Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Artículos
  3. The Mandalorian: El 'componente M' y la vuelta al canon galáctico de partes del Universo Expandido

The Mandalorian: El 'componente M' y la vuelta al canon galáctico de partes del Universo Expandido

La serie de Disney+ nos presentó en su último episodio algunos de los elementos más míticos del antiguo Universo Expandido y de las precuelas, permitiéndonos teorizar sobre hacia dónde se dirige.
The Mandalorian: El 'componente M' y la vuelta al canon galáctico de partes del Universo Expandido
·

Cuidado, este artículo contiene spoilers de la segunda temporada de The Mandalorian y de eventos extraídos del antiguo Universo Expandido de Star Wars.

Star Wars está de enhorabuena. The Mandalorian estrenó hace unas semanas su segunda temporada, con hasta la fecha cuatro capítulos que han recopilado guiños, homenajes y huevos de pascua dedicados especialmente a los aficionados más acérrimos de la saga galáctica. Abierta a todos los públicos, y con ese absoluto rey del merchandising que es nuestro querido Baby Yoda, hay muy pocas series de Star Wars que haya generado tantos temas de conversación semana tras semana. En su último capítulo, el argumento avanzaba considerablemente en líneas generales, ofreciéndonos varios puntales relevantes en términos de historia, canon y secretos.

PUBLICIDAD

Vuelven los Midiclorianos

The Mandalorian reveló en su último capítulo, El asedio, el motivo por el que Moff Gideon (Giancarlo Esposito) desea con tanto ímpetu al Niño. El episodio dirigido por Carl Wathers, que también interpreta a Greef Karga en la producción, es uno de los mejores de toda la serie de Disney+, y uno de los que mejor ha entendido el concepto de lo que debe ser una producción de Star Wars. Tenemos grandes secuencias de acción, algunas de las más inspiradas de toda la saga galáctica, y al mismo tiempo, se nos empiezan a desvelar componentes esenciales de lo que puede ser la trama troncal que irá desvelándose a lo largo de los episodios venideros y las temporadas que estén por llegar. Giancarlo Esposito, en el pasado, ya comentó en público que las temporadas 3 y 4 serían las que destaparían todos los secretos, pero ya tenemos algunas pistas a las que aferrarnos.

Cara Dune, Din Djarin y Greef Karga en The Mandalorian

Cuando Jon Favreau se embarcó en este proyecto, pensó que su serie debía afianzarse en ese marco de años que se encuentran entre El retorno del Jedi y El despertar de la Fuerza. Tiempos difíciles, como espeta uno de los pilotos de la Nueva República en uno de los episodios. Hablamos de unos años complicados, en los que el gobierno de la Nueva República intenta afianzarse tras la derrota del Imperio Galáctico, que estuvo combatiendo de forma oficial después de la destrucción de la Segunda Estrella de la Muerte y la firma del Concordato Galáctico luego de la batalla de Jakku. Pero, ¿cómo se forma la Primera Orden? ¿Qué pasó con los remanentes del Imperio? ¿Por qué se desarma la Nueva República y se debe formar la Resistencia? ¿Qué ocurre con los Jedi y los sensibles a la Fuerza en estos tiempos? ¿Por qué revive el Emperador?

Bueno, la trilogía de secuelas de Disney finalizó con un noveno episodio en el que el Emperador regresaba de entre los muertos, y muchos fans se llevaron las manos a la cabeza. ¿De dónde salía esta idea? ¿Qué ha ocurrido aquí? Calma, para entender este hipotético deus ex machina galáctico, debemos comprender cómo se originaron los clones de Snoke, el Líder Supremo de la Primera Orden y la manera en la que se reconstruyó al maltrecho Emperador en aquel templo Sith, oculto en las Regiones Desconocidas de la galaxia del que también hemos hablando en Vandal Random. En cualquier caso, en el último capítulo de The Mandalorian, el cazador de recompensas interpretado por Pedro Pascal y sus aliados Cara Dune (Gina Carano) y Mythrol (Horatio Sanz), junto al propio Greef Karga, se infiltran en un complejo imperial en Nevarro.

Baby Yoda en The Mandalorian

Rodeado de grandes medidas de seguridad, la instalación imperial oculta más de lo que parece. Al parecer, y según comenta un holograma del Dr. Pershing (Omid Abtahi), el Imperio Galáctico está diseñando lo que podría ser un ejército de Stormtroopers sensibles a la Fuerza y algo más. Es ahí dónde entra el enigma de El Niño, un pequeñajo sensible a la Fuerza, con un alto índice de lo que se llama en la serie como 'Componente/Niveles M'. Sí, se refieren a los midiclorianos, un elemento tan aplaudido como repudiado por los aficionados a Star Wars y que se presentó en La amenaza fantasma como la forma de vida microscópica que reside en todas las células de los seres vivos y que es el factor que te permite ser más o menos sensible a la Fuerza. En el film de 1999, Qui-Gon Jinn (Liam Neeson), tras conocer a Anakin Skywalker (Jake Lloyd) en Tatooine, le realizaba una prueba para comprobar si estaba delante del que traería el equilibrio a la Fuerza, siendo el Jedi elegido según la profecía. En este análisis de sangre, se descubría que Anakin tenía una cantidad enorme de midiclorianos, muy superior al del Maestro Yoda. Sabemos que, por una razón u otra, esta raza extraterrestre es especialmente sensible a la Fuerza, y por lo tanto, un activo que el Imperio -o lo que quede de él- considera muy valioso para sus propios fines.

Moff Gideon en The Mandalorian de Disney+

Gideon y los suyos quieren al Niño por el alto valor de midiclorianos en sangre, un elemento que los podría ayudar a la creación de un grupo de soldados de asalto especialmente fuertes y que podría ser el germen de la futura construcción de los clones en los que se acabará albergando el cuerpo del Emperador Palpatine en El ascenso de Skywalker. La idea de los midiclorianos siempre ha sido muy divisiva en el universo de Star Wars, pues los aficionados se tomaron de muy mala gana su irrupción en el canon galáctico. Hasta la fecha, la Fuerza había sido en Star Wars algo místico, especial y absolutamente intangible, que cualquier ser vivo con el entrenamiento necesario podía comprender, usar y entender. Desde la llegada de este componente biológico, ser un Jedi o no dependía de la calidad o la pureza de la sangre. Rian Johnson intentó eliminar en Los últimos Jedi este tipo de barreras excluyentes, pero luego se volvieron a levantar en el noveno episodio, aunque con un mensaje esperanzador: la sangre no determina quién eres o quién puedes ser. J.J. Abrams y Chris Terrio han debatido esto hasta la saciedad, y lo cierto es que, pese a que la idea puede chocar en un principio, se sustenta sobre una base sólida.

El Emperador Palpatine en el Episodio 9

¿Por qué rescatar de nuevo a los midiclorianos? Porque Dave Filoni, otro de los productores y creativos de The Mandalorian es un gran defensor de la trilogía de precuelas, sus logros y sus influencia en el cine moderno más allá de Star Wars. La presentación del ingrediente biológico, aunque de forma velada, rima como los versos de un poema, permitiéndonos encontrar más coherencia con el pasado, el presente y el futuro en términos cronológicos de la saga. Introducir de nuevo en la palestra un componente algo olvidado o ignorado es una buena idea de cara a cubrirse las espaldas y cimentar lo que sucederá en la galaxia en las próximas décadas con el ascenso de la Primera Orden, los fanatismos de los Sith Troopers y el resurgir del Emperador gracias a las malas artes en lo referente a la clonación. Pero hay más.

Todo empieza y acaba en el Universo Expandido

Cuando Disney adquirió los derechos de Star Wars, lo hizo con el paquete completo. Más allá de las películas, durante años se estuvieron publicando novelas, cómics, videojuegos y otros productos que ampliaban el universo galáctico de Lucasfilm visto en la pantalla. El llamado Universo Expandido nutrió de aventuras a millones de aficionados durante muchos años, ampliando las aventuras tras El retorno del Jedi o matizando las historias que sucedían entre las películas clásicas. Entre las muchas locuras, como los clones del Emperador Palpatine -sí, ya se vieron en los tebeos originales-, las razas conquistadoras de galaxias con forma de insectos o la caída en el Lado Oscuro de los vástagos de Han Solo y Leia Organa -sí, también-, el Universo Expandido dejó algunas ideas impresionantes que han sido rescatadas para el nuevo canon.

Videojuego Dark Forces de 1995

Viajemos hasta los años noventa. Lanzados entre 1995 y 2003, existe una saga de videojuegos que ya aventuraba y desarrollaba lo que quizás podríamos acabar viendo en The Mandalorian a raíz de su épica última secuencia en El asedio, en la que Gideon admira a un grupo de soldados de élite. Hablamos de los juegos Dark Force / Jedi Knight, aquellos que nos contaron la historia de Kyle Katarn, un contrabandista y soldado imperial convertido en Jedi que acabó desertando y ayudando a destruir el Imperio y los restos del Remanente Imperial en el trasfondo de la trilogía original y en la Nueva República. En esta serie de videojuegos, en los que íbamos viendo cómo se trasformaba en Jedi a lo largo de sus recambolescas aventuras antes de formas la Academia Jedi con Luke Skywalker en Yavin IV, nos enfrentábamos a una serie de enemigos muy particulares: los Soldados Oscuros o Dark Troopers. En el primer título de la saga, ambientado por entre el Episodio III: La venganza de los Sith y el Episodio IV: Una nueva esperanza, veíamos cómo el general del Imperio Rom Mohc decidía dar luz verde a un proyecto secreto que buscaba crear un nuevo tipo de tropas imperiales capaces de utilizar la Fuerza, siendo sensibles a esta energía universal, y lanzándose a buscar rebeldes y Jedi insurrectos. Con el permiso de Darth Vader, estos soldados eran especialmente fuerces, capaces de manejar sables de luz o similares y combatir de maneras poco usuales para las tropas de línea o de élite del Imperio Galáctico. En el juego derrotábamos a estos engendros, y todo quedaba ahí, pero parece Filoni y Favreau han querido darle una nueva vida.

Soldados experimentales de Star Wars

Parece que Moff Gideon planea crear sus propios Soldados Oscuros para restaurar el poder del Imperio, derrotar la Nueva República y garantizar la estabilidad de su mandato usando aquello que juró destruir en los tiempos de la Purga tras la Orden 66. Aunque ciertos aspectos de esta historia contada en Dark Forces y sucedáneos o secuelas se han convertido en canon, como por ejemplo el diseño base de los Shadow Troopers de Star Wars: Battlefront y otros productos en los populares Death Troopers de Rogue One -que aparecen también en The Mandalorian-, el concepto de un ejército oscuro capaz de usar la Fuerza a su antojo, ha estado decididamente ausente de las historias principales. La idea de su probable vuelta a Star Wars debería emocionarnos, pues se acaba de construir un nuevo puente que conecta lo viejo y lo nuevo para crear algo completamente distinto.

Lo más leído
PUBLICIDAD

Más sobre Series

RANDOM
Flecha subir