Análisis de Rune Factory: A Fantasy Harvest Moon (NDS)

Planta, cosecha y cuida de tu ganado en este mundo de fantasía, mientras luchas contra hordas de monstruos infernales.
Rune Factory: A Fantasy Harvest Moon
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
7.7
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión NDS.
La saga Harvest Moon ha contado, desde siempre, con un gran número de seguidores en todo el mundo. El especial sistema de juego que nos ofrecen los títulos de la saga (y que se ha mantenido bastante similar desde el primer juego de la serie hasta nuestros días), basado en los fundamentos de los juegos de rol, pero con un importante componente de simulación agraria, ha sido del agrado de muchos jugadores desde los inicios de la misma. Y, pese a que en España siempre hemos tenido problemas para recibir los títulos de tan singular franquicia (llegando éstos, en ocasiones, a Francia y quedándose en la frontera, para decepción de los jugadores españoles), la saga cuenta con un número importante de aficionados que han conseguido, de una manera u otra (casi siempre, a través de la importación), hacerse con los diferentes juegos de la serie.
La alegría llegó para todos ellos con la aparición de Harvest Moon DS, el primer juego de la franquicia en ser totalmente traducido al castellano. Aún así, hay que decir que el hecho de que los diferentes títulos de la saga siempre hayan estado en un perfecto inglés nunca han sido un impedimento para los seguidores de la serie… En esta ocasión, nos encontramos con un Harvest Moon un tanto especial. Sin duda, sigue los cánones de la saga: deberemos de cuidar de nuestras cosechas y de nuestro ganado en una granja, además de relacionarnos con las gentes del pueblo en el que vivimos… Pero, además, deberemos de adentrarnos en una serie de cavernas, dispuestas a la manera de las mazmorras de los juegos de rol de toda la vida, en las que, además de buscar objetos y tesoros y, cómo no, cultivar en algunas zonas destinadas a tal efecto, podremos (y, de hecho, deberemos) enfrentarnos a un gran número de monstruos y enemigos, aparecidos en las cercanías del pueblo por una razón que desconocemos, y que a medida que avance la historia del juego deberemos de descubrir.

Argumento del juego

Durante el juego, encarnaremos a un personaje llamado Raguna que, sin previo aviso, aparece en las afueras de Kardia (el pueblo en el que transcurrirá toda la aventura) en un estado deplorable. Muerto de hambre y de sed, se dirige a la puerta de la primera casa que encuentra, en la cual vive Mist, una preciosa joven que nos ofrece comida y agua, aparte de un lugar para vivir, a cambio de que cuidemos de la casa y los campos que la rodean. Raguna, que por lo visto también ha quedado amnésico perdido, irá descubriendo a medida que transcurra el juego todas las habilidades que posee. Así, lo que en un principio comienza como un juego disimulación agraria, pronto acaba siendo un juego de rol en toda regla, cosa que descubriremos en cuanto aparece el primer enemigo del juego: un ogro que, súbitamente, se manifiesta ante nuestras narices, justo cuando Mist nos está enseñando sus propiedades. Por lo visto, alguien está invocando a los demonios y monstruos que, de vez en cuando, aparecen en las cercanías del pueblo. Además, por lo visto, las cuevas que rodean a la aldea están repletas de monstruos que dificultan el trabajo dentro de las mismas a los miembros de la comunidad. Por tanto, nuestra misión estará muy clara desde el principio: deberemos ir accediendo a todas y cada una de las cavernas del juego para descubrir quién o qué está trayendo a los monstruos a nuestro mundo, y devolver la paz al pueblo en el que ahora vivimos. Eso sí, sin descuidar el trabajo de nuestros campos ni las relaciones con el resto de habitantes del pueblo…

Un juego con muchas posibilidades…

Si bien la saga Harvest Moon siempre ha destacado por el gran número de opciones que ofrece al jugador, tanto en lo que respecta a la simulación agraria (arar la tierra, plantar, cosechar, cuidar del ganado…) como en lo que se refiere a las relaciones con el resto de personas del pueblo (crear lazos de amistad, comerciar…), en Rune Factory las cosas van un grado más allá. Lo primero que sorprende (y hasta sobrecoge) del juego al comenzar la partida es la multiplicidad de habilidades con las que cuenta nuestro personaje, cada una de las cuales podremos subir de nivel (como ya es habitual en la saga) independientemente. Pero, además, deberemos de tener en cuenta que nuestro personaje subirá de nivel al luchar contra enemigos y adversarios, esto es, aumentará sus capacidades ofensivas y defensivas, además de el número de puntos de vida y de magia (o puntos de runa, de los que hablaremos más tarde). También, por su puesto, aumentarán los puntos de inteligencia, fuerza, destreza y vitalidad: vamos, como en un juego de rol de los de toda la vida. Y he aquí la gran diferencia respecto al resto de la saga. El concepto de la simulación agraria y el rol relacional se expande hasta límites insospechados gracias a la inclusión de los patrones clásicos del rol de toda la vida. Pese a todo, el componente de simulación más propio de la saga seguirá siendo el más importante del juego, y en algunas ocasiones tendremos la sensación de que la lucha contra los diferentes adversarios es algo puramente circunstancial. Pese a todo, es un componente más del juego, y muy divertido, por cierto.

Todo un repertorio de habilidades varias.

Nuestro personaje contará con un abanico de habilidades que deberemos de descubrir, utilizar y potenciar a lo largo de la aventura, para lo cual, ciertamente, deberemos de pasarnos unas cuantas horas de juego (y eso, sin contar las que nos pasaremos deambulando por el sinfín de mazmorras que tiene el juego). Raguna contará con habilidades como espadachín, que desarrollará al luchar contra los diferentes monstruos del juego. También contará con las habilidades propias del agricultor que lleva en su interior, que seguramente será las que más desarrollará, ya que serán las que nos ocupen más horas de juego. Las habilidades en el ámbito agrario de nuestro personaje (arar, cosechar) se complementarán con otras propias del ámbito agrícola, como la de cortar leña (necesaria para construir cabañas para nuestros animales, o para expandir el tamaño de nuestra residencia), así como realizar trabajos de minería (dentro de las cuevas conseguiremos un buen número de metales, que nos servirán para comerciar o para construir y reparar armas y utensilios), forja, e incluso pesca.

Pero, además, podremos adquirir utensilios de cocina al vendedor ambulante que viene los días de fiesta al pueblo. Con éstos, una vez nos hayamos hecho con una cocina en condiciones y una nevera del tamaño apropiado para nuestro hogar, podremos mejorar nuestras aptitudes como cocinera, y sorprender a más de una damisela con algún que otro dulce, además de sorprender a los paladares más exquisitos con platos dignos de un noble. O mejorar nuestro nivel como decorador, adquiriendo diferentes accesorios y adornos para nuestra casa, la cual, con el tiempo, deberemos de ir aumentando de tamaño, pensando en que, en un futuro, desearemos casarnos y formar una familia….



Contaremos, también, con habilidades de farmacéutico que deberemos desarrollar experimentando con diferentes plantas medicinales, que nos permitirán crear remedios para todo tipo de estados alterados (los clásicos de los juegos de rol: veneno, parálisis, etc.), además de permitirnos recuperar puntos de salud y de runa. Y, cómo no, podremos desarrollar importantes habilidades como scout, adentrándonos en las cuevas y utilizando nuestro saco de dormir o nuestras tiendas de lona para acampar en los momentos en que requiramos de más de un día para cumplir nuestras misiones dentro de las mazmorras…

Como podemos ver, habilidades no le faltan a nuestro personaje, y quedará en nuestras manos decidir cómo las vamos distribuyendo a medida que transcurre el juego, ya que, cómo no, como en todos los Harvest Moon, el tiempo es un elemento importantísimo. Cada minuto de tiempo real se convierte en diez minutos de tiempo dentro del juego, con lo que los días acabarán siendo, ciertamente, cortos. Quizás no tanto al principio de la partida, pero a medida que vayamos adquiriendo habilidades y que vayamos creando cosechas que debamos regar y cuidar, el tiempo se nos echará encima rápidamente, y deberemos de distribuirlo inteligentemente para poder dar rienda suelta a todas nuestras aficiones y, además, dejarnos tiempo para relacionarnos con los habitantes de la aldea.

¡Cuidado con cansarse demasiado!

Como hemos apuntado anteriormente, Raguna contará con dos barras de energía: una destinada a su salud, y otra destinada a los puntos de runa. Ésta última medirá el cansancio de nuestro personaje: cada vez que realicemos una acción, consumiremos una parte de esta barra. Si los puntos de runa llegan a cero, al realizar una acción comenzaremos a consumir nuestra barra de salud. En caso de que ésta última llegue a cero, nuestro personaje se colapsará y caerá, con lo que pueden pasar dos cosas: si estamos en una mazmorra, nuestro personaje morirá y acabará la partida (con lo que más nos vale haber guardado previamente, en uno de los puntos destinados a tal efecto dentro de las mazmorras, o en nuestro diario, en el escritorio situado al lado de nuestra cama); si estamos en el exterior, nos recogerá el médico del pueblo y nos curará, aunque habremos perdido un día entero de nuestro tiempo con la recuperación, con todo lo que ello conlleva. Para recuperar tanto puntos de runa como nuestra barra de salud deberemos de dormir. Si estamos en el pueblo, en nuestra cama… y antes de las seis de la mañana, porque si no nuestro personaje caerá rendido esté donde esté. Si estamos en una mazmorra, deberemos de hacer uso de un saco de dormir para poder dormir. Por otra parte, para poder recuperar nuestra energía durante el día podremos darnos un baño en los baños públicos del pueblo (que se abrirán a partir de cierto punto de la aventura, y que estarán abiertos casi cada día del año). También podremos consumir alimentos, que nos restaurarán una pequeña porción de salud y, en ocasiones, de puntos de runa; o medicinas, que restablecerán un mayor número de puntos de salud. Un hecho que debemos destacar es que cada vez que consigamos una cosecha de cierto tamaño (unos nueve frutos de cualquier planta, tubérculo u hortaliza), la tierra nos obsequiará con unos pequeños orbes brillantes que, si los recogemos, restablecerán una parte de nuestros puntos de runa. Esto es importante, ya que si plantamos cosechas dentro de las cuevas, nos aseguraremos tener cada cierto tiempo una reserva de puntos de runa que podremos utilizar cuando queramos adentrarnos por un tiempo más largo en las mazmorras. Eso sí, deberemos de tener en cuenta que estos orbes desaparecen cuando hayamos recogido los frutos, con lo que deberemos de tener cuidado en utilizarlos inteligentemente. Por último, los puntos de runa también nos servirán para realizar magia, como en cualquier otro juego de rol. Contaremos con diferentes hechizos que podremos de aprender a medida que avancemos en la aventura, los cuales nos permitirán realizar diferentes ataques mágicos para destruir a nuestros enemigos. Sin duda, un complemento perfecto para la acción del juego, que nos solucionará la papeleta en más de una ocasión.

Silbando al trabajar

En Runa Factory, como viene siendo habitual en toda la saga Harvest Moon, el tiempo de juego se divide en cuatro estaciones, de treinta días cada una, que acaban por completar el ciclo de un año. En un principio, nos parecerá poco tiempo, pero a la larga veremos que el sistema funciona, y que nos permite realizar un montón de actividades diferentes en caso de que organicemos bien nuestro tiempo. Para cosechar convenientemente nuestros frutos, deberemos de tener cuidado en que aquello que plantemos sea conveniente para la estación en la que nos encontramos en el momento de su cultivo y crecimiento. En caso de que la estación cambie y tengamos cultivos que no se correspondan a la estación, dichos cultivos morirán irremediablemente. Por otro lado, en cada una de las cuevas encontraremos un clima diferente que se mantendrá estable todo el año, lo que nos permitirá mantener los mismos cultivos sin tener necesidad de cambiarlos estacionalmente. Lo mejor, es combinar las dos maneras de cultivar y crear cosechas variadas continuadamente. Podremos mejorar el nivel de nuestras cosechas (y, por tanto, su precio) mejorándolas con algunos productos que podremos comprar en la farmacia del pueblo. Por otro lado, mediante un artilugio podremos crear semillas de cualquier fruto, con lo que si tenemos un fruto de nivel alto, podremos crear semillas de éste y, a continuación, plantarlas para mejorar nuestras cosechas ulteriores. Además, habrá plantas que sobrevivirán a la cosecha y que seguirán dando frutos cada cierto tiempo, o platas que arrancaremos al cosecharlas, cosa que deberemos de tener también en cuenta. Eso sí, en caso de plantar un cultivo (por ejemplo, patatas) en una zona y cosecharlo, el siguiente cultivo crecerá mejor y más rápido si se trata de la misma planta (ergo, patatas) en la misma localización.

Venderemos nuestros productos directamente a los personajes del pueblo o, de manera mucho más sencilla y rápida, alojándolos durante el día en la caja situada al lado de la fuente de nuestra casa a tal efecto. Por la tarde, vendrán a recoger los productos que hayamos dejado en la caja y al día siguiente veremos como nuestros ingresos han crecido proporcionalmente. Podremos vender tanto productos de producción propia, así como hierbas, tesoros u objetos que hayamos recolectado por los campos o por las diferentes cuevas. Eso sí, es importante dejar una parte de los productos que recojamos para consumo propio, ya que así podremos mejorar nuestras habilidades como cocinero, farmacéutico, decorador, etcétera.

Haciendo amigos

Uno de los elementos más importantes de la saga Harvest Moon es el de las relaciones con nuestros conciudadanos. Cada uno de los habitantes del pueblo contará con unos niveles de amistad (y de amor, en caso de ser mujeres) que condicionarán nuestras relaciones con ellos. Así, a medida que vayamos avanzando en el juego, pasaremos de establecer relaciones puramente comerciales con ellos a ser bienvenidos a la hora que sea en sus casas, eso sí, únicamente como visitantes. Por otro lado, contaremos con diferentes establecimientos que nos serán de mucha importancia para la correcta consecución de nuestras actividades diarias. Ya hemos mencionado la farmacia, o los baños públicos. Pero también contaremos con una biblioteca, que nos servirá para descubrir secretos y trucos para mejorar nuestro modo de juego; la taberna y la posada, en las que podremos comprar alimentos o alquilar una habitación, si lo deseamos (aunque, en principio, ya tengamos una casa donde dormir…); la casa junto al mar, donde podremos adquirir utensilios de pesca; la forja, donde compraremos utensilios y armas; la tienda de nuestros proveedores de semillas y utensilios para el campo, etc.

Cada cierto tiempo se celebrarán festivales en el pueblo, cosa que nos dará la opción de ganarnos la simpatía de nuestros conciudadanos, además de ganar dinero u objetos que nos resultarán de gran ayuda para la vida diaria en el campo. Los festivales podrán constar de pruebas como la caza del tesoro, en la que deberemos de descubrir un objeto oculto en una de las cavernas del juego; así como también festivales de cocina, o concursos en los que deberemos de presentar determinados productos de nuestra cosecha para (como frutos, huevos, leche, etc.) competir contra otros habitantes del pueblo y, dado el caso, ganar. Esos días se considerarán días de fiesta, y los establecimientos permanecerán cerrados, con lo que muchas actividades no las podremos realizar (como comprar o vender productos en los establecimientos, ir a la biblioteca o darnos un baño, por ejemplo). También serán días de fiesta los domingos, y algunos establecimientos no ofrecerán sus servicios los días que haga mal tiempo. Los días lluviosos nos permitirán prescindir de regar nuestros cultivos localizados en el exterior, pero los días en los que el viento sople muy fuerte no se nos permitirá salir de casa, por lo que deberemos de dedicar el día a faenas más caseras como cocinar o decorar nuestro hogar. Por último, nos queda hablar de las relaciones con los monstruos del juego. Y es que no siempre deberemos de tratar a los monstruos como enemigos, ya que en determinado momento del juego se nos ofrecerá un objeto que nos permitirá convertir a los monstruos en amigos nuestros que nos ayudarán en las faenas de agricultura, o nos acompañarán en nuestras andanzas y nos ayudarán a combatir contra otros monstruos. Cada monstruo contará también con un grado de puntuación de amistad que deberemos de mantener cuidándolo y alimentándolo convenientemente, sea comprando comida para monstruos o cultivándola nosotros mismos. Así, los monstruos serán tratados, realmente, como el ganado presente en el resto de juegos de la serie. Para poder recoger monstruos y luego utilizarlos durante el juego deberemos de construir una cabaña donde poder alojarlos y alimentarlos, para lo cual deberemos de dirigirnos a una de las tiendas del pueblo (cómo no).

Multijugador

Por otra parte, el juego nos ofrecerá un par de opciones que nos permitirán aprovechar la conexión inalámbrica de nuestra consola. Podremos realizar fotos de nuestra granja y decorarlas a gusto con un simpático editor de imágenes, para luego compartirlas con el resto del mundo a través de la conexión local de nuestra consola o Internet. Por otro lado, al lado del mar (situado a la derecha del mapa del pueblo) encontraremos una caracola que nos permitirá conectarnos a la red para intercambiar objetos y accesorios con el resto de usuarios del juego alrededor del mundo. Sin duda, un par de opciones no demasiado llamativas, pero que complementan el juego perfectamente.

Gráficos y sonido

Rune Factory cuenta con un apartado gráfico muy llamativo, sobretodo teniendo en cuenta las entregas previas de la saga realizadas para consolas portátiles. En esta ocasión, el juego cuenta con personajes tridimensionales (con una vista cenital durante todo el juego, cosa que es de costumbre en la saga) sobre una serie de escenarios pre-renderizados de calidad muy notable, lo que le da al juego un aspecto mucho más serie y elaborado que otros títulos de la saga. Si bien el nivel de detalle en algunos de los personajes no acaba de ser el deseado, en parte por el tamaño de los personajes, en parte por la mencionada vista cenital, el juego luce perfectamente, y podemos decir sin miedo a equivocarnos que, de momento, a nivel gráfico es el mejor Harvest Moon de las portátiles de Nintendo. La banda sonora del juego cuenta con algunos temas dignos de mención, tanto en lo que respecta a los aspectos compositivos de las mismas como a su instrumentación. Dentro de un repertorio muy dentro del estilo de los juegos de rol japonés, con tintes en ocasiones medievales o celtas, aunque con una tónica general agradable y simpática, la banda sonora acaba por acompañar muy bien a la acción del juego y, dado que cada localización del juego cuenta con una música diferente (así como también escucharemos diferentes músicas para cada estación del año), no nos aburrirá en absoluto. Por otro lado, los efectos de sonido son variados (teniendo en cuenta que cada habilidad que desempeñemos cuenta con su propio efecto de sonido, y que el repertorio de habilidades es, cuanto menos, enorme), y el juego cuenta, además, con un abanico de voces y expresiones digitalizadas para cada personaje de tamaño significativo. Eso sí, todas en perfecto inglés.

Jugabilidad

El manejo del personaje lo haremos casi enteramente a través de la cruceta y de los botones de la consola. Si bien es cierto que para determinadas actividades, como arar, recolectar o regar, se ha establecido un sistema automático basado en la utilización de la pantalla táctil, el resto del juego se basará casi exclusivamente en el sistema tradicional de control, mucho más cómodo, por otra parte. Eso sí, para manejarnos en los menús del juego, así como para organizar nuestro inventario, es muy recomendable que echemos mano de nuestro stylus, ya que nos dará mayor precisión y soltura debido al sistema de organización a través de pestañas que nos presenta.

Conclusiones

Sin duda, Rune Factory: A Fantasy Harvest Moon es una vuelta de tuerca al concepto tradicional de la saga original. Con muchas más opciones que cualquier otro título de aquélla, además de un importante componente proveniente del rol de mazmorras de toda la vida, será un juego que nos mantendrá horas y horas pegados a la pantalla de nuestra consola, cultivando, cuidando de nuestro hogar, viendo crecer a nuestro personaje y potenciando todas las habilidades con las que éste cuenta, que no son pocas. Un título muy completo que, a buen seguro, encantará a los seguidores de la serie, recomendable también para todos aquellos amantes de los juegos de rol que deseen probar una experiencia de juego diferente.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Análisis
2021-11-24 15:47:00
Final Fantasy V regresa con una cuidada remasterización que se convierte automáticamente en la opción ideal para descubrir o revivir este clásico de la veterana saga de Square Enix.
Lamentum - Análisis
Lamentum - Análisis
Análisis
2021-11-23 11:42:00
Si echáis de menos el survival horror clásico y os gusta la estética pixel art, no os perdáis este interesante juego español.
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-22 09:28:00
Los creadores de Battle Chasers: Nightwar adaptan personajes e historias de League of Legends a un divertido juego de RPG que busca expandir la licencia.
Pokémon Diamante Brillante / Perla Reluciente - Análisis
Pokémon Diamante Brillante / Perla Reluciente - Análisis
Análisis
2021-11-17 15:00:00
Los remakes de las entregas de cuarta generación que llegan a Switch replican los juegos de Nintendo DS ofreciendo un JRPG accesible y cargado de contenido.
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
Análisis
2021-11-17 11:20:00
Volvemos a Skyrim diez años después con una Anniversary Edition que se presenta como la mejor versión de la magnífica obra de rol de Bethesda, destacando por su nuevo contenido y mejoras gráficas.
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-11-16 12:03:00
Rockstar nos trae de vuelta la revolucionaria trilogía de 128 bits de GTA con una remasterización repleta de problemas e indigna de su importante legado.
Género/s: Granjas / Simulación
PEGI +7
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: Noviembre 2008
  • Desarrollo: Marvelous Interactive
  • Producción: Marvelous Interactive
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
COMUNIDAD
7.48

PUNTÚA
Rune Factory: A Fantasy Harvest Moon para Nintendo DS

15 votos
Flecha subir