Análisis Xbox Series X, ¿merece la pena?

Probamos a fondo la consola más potente de todos los tiempos, desde los nuevos juegos hasta la completa retrocompatibilidad, un hardware excelente con el que Microsoft quiere comenzar con el pie derecho en la nueva generación.
Análisis Xbox Series X, ¿merece la pena?
·

Para saber más sobre Xbox Series X:

Aunque "solo" han pasado siete años desde lanzamiento de Xbox One, lo que en la unidad de tiempo de los jugadores consideramos una generación, para la marca Xbox este periodo ha significado multitud de cambios y novedades importante, que han hecho que la situación actual sea muy diferente a la de entonces. Con la llegada este 10 de noviembre de Xbox Series X y S se inicia una nueva etapa muy ilusionante, con la consola más potente de la historia, con más de 20 estudios de desarrollo que nos van a ofrecer un montón de grandes juegos durante los próximos años, y con un servicio de suscripción tan atractivo como Xbox Game Pass, que cada día vez gana más adeptos.

Videoanálisis

En la redacción de Vandal ya llevamos varias semanas jugando con las nuevas consolas de Microsoft, y en este reportaje os vamos a contar qué nos ha parecido hasta el momento Xbox Series X, la nueva generación premium de Xbox, que se pondrá a la venta la semana que viene en España con un precio de 499 euros. El mismo día llegará Xbox Series S, que también hemos analizado.

PUBLICIDAD

Diseño, características técnicas, temperatura y ruido

Cuando sacas de la caja Xbox Series X lo primero que llama la atención es su tamaño, porque parece más pequeña de lo que muchos nos habíamos imaginado, por más que la hubiéramos visto en fotos y vídeos. Es cierto que es una consola grande, pero por sus características técnicas, 12 teraflops de potencia, nos parece un diseño sorprendentemente compacto y eficiente, sobre todo cuando comienzas a utilizarla durante horas y descubres que no hace absolutamente nada de ruido. Su diseño sobrio y elegante como no podía ser de otra manera no es del agrado de todo el mundo, pero sí es casi innegable la sensación que transmite de tener unos buenos acabados, de estar ante un producto bien realizado. Se puede colocar tanto en horizontal como en vertical, aunque de pie es sin duda su posición natural, teniendo en cuenta la enorme rejilla en la parte superior por la que expulsa el aire caliente.

Como se venía diciendo desde su anuncio, estamos ante la consola más potente de todos los tiempos; estas son sus características técnicas:

  • Procesador: 8 núcleos @ 3.8 GHz (3,6 GHz w/ SMT) CPU AMD Custom Zen 2 personalizado.
  • Tarjeta gráfica: 12 TFLOPS, 52 CUs a 1,825 GHz DNA 2 GPU AMD personalizada.
  • Memoria: 16 GB GDDR6 con 320 mb bus.
  • Ancho de banda de la memoria: 10 GB @ 560 GB/s y 6 GB @ 336 GB/s.
  • Almacenamiento interno: Unidad SSD NVMe de 1 TB personalizada.
  • Rendimiento I/O: 2,4 GB/s (Raw), 4,8 GB/s comprimido con bloque de descompresión de hardware personalizado.
  • Expansión de almacenamiento: 1 TB con tarjeta de expansión.
  • Soporte para unidades HDD externas: USB 3.2.
  • Lector de discos: 4K UHD Blu-Ray.
  • Objetivo de rendimiento: 4K a 60 fotogramas por segundo, hasta 120 fps.

Durante estos primeros días de uso, nunca hemos notado que se caliente en exceso, y el aire que sale por la rejilla superior es el razonable. Esto es algo que puede llegar a llamar la atención a más de uno, que pongas las manos encima de la consola y notes ese aire caliente, y es lógico porque no es habitual que una consola "transpire" por un lugar tan accesible, siendo lo habitual su parte trasera. Como ya hemos comentado, nos parece espectacular lo silenciosa que es, no tiene comparación con ninguna consola actual, ni siquiera Xbox One X, algo que veremos cómo evoluciona en los próximos meses, ya que la rejilla superior tiene unas aberturas tan grandes que nos genera ciertas dudas todo el polvo que se puede llegar a introducir por ahí y acumular dentro de la consola, algo que suponemos habrán tenido en cuenta en su diseño.

Análisis Xbox Series X, ¿merece la pena?

El nuevo y excelente mando

Para muchísimos jugadores el mando de Xbox, desde los tiempos de 360, es el mejor, y durante estos años Microsoft ha ido retocando su diseño con cambios más o menos sutiles hasta llegar a un mando que nos parece prácticamente perfecto. La principal novedad del mando de Xbox Series X y S es una nueva cruceta (una especie de fusión entre la de X360 y One), que mejora y bastante a la del anterior mando de Xbox One, siendo una gozada para los juegos 2D por lo que hemos podido comprobar durante estos primeros días, permitiendo ahora realizar todo tipo de diagonales de manera muy precisa. También es nuevo el botón Share o compartir para poder realizar capturas de pantalla y vídeos, algo que echábamos mucho de menos en el anterior mando, y que se ha colocado en un lugar muy acertado, tan cerca del stick derecho que apenas tienes que mover el pulgar para pulsarlo. Otro cambio es una superficie estriada en la parte trasera de los agarres, que da una sensación de adherencia muy agradable, un material que también se ha colocado en los gatillos y botones superiores LB, LT, RB y RT. En general, todos los materiales utilizados en el mando hacen que sea muy agradable al tacto.

Análisis Xbox Series X, ¿merece la pena? 1

En definitiva, si el pad de Xbox One ya nos parecía prácticamente perfecto con todos los pequeños cambios que le fueron haciendo a lo largo de la generación, el de Series X/S es todavía más redondo, y no se nos ocurren qué más mejoras en cuanto a su diseño se podrían hacerle, es una gozada de mando. Por poner una única pega, y que sabemos que os puede sonar un tanto ridícula, la cruceta nos parece excesivamente ruidosa, seguro que a más de uno de vosotros os llamará la atención cuando tengáis la consola. Por último comentar que el mando vuelve a utilizar pilas, no lleva batería incorporada, algo que siempre genera mucho debate entre detractores y defensores y en lo que no vamos a entrar ya que nos parece un tanto irrelevante dadas las distintas opciones que tenemos para solventar este "contratiempo". También un detalle importante a comentar es que todos los periféricos y mandos de Xbox One son compatibles con la nueva consola, por lo que podéis usar vuestros actuales controladores sin problemas.

Análisis Xbox Series X, ¿merece la pena? 2

Interfaz de usuario y primera sensaciones al encender la consola

Xbox Series X utiliza el mismo sistema operativo e interfaz que las consolas Xbox One, el que se lanzó hace tan solo unas semanas, y eso provoca una sensación extraña cuando comienzas a utilizarla por primera vez, ya que no parece un auténtico salto de generación, es como cuando estrenamos Xbox One X, parece una versión mejorada de la anterior consola más que algo realmente nuevo. Entendemos perfectamente la decisión de Microsoft de unificar todas sus consolas entorno a una misma interfaz, además una a la que les he costado llegar bastantes años tras multitud de cambios, y con la que creemos que por fin ha acertado, siendo unos menús muy prácticos y ágiles, tanto los propios de la consola como el acertado rediseño de la tienda.

Tras muchos tumbos desde la primera interfaz de Xbox One, los actuales menús de las consolas Xbox nos parecen bastante prácticos y rápidos, especialmente en las nuevas Xbox Series X/S.
Tras muchos tumbos desde la primera interfaz de Xbox One, los actuales menús de las consolas Xbox nos parecen bastante prácticos y rápidos, especialmente en las nuevas Xbox Series X/S.

Pero si bien es cierto que en apariencia parece lo mismo, realmente desde el primer minuto notas el nuevo almacenamiento SSD ultrarrápido, de momento la novedad que más impacto tiene en la experiencia de usuario en esta nueva generación de consolas. Te mueves por los menús rapidísimo y de manera instantánea, siendo un placer navegar por ellos, dando igual la acción que realices de configuración, de descargar un juego o entrar en la tienda, todo ágil y fluido.

Además, si no teníamos quejas con la velocidad de las descargas en Xbox One, ahora son todavía más rápidas por el almacenamiento SSD, y en nuestro caso cogen toda la velocidad de nuestra conexión de internet (fibra de 600Mb), por lo que te puedes bajar juegos de 40 GB en un suspiro, casi sin enterarte. Esto hace que el almacenamiento efectivo de la consola (802 GB) nos parezca más que suficiente, ya que se tarda muy poco en bajar cualquier título, y caben unos cuantos. Como ya sabréis la consola cuenta con una ranura de expansión para tarjetas de almacenamiento SSD, que en estos momentos tienen un precio un tanto prohibitivo, costando la de 1TB de Seagate unos 250 euros, al menos hasta que aparezcan las de otros fabricantes y se vaya abaratando su coste, algo que ocurrirá más tarde o más temprano.

La memoria de Xbox Series X se puede ampliar con esta tarjeta de expansión, pero de momento tienen un precio un tanto prohibitivo.
La memoria de Xbox Series X se puede ampliar con esta tarjeta de expansión, pero de momento tienen un precio un tanto prohibitivo.

Quick Resume

El Quick resume o reanundación rápida es una de las características propias de Xbox Series X y S, ya que nos permite dejar varios juegos en reposo en mitad de una partida y reanudarlos en cualquier momento justo donde lo dejamos, lo que es muy cómodo y nos ahorra tiempo, pudiendo ir picoteando entre varios juegos con esperas de apenas 5 segundos, algo bastante práctico sobre todo si somos usuarios de Xbox Game Pass. Esta función es muy llamativa y será más o menos útil dependiendo del tipo de jugador que seas, ya que algunos preferimos centrarnos en un solo juego hasta completarlo, y otros suelen tener varias guerras abiertas.

En nuestro periodo de análisis han descubierto un bug importante en esta característica y está prácticamente inhabilitada en casi todos los juegos a la espera de que lo solucionen, algo que no sabemos cuándo ocurrirá, y si estará listo para el lanzamiento. Un detalle que nos gustaría que mejoraran es que el sistema nos indicara de manera más clara qué juegos tenemos en reposo con Quick Resume, ya que no te lo indica y es bastante confuso en estos momentos.

Los juegos: un catálogo de lanzamiento decepcionante

Sin duda el punto más débil del lanzamiento de Xbox Series X es su catálogo de juegos inicial, ya que al caerse Halo Infinite (que curiosamente aparece hasta en la caja de la consola), se han quedado sin un gran título bandera, un exclusivo y capaz de demostrar de lo que es capaz el nuevo hardware. Esto no quiere decir que no haya grandes juegos para estrenarla (aquí podéis repasar su catálogo de lanzamiento), así como miles de títulos retrocompatibles de los catálogos de Xbox One, Xbox 360 y la primera Xbox, pero sin duda se echan en falta al menos uno o dos grandes títulos exclusivos, algo que siempre habían tenido las consolas Xbox en su estreno.

Para saber los juegos que están optimizados para Xbox Series X, vamos, que son nativos de la consola y aprovechan su potencia, podemos filtrar la búsqueda en nuestra biblioteca o en Xbox Game Pass.
Para saber los juegos que están optimizados para Xbox Series X, vamos, que son nativos de la consola y aprovechan su potencia, podemos filtrar la búsqueda en nuestra biblioteca o en Xbox Game Pass.

Hemos podido probar juegos como Gears 5, Sea of Thieves y Forza Horizon 4 que han recibido actualizaciones para aprovechar la potencia de Series X con diversas mejoras gráficas como 4K 60fps y mejores efectos, o incluso un modo a 120fps en el multijugador de Gears 5, siendo FH4 posiblemente de lo más espectacular que hemos visto hasta el momento en Series X. Hemos probado Gears Tactics que debuta en consola, indies como Maneater, The Touryst o The Falconeer, y también hemos jugado a dos novedades como el genial Yakuza: Like a Dragon y el divertidísimo arcade de carreras DIRT 5. Buenos títulos sin duda, pero como veis hemos echado en falta algún juego que nos demuestre de lo que es capaz la consola más potente de todos los tiempos.

'Sea of Thieves' en Series X funciona a 4K y 60fps, y luce espectacular.
'Sea of Thieves' en Series X funciona a 4K y 60fps, y luce espectacular.

Dos títulos de lanzamiento que parece que van a ser buenas demostraciones técnicas y que todavía no hemos podido probar son Assassin's Creed Valhalla y Watch Dogs Legion (que como tantos otros, se espera que Series X siempre reciba las mejores versiones en consola en lo que a gráficos se refiere), y no tenemos ninguna duda de que su catálogo terminará siendo fantástico, y más si tenemos en cuenta todos los estudios que ha adquirido Microsoft en los últimos años, pero es obvio que de momento es un poco decepcionante, el único pero que le ponemos a una consola que por lo demás nos ha encantado.

Un admirable trabajo con la retrocompatibilidad

Si el catálogo de lanzamiento no da la talla sí que que lo hace su excelente trabajo con la retrocompatibilidad, funcionando todos los juegos de Xbox One así como sus retrocompatibles de Xbox 360 y la primera Xbox, teniendo miles de títulos para elegir desde el primer día en nuestra nueva consola. Y no solo eso, ya que además estos cuentan con mejoras de todo tipo, desde mejores tiempos de carga gracias al SSD, que reduce muchísimo los tiempos de espera en casi todos los juegos, hasta mejores tasas de imágenes por segundo o incluso la sorprendente función del HDR automático, que podemos aplicar en todos los juegos, tanto de One como de 360 y la primera Xbox, con resultados en ocasiones sorprendentes.

Aquí se nota y mucho el esfuerzo invertido por Xbox en los últimos años por cuidar la retrocompatibilidad, y como consola "definitiva" para jugar a todos tus juegos de las distintas Xbox la verdad es que es fantástica. Evidentemente sigue sin ser compatible con todo el catálogo de Xbox 360 y la primera Xbox, solo funcionan los juegos que ya lo hacían en Xbox One, pero ya prometieron que una vez llegaran al mercado Series X/S seguirían ampliando estos títulos.

La retrocompatibilidad en Series X es fantástica, y un clásico como 'The Witcher 3' sin haber recibido ningún parche ahora funciona a 60fps estables y no tiene tiempos de carga.
La retrocompatibilidad en Series X es fantástica, y un clásico como 'The Witcher 3' sin haber recibido ningún parche ahora funciona a 60fps estables y no tiene tiempos de carga.

Lo más destacado de la retrocompatibilidad con Xbox One es que sin necesidad de lanzarse actualizaciones específicas multitud de juegos funcionan mejor en Series X al aprovechar su mayor potencia, desde los reducidos tiempos de carga a mayores velocidades de fotogramas. Por ejemplo, ahora Sekiro: Shadows Die Twice funciona a 60fps, y The Witcher 3: Wild Hunt en su modo rendimiento también se mueve a 60fps totalmente estables, algo que depende de si los juegos originales tenían el framerate desbloqueado o modos gráficos para elegir. E incluso pasa con juegos de Xbox 360, como Grand Theft Auto IV, que ahora va a 60fps. Y esto no va a quedar aquí, ya que han prometido que una serie de juegos de Xbox One van a recibir mejoras específicas en la calidad de imagen como mayor resolución y filtrado anisotrópico 16x, e incluso duplicar su tasa de imágenes por segundo, como en el caso de Fallout 4. De momento no se han detallado cuáles serán los primeros juegos que recibirán estas mejoras y cuándo, pero sabiendo lo bien que trabaja el equipo de retrocompatibilidad seguro que nos vamos a llevar sorpresas muy agradables en los próximos meses y años.

También destacar, aunque ya nos hayamos acostumbrado a ello, el genial sistema de guardados en la nube de Xbox, ya que puedes retomar las partidas de tus antiguos juegos sin ningún problema en Series X, habiendo cierta sensación de asombro cuando recuperas de manera automática la partida de un juego de Xbox 360 de hace más de diez años, que ni recordabas que habías conservado en la nube, pudiendo saltar entre distintas plataformas del ecosistema Xbox de manera muy cómodo continuando tus partidas.

PUBLICIDAD

Un futuro muy prometedor

Nuestro balance tras las primeras semanas con Xbox Series X no puede ser más positivo: la consola más potente con un diseño muy eficiente que no hace ruido, un mando prácticamente perfecto, un sistema operativo que funciona a la perfección y es rapidísimo gracias al almacenamiento SSD, nuevas funciones tan cómodas como el Quick Resume y un trabajo con la retrocompatibilidad fantástico, pudiendo disfrutar de miles de juegos de las anteriores consolas Xbox con todo tipo de mejoras. Es una pena que a todo le haya faltado la guinda, uno o dos grandes títulos exclusivos que demostraran toda su potencia, siendo este el mayor punto débil de su lanzamiento, uno que se solucionará con el paso de las semanas y los meses. Una consola que nos va a dar muchas alegrías durante los próximos años, y con la Microsoft comienza con el pie derecho en esta ilusionante generación.

Hemos realizado este artículo con una Xbox Series X que nos ha proporcionado Microsoft.

Jorge Cano
Redactor jefe
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir