Vandal

Guía Daemon X Machina, trucos, consejos y secretos

Bienvenidos a nuestra guía de Daemon X Machina. Os damos unos primeros consejos para convertiros en los mejores mercenarios del nuevo juego de robots para Nintendo Switch.
Guía Daemon X Machina, trucos, consejos y secretos
·

Inicio de la guía

La nueva obra de First Studio, Daemon X Machina, es un shooter del género mecha. Esto se traduce en que os introduciréis en batallas contra androides, vehículos, robots gigantes y jefes finales pilotando vuestro propio Arsenal. Aunque el juego es lineal y no tiene perdida, en esta guía os daremos unos consejos básicos para que comencéis vuestra carrera de mercenarios.

Historia

El juego nos pone en la piel de un mercenario que deberá aceptar encargos (misiones) de varias empresas.

Esas empresas son las que protegen las zonas que controlan del planeta de los Immortals, unas inteligencias artificiales que se rebelaron ante la humanidad después de que parte de la luna se estrellara contra el planeta, dejándolo en ruinas. Con la ayuda de otros mercenarios iremos cumpliendo las misiones de estas corporaciones y de Orbital, el gobierno mundial que vela por la subsistencia de la humanidad. Sin embargo, los objetivos de las partes no son tan claros como parece en un principio.

Consejos básicos

Como decíamos, Daemon X Machina es un juego que no tiene pérdida: las misiones se desarrollan en entornos cerrados y tienen un objetivo bien claro. Sin embargo, hay encargos en los que puede que os atasquéis, o mecánicas que no os queden del todo claras. A continuación, damos unos necesarios consejos para que afrontéis vuestra vida de mercenarios futuristas de la mejor manera posible.

PUBLICIDAD

Daemon x Machina 1

La orientación en el combate es muy importante

En este juego de mechas combatiremos en 360 grados. Esto se traduce en que, al contrario que en un shooter tradicional, no nos tendremos que preocupar solo de lo que hay delante y detrás de nosotros; como podemos volar, habrá que estar pendiente de lo que hay sobre nuestras cabezas y bajo nuestros pies.

Por ello hay que andar siempre con un ojo puesto en la acción y otro en el radar, que será vuestro mayor aliado. El radar muestra con flechas de color rojo los enemigos voladores, con "T" del mismo color a los enemigos que están a ras del suelo (o sobre un edificio o plataforma), con puntos verdes los depósitos que crean una cúpula de regeneración de vida al romperlos, y con puntos morados las reservas de Femto.

Los objetivos de la misión con indicadores (pueden cambiar su forma según la misión) de color naranja. Además, los aliados están marcados con flechas de color celeste; y si veis una marca de ese color con una exclamación en el radar, significa que los han derribado: podéis acercaros a ellos y restaurar su vida para que vuelvan al combate.

Daemon X Machina 2

Puedes cambiar los controles

El control de Daemon X Machina es complejo: hay botones para emprender el vuelo, aterrizar, disparar con las armas de cada uno de los brazos, sustituir el armamento por el colocado en los pilones, usar los misiles o cañones colocados en la espalda, accionar el turbo, salir del mecha, y coger coches y otros objetos.

Conocedor de esta complejidad, el juego os permite cambiar la configuración de botones por otra que os parezca más cómoda.

Para ello, debéis acceder a las opciones, pulsar en "Ajustes de controles", y desde ahí, podréis elegir entre tres preajustes y crear vuestras propias combinaciones de botones.

Daemon x Machina 3

Recoged el equipo de otros robots

En las misiones principales y secundarias del juego os enfrentaréis, en ocasiones, a otros Arsenales: en ocasiones se trata de robots controlados por los Immortals (las inteligencias artificiales malignas), y en otros casos, de mechas manejados por otros mercenarios.

En cualquiera de los casos, podemos coger parte de su equipamiento. Al derrotar un Arsenal, en el radar aparecerá una marca roja con una exclamación, que indica que hay un robot caído en esa posición.

Al acercaros al aparato, aparecerá la opción de interactuar con el botón A. Si lo hacéis, aparecerá una pantalla (mientras la acción sigue sucediendo en el campo de batalla) que os permitirá recoger una de sus armas o una pieza de su armadura: cabeza, brazo izquierdo, brazo derecho o piernas.

Al coger ese equipo, se enviará automáticamente al Hangar para que lo podáis equipar o vender después de terminar la misión. Eso sí, si tenéis un hueco en alguno de los pilones o no tenéis arma en algún brazo, podréis usar las recogidas en ese mismo momento.

El Arsenal derrotado permanecerá ahí hasta que se acabe la misión, por lo que no os preocupéis por lootear rápidamente el equipo: podéis esperar a terminar el encargo y, durante la cuenta atrás que aparece antes de volver al Hangar, examinar los robots caídos.

Daemon x Machina 4

Consejos para enfrentaros a otros Arsenales

Conforme avancéis en la historia, cada vez os enfrentaréis a más Arsenales, tanto controlados por la inteligencia artificial como pilotados por otros Mercenarios.

El consejo general para ambos tipos es que intentéis enfrentaros a ellos con el campo de batalla despejado: es decir, priorizad antes los robots voladores, los tanques y otros enemigos más simples antes de combatir contra los mechas.

Dicho esto, el armamento que llevéis a una batalla contra un mercenario puede haceros las cosas muy difíciles o más sencillas: se trata de enemigos que estarán constantemente huyendo y que son auténticas esponjas de balas.

Por ello, os recomendados llevar de arma de hombro algún lanzador de misiles autodirigidos para que podáis asestar golpes sin importar que estén volando por el escenario a toda velocidad. También sería apropiado llevar un arma que lance ácido o fuego para poder bajar sus defensas y que los golpes que asestéis hagan más daño.

De armas principales os recomendamos un rifle de asalto rápido o una ametralladora con un alcance relativamente extenso; así como una espada que esté equilibrada entre la potencia y la velocidad.

Daemon x Machina 5

Qué es el Femto y para qué sirve

Tras las primeras misiones, el juego introducirá la mecánica del Femto. El Femto está marcado en el radar de dos maneras. Cuando hay poca cantidad (por ejemplo, al derrotar a un enemigo) se mostrará como un punto morado. Cuando se trata de una zona donde hay mucho de este material, se mostrará en el radar como un área de color rojo.

El Femto es, a nivel argumental, el recurso energético por el que compiten las distintas empresas para las que trabajamos en el juego. A nivel jugable, es una barra en nuestro HUD que se irá agotando al utilizar armas láser: las pistolas y fusiles de este tipo, los cañones y los sables láser gastan energía Femto al usarlas.

Para restaurarlo, o bien recogemos energía Femto dispersa por el mapa, o esperamos a que la barra se vaya recuperando poco a poco.

Daemon x Machina 6

Cómo fabricar nuevas armas y armaduras

Una de las características clave del juego es la posibilidad de personalizar al máximo vuestro Arsenal o robot. No solo estéticamente, sino también en cuanto a armamento y piezas de armaduras que iremos consiguiendo en el juego como recompensas de misión, y recogiendo el equipo de los Arsenales que derrotemos en las misiones principales y secundarias.

La mayoría de las armas y las armaduras se pueden mejorar desde la Fábrica, a la que se accede desde la consola del Hangar tras hacer las primeras misiones del juego. Para fabricar un componente o un arma, necesitaréis los créditos necesarios y un objeto concreto.

Así, la mecánica es una especie de sistema de evolución. Por poner un ejemplo: para conseguir el fusil de asalto Grim Reaper III necesitaremos dinero y el arma Grim Reaper II. Pero para obtener esta última, necesitaremos el Grim Reaper estándar.

De este modo, vamos consiguiendo armas y armaduras cada vez mejoras, pero tened en cuenta que no siempre vale la pena gastar dinero en la fábrica, pues gran parte del equipo que podemos construir lo podemos obtener también haciendo las misiones secundarias.

Cuando fabricamos un arma o armadura no la obtenemos automáticamente. Tendremos que hacer una misión y cumplirla satisfactoriamente, y al volver al Hangar, ya estará lista en la Fábrica.

Daemon x Machina 7

El uso de los modificadores

La complejidad de la personalización en Daemon X Machina va más allá de cambiar el armamento y la armadura. Estos elementos en sí también se pueden modificar en ciertos casos.

Algunas de las armas y armaduras que encontraremos tendrán espacios para modificadores (representados con cuadrados en su ficha): elementos cuya calidad está representada por su rareza (como es habitual en un RPG, de blanco a morado, pasando por verde, azul y amarillo) y que encontramos en otro equipo.

De las armas y armaduras que consigamos podamos extraer sus modificadores desde el menú de la Fábrica para tal propósito; eso sí, tened en cuenta que cada vez que instalamos o desinstalamos un módulo, tendremos que gastar créditos.

Por ello, cuando investiguemos las piezas de un Arsenal derrotado en combate, en ocasiones es mejor coger una pieza peor con un modificador que nos pueda servir para alguno de nuestros componentes.

Los modificadores varían porcentualmente nuestras estadísticas, otorgando, por ejemplo, mayor resistencia a las armas láser, mejor cadencia de disparo o más velocidad de movimiento sobre tierra. Hay que tener en cuenta que las armas construidas en la Fábrica no disponen de espacios para modificadores; es por ello que en ocasiones sale más a cuenta conseguir armamento y armaduras de los Arsenales derrotados en misiones principales y secundarias que fabricándolos

Daemon x Machina 8

Mejora a tu Outer para que pueda reparar el Arsenal

El Outer es nuestro personaje, el avatar que nos representa en el juego. Aunque la mayor parte del tiempo estaremos montados en nuestro Arsenal, en ocasiones iremos a pie: ciertas misiones transcurren solo con el Outer; y cuando el mecha se queda sin vida, saldremos del robot y continuaremos la misión a pie.

Nuestro personaje no es muy útil en batalla, la verdad, sobre todo contra Arsenales y jefes finales. Es capaz de colocar minas eléctricas que dejan bloqueados a los enemigos durante un tiempo, puede lanzar granadas que quitan un poco de vida, y tiene un robot con un disparo normal y otro cargado. Además de que no hace mucho daño, tiene muy poca vida.

En el Laboratorio del Hangar podemos mejorarlo, aumentando sus estadísticas (su resistencia, la cantidad de granadas que puede llevar, etc.) y sus sinergias con el Arsenal, haciendo que el robot pueda moverse un poco más rápido o impulsarse de manera más veloz.

Pero hay un talento del árbol de habilidades que os animamos a obtener lo antes posible: la capacidad de reparar el Arsenal. Gracias a esa habilidad, el Outer puede bajarse del Arsenal y restaurar su vida permaneciendo a su lado durante unos momentos (aunque es un proceso lento) siempre y cuando el mecha no haya sido destruido por completo.

La habilidad se encuentra en la rama de mejoras del cuerpo superior; es el talento superior del nivel 7.

Daemon x Machina 9

Cómo funciona el modo online

El modo online de Daemon X Machina nos permite enfrentarnos a algunos de los enemigos de la campaña del juego junto a otros tres amigos, buscando nuevo armamento y armaduras como recompensa.

Para acceder a él, hay que usar el ordenador que hay a la derecha del Hangar, el que está al lado del perro y a la derecha de la consola principal.

Desde él podemos crear una sala, personalizarla para hacerla pública y privada, indicar cuántos jugadores como máximo pueden entrar, el tipo de jugador con el que queremos compartir la experiencia (novato, experto, sin micrófono, etcétera) y elegir una misión.

Una vez todos los jugadores de la sala marquen su estado como "Listo" (se hace desde el mismo ordenador), la misión comenzará y todo se desarrollará como en una partida normal, con la diferencia de que el resto de los compañeros serán jugadores y no mercenarios controlados por la inteligencia artificial.

Desde la misma consola también podéis cambiar en cualquier momento la misión a realizar. La lista se irá ampliando conforme vayáis avanzando en la campaña.

Daemon x Machina 10

Coleccionables

Una de las características clave de Daemon X Machina es que podemos personalizar estéticamente nuestro Arsenal: no solo está la posibilidad de cambiar los colores de sus distintas partes, sino que también se pueden colocar pegatinas en ellas. La mayoría de estos stickers los conseguimos cumpliendo misiones principales y secundarias, pero también se obtienen a través de coleccionables.

En los escenarios de ambos tipos de misiones encontraremos grafitis y logotipos. Al pasar cerca de ellos podremos escanearlos, y al hacerlo, obtener una pegatina con ese dibujo o logo cuando terminemos con éxito la misión.

Como en el resto de las pegatinas, podemos cambiar su color, tamaño, posición y proporciones al pegarla en una de nuestras piezas de armadura.

Fran G. Matas
Colaborador
Desde que un cartucho de Pokémon Amarillo llegó a sus manos, Fran comenzó a devorar todos los juegos de la saga y a informarse sobre ellos en las revistas de la época. A partir de ahí, comenzó a leer, y a jugar, todo lo relacionado con un videojuego que pasaba por sus manos. En los últimos cinco años ha tenido la suerte de escribir sobre lo que más le gusta en distintos medios online y en papel, y es colaborador en varios podcasts.
¿Te ha gustado el artículo?
3,7/5 (12 votos)

Buscar en la guía

Lo más buscado

    Juegos relacionados

    Flecha subir