Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. Así es el fósil jurásico de un cangrejo devorado por un calamar devorado por un tiburón

Así es el fósil jurásico de un cangrejo devorado por un calamar devorado por un tiburón

Ese es el nuevo hallazgo en paleontología realizado en Alemania, con 180 millones de años de antigüedad. Todo un gran festín congelado en el tiempo... hasta ahora.
Así es el fósil jurásico de un cangrejo devorado por un calamar devorado por un tiburón
·

Síguenos

Los paleontólogos han descubierto lo que fue una buena comilona del jurásico. Así es el curioso fósil encontrad en una cantera de piedra de Alemania: muestra a un cangrejo siendo devorado por un calamar, y a éste siendo devorado por un tiburón. Con 180 millones de años de antigüedad, esta pieza del jurásico ha sido sin duda un rompecabezas para los expertos... que han tardado su tiempo en desentrañar cada parte de estos restos.

El extraño fósil del cangrejo

Un cangrejo, un calamar y un tiburón

PUBLICIDAD

La cadena alimenticia ha quedado plasmada en este fósil. Según informan los expertos, lo que podemos apreciar es que la caza de un cangrejo y de un cefalópodo extinto, conocido como belemite, a manos de lo que parecía un tiburón. El calamar se encontraba devorando al crustáceo segundos antes de recibir el ataque que lo terminó destrozando: una mordedura a la altura del tórax fue lo que causó su muerte.

El tiburón, o cocodrilo, que fue el encargado de dar caza a estos dos animales, se llevó gran parte de los órganos y del tejido intermedio en el estómago. El resto del molusco y el crustáceo se quedó perdido en el fondo marino y ahí terminaron quedando impresos para la posteridad. Los autores de la investigación sugieren que los antiguos tiburones y cocodrilos del Jurásico aprendieron a dar caza solo las partes blandas de sus calamares, eligiendo dejar caer las aletas, la tribuna y el manto.

Representación de la cacería del cangrego, el calamar y el tiburón

Los tiburones jurásicos habrían aprendido a atacar y comer sólo las partes blandas de los calamares

"Sorprendentemente, falta la mayoría de las partes blandas de belemnita entre la corona del brazo y la tribuna calcítica", señalan los autores. "Sugerimos que esto representa los restos de una comida de un depredador vertebrado, posiblemente del tiburón del Jurásico Temprano Hybodus hauffianus. Esto es notable, porque informa sobre el comportamiento de un cefalópodo y un depredador vertebrado".

Los restos fosilizados de un animal siendo atacado por otro se llaman pabulita. Y, tal y como recogen los expertos, ha servido para conocer más detalles del comportamiento de los depredadores.

  • Fuente.

  • Fuente 2.
  • Cristina M. Pérez
    Colaboradora
    arqueología
    ciencia
    fósil
    paleontología
    PUBLICIDAD

    Más sobre Tecnología

    Comentarios: 2
    RANDOM
    Flecha subir