Análisis de Clash Royale (Android, iPhone)

Tras Clash of Clans, uno de los videojuegos recientes de más éxito en los dispositivos móviles, Supercell vuelve a dar en la diana con una aplicación tan divertida como inteligente.
Clash Royale
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
NOTA
8.6
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Análisis de versiones Android y iPhone.

Nadie tiene la fórmula del éxito, pese a que Supercell bien podría haber llegado a conseguirla. La compañía consiguió con Clash of Clans, su aplicación de estrategia y gestión para dispositivos móviles, enganchar a millones de usuarios de todo el mundo gracias a su asequible propuesta jugable y a su grandiosa -y bien medida- dosis de competitividad online. Cuajó, y mucho, recaudando sendos millones de dólares a través de sus compras in-app y de una legión de fieles seguidores.

Pero en las tiendas digitales de aplicaciones, o eres rápido y te adaptas, o acaba siendo sepultado por clones de todo tipo. Clash Royale es el nuevo ejemplo de la refinada e inteligente fórmula Supercell, con una agraciada mezcla de estrategia, defensa de torres y cartas, que emula el entramado de Clash of Clans pero lo lleva en volandas a una nueva época.

Torres, cartas y castillos

Clash Royale nos puede recordar, casi irremediablemente, a un cruce de juego de mesa y el estilo acelerado de la estrategia para móviles, en el que cada segundo cuenta y en el que, por norma general, las partidas deben resolverse de manera rápida y directa. La propuesta de Clash Royale puede, en primera instancia, sonar a pastiche artificial. ¿Cómo se mezcla con coherencia la defensa de torres, la estrategia en tiempo real y las cartas coleccionables? Lo que a buen seguro sería un galimatías en manos de cualquiera de las desarrolladoras que pululan por la App Store y la Google Play Store, acaba regalándonos una divertida mecánica, ideal para sesiones esporádicas y muy intensas.

PUBLICIDAD

En la app, tendremos dos terrenos divididos, según el nivel por ríos o grietas llenas de lavas, que separan una serie castillos y torres -tres, en concreto- los unos de los otros. Nuestro objetivo, además de defender nuestras torres de las legiones contrarias, es la de que conquistar y derribar las rivales, con lo que nos veremos envueltos en un constante cruce de tropas. Ganaremos si conseguimos echar abajo la torre principal del enemigo y perderemos, lógicamente, si derriban la nuestra.

Ese es el concepto básico. La defensa y el ataque se suceden constantemente dada la excesiva proximidad, y si bien en los títulos de defensa de torres tenemos cierto margen de maniobra para cambiar de parecer, aquí debemos ser, por momentos, arriesgados y aguerridos. En Clash Royale tanto la defensa como el ataque, se gestionan a través de un simple mazo de cartas, que siempre presente en la parte inferior de la pantalla, nos ayudará a saber qué tipo de unidad podemos usar.

Estos cartones virtuales son muy variados, y ofrecen una amplia variedad de ataques, unidades o criaturas. Tenemos dede caballeros y campeones, a batallones de arqueros, gigantes, dragones o legiones de zombis y goblins. Además, podemos emplear peligrosos ataques mágicos, andanadas de flechas o bolas de fuego, que podrán dispersarse sobre el reducido campo de batalla a placer. Este sistema es la verdadera gracia de la mecánica del juego, ofreciéndonos gran libertad a la hora de ejecutar nuestras ofensivas. Todo ello de forma automática y directa, sin dilaciones.

Como es habitual, cada carta tiene un coste, un periodo y rango de acción y un efecto determinado. Su invocación depende de lo que se llama elixir, que funciona de forma parecida al maná de Magic: The Gathering, pero ejercerá en el juego una presencia más pasiva, recargándose de manera lenta aunque automática. Es sin duda, el elemento que más importancia tiene en el título, ya que define nuestro margen de maniobra y el que marca el tiempo de nuestros ataques y defensas.

Con el paso de las partidas, y tras probar varias combinaciones que se ajusten a nuestra forma de juego, seremos conscientes de la amplitud que esconde un sistema tan simple y que tan bien engarza torres, estrategia en tiempo real y cartas. Además, como es habitual cuando hablamos de una aplicación de esta índole, conjugar un mazo variado y todoterreno -acorde a nuestras filias y fobias tácticas-, será vital de cara al éxito.

Pues no hay que olvidar que podemos ir mejorando nuestras cartas de forma paulatina, acumulando experiencia tras librar decenas de batallas. Dado el carácter rápido y directo de estos enfrentamientos, avanzar en Clash Royale es a priori fácil, y eso que adolece de la consabida estructura habitual de los free-to-play, en los que la suerte y el tiempo, servirán como barrera a la hora de progresar a nuestro ritmo. En la aplicación de Supercell encontraremos cofres tras cada batalla, que nos ofrecerán distintos premios, en forma de oro, plata y gemas, monedas y enseres que servirán para conseguir mayores refuerzos.

El sistema de monetización es claro, con las habituales microtransacciones inherentes a este tipo de juegos gratuitos. Podemos pasar de ellas y no abrir la cartera bajo ningún concepto, pero hay que destacar que para abrir y disfrutar de algunos de nuestros tesoros deberemos esperar pacientemente, con lo que la progresión, aunque rápida en líneas generales, se ve cercenada de forma artificial por este tipo de prácticas. Tampoco hay que olvidar la constante presión online si queremos competir contra otros jugadores -que pueden llegar a tener mejores cartas que nosotros-, algo que quedará al deseo de cada jugador.

El componente online no es un simple anexo, y funciona de manera vital dentro del esquema del juego. Estaremos a merced de clanes, retos y desafíos, compitiendo constantemente por mejores premios y trofeos. De ahí que formar una buena baraja, y tener un respaldo de aliados -y económico, en forma de coronas y monedas del título- sea casi tan esencial como tener cargado el móvil o nuestro tablet dadas las incontables partidas que disputaremos y visualizaremos -gracias a un portal de vídeos y repeticiones muy agraciado y útil-.

A nivel técnico encontramos una aplicación que hereda en gran parte el estilo artístico del anterior trabajo del estudio, Clash Royale, con personajes grandes y exagerados en su concepción -propia de dibujos animados, con proporciones enormes-, diversas fuentes de color y estudiados elementos de humor. De hecho casi podríamos decir que hay unidades y personajes que nos parecen sacados o reciclados de aquel, y pese a que no podemos decir que tenga un apartado gráfico bueno -y mucho menos original-, la verdad es que funciona -algo que podría extenderse a su poco destacable apartado sonoro-. La aplicación está traducida al castellano.

Conclusiones finales

Clash Royale viene dispuesto a convertirse en uno de los éxitos más grandes de la App Store y Google Play de los últimos tiempos -normal por otra parte, dada la increíble publicidad que se hace del juego en ambos portales de aplicaciones-. Sus credenciales son idénticas a las que pudo presentar Clash of Clans en su día, eliminando quizás la gestión y la estrategia clásica, y añadiendo el componente de cartas coleccionables y de defensa de torres.

Es, por lo tanto, una aplicación directa, muy divertida, que nos incita a jugar de manera casi compulsiva, desbloqueando nuevas cartas, utilizando y mejorando y sendas variadas unidades y disputando encuentros online. Aún así, Supercell no deja sus tics a la hora de presentar microtransacciones, presentándonos a su vez un sistema de recompensas y progresión que nos obliga a parar entre partidas e incluso, a abrir cofres según un sistema de tiempo muy marcado.

En cualquier caso, no consideramos que sean defectos que puedan perjudicar una propuesta móvil de esta índole, más y cuando, hablamos de uno de los títulos más divertidos del género. Clash Royale es una muestra fehaciente de la precisión de Supercell, que refina la fórmula del éxito y la engalana bajo los mejores ingredientes posibles para una aplicación diseñada para móviles y tablets.

Hemos analizado Clash Royale mediante la descarga del juego de forma gratuita en la App Store

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Cotton Reboot - Análisis
Cotton Reboot - Análisis
Análisis
2021-07-24 08:21:00
Disparos clásicos en plan shooter old school tan simpáticos como visualmente llamativos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Death's Door - Análisis
Death's Door - Análisis
Análisis
2021-07-20 15:36:00
Una entretenida y amena aventura al más puro estilo Zelda a la que le ha faltado un punto de brillantez para terminar de alzar el vuelo.
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-07-20 11:17:00
Plataformas clásicas con mucha gracia y personalidad se asoman a Switch y PC con esta versión mejorada y definitiva de un simpático plataformas.
PEGI +7
Plataformas:
Android iPhone

Ficha técnica de la versión Android

ANÁLISIS
8.6
COMUNIDAD
8.19

PUNTÚA
Clash Royale para Android

36 votos

Ficha técnica de la versión iPhone

ANÁLISIS
8.6
COMUNIDAD
8.84

PUNTÚA
Clash Royale para iPhone

15 votos
Flecha subir