Análisis de Final Fantasy IV DS (NDS)

La saga Final Fantasy vuelve a Nintendo DS en una fantástica versión de una de las entregas más emblemáticas de la serie: Final Fantasy IV.
Final Fantasy IV DS
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión NDS.
Final Fantasy IV nació en el seno de la vetusta Super Nintendo (Super Famicom en tierras niponas) a principios de los noventa, concretamente en el año 1991. Con apenas cuatro meses de diferencia, salieron las correspondientes versiones del juego en Japón y en Estados Unidos, pero fue un título que no llegaría a Europa hasta mucho más tarde. Por otra parte, fue un juego originalmente planeado para la consola de ocho bits de Nintendo (NES en Occidente, Famicom en Japón), cosa que dejaba notarse en el aspecto general del juego original, sobretodo en lo que respecta al aspecto técnico del mismo.
Una de las diferencias que mostraba este juego respecto a sus predecesores fue la inclusión de personalidades mucho más marcadas en todos los protagonistas del título, aspecto en el cual difería mucho de la anterior entrega de la saga, el Final Fantasy III (título que, por otro lado, también pudimos ver en la Nintendo DS hace cosa de año y medio), en el que prácticamente creábamos a los personajes a nuestro gusto, pudiendo elegir muchos de sus atributos y habilidades desde el inicio del juego. En Final Fantasy IV, el juego se convirtió en una aventura en toda regla, con un aspecto narrativo mucho más elaborado, y un plantel de personajes principales que, sin duda, contaban con personalidades muy definidas desde el inicio del juego. El juego fue un auténtico bombazo, ya que renovó considerablemente los fundamentos de los juegos de rol japoneses creados hasta la fecha. Llegó a Estados Unidos con el título de Final Fantasy II, con un nivel de dificultad bastante rebajado. Unos años después, salió en Japón una versión modernizada del título para la primera Playstation, así como luego la encontraríamos inserta en una serie de recopilaciones de títulos de la saga que a principios de la actual década sí llegaron a Europa. En estas nuevas versiones, fueron añadidos algunos elementos que embellecían considerablemente el producto, como las secuencias cinemáticas y las escenas de narración que podríamos ver en medio de la acción del juego. Por otro lado, en el terreno portátil también se desarrollaron versiones de considerable calidad, como la que vio la japonesa Wonderswan, sobre la cual se basaría la posterior versión de GameBoy Advance, la cual contaría además con nuevas mazmorras e historias independientes para cada uno de los personajes del juego, cosa que acrecentaría la duración del mismo y nos permitiría profundizar aún más en la historia del juego y la personalidad de los protagonistas.

En esta ocasión, Final Fantasy IV retoma la acción en la portátil de doble pantalla de Nintendo. Si bien el juego continúa con la serie de adaptaciones que empezara con la ya citada tercera parte de la saga, y que cuenta, además, con una excelente versión del Final Fantasy XII: Revenant Wings (aparte de un amplio catálogo de títulos basados en series subsidiarias de la popular franquicia), en esta ocasión cabe resaltar el excelente trabajo realizado por los desarrolladores del juego, Matrix Software, quienes han conseguido captar todo el espíritu del título original y adaptarlo perfectamente a la portátil, superando en algunos aspectos, incluso, a los juegos previos de la serie que han salido para la consola.

Argumento del juego.

Final Fantasy IV habla de la historia de redención y venganza del Caballero Oscuro Cecil, principal protagonista del juego. Por primera vez en la historia de la saga, la historia pasaba de ser una mera excusa para desarrollar la acción de un juego de rol, a tener cara y ojos, contando con un guión enrevesado y oscuro en el que las motivaciones de los personajes en la historia eran mucho más importantes que el componente moral de sus intenciones. En este caso, Cecil, capitán del ejército de las Alas Rojas del reino de Baronia, la tierra donde se desarrollará la historia, es impelido por el monarca Baron a robar los Cristales de Luz por todas las ciudades del reino, utilizando la fuerza si es necesario. La crueldad del monarca hará replantearse sus actos a nuestro héroe, llegando a enfrentarse al rey y a uno de sus mejores amigos y aliados, Caín, en un arrebato de rebeldía.

Así, a modo de viaje iniciático, nuestro héroe comenzará a vagar por las tierras de Baronia, junto a la su amada Rosa, una poderosa hechicera, así como otros personajes que encontrará en su camino, como la joven maga Rydia, o el apocado (en un principio) príncipe Edward. Pronto se desvelará la trama que conducirá a nuestros amigos a enfrentarse abiertamente al rey de Baronia, sobretodo después de conocer la existencia de Golbez, un personaje que cuenta con el favor del monarca y cuyas intenciones no acaban de estar demasiado claras…

Sistema de juego.

La principal diferencia del título que nos ocupa respecto a su predecesor es la densidad argumental y la profundidad de las personalidades de los diferentes personajes del juego, mucho más elaboradas incluso que en la versión de Final Fantasy IV para Super Nintendo. Si bien en Final Fantasy III debíamos elegir el oficio de cada uno de los personajes del grupo, pudiendo cambiar sus características según nuestras necesidades a lo largo del juego, en la cuarta entrega los personajes que controlaremos dependerán de con quién nos encontremos a lo largo de la historia, con lo que la aventura será un continuo ir y venir de personajes, algunos repetidamente, otros sólo por un tiempo limitado. Por otra parte, las motivaciones de estos personajes serán muy determinadas, y se separarán de nosotros en cuanto los caminos de los diferentes personajes de nuestro grupo se bifurquen, cosa que nos obligará a establecer nuevas estrategias de combate cada dos por tres, debido a los cambios que sufrirá nuestro equipo. También veremos que no podremos modificar las habilidades de nuestros personajes, al menos no las que vienen por defecto con cada uno de los oficios que encontraremos en la aventura. Por tanto, no podremos (por ejemplo) otorgar un gran poder físico a un mago, pero sí en cambio potenciar sus cualidades mágicas. En ocasiones (pocas), podremos cambiar el oficio de alguno de nuestros personajes, momento en el cual éste deberá comenzar a subir el nivel de sus habilidades desde cero, cosa no demasiado recomendable en según qué momentos del juego (como antes de una lucha importante contra alguno de los jefes finales más poderosos, por ejemplo).


El personaje que, por otro lado, mantendremos siempre en nuestro grupo será Cecil, y éste sufrirá un cambio muy importante a lo largo de la aventura, tanto en lo que se refiere a su aspecto como a sus emociones y motivaciones. Por otro lado, aparte de los personajes que nos acompañarán en nuestro camino, encontraremos algunos muy significativos dentro de la aventura (y muy conocidos dentro de la saga), como el carismático Cid o los conocidísimos Chocobos, necesarios, por otra parte, para recorrer largas distancias en el mapa en un espacio corto de tiempo.



Fundamentalmente, el desarrollo del juego se basa en los juegos de rol japonés clásicos de toda la vida (excepto por el componente dramático que ya hemos mencionado). Nuestro avance en el juego se debatirá entre secuencias de vídeo (que nos ayudarán a atar cabos del argumento de la aventura), un continuo deambular por los exteriores del mundo de Baronia (sea a pie, montados en un Chocobo, o mediante uno de los diversos vehículos que encontraremos en el juego), y las cuevas y mazmorras. En las mazmorras deberemos de enfrentarnos, generalmente, a los enemigos más poderosos del juego, intentando conseguir algún objetivo (u objeto) determinado, con lo que superarlas será una condición indispensable para poder continuar nuestra aventura.


Por otro lado, cada vez que completemos una estancia de cualquier mazmorra, visitándola en todos y cada uno de sus recovecos, se nos otorgará un premio en forma de pociones u objetos mágicos, esenciales para poder superar con éxito los estadios más complicados del juego. Las otras localizaciones cuya visita será obligada serán las poblaciones y castillos emplazados en el exterior, lugares en los que podremos hablar con habitantes, soldados y transeúntes para conocer más sobre la historia del juego y sobre nuestros propios objetivos, y en los que podremos comprar objetos como pociones y artilugios que recuperen nuestra salud, nuestra magia, o nos curen de estados alterados. Por otra parte, podremos obtener armas y escudos en las tiendas destinadas a tal efecto, así como accesorios mágicos y potentes hechizos de un solo uso, que nos ayudarán significativamente en los combates.

Como en todo Final Fantasy que se precie, sólo podremos guardar en los escenarios de exterior, así como en determinados puntos de las mazmorras, lo que condicionará mucho nuestra estrategia a seguir durante la marcha del juego. Podremos, asimismo, recuperar toda nuestra vida y nuestra magia si reposamos en las posadas de las diferentes poblaciones, o sí acampamos con una de nuestras tiendas de lona (que deberemos también de comprar en las tiendas) en los emplazamientos exteriores.

Uno de los personajes más graciosos que nos encontraremos en esta nueva versión de Final Fantasy IV es al simpático Moguiri, que irá cambiando de nombre y de trabajo cada vez que nos lo encontremos a lo largo del juego. Éste personaje nos ofrecerá algunas opciones dentro del título, como la de obsequiarnos con regalos cada vez que completemos un mapa de una mazmorra, así como la de acceder al bestiario del juego, a las escenas de vídeo que ya hayamos visto, o nos dará la opción de cambiar el nombre de nuestros personajes cada vez que lo deseemos.

Jugabilidad

Aparte de los detalles jugables propios del género de rol, características que son de sobras conocidas por el grueso de los jugadores, esta entrega de la saga Final Fantasy cuenta con un sistema ciertamente diferente en lo que respecta a los combates y batallas que se sucederán durante la aventura. Al menos, diferente respecto a las anteriores entregas de la saga, ya que en los títulos más recientes de la misma también ha sido comúnmente aplicada. Los combates en el juego se desarrollan mediante el sistema conocido como Active Time Battle, que no nos permitirá enfrentarnos al combate por turnos de manera pausada y reflexiva, pensando pacientemente cada uno de nuestros movimientos y acciones. En este caso, los enemigos nos atacarán en cualquier momento del combate, incluso en los momentos en los que se esté cargando la barra de energía de cada uno de nuestros personajes, barra que indica el tiempo necesario para que cada personaje pueda llevar a cabo una acción. Entretanto, como ya hemos dicho, nuestros enemigos podrán seguir atacándonos, encadenando golpes simples y ataques especiales sin ton ni son, cosa que no nos dejará demasiado tiempo para reflexionar cual tendrá que ser nuestro próximo movimiento en la batalla. Ciertamente, resulta ser un sistema de combate mucho más dinámico que el habitual sistema por turnos presente en la mayoría de los juegos de rol.

Nuestros personajes cuentan, además de las habilidades propias de su oficio y del habitual aumento de nivel a medida que subimos en experiencia, con algunas habilidades que podremos adquirir a lo largo de la aventura, las cuales se traducirán en comandos automáticos, como el de contraataque o el de autopoción, siendo esta última la habilidad de tomarse una poción automáticamente cada vez que el personaje que posee la habilidad resulte herido. Por otro lado, podremos invocar a ciertos personajes, como a los Chocobos o a Eololón, el inseparable compañero de la joven Rydia, los cuales poseen ataques especiales que nos ayudarán significativamente en los combates.

Un nivel de dificultad exigente

Ciertamente, el nivel de dificultad general de Final Fantasy IV puede llegar a frustrar a los jugadores menos experimentados en este tipo de juegos. El hecho de que las características de cada personaje sean muy definidas y que nos condicionen tanto a lo largo de los combates hará que debamos planear rápida y eficientemente estrategias de combate que nos ayuden a salir bien parados de los combates más complicados. Éstos no necesariamente surgirán en los enfrentamientos contra los enemigos de mayor poder, sino que pueden darse en cualquier momento, en el interior de una mazmorra o en los exteriores de Baronia, al adentrarnos en una nueva zona y encontrarnos con un grupo de enemigos que nos sobrepase en nivel y poder. El hecho de que los personajes de nuestro grupo entren y salgan a placer durante el transcurso de la aventura no ayuda, ya que los personajes nuevos siempre entrarán con un nivel significativamente inferior a los del resto del grupo, lo que hará que debamos de combatir varias veces contra enemigos de pequeño calibre para poder equilibrar convenientemente los niveles de experiencia de nuestro grupo. Cabe resaltar que el uso de la magia se convertirá en uno de los factores más importantes durante los combates, ya que si descubrimos la debilidad de nuestros enemigos (generalmente, todos los enemigos cuentan con alguna vulnerabilidad mágica que nos resultará ventajosa) tendremos el éxito mucho más a nuestro alcance. Además, los magos en esta entrega podrán por defecto lanzar un ataque multitudinario por una cantidad irrisoria de puntos mágicos, habilidad que, ciertamente, juega a nuestro favor en caso de saber utilizarla convenientemente.

Un paréntesis dentro de la aventura: Eololón

Eololón, el compañero de andanzas de la hechicera Rydia, contará con un apartado muy importante dentro de la actual edición de Final Fantasy IV. Si nos dirigimos al Gran Chocobo en las poblaciones del juego y hablamos con él, podremos acceder al menú de Eololón, en el cuál podremos cambiar la apariencia del mismo mediante el uso de la pantalla táctil de nuestra consola (única ocasión en la que podremos utilizar la misma durante el juego). Por otro lado, contaremos con una serie de minijuegos que podremos utilizar para incrementar las habilidades y poderes del gracioso personaje, entre los cuáles encontraremos retos matemáticos, puzles, etc. Una vez nuestro Eololón tenga un cierto nivel de experiencia (conseguido a través de jugar repetidamente a los citados minijuegos), podremos utilizarlo efectivamente durante los combates de la aventura, invocándolo a través de Rydia y utilizando sus diferentes poderes y habilidades para derrotar a nuestros enemigos. Además, podremos combatir con nuestro Eololón contra otro jugador a través de la conexión local de nuestra consola, para ver cuál de los dos jugadores cuenta con el personaje más poderoso. Ciertamente, un añadido curioso que es de agradecer.

Apartado técnico

La calidad gráfica del juego que nos ocupa es patente desde que conectamos la consola con la tarjeta de juego en su interior. La secuencia cinemática introductoria es espectacular, ciertamente, y el acabado gráfico del juego en sí no desmerece en absoluto. A pesar de que el motor gráfico del juego es muy similar al del Final Fantasy III para Nintendo DS, así como al motor de Final Fantasy Fables: Chocobo’s Tales, los desarrolladores del juego han hecho un notorio hincapié en algunos detalles del título, como la gama de expresiones de los personajes principales- sobretodo en el caso de Cecil-, los escenarios del juego o la iluminación. En general, el aspecto del juego es mucho más oscuro y adulto que el del anterior capítulo de la saga, y los excelentes vídeos que acompañan a la narración (vídeos creados mediante el mismo motor del juego) dan al conjunto un aspecto, ciertamente, muy cinematográfico. Tanto los personajes como los escenarios del juego han sido creados en tres dimensiones, al diferencia de lo que comúnmente sucede en esta clase de títulos, en los que los personajes en tres dimensiones se mueven por escenarios pre-renderizados, cosa que ciertamente hay que alabar dentro del trabajo del equipo de Matrix Software. En lo que respecta al sonido, la excelente instrumentación realizada de los conocidísimos temas de Nobuo Uematsu es uno de los aspectos más notorios del apartado. Por otra parte, en los momentos más importantes del argumento de la aventura podremos escuchar las voces de los personajes principales, eso sí, en perfecto inglés, convenientemente subtitulado. En lo referente al resto de conversaciones, las podremos leer en un perfecto castellano, fruto del excelente trabajo de traducción realizado para el título.

Conclusiones

A pesar de la notoria dificultad con la que cuenta el título, Final Fantasy IV siempre será uno de los juegos más importantes de la saga de Square Enix. La renovación que hiciera la compañía en cuanto al concepto jugable de los juegos de rol afectaría, sin duda, a las generaciones posteriores de títulos del mismo género. Tenemos, por fin, la ocasión de poder disfrutar de este gran juego en nuestra querida portátil, en una adaptación, sin duda, muy respetuosa con el juego original, aunque con un significativo lavado de cara que lo hace adecuado a los tiempos que corren. Un título, sin duda, indispensable dentro del catálogo de la consola, apto para seguidores de la serie, amantes del género, así como para cualquiera que quiera adentrarse en una de las sagas de rol más conocidas de todos los tiempos. Eso sí, con la valentía y paciencia necesarias para enfrentarse a su elevada dificultad.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

FIFA 22 - Análisis
FIFA 22 - Análisis
Análisis
2021-09-27 09:04:00
Analizamos FIFA 22, una nueva entrega del simulador de fútbol que añade animaciones y nuevos sistemas para los títulos del futuro que, por ahora, tienen poco impacto jugable.
Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Género/s: JRPG / Rol
PEGI +12
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 5/9/2008
  • Desarrollo: Matrix Software / Square Enix
  • Producción: Square Enix
  • Distribución: Ubisoft
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
COMUNIDAD
8.52

PUNTÚA
Final Fantasy IV DS para Nintendo DS

161 votos
Flecha subir