E3: The Legend of Zelda: Twilight Princess: Primeras Impresiones

El juego del show estará en las tiendas a finales de este año.
·
Actualizado: 21:35 17/8/2020

Estaba cantado, tanto por la expectación como la calidad y en parte también por la incomparecencia de la competencia, que The Legend of Zelda: Twilight Princess iba a ser el juego más aclamado del E3. Tras no poder hacerlo el primer día por las largas colas, finalmente hemos podido poner nuestras manos, poco antes de que terminase la feria, en la nueva aventura de Link en GameCube.

La demo tenía una considerable duración y estaba dividida en varias partes del juego, mostrando en todas ellas un nivel gráfico de los más alto que se ha visto en GameCube, comparable o incluso superior al reciente Resident Evil 4.

En la primera parte de la demo nos encontrábamos con un Link todavía no convertido en el héroe que está destinado a ser, teniendo que participar primero en un minijuego de ordenar un rebaño de cabras a lomos del caballo Epona, donde nos familiarizábamos con el manejo de la montura de Link. Una vez en el pueblo, el alcalde nos encomendaba la misión de ir a la capital de Hyrule a ofrecer un regalo a la familia real, pero mientras tantos nos íbamos sumergiendo en el mundo de la aldea de Toaru, teniendo numerosas aventuras secundarias que llevar a cabo, de un estilo marcadamente casero; en algunas de ellas usábamos un halcón como ayuda, que dirigíamos en una vista en primera persona, ordenándole interactuar con el escenario.

La primera parte de la demo concluía teniendo que rescatar a Ilia, la chica del pueblo que nos había regañado por lesionar a Epona, de un enemigo, que finalmente conseguía llevársela (junto con un bebé) sin que Link pudiese hacer nada al respecto.

En la siguiente parte de la demo ya controlábamos a un Link armado y con su ropa de batalla (el clásico traje verde), a lomos de Epona y persiguiendo al líder de una banda de monstruos que llevaba al bebé secuestrado. En esta parte nos familiarizábamos con el combate a caballo, en el que podemos asestar golpes con la espada y ejecutar con Epona un movimiento de sprint, aunque de forma limitada.

El objetivo era acabar con el líder de la banda, ya que sus sicarios se volvían a montar en sus caballos cuando los derribábamos y nos seguían atacando, pero cuando golpeábamos al jefe de la banda iba perdiendo piezas de su armadura hasta que finalmente no tuvo otro remedio que refugiarse en una especie de castillo, hasta el que le perseguimos.

Una vez allí no tuvimos más remedio que batirnos con él en un duelo cara a cara, donde los controles seguían siendo los mismos que los del combate contra varios enemigos, pero en el momento de golpear el juego adoptaba una especie de minijuego que nos permitía esquivar hacia un lado u otro y golpear con nuestra espada al mismo tiempo, y donde la sincronización era imprescindible.

Este minijuego resultaba muy divertido, y fácil de dominar una vez pasados unos intentos, y el combate a caballo con Epona deja una sensación muy satisfactoria, aunque, eso sí, simula con bastante rigor montar a caballo, sin poder frentar de repente ni hacer giros cerrados, sino mucho más abiertos.

Las otras dos partes de la demo ya trataban sobre mazmorras, y en ellas pudimos familiarizarnos con algunos de los items que usaremos en esta entrega de zelda, viejos conocidos. Por una parte vuelve la linterna, que ilumina en tiempo real el escenario, pero que deberemos recargar con aceite. Por la otra, el boomerang, esta vez con poderes mágicos; si al lanzarlo mantenemos pulsado el botón, generará un pequeño tornado que no solo hará más daño a los enemigos sino que también sirve para resolver puzzles.

El templo donde tenía lugar esta última parte de la demo estaba llena de monos, y algunos de ellos nos ayudaban a movernos por el escenario y a superar partes inalcanzables por nosotros mismos. Sin embargo, uno de ellos era "malvado", y teníamos que enfrentarnos a él junto con el jefe final del templo, una especie de planta gigantesca.

Zelda: Twilight Princess nos ha dejado una impresión soberbia. A nivel técnico está en lo más alto de GameCube, y en lo jugable parece que mantendrá los altos niveles de diseño y diversión de la saga Zelda, con diseños de mazmorras inteligentes y numerosos items para usar y dominar. La cantidad de secretos y aventuras secundarias también se antoja innumerable. Estará estas Navidades en GameCube, y será con toda probabilidad el último gran juego de la consola.

Pablo Grandío
Director y fundador

Más sobre The Legend of Zelda: Twilight Princess

El reino de Hyrule ha caído en manos de las sombras y Link es el único capaz de revertir este estado. Una aventura caracterizada por la oscuridad y lo complejo de su propuesta que se adapta a la jugabilidad de Nintendo Wii. Además de ello la historia aporta giros argumentales sorprendentes y una serie de personajes llenos de sentido que redondearán un guión a la altura de la saga. Finalmente también destaca un juego de cámaras de gran calidad debido a la adaptación del a la nueva consola.

Síguenos

Flecha subir