowser para Nintendo DS

109 votos
Flecha subir