Análisis de The Evil Within (PS4, PS3, Xbox 360, PC, Xbox One)

Shinji Mikami vuelve en plena forma con un ‘survival horror’ que retoma el género desde donde lo dejó Resident Evil 4.
The Evil Within
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.7
SONIDO
8.6
NOTA
8.9
DIVERSIÓN
9.1
JUGABILIDAD
8.8
Análisis de versiones PS4, PS3, Xbox 360, PC y Xbox One.

Ya hemos hablado mucho sobre la situación actual del género del terror, y todos sabéis cómo están las cosas. Casi todas las esperanzas para que el género volviese a sus raíces pasaban por The Evil Within, el primer juego que dirige Shinji Mikami –padre de Resident Evil– desde Vanquish, y primer juego de terror que dirige desde Resident Evil 4. Dicho sea de paso, este juego es clave para entender The Evil Within.

Tras las ventas, digamos, mejorables de Resident Evil Zero, Mikami decidió renovar el género con una propuesta más orientada en la acción, pero que a la vez mantenía ese mal rollo y que, además, ponía a prueba nuestros nervios apostando por algo que hoy en día es un estándar: el apuntar a determinadas partes del cuerpo de un enemigo para derrotarlo. También popularizó la cámara sobre el hombro, algo que hemos seguido viendo durante la casi década que hace que se lanzó Resident Evil 4. Mikami recupera el género donde lo dejó, y da forma a una nueva aventura que bebe muchísimo de su anterior obra, pero que también introduce sus elementos propios. Os lo contamos todo a continuación.

’Survival Horror’, te hemos echado de menos

Si tenéis alguna duda, tranquilos que os la despejamos: The Evil Within es un survival horror de los que ya no se hacen. Mikami parte de la última fórmula conocida que funcionó para el género, la de Resident Evil 4, pero reduce un poco el factor de la acción en favor del terror y la infiltración. Eso sí, habría que valorar individualmente qué encaja en vuestro concepto de "survival horror", y si el juego que mencionamos lo hace, entonces estáis de enhorabuena.

PUBLICIDAD

Hay disparos, muchos, pero la munición escasea tanto que siempre estaremos pensando cuál es la mejor manera de avanzar gastando la menor cantidad de balas posibles. De hecho, aquí entran en juego las cerillas. Éstas sirven para aniquilar a un enemigo caído, ya sea porque lo hemos derribado o porque nos lo hemos encontrado así. Esto abre una ventana de tensión, ya que si nos encontramos a un enemigo en el suelo, podemos quemarlo o ahorrarnos una cerilla –que escasean tanto como la munición–, a riesgo de que, si lo ignoramos, al rato se levante y nos pille por la espalda.

Es posible atacar cuerpo a cuerpo, pero no es muy recomendable.
Es posible atacar cuerpo a cuerpo, pero no es muy recomendable.

También tenemos diferentes municiones para la ballesta, que nos ayudarán a combatir a diferentes enemigos: explosiva, congelante, deslumbrante, eléctrica o normal, cada una con un efecto y un uso. En general, siempre podemos ahorrarnos un disparo será la mejor opción, pero el combate es ineludible en muchas situaciones. Eso sí, hay algunos momentos de más acción y/o espectacularidad de lo habitual; quizás no gusten a los más puristas pero son bastante anecdóticos.

La obra de Tango Gameworks también se gusta con la ambientación, haciendo un homenaje a la inmensa mayoría de escenarios tópicos y típicos del género, mezclándolos con otros que, desde luego, no esperaríamos. Además, añade un toque siniestro en las criaturas y en algunos entornos más propios de Silent Hill que de los anteriores juegos de Mikami, y que, para nuestro gusto, consiguen crear una mezcla genial. La historia es también una excentricidad japonesa, en la que hay que estar atento para comprender qué pasa, y que si bien no es ninguna maravilla, al menos nos mantiene interesados durante todo el juego.

Los escenarios son un homenaje al género y muy variados.
Los escenarios son un homenaje al género y muy variados.

A esta mezcla se le añade el sigilo y se le da mayor importancia a las trampas. El sigilo –que podemos activar con un botón para agacharnos– es clave para evitar algunos encuentros o para afrontar el combate desde una posición más favorable, e imprescindible sencillamente para progresar en algunos escenarios. También tenemos una luz, que podemos encender y apagar a nuestro antojo, sin la cual no veremos nada en los escenarios más oscuros, pero que delatará nuestra posición. Muchas de estas secuencias nos han recordado a The Last of Us, botellas para despistar a nuestros enemigos incluidas, teniendo que pasar lo más desapercibido posible para acabar acuchillando a nuestros enemigos por la espalda sin gastar así munición.

Las trampas las encontraremos muy frecuentemente, y tendremos que desmontarlas, primero para no caer en ellas, y segundo para poder fabricar munición para la ballesta. Éstas son clave en las secuencias de infiltración, ya que tendremos que vigilarlas a la vez que no perdemos ojo de los rivales, y además, podemos usarlas a nuestro favor, atrayendo a los enemigos hacia ellas para hacerlos explotar.

Sensaciones perdidas

The Evil Within es una aventura en tercera persona, en la que tendremos que avanzar a través de quince capítulos que, en modo "normal" se pueden extender hasta las veinte horas de juego fácilmente si sois de los que juegan con paciencia, y superar las quince si vamos con más prisa. A nuestro paso saldrán todo tipo de criaturas que destruir, en la mayoría de los casos, con disparos certeros a la cabeza, aunque no todas responderán igual a nuestros ataques, ni siempre será posible apuntar. A veces, lo más inteligente será dispararle a los pies para que caiga al suelo, y ahí, quemarlo con las mencionadas cerillas.

¡Apunta a la cabeza!
¡Apunta a la cabeza!

Este título es totalmente tradicional, hasta el punto de que nos recuerda a juegos que se lanzaron hace diez años. Los escenarios están concebidos para llegar de un punto a otro, con algunas secuencias más abiertas –algunas bastante abiertas– y otras más pasilleras, en las que no veremos la hora de encontrar un punto de guardado manual o de que salte uno de sus escasos y bien medidos puntos de control. Esto nos obligará a repetir multitud de secuencias y batallas con jefes finales, tal y como hacíamos hace diez años, pero siempre queremos volver e intentar hacerlo mejor, algo que demuestra lo bien diseñado que está el juego y cómo sabe despertar esas sensaciones que muchos de los que llevamos la vida jugando ya teníamos dormidas.

Prácticamente todos los capítulos tienen un enemigo principal, que puede manifestarse en forma de jefe o como "molestia" constate durante el transcurso del episodio. Los jefes son muy creativos, bien diferenciados, con estrategias propias e imponentes, ya sea por su presencia en pantalla o por su diseño. O ambos, claro. No faltarán tampoco los secretos –en formas de estatuillas a romper y piezas de un mapa– y coleccionables que nos ayudan a conocer la historia, y por supuesto, la necesidad de explorar para encontrar recursos.

Hay dos cosas que nos han gustado particularmente con respecto a las sensaciones perdidas. La primera es ese ambiente japonés, esa locura constante, y esa paranoia que se antoja muchas veces imposible en títulos occidentales. La segunda es el combate, y cómo podemos huir de los enemigos durante unos segundos en busca de un mejor ángulo de disparo, como en la mejor época del género. Algo que no nos ha gustado tanto han sido los puzles, generalmente escasos y muy sencillos, y sólo uno nos ha parecido estar a la altura, aunque sin excesos.

La aventura

En los survival horror de antaño era habitual vivir una aventura. No era todo estar pasando miedo constantemente encerrado en un único escenario angosto. Había variedad de escenarios, un "viaje", y una sensación de progreso. Todo eso lo encontramos en The Evil Within, gracias a su variedad y su buen ritmo. Obviamente, no vamos a jugar al tenis, pero sí que tenemos situaciones diferentes dentro de sus mecánicas jugables, prácticamente todas conocidas para los veteranos del género, y con tiroteos que intentan evitar repetirse en su planteamiento.

Los atormentados recuerdan mucho a los enemigos de Resident Evil 4 en su comportamiento.
Los atormentados recuerdan mucho a los enemigos de Resident Evil 4 en su comportamiento.

Además, encontramos esa sensación de progreso en nuestro protagonista, tanto con las nuevas armas que vamos encontrando, como con las mejoras que podemos aplicar a éstas y al propio personaje. Desde las zonas de guardado podemos gastar un gel verde –que sueltan los enemigos y que encontramos por el escenario– en mejorar la salud, el tiempo que podemos correr, la cantidad de vida que recupera cada jeringuilla –sólo nos curaremos automáticamente una pequeña cantidad, ínfima en los niveles más avanzados–, y, obviamente, el daño que hace cada arma, el tiempo de recarga, la capacidad, etcétera. Muy importante es sobre todo mejorar la precisión, ya que nuestro pulso no es firme y podemos desperdiciar muchas balas.

Aspectos audiovisuales

The Evil Within es el paraíso de los que disfrutan criticando. Funciona a 30 imágenes por segundo, es intergeneracional y apuesta por una proporción de imagen que lo deja con bandas negras arriba y abajo. Bethesda ya ha dicho que incluso en PC –donde podemos jugarlo como nos dé la gana– recomienda hacerlo con esta tasa y proporción, y a nosotros la decisión artística nos parece acertada y muy adecuada para lo que el juego quiere ofrecer. Creemos que al igual que todo el mundo aceptó que Limbo era un juego en blanco y negro y sin música, no es tan difícil aceptar que The Evil Within es un juego que va 30 imágenes, con grano cinematográfico y un ratio de 2.35:1, pero ya eso es cosa de cada uno.

Uno de los enemigos con el ‘sello’ del terror nipón.
Uno de los enemigos con el ‘sello’ del terror nipón.

Decisiones artísticas aparte, el juego luce muy bien en la versión de PlayStation 4, que es la que hemos probado. El diseño de escenarios y personajes, y un uso sobresaliente de la iluminación son las claves que lo llevan al terreno del horror, y esto, unido a una colección de efectos de sonido que genera tensión hasta límites insospechados, jugará con nosotros para hacernos pasar miedo siempre que sus creadores quieran. Aquí os podríamos hablar largo y tendido de los entornos y los enemigos que nos aguardan, pero preferimos reservarnos para que vosotros lo descubráis, ya que creemos que es parte de la experiencia.

La música no tiene demasiado presencia, pero añade un sutil toque a la ambientación para generar mayor tensión si cabe, y se convierte en clave a la hora de señalar que hay una zona de guardado cerca, con una melodía que, ya puestos a hacer referencias, nos recuerda a las de Rule of Rose. También nos llega doblado perfectamente al castellano, con actores profesionales reconocibles de múltiples series, películas e incluso otros videojuegos, y estando generalmente a un muy buen nivel. Es cierto que hay momentos en los que el doblaje se nota un poco vacío, pero cumple perfectamente.

Ahondando más en lo técnico, The Evil Within luce muy bien, nítido y sólido sin "defectos" visibles durante la mayoría del tiempo. Eso sí, a veces tenemos problemas con la carga de texturas cuando se muestra una escena por primera vez, algo que no vemos demasiado en el juego propiamente dicho pero sí con más frecuencia en las cinemáticas, y algunas bajadas de la tasa de imágenes por segundo en momentos clave. No es nada grave, pero bueno, ahí están. Queremos señalar, por último, que las animaciones son mejorables, con detalles buenos –como el apoyarse en la pared al acercarnos a ella–, pero con otros bastante propios de PlayStation 2, como el subir las escaleras.

Mikami en estado puro

Cojamos Resident Evil 4, quitemos un toque de acción y metámosle un poco de infiltración a lo The Last of Us, con inspiración en la ambientación de Silent Hill y tendremos The Evil Within. Lo que nos trae Tango Gameworks es una aventura de terror que crece sobre las bases del mencionado juego de Capcom, y que llega con el sello de Shinji Mikami. Es cierto que a veces la acción se le va un poco de las manos, y que los puzles son anecdóticos, pero aun así, sigue siendo el título que muchos llevamos esperando durante casi una década.

No es el survival horror más tradicional –el de los tres primeros Resident Evil, por ejemplo–, pero sí que creemos que es un juego que encantará a los aficionados del género, e incluso a aquellos que sólo busquen una aventura y no les importe que esté aderezada con sustos. The Evil Within es un juego muy largo, divertido, difícil –jugadlo en "Superviviente" si queréis la experiencia auténtica–, variado y además consigue que pasemos ratos de auténtico miedo. Bethesda ha hecho una gran apuesta aquí, y ahora está en las carteras de los jugadores demostrar que no se ha equivocado y que, en efecto, el terror de hace diez años sigue teniendo lugar en el mercado. Si os gustó Resident Evil 4, id ya corriendo a por él, ya que es casi un sucesor espiritual, y si simplemente os atrae su propuesta, no creemos que os decepcione.

Juan Rubio
Colaborador
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4, PS3, Xbox 360, PC y Xbox One

The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
PEGI +18
Plataformas:
PS4 PS3 Xbox 360
PC Xbox One

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
8.9
COMUNIDAD
8.05

PUNTÚA
The Evil Within para PlayStation 4

197 votos

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
8.9
COMUNIDAD
8.08

PUNTÚA
The Evil Within para PlayStation 3

52 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
8.9
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.55

PUNTÚA
The Evil Within para Xbox 360

34 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.28

PUNTÚA
The Evil Within para Ordenador

44 votos
#130 en el ranking de Ordenador.
#148 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
8.9
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.1

PUNTÚA
The Evil Within para Xbox One

30 votos
#80 en el ranking de Xbox One.
#117 en el ranking global.
Flecha subir