U-tad nos cuenta cómo convertirse en artista de videojuegos

“Lo más importante es tener pasión” por el oficio, dice el director del máster en Arte de U-tad.
·
Actualizado: 3:51 12/10/2020
Proyectos U-Tad 2018

Contenido patrocinado.

Los artistas del siglo XXI dibujan también sobre lienzos virtuales para crear mundos virtuales. Desde el diseño del protagonista hasta la última roca que aparece en pantalla o la carátula, hay multitud de trabajo artístico en torno a un videojuego, y no todo incluye una formación tradicional en Bellas Artes; los texturizadores, animadores, por ejemplo, no necesitan ni siquiera saber dibujar para crear esos mundos de juego. Esto no quiere decir que puedan prescindir de cualquier formación específica; de hecho, cada vez es más necesario conseguir unos conocimientos más especializados.

U-tad nos cuenta cómo convertirse en artista de videojuegos Imagen 2

Las claves para ser artista de videojuegos son pasión, disciplina y adaptación

Guillermo Tostón, director del máster en Arte y Diseño Visual de Videojuegos en el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital (U-tad) explica que es básico para este "oficio, porque me gustaría recalcar que esto es una oficio" y formarse en el máster en Arte y Diseño Visual de Videojuegos es "mucha pasión y grandes dosis de disciplina y capacidad de adaptación". La adaptación es por la rapidez con la que avanza la tecnología y las herramientas que se utilizan y la disciplina es una virtud útil para repetir el objeto en el que se está trabajando las veces que haga falta "hasta que esté bien", dice Tostón.

U-tad nos cuenta cómo convertirse en artista de videojuegos Imagen 3

El único requisito indispensable para acceder al máster son las ‘ganas’", explica su director, aunque añade que son bienvenidas las habilidades artísticas aprendidas ya sea de forma autodidacta o con formación reglada, y son "excelentes complementos" conocimientos como "arquitectura, programación, diseño gráfico o comunicación".

De programadora artista técnico

En U-tad, añade "nos gustan las mezclas y lo heterogéneo", las personas con perfiles mixtos que conectan distintas áreas. Un ejemplo es Cristina Arnáiz quien, cuando estudiaba el último año de Ingeniería Informática, comenzó a trabajar en Lurtis Rules desarrollando software que permitiera crear contenido digital rápidamente; en concreto, con modelos 3D de viviendas con modelado procedimental.

Esta experiencia le permitió ver que podía unir su amor por la informática con la afición al arte. Decidió estudiar el Máster en Arte y Diseño Visual de Videojuegos de U-tad con el fin de conocer en profundidad el trabajo de un artista digital de videojuego y entrar en contacto "con muchas disciplinas artísticas que tanto llamaban mi atención, como el diseño de entornos, el modelado 3D o la iluminación de escenarios", explica Arnáiz, que trabaja actualmente como artista técnico en Tequila Softworks.

U-tad nos cuenta cómo convertirse en artista de videojuegos Imagen 4

Al empezar en U-tad no tenía ninguna formación artística, aunque siempre se había interesado por el dibujo y la arquitectura, y el máster le ha servido para "adquirir los conocimientos necesarios para ejercer como artista técnico en la industria del videojuego y he aprendido, sobre todo, de mis profesores, que son personas que llevan muchos años en el sector y han sabido transmitirnos, además de los conocimientos propios de un artista de videojuegos, su propia experiencia". En el caso de Tostón esta experiencia incluye Trauma, Commandos, Sellshock Nam’67, Killzone y Killzone: Liberation como modelador 3D, texturizador, artista conceptual y director de Arte.

Aprender herramientas técnicas pero, sobre todo, a resolver problemas y ser autónomo

En el máster los alumnos aprenden a manejar los programas que se utilizan en un estudio de desarrollo como Maya, Photoshop, Substance, Zbrush y motores gráficos como Unreal Engine 4, pero, añade Tostón, "hacemos algo más , a mi juicio más importante que el aprendizaje de tal o cual herramienta, les enseñamos a adaptarse al cambio tecnológico. Esta adaptación, junto a la autonomía y la resolución de problemas que tratamos de potenciar en el máster, configuran una base sólida sobre la que construir un buen perfil profesional".

Esto se consigue, sobre todo, durante el proyecto de fin de máster en el que participan los alumnos que consiste en la creación de un videojuego. Arnáiz lo define como un "reto personal. El alumno comienza sabiendo poco o nada y finaliza con muchos logros bajo el brazo. En U-tad he aprendido lo necesario para continuar mi aprendizaje de forma autónoma y sin dar palos de ciego, pues el alumno sabe, tras el máster, cómo y dónde buscar nuevos conocimientos".

La universidad enseña a educar el gusto y a que cada uno encuentre su hueco

Arnáiz explica que obtener el mejor resultado artístico no es como verificar el resultado de una operación matemática, sino que consiste más en ver lo que está mal y, en este sentido, la universidad enseña al alumno "a educar el gusto, le muestra ejemplos de lo que está bien hecho y lo que no, le proporciona muchas guías para trabajar y, sobre todo, le explica el porqué de hacer o no las cosas de una determinada manera".

U-tad nos cuenta cómo convertirse en artista de videojuegos Imagen 5

El perfil de esta artista es, sin duda, poco habitual -y muy demandado en los videojuegos- y por eso encontró trabajo prácticamente al terminar el máster, pero los videojuegos ofrecen un amplio abanico de posibilidades laborales relacionadas con el arte.

Tostón explica que juegos como Cuphead requieren artistas con grandes capacidades de dibujo y animación tradicional y otros como Hollow Night precisan de "grandes dosis de pensamiento abstracto y una línea de arte muy trabajada", dice Tostón. Pero también hay juegos como Battlefield en los que hay que diseñar, por ejemplo, un fusil realista, lo que requiere modelar con maestría, tener "un enorme conocimiento de materiales y una atención exquisita para el detalle. Hay un abanico de artistas más amplio que podrían realizar esta tarea" añade.

Múltiples salidas profesionales

La variedad de juegos que hay en el mercado ahora garantiza un hueco para todos los gustos. Aunque el hiperrealismo sigue siendo la tendencia estética dominante y los juegos bélicos siguen siendo los que más venden, Tostón destaca que hay otros de la escena indie que ofrecen gran diversidad de propuestas estéticas, y luego hay juegos que conjugan "perfectamente el tirón comercial y la innovación en el aspecto gráfico, como Fortnite, añade.

En U-tad los alumnos reciben formación que los capacita como artistas generalistas 3D y en los distintos tipos de artistas que participan en un juego: directores de arte, artistas conceptuales, animadores, iluminadores, texturizadores, artistas técnicos y modeladores sobre todo. Apunta Tostón que algunos alumnos también son competentes en 2D y pueden trabajar en cine, series, diseño gráfico y publicitario, simuladores, arquitectura, decoración, aplicaciones médicas e incluso reconstrucciones 3D forenses. El director del máster apunta también a que, con los últimos avances del renderizado en tiempo real, se prevé que habrá una demanda creciente de profesionales con formación en videojuegos ya que los motores de juego pueden generar efectos y secuencias completas para cine y televisión.

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir