La mítica Mega Drive cumple 30 años

La consola de 16 bits de Sega vuelve en formato mini en 2019.
·

Mega Drive, la consola de 16 bits de Sega, ha cumplido 30 años. Se lanzó en Japón el 29 de octubre de 1988, aunque tardaría algo más en aparecer por territorios occidentales -14 de agosto de 1989 en Estados Unidos como Sega Genesis, septiembre de 1990 en Europa-.

La consola suponía un importante avance en los gráficos 2D y sonido respecto a los sistemas de 8 bits, como la propia Master System de Sega. Durante los primeros años se promocionó comparándose con las máquinas arcade, y de hecho recibió adaptaciones de juegos de la propia Sega u otras desarrolladoras, pero el furor llegó con el debut de la mascota, Sonic the Hedgehog, y una agresiva campaña de publicidad que apuntaba a un público juvenil algo más adulto que el que buscaba Nintendo.

La guerra de consolas

Con el lanzamiento años más tarde de Super Nintendo, la rivalidad de Sega y Nintendo provocó la conocida como guerra de consolas. El márketing se burlaba directamente de la competencia y se preparaban fuertes promociones para liderar el mercado.

Aunque Mega Drive no logró el mismo éxito que Super Nintendo o NEC en Japón, la máquina de Sega triunfó en Europa, Estados Unidos y Brasil. En total, vendió 30,75 millones de consolas, a las que habría que sumar las conseguidas por los clones de otros fabricantes como Tec Toy -unos 3 millones-, Majesco -1,5 millones- y otras unidades de Samsung.

Todavía es una consola popular en ciertos territorios, se desarrollan juegos independientes, su catálogo se rescata con Sega Forever para móviles, Sega Ages para Switch o Sega Mega Drive Classics para consolas y PC.

Decidida a aprovechar el éxito de la consola, Sega anunció este año su propia versión mini con Mega Drive Mini, que se lanzará en 2019 tras prescindir de los servicios de AtGames.

Una consola reinventada a lo largo de los años

La consola recibió varios rediseños, pero también destacó por aceptar dispositivos que ampliaban o mejoraban sus características.

En 1991 el coste y limitaciones en la memoria de los cartuchos, unido al abaratamiento de los CD, hizo ver que el futuro del soporte pasaba por los discos. Sega lanzó Mega-CD, permitiendo que los juegos añadiesen secuencias de vídeo y música de gran calidad. Además, añadía algunos chips con mejoras gráficas y de sonido, así como memoria para guardar récords y partidas. Si bien el éxito no fue muy grande, consiguió títulos destacados como Sonic CD, Snatcher, Shining Force CD, Lunar: The Silver Star o Final Fight CD.

Anticipando el cambio de generación y la explosión del 3D en consolas domésticas, Sega lanzó en 1994 32X, un accesorio con su propio procesador de 32 bits que podía ejecutar juegos poligonales básicos, aunque impensables para los sistemas de 16 bits. El escaso catálogo y la cercanía de plataformas más avanzadas, como Saturn, PlayStation o Nintendo 64, cortaron pronto las opciones de 32X. Entre sus juegos más recordados encontramos Virtua Fighter, Knuckles' Chaotix, Star Wars Arcade o Doom.

Imagen 1

Otras noticias sobre:

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir