Annapurna Interactive: Pasado, presente y futuro de la editora indie más sagaz

Annapurna Interactive se ha convertido en sinónimo de calidad gracias al ojo crítico que han demostrado tener para seleccionar las joyas indies que editan. Repasamos las claves de este sello.
Annapurna Interactive: Pasado, presente y futuro de la editora indie más sagaz
·

Hablar de videojuegos indies es hablar de propuestas frescas, novedosas y alternativas a lo que estamos acostumbrados a ver en la industria; ya no sólo se relaciona esa etiqueta a las condiciones de producción, que también, sino a una visión creativa alejada de los márgenes en los que se suele mover el triple A. Si vemos el desarrollo independiente como una forma diferente de crear videojuegos, sin duda tenemos que poner en valor el trabajo de Annapurna Interactive, una de las figuras más importantes de este panorama.

Asomándonos al catálogo de esta editora independiente estadounidense podemos encontrar auténticas joyas que han marcado el progreso del medio durante los últimos años: comenzaron a editar videojuegos en 2017 con What Remains of Edith Finch y recientemente han anunciado una nueva tanda de títulos que irán llegando a todas las plataformas, desde consolas y ordenadores hasta dispositivos móviles, en los próximos meses. ¿Qué tiene Annapurna Interactive para que todo lo que toque se convierta en oro? ¿Es su sello una varita mágica o los responsables de fichar talento tienen un olfato magistral?

Logo oficial de Annapurna Interactive.

Annapurna, del cine independiente al videojuego independiente

Annapurna Interactive es una división de Annapurna Pictures, una famosa editora de cine que fue fundada en 2011 por Megan Ellison, hija de Larry Ellison, acaudalado fundador de Oracle Corporation (una famosa compañía tecnológica americana) que cuenta su fortuna en miles de millones de dólares. Aprovechando ese colchón económico, Ellison trabajó en la producción de varias películas de bajo presupuesto y en 2010 participó como productora ejecutiva en Valor de ley, largometraje de los hermanos Coen que le puso en el mapa. Un año después fundó Annapurna Pictures con el apoyo financiero de su padre, un sello que ha producido y distribuido filmes tan reconocidos como Her, Sorry to Bother You o Zero Dark Thirty.

Sin embargo, Megan Ellison no era la principal involucrada en la selección de obras y talentos para editar bajo esta nueva firma independiente: Annapurna Interactive se trajo perfiles de Annapurna Pictures para dar forma a la nueva división, con Neale Hemrajani liderando la producción y James Masi la faceta tecnológica. A este dueto se le unieron una serie de nombres bien conocidos en la industria, como Nathan Gary, Deborah Mars, Hector Sanchez o Jeff Legaspi, quienes venían de trabajar en compañías como Sony o Warner Bros. Games.

PUBLICIDAD

Entre los miembros fundadores nos encontramos también con Jenova Chen, diseñador chino también cofundó thatgamecompany y fue responsable de obras como Journey o Flower; precisamente estos dos videojuegos también están siendo editados a día de hoy por Annapurna Interactive en PC y dispositivos iOS. Chen no sólo participó en la creación de esta editora independiente, sino que además aparece como 'consejero' en los organigramas de la compañía. Con esta cabalgata de nombres queda patente que el buen ojo de Annapurna Interactive tiene poco de casualidad y mucho de experiencia, bagaje, visión compartida y, por supuesto, también una pizca importante de solvencia económica.

Primeros juegos, primeros aciertos

La buena fama que este sello se fue granjeando en el mundo del cine hizo que cuando en 2016 se anunció la creación de una distribuidora de videojuegos independientes todas las miradas se posaran sobre sus proyectos. También colaboró la calidad de estos: los dos primeros títulos editados por Annapurna Interactive fueron What Remains of Edith Finch, una aclamada obra de Giant Sparrow, que venían de sorprender con The Unfinished Swan, y Gorogoa, un brillante juego de puzles diseñado por Jason Roberts. Ambas se lanzaron en 2017, al año siguiente de la fundación de Annapurna Interactive.

Ni que decir tiene que este sello se estrenó por todo lo alto: What Remains of Edith Finch ha acabado siendo uno de esos videojuegos que todo el mundo recomienda y es capaz de apreciar, tanto que en Vandal dijimos de él en nuestro análisis que "en ciertos sentidos marca un antes y un después, y sube el listón del género". Por otra parte, Gorogoa es uno de los rompecabezas más originales de los últimos tiempos, "un juego increíble de principio a fin, que sabe sorprendente constantemente y ofrecerte una sensación de satisfacción indescriptible cada vez que todo encaja", dijimos en nuestro análisis.

Ese mismo año se lanzó la versión de Flower para iOS, que dio carpetazo a la exclusividad que thatgamecompany tenía con las plataformas PlayStation y abrió la veda no sólo para el lanzamiento de este juego también en PC, sino también para la publicación de la gran obra del estudio en ordenadores: Journey llegó a Epic Games Store en 2020, ocho años después de su lanzamiento original, de la mano de Annapurna Interactive. También durante sus primeros compases se anunció la colaboración con dos grandes nombres del desarrollo de videojuegos: Keita Takahashi, creador de Katamari Damacy que diseñó Wattam con su nuevo estudio, Funomena, y Ken Wong, diseñador principal de Monument Valley que creó su propio estudio, Mountains, para lanzar Florence.

Grandes nombres e incipientes talentos

Cualquiera podría pensar que es fácil consolidar una editora de juegos indies con dinero y contactos experimentados, y probablemente estén en lo cierto, pero Annapurna Interactive no sólo cuenta en su haber con títulos desarrollados por grandes nombres de la industria: aunque a día de hoy todos conozcamos los juegos de Simogo, Ben Esposito o Cardboard Computer, nombres como estos no siempre han gozado de la popularidad que tienen a día de hoy en la industria. Sayonara Wild Hearts, Donut County o Kentucky Road Zero: TV Edition encontraron en Annapurna Interactive un socio ideal para expresar su creatividad sin ataduras y sin tener que renunciar al apoyo de un potente sello editorial.

Si hacemos un repaso de la trayectoria de Annapurna Interactive vamos a encontrar auténticas joyas que ninguna persona interesada -o no- por el videojuego debería dejar pasar: tras su exitoso aterrizaje en la industria, en 2018 editaron los ya mencionados Florence y Donut County, además de las versiones de Gone Home para iOS y Nintendo Switch, en 2019 lanzaron Outer Wilds y Telling Lies, de Sam Barlow, además de Sayonara Wild Hearts y Wattam, el año pasado, en 2020, se pusieron a la venta obras tan interesantes como I Am Dead o The Pathless, sin olvidar del cierre de Kentucky Road Zero con un Acto V contenido dentro de su TV Edition.

Algunos de los principales juegos de Annapurna Interactive.

No es oro todo lo que reluce, pero ¡cómo reluce!

En lo que llevamos de 2021, Annapurna Interactive ha editado dos juegos que, sin haber hecho mucho ruido, han consolidado el catálogo del estudio y puesto sobre la mesa propuestas merecedoras de un vistazo: Maquette y Last Stop. Cierto es que la crítica no ha valorado este par de desarrollos al mismo nivel que otras obras publicadas por el sello independiente, de hecho en Vandal hemos hablado de cada una de ellas en sus respectivos análisis (el de Maquette y el de Last Stop) poniendo el foco en una de las principales críticas que se le hace a la producción de Annapurna Interactive: su forzado interés por la forma a veces deja de lado el fondo, dando como resultado videojuegos bonitos, pero poco profundos.

PUBLICIDAD

Evidentemente, a lo largo de estos cinco años no todas las obras editadas por Annapurna Interactive han sido igual de excelentes. Hay algunos títulos que no han conseguido destacar tanto como nos gustaría; obras como Ashen, If Found… o I Am Dead, además de las dos anteriormente mencionadas, no han terminado de cuajar por mucho que su intención creativa haya sido loable. A fin de cuentas, apoyar desarrollos frescos y alternativos también va de eso, de arriesgarse con ideas poco convencionales que pueden tenerlo difícil para convencer a crítica, público y mercado.

Un prometedor futuro cercano

Por suerte, la rueda de Annapurna Interactive no parece que vaya a detenerse en un futuro próximo: recientemente la compañía ha anunciado su catálogo de novedades para los próximos meses y videojuegos tan esperados como Stray, el juego del gatete ciberpunk, The Artful Escape, Storyteller o Solar Ash, de los creadores de Hyper Light Drifter, ya tienen fecha de lanzamiento. A eso le sumamos los anuncios de nuevas colaboraciones, como el nuevo estudio Ivy Road, y ports, además de la inesperada expansión de Outer Wilds o los títulos con estrenos ya confirmados previamente, como el prometedor 12 Minutes, y se nos queda un emocionante panorama que nos asegura un suministro obras indies frescas para los próximos meses.

El tiempo dirá si estas nuevas ideas de desarrolladoras independientes publicadas por Annapurna Interactive cuentan, o no, con la calidad que le atribuimos a este sello. De cualquier modo, siempre podemos valorar la intención, a veces cumplida y a veces no, de ayudar a desarrolladores a "crear y lanzar experiencias personales para todo el mundo", tal y como reza el lema de su página oficial.

Manu Delgado
Redactor
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir