Vandal

Análisis de Mind: Path to Thalamus (PC)

Vive un viaje tan bello como surrealista en esta aventura en la que tenemos que explorar la mente del protagonista resolviendo complicados aunque intuitivos rompecabezas.
·
GRÁFICOS
8
SONIDO
7
NOTA
7.6
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión PC.

A veces existe un debate entre lo que se debe considerar indie o no, si a cualquier juego con absoluta libertad creativa se le puede poner tan manida etiqueta, o si además deberían influir los recursos disponibles, el tamaño del equipo y de si cuenta con una distribuidora o financiación externa detrás. En el caso que hoy nos ocupa no hay dudas, Mind: Path to Thalamus es el juego independiente por excelencia, en su máxima expresión, realizado casi exclusivamente por una persona durante tres años, con alguna ayuda en la escritura del guión y el apartado sonoro.

Su artífice es Carlos Coronado, que saltó a la "fama" con el exitoso mod para Left 4 Dead 2 titulado Warcelona, y que intentó levantar sin éxito mediante una campaña de crowdfunding su siguiente proyecto, Coma: a mind adventure. Tras no conseguir el dinero necesario que pedían en Indiegogo para crearlo, Carlos no tiró todo el trabajo realizado y lo trasladó a Mind: Path to Thalamus, que se puede considerar su sucesor espiritual, manteniendo las mecánicas, los escenarios y hasta una historia prácticamente idéntica.

En esta aventura en primera persona tenemos que explorar la mente del protagonista que ha quedado en coma tras un accidente, quien arrastra un trauma y un gran sentimiento de culpa desde hace muchos años, cuando perdió a su hermana pequeña en una catástrofe natural, en la que su padre ni él, por diferentes motivos, parece que hicieron lo suficiente para salvarla. La aventura arranca con una fuerte carga narrativa, y en sus primeros compases poco más tenemos que hacer que caminar y escuchar al protagonista narrando la historia, al estilo de juegos como Dear Esther o Amnesia: A Machine for Pigs, ambos desarrollados por The Chinese Room.

PUBLICIDAD
El atractivo visual de Mind: Path to Thalamus es indudable, con imágenes con mucha fuerza, que recuerdan a obras de pictóricas del realismo mágico.
El atractivo visual de Mind: Path to Thalamus es indudable, con imágenes con mucha fuerza, que recuerdan a obras de pictóricas del realismo mágico.

Pero pronto descubrimos que las intenciones de Mind: Path to Thalamus son bien distintas, y estamos ante una aventura de puzles, que llegado un momento incluso deja de lado la narrativa para darle todo el protagonismo a los rompecabezas, que son muy buenos. Este arranque narrativo sirve para presentarnos la historia, aprender las mecánicas básicas y llevarnos de la mano en una curva de dificultad muy poco pronunciada. Aunque cuando nos hayamos querido dar cuenta, estaremos sumergidos en complicados aunque siempre lógicos puzles, cuya solución está siempre a la vista y nunca es tramposa.

Los controles y las acciones disponibles son muy básicos, solo podemos movernos, saltar y coger y soltar objetos, siempre unas esferas con una especie de neurona dentro que sirven para activar mecanismos, y que cumplen un papel parecido a los cubos de Portal, título en el que se inspira inevitablemente, como tantos otros juegos de puzles en los últimos años. La gracia es que en Mind: Path to Thalamus los interruptores y los mecanismos son invisibles, y tenemos que aprender experimentando con el entorno, sin explicaciones ni tutoriales, algo que nos encanta. Que colocando las esferas en determinado lugar desatamos una tormenta, que eleva ciertas plataformas de los escenarios, que posándola en un manto de flores brillantes se hace de noche, apareciendo esferas luminosas, o que cerca de los mecanismos de un reloj, reconstruimos partes del escenario.

La variedad de paisajes es considerable, y además modificamos su apariencia con nuestras acciones.
La variedad de paisajes es considerable, y además modificamos su apariencia con nuestras acciones.

Hay muy pocas mecánicas a lo largo del juego, pero estas son suficientes para elaborar complejos rompecabezas, de esos que nunca desesperan, porque no son ilógicos ni demasiados enrevesados, y que te hacen sentirte muy listo cuando das con la solución. Todo esto mientras recorremos unos escenarios preciosos, todo un derroche de imaginación, que no se limitan a ser un bello decorado, sino que son partícipes y protagonistas en la jugabilidad, ya que observándolos detenidamente, es como daremos con la solución de los puzles.

Jorge Cano
Redactor jefe
Trabajando para Vandal desde sus inicios, Jorge se enamoró de los videojuegos con una Mega Drive, su primera consola, y desde entonces han marcado su vida junto al cine, su otra gran pasión.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Análisis
2019-10-11 10:18:00
Un viaje a un lugar apartado del mundo en el que lo interesante es conocer la historia de sus habitantes y dedicarse a la jardinería musical.
Análisis
2019-10-09 18:26:00
Un espectacular shooter de jugabilidad 2D aterriza a ritmo de heavy metal.
Análisis
2019-10-09 10:00:00
Codemasters reinicia su exitoso arcade de velocidad con notables resultados.
Análisis
2019-10-08 18:08:00
Mike Bithell adapta la exitosa saga cinematográfica protagonizada por Keanu Reeves con un original y adictivo videojuego que encantará a los fans del legendario asesino.
Análisis
2019-10-08 12:47:00
Lab Zero Games estrena por fin su esperado RPG con plataformas que destaca por un intenso combate inspirado en Valkyrie Profile.
Análisis
2019-10-07 16:03:00
World of Warcraft vuelve a sus orígenes sin apenas cambios, ofreciéndonos una experiencia dura, tosca y a su vez increíblemente divertida y satisfactoria.
Plataformas:
PC
También en: Switch
Ficha técnica de la versión PC
ANÁLISIS
7.6
Desarrollo: Carlos Coronado
Producción: Carlos Coronado
Distribución: Steam
Precio: 12,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: No
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.09

PUNTÚA
Mind: Path to Thalamus para Ordenador

6 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir