Análisis de Max Payne 2: The Fall of Max Payne (PC, Xbox)

Los adjetivos que se le pueden aplicar a este juego van desde inconmensurable y adictivo hasta espectacular y frenético, a la vez que rompe el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9.5
NOTA
9.5
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versiones PC y Xbox.
Otros análisis: PS2

Antes de nada, de que sigáis leyendo y de que saquéis conclusiones, debo decir que Max Payne es para mi gusto un mito dentro de los videojuegos. Confieso mi total fascinación por el gran héroe "hecho polvo y en las últimas" que, junto con Solid Snake, forman los dos personajes más completos y complejos que he visto nunca en un videojuego. A modo de introducción os podría contar lo que todos vosotros ya sabréis: Se trata de la segunda parte del que para muchos fuera el mejor juego de 2001 (incluido un servidor). Muchos nos encontrábamos a la vez impacientes por degustarlo pero por otra parte temerosos por miedo a que defraudase (¿alguien sintió esto al ver "Matrix Reloaded"?). Pues todo el mundo puede estar tranquilo porque todo, absolutamente todo lo que nos deleitó en su día, se ha mantenido en esta genial continuación.

Como bien recordaréis, en la primera parte la mujer y el hijo de Max fueron asesinados, por lo que nuestro hombre decidió infiltrarse entre los supuestos culpables de que el Valkyr estuviese en la calle (una droga verde un tanto rara que habían tomado los asesinos de su familia), con tan mala fortuna que el único agente que conocía su situación fue asesinado de tal manera que él pareciese el culpable. En ese punto era donde entraba en una espiral autodestructiva a la que arrastraba a todo el mundo que intente interponerse entre él y el culpable de la creación del Valkyr. El final era totalmente abierto, pero no os voy a recordar cómo por si alguien perdido no lo ha jugado (cosa que desde Vandal recomendamos encarecidamente, y más aún a 15 €, que es el precio actual). ¿Pero creíais que al aparecer el culpable todo quedaría resuelto? Qué equivocados estábamos…

Aparecemos en un hospital, y sin saber cómo ni por qué hemos llegado allí, la historia comienza a modo de flash back al igual que la primera parte. La nueva pesadilla de Max Payne ha comenzado, aunque para los jugadores más bien será una experiencia de lo más gratificante. No quiero desvelaros nada de la historia, solo comentaros que la Mona Sax que dábamos por muerta reaparece como todos sabréis, y solamente en el primer episodio quedaremos cautivados por el misterio que desprende. Volveremos a ver a Vladimir Lem en un escenario ya visto en la primera parte y ahora reformado. Ah, y ¿os suena Ragnarok aparte de cómo nombre de una espada de Cloud? Por no hablar del pesado de Gognitti, y… si queréis saber más, empezad a jugar.

PUBLICIDAD
Una maravilla gráfica
Gráficamente el juego rinde a un nivel muy alto, en vez de presentarnos un despliegue visual que nos deje a todos atontados 10 minutos y luego nos aburra porque no tiene nada más, en Remedy han vuelto a mostrar cómo se debe hacer un juego. El realismo rebosa por todas partes: en las caras, en las personalidades de los personajes, en los escenarios, todo propicia que se cree una ambientación de auténtico lujo. Podremos modificar desde el propio inicio del juego las características mas básicas como puedan ser resolución de la textura y del color de ésta, podremos escoger entre filtros bilinear, trilinear o anisotrópico, opciones de audio y luego los efectos como detalle de sombras, de los proyectiles, de la variación de los objetos, niebla, efectos de reflejos, detalles de partículas o el famoso píxel shader, aparte de la consabida elección de la resolución pertinente.

Las texturas son buenísimas, los escenarios, si bien no evolucionan tan claramente como los personajes en polígonos, sí lo hacen en los efectos y gozan de un diseño y un nivel de detalle para los que no se encuentran calificativos. Dichos personajes están realizados de manera formidable y poseen unas animaciones geniales (las más impactantes las trataremos más tarde), lo que hace que todo parezca más real en las escenas pregrabadas, aunque sí habría que decir que las caras son estupendas pero les cuesta expresar emociones, quizás esa faceta habría que haberla trabajado más. Max seguirá con su chupa de cuero negro por lo que nos parecerá que poco ha cambiado con respecto a la primera parte, pero es que a la vez sí ha cambiado mucho.

El motor grafico es el Havok, y doy fe de que ha logrado que la cantidad de objetos que se pueden mover por el escenario sea de escándalo (no me cabe la menor duda de que en Deus Ex 2 su uso también dará mucho que hablar). Casi cualquier objeto puede ser volteado, pateado o abierto. Por muchos enemigos que haya en pantalla el framerate será constante salvo en PCs con problemas por tener menos de 256 mb de RAM o una tarjeta como la "Geforce 2 mx" e inferior, pues para poder ver el juego en su esplendor se recomienda 512 mb y una tarjeta de 64 mb en condiciones. Si bien se podrá jugar sin problemas con un PC de gama media, es un delito privarnos de los detalles de los personajes, las sombras, los efectos de luz y sobre todo los efectos, desde los proyectiles hasta las gotas de lluvia que golpean contra los techos transparentes; en todo momento podremos apreciar el mimo con el que se ha tratado el juego. Los sistemas de partículas mejoran todavía los de la primera parte, que utilizaban el sistema denominado por Remedy como Max fx. Cuando haya explosiones, cuando veáis salir la sangre de los enemigos, o los casquillos caer y chocar contra las paredes alucinaréis, pero es que cuando veáis el humo y fuego, el efecto de blur y desenfoque que se utiliza en sus pesadillas (son más cortas, más espectaculares, pero igual de surrealistas) no daréis crédito a lo que ven vuestros ojos. El acabado general de este apartado es soberbio, cuando una papelera sujete una puerta y os dé por pegarle una patada no perdáis mucho tiempo recorriendo el pasillo pateándola viendo las sombras en tiempo real porque aunque mole, en el juego hay cosas todavía más divertidas.

Hablemos un poco de la jugabilidad…
Básicamente poco se ha visto modificado con respecto al juego precursor, cosa de la que nos alegraremos todos ya que si algo no se hace para bien, mejor no hacerlo. Pero lo poco que han cambiado ha sido con acierto: ahora la colisión con los elementos del escenario es mejor, creando las situaciones que he nombrado previamente; los enemigos podrán chocar contra los objetos al caer, y creedme si os digo que a veces pueden dar dos vueltas de campana antes de tocar suelo… algunos pueden opinar que es exagerado, aunque yo opino que si lo de poder congelar el tiempo y esas cosas que vemos todos los días no nos llama la atención, pues entonces no nos vamos a quejar porque un enemigo muera a nuestra izquierda por una granada que le hemos lanzado y nos giremos a la derecha para disparar a otro y de repente el anterior salga volando atravesando la pantalla de un lado a otro como si tal cosa. Vamos, que no impresiona ni nada…

Aunque sí, hay algo negativo, y es que los saltos siguen siendo igual de fastidiosos que en la primera entrega, nos pegaremos bastantes piñazos cuando se requiera cierta precisión, pero pudiendo guardar en cualquier momento no hay excusa que valga. Al que quiera saber que tal anda de armas el juego, pues la cosa no ha cambiado mucho: ahora podemos usar una Desert Eagle en cada mano, ha aparecido una metralleta corta más potente que las Uzis y poco más. Seguramente la mayoría estará impaciente por coger el rifle de francotirador y volver a sentir lo que es hacerle un par de piercings a nuestros enemigos viendo como la bala se les acerca con Slow motion…

Si ya hemos hablado de que sus animaciones son ‘chapeau’, deberemos hablar de la base en la que se fundamenta el juego en su parte jugable: Todos sabemos que el tiempo bala apareció con Matrix y bla, bla, bla,… Ralentiza los enemigos pero nosotros nos movemos igual de rápido y si hacemos un disparo certero vemos con Slow motion cómo el enemigo deja los dientes contra el suelo. Debe ser dicho así. El tiempo bala 2.0 es para quitarse el sombrero. Sigue estando vigente la opción de lanzarnos a los lados a cámara lenta aprovechando la sorpresa de nuestros movimientos para freír a los enemigos, pero lo que no sigue igual es la opción de ralentizar la imagen por completo: ahora no se queda ahí, si no somos capaces de dar al enemigo la barra baja, mientras que si somos muy certeros la barra subirá. Sí, estáis leyendo bien, cuando suba, la pantalla ya habrá virado a un tono sepia a la vez que nuestro amigo Max hará unos giros sobre sí mismo mediante travellings virtuales, pudiendo tanto recargar como combinarlo con un salto y al caer al suelo quedarnos allí tirados disparando a diestro y siniestro a nuestro antojo. Más opciones imposible, más perfecto imposible.

"Una historia de amor de cine negro…"
Es así como definen los creadores a su juego y creo que hay pocas frases sobre este juego que digan tanto con tan pocas palabras. Como todos sabréis el juego se nos irá contando en capítulos en modo narrativo desde el presente, a modo a de flash backs, con diversas fases en cada capitulo. La trama se desvelará mediante escenas pregrabadas, y con viñetas de puro cómic, lo que muestra otra vez la originalidad del juego que en esta segunda parte mantiene una de sus señas particulares. Ya os he dicho que no voy a desvelaros nada del argumento, pero lo que tampoco voy a hacer es dejar de deciros que sigue siendo totalmente brutal, explícito, no se corta un pelo y esto es algo que agradece. La historia es negra, pero que muy negra y es totalmente adictiva y enganchará tanto a los que disfrutaron la primera parte como a los que piensan que Max Payne es un lote de cuchillos ingleses fabricados en Taiwán.

Es precisamente en la historia donde reside la mayor grandeza de este juego, aunque mucho jugador con picor de dedos pasará todas las escenas; ateneos a las consecuencias, pues es tirar el juego por la borda. Hay que disfrutarlo al máximo, las voces,…TODO. Pero sin duda, fuera ya de lo que es la trama en sí, los diálogos nos abren camino dentro de la historia; no es lo mismo estar examinando un piso sin más, que tener que pararte a escuchar lo que te está contando el protagonista porque son tan increíblemente geniales las parrafadas que se marca que quedamos flipados. Es decir, no es solo que sea divertido y que a su vez los objetivos a cumplir en cada misión sean diferentes, es que dentro de éstas todavía impresiona más si cabe gracias a las tremendas narraciones posibilitadas al estar narrado en flash back.

¿Qué mas alabanzas me quedan por contar?
El juego viene doblado al castellano de manera más que notable, los efectos de sonido son calcados a la primera parte pero con un poco más de variedad, mientras que el tema principal sigue siendo el mismo, cosa que agradecemos de manera infinita aunque habrá canciones nuevas para cada fase. Los enemigos reaccionarán de manera realista ante nuestros disparos, es decir, disparo en la cabeza y "caput"; si disparamos a un brazo el enemigo adolecerá del disparo en ese lugar y podrá dejar que entren otros compañeros en acción antes de volver él, por lo que matando dos pájaros de un tiro aprovecho para hablaros de la estupenda I.A y del sistema de impactos, que es de lo mas preciso. Pues encima en varios niveles controlaremos a Mona, cuyo carisma iguala al del propio protagonista, así que echaros a temblar. Ahí no queda la cosa porque habrá decenas de personajes que si les ayudamos nos "intentarán corresponder", y otras que solamente interactuarán y os producirán una carcajada, como la señora vestida con el típico albornoz rosa y con una recortada mirando qué pasa en el pasillo, la cual se alegrará muchísimo cuando vea que Max entra en su casa… menos mal que él le aclara que solo está de paso, pues de lo contrario acabaría con nuestro querido protagonista y nos quedaríamos sin aventura. En fin, es suficiente para que os hagáis una idea…
En resumidas cuentas
Tratando de ser breve: Max Payne 2 posee las mismas virtudes que su predecesor y sus mismos fallos, es decir ninguno. El que lo acuse de ser un juego corto pudiendo durarnos entre 8 y 10 horas valiendo 45 euros, que compre cualquier juego de este tipo en consola que vale 60 y te dura 4 o 5. Aunque fuese un juego infinito siempre nos dejaría con ganas de más, si es tan perfecto y adictivo que hace que no lo soltemos en 2 días y lo acabemos, es porque no tenemos control, no porque sea corto. La misma esencia del original pero con suculentas mejoras. Un juego duro, directo, visceral, vertiginoso y trepidante, adrenalina y morbo en estado puro. Hay quien dice que es lineal y tiene razón, pero yo digo que es casi perfecto y, ¿también la tengo? Id a la tienda y comprobadlo por vosotros mismos, no dejéis que os lo cuenten, os perderías una experiencia lúdica inolvidable. Por cierto ¿para cuándo las películas?.
PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC y Xbox

Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Análisis
2021-10-25 15:00:00
Star-Lord, Gamora, Rocket, Drax y Groot protagonizan una nueva y divertida aventura capaz de sobreponerse a sus limitaciones y carencias para hacernos pasar unas horas estupendas junto a nuestra consola o PC.
Age of Empires 4 - Análisis
Age of Empires 4 - Análisis
Análisis
2021-10-25 09:03:00
Después de muchos años de espera Age of Empires vuelve y analizamos su última entrega que actualiza la propuesta jugable para ofrecernos un título más que notable.
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Análisis
2021-10-23 15:40:00
Olvídate de mandos y de las guitarras de plástico, y prepárate para fliparte una vez más fingiendo ser una estrella del rock.
Echo Generation - Análisis
Echo Generation - Análisis
Análisis
2021-10-22 10:07:00
Echo Generation tira de nostalgia noventera para ofrecernos una aventura de misterio al estilo Stranger Things pero con estética de juguete y combate por turnos.
House of Ashes - Análisis
House of Ashes - Análisis
Análisis
2021-10-21 16:09:00
Supermassive continúa su antología con un título que cumple su cometido, pero que no consigue mejorar a sus predecesores.
Resident Evil 4 VR - Análisis
Resident Evil 4 VR - Análisis
Análisis
2021-10-20 18:24:00
El incombustible Resident Evil 4 regresa una vez más con una adaptación a la realidad virtual muy notable y repleta de aciertos que, sin ser perfecta, encantará a los fans de la saga y a cualquier poseedor de Oculus Quest 2.
PEGI +18
Plataformas:
PC PS2 Xbox

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9.5
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.61

PUNTÚA
Max Payne 2: The Fall of Max Payne para Ordenador

119 votos

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
7
COMUNIDAD
7.37

PUNTÚA
Max Payne 2: The Fall of Max Payne para PlayStation 2

63 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

COMUNIDAD
8.19

PUNTÚA
Max Payne 2: The Fall of Max Payne para Xbox

36 votos
Se añadirá al ranking en la próxima actualización diaria.
Flecha subir