Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. Así es el 'Meraxes gigas', el dinosaurio carnívoro gigante de la Patagonia

Así es el 'Meraxes gigas', el dinosaurio carnívoro gigante de la Patagonia

El dinosaurio, de unos 93 millones de años de antigüedad, ha sido bautizado por los paleontólogos en honor a un dragón de la saga de 'Canción de hielo y fuego' de George R.R. Martin.
Así es el 'Meraxes gigas', el dinosaurio carnívoro gigante de la Patagonia

El mundo de la paleontología está de enhorabuena. Científicos de Argentina, Estados Unidos y Canadá han presentado una nueva especie de dinosaurio gigante carnívoro, el Meraxes gigas, un animal que fue hallado en 2012 en la Patagonia argentina y que hoy se ha presentado en la publicación Current Biology. El terópodo, encontrado en la provincia de Neuquén, ha sido descrito como uno de los carcarondontosáuridos más grandes jamás encontrados hasta la fecha. Su anuncio coincide con el descubrimiento del terópodo más grande descubierto en Europa y con el auge de la dinomania gracias al éxito de Jurassic World: Dominion -con renovados animales prehistóricos- y el documental de Apple TV+, Planeta prehistórico.

Un gigantesco animal bautizado en honor a Juego de tronos

PUBLICIDAD

La especie de este animal pertenece a la familia de los carcarondontosáuridos, considerados los mayores depredadores que jamás han pisado la Tierra, y los cuales dominaron casi todos los continentes durante gran del parte del periodo Cretácico, entre 100 a 90 millones de años atrás. Este animal, de brazos cortos, huesos ligeros y desplazamiento bípedo, alcanzaba los 12 o 13 metros de longitud desde la punta de su enorme cabeza hasta la cola, y poseía unos dientes curvos y serrados de gran tamaño. De ahí procede su denominación como familia, del griego Carcharodontosaurus, que significa lagarto con dientes de tiburón. Este animal pesaba más de 9 toneladas de peso, y según los expertos Universidad Nacional de Río Negro, era uno de los carnívoros más grandes de toda Sudamérica.

Meraxes Gigas

Su nombre, además, es un guiño a Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin y a uno de los dragones más importantes que jamás hayan surcado los cielos de Poniente, aquel que montó Rhaenys Targaryen. "El nombre lo propuse yo, pues adoro la saga Canción de hielo y fuego", ha admitido el paleontólogo Juan Ignacio Canale, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET) y de la Universidad Nacional de Río Negro en una videollamada concedida al diario El País. "Me encantan los nombres que eligió George R. R. Martin para sus dragones y este calzaba perfecto porque la forma es bastante similar: un reptil muy grande con un cráneo gigante", prosigue el experto, que explica que había que diferenciarlo del Giganotosaurus carolinii, el gran villano de la nueva cinta de Jurassic World.

Hallazgo Neuquén

Si bien el hallazgo fue rápido, ya que salió a la luz en el yacimiento de Neuquén (concretamente, en El Chocón) el primer día de excavación, lo complicado fue catalogarlo. En pocas horas, tenían una vértebra, un maxilar, algunos dientes y algunos huesos dispersos de otras partes del cuerpo de este gigantesco dinosaurio. Fue a través de estos dientes, cuando se pudo catalogar el tamaño y la edad aproximada de este ejemplar de Meraxes, que podría haber llegado hasta los 45 años de edad, algo que según los paleontólogos lo convierte en uno de los carnívoros más ancianos hallados hasta ahora.

Este ejemplar de Meraxes presenta un enorme cráneo lleno de ornamentas, surcos y protuberancias

El terópodo conserva a la perfección los huesos de los brazos y sus patas están casi completas, un auténtico lujo según Juan Ignacio Canale, que confirma que en el caso de los carcarodontosaurios es habitual que se pierdan este tipo de partes del cuerpo. Además, el Meraxes presenta una extraña y poderosa garra en el dedo interno de las patas, un rasgo característico del ejemplar. Tanto la cadera, con un aspecto similar a la del Concavenator, como el cráneo, presentan características únicas, con huesos muy ornamentados, regados de extrañas protuberancias, crestas y surcos. Según el equipo multidisciplinar, se trata de una muestra de hasta qué punto estos grandes carnívoros se diferenciaban de los tiranosaurios y otros seres similares del pasado. De particular anatomía -sobre los brazos y su reducido tamaño con respecto al cuerpo, en Vandal ya os explicábamos las últimas teorías al respecto de los expertos-, este ser parece haber arrojado nuevas pistas de estos animales extintos.

meraxes gigas
PUBLICIDAD

Más sobre Frikadas

RANDOM
Flecha subir