Impresiones Rage

Probamos las primeras horas de lo nuevo de los creadores de Quake, que apuesta por combinar disparos, carreras y espectacularidad gráfica.
Rage
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
Versiones Xbox 360, PC, PS3.

Lo nuevo de id Software, creadores de Doom, Quake y, en general, del género de acción en primera persona, estará listo en el mes de octubre tras un retraso de unas semanas. A menos de tres meses para su lanzamiento, hemos viajado a Londres para probar las primeras horas del juego y saber cuál es la apuesta de Rage, si es tan espectacular a nivel gráfico como se ha prometido, y saber cómo intentará destacar entre tanto juego de acción en primera persona.

En vez de continuar Quake o Doom (aunque la cuarta parte de éste ya está en marcha), id Software ha creado un juego completamente nuevo que tiene su propio espíritu. Rage nos lleva a una Tierra post-apocalíptica, en la que despertamos de una de las muchas "arcas" enterradas por el gobierno tras ser criogenizados años atrás dentro de un programa de "última esperanza" ante el inminente apocalipsis que se cernía sobre el planeta: un meteorito, de hecho un meteorito que existe realmente y que llegó a considerarse una amenaza para la Tierra, impacta en el año 2029 y acaba con la civilización. Muchos años después, nuestro personaje sale del "arca" (es el único superviviente de los doce enterrados) y se encuentra con un mundo ruinoso y lleno de peligros, pero no tarda en ser salvado por Dan Hagar, el líder de un asentamiento que intenta sobrevivir en medio del yermo ruinoso en el que se ha convertido el mundo.

Esta ambientación no es una novedad exactamente, y de hecho recuerda a algunos de los juegos más exitosos de los últimos años: los dos Fallout, lanzados en 2010 y 2008, y Borderlands, una de las grandes sorpresas de 2009. Rage será el "juego post-apocalíptico" de este año, pero se centra mucho más en la acción que los tres anteriores, recordando sobre todo a Borderlands. Podríamos decir que Rage es un juego de acción en primera persona en un mundo abierto, con multitud de personajes con los que interactuar y misiones que completar, y con un elemento que lo hace único: carreras y combates en vehículos, al más puro estilo Mad Max.

PUBLICIDAD

El mundo de Rage, aunque solo tuvimos unas horas para comprobarlo, parece una sucesión de oasis de civilización cyberpunk en medio de un yermo controlado por grupos de bandidos, mutantes y demás fauna. Los asentamientos tienen relación entre sí, por supuesto, y los hay de varios tamaños, y de esa forma, de lugar en lugar, iremos conociendo más del mundo del juego, aunque habrá secretos que descubrir, como dejan entrever varias menciones a conceptos como "la autoridad" que quedan en el aire. Sin duda, lo primero que nos queda claro es que el mundo que intentamos explorar tiene muchos problemas, y que la gente espera que aquéllos "hombres especiales" que salen del arca ayuden a solucionarlos.

Al estilo de los juegos de mundo abierto, Rage está estructurado por misiones que realizamos en un mundo abierto. En los primeros minutos de juego, a medida que nos familiarizamos con él, las misiones se suceden de forma lineal, pero a medida que conozcamos nuevos lugares y personas, podremos tener varias misiones al mismo tiempo, y realizarlas en el orden que prefiramos. En este sentido Rage es un juego curioso: toma muchos elementos de juegos de rol como Fallout, pero no es un juego de rol ni pretende disimularlo. Podemos configurar a nuestro personaje hasta cierto punto y tendremos un inventario con el que interactuar; incluso un sistema de fabricación de ítems o crafting. Pero no hay niveles ni experiencia, y el daño que hagamos con nuestro arma dependerá de nuestra puntería. En este sentido sí resulta novedoso: es un shooter llevado a un mundo abierto, con posibilidades de configuración, pero nunca deja de ser un juego de acción pura en esencia. Bien por id.

Nota: en este artículo comentaremos aspectos de las armas, y algunos detalles de enemigos, pero no desvelamos ningún detalle de la historia ni ningún lugar más allá de las dos primeras horas de juego.

Las primeras misiones del juego nos familiarizan con la parte de disparos. Como shooter, Rage es un juego clásico, sin incluir ningún sistema de coberturas o táctico de ningún tipo, y haciendo que nos enfrentemos en mazmorras bastante lineales a enemigos sorprendentemente inteligentes y que saben actuar en grupo. Esto, claro está, depende del tipo de bicho al que nos enfrentemos. En la primera misión lo hacemos contra un grupo de mutantes, siendo algunos muy agresivos –nos atacarán corriendo salvajemente hacia nosotros-, y otros más cautelosos. Incluso a veces podemos oír cómo los enemigos, viendo que hemos acabado con dos de sus congéneres, se agrupan y se retiran (lo gritan), intentando ocultarse para sorprendernos metros más tarde y defenderse mejor.

 1

En este sentido Rage sorprende agradablemente, porque los mismos tipos de enemigos tienen comportamientos diferentes. Por ejemplo, algunos mutantes del primer nivel correrán hacia nosotros blandiendo una especie de cimitarra para matarnos y tendremos que acabar con ellos lo más rápido posible (y es complicado, dado que dan saltos en el aire). Otros nos lanzarán esa cimitarra desde lejos (esquivarla da mucha satisfacción), mientras que otros esperarán y nos dispararán a distancia.

En la segunda mazmorra en la que nos infiltramos, como parte de una misión de recuperar unas piezas de coche, teníamos que acabar con un sencillo jefe final, con barra de energía, tras varios minutos acabando con sus sicarios. Este jefe final seguía una pauta también clásica, disparando siguiendo unos patrones, y enviándonos cada pocos segundos a un sicario para estorbarnos, pero también para que no se nos acabasen las balas. De todas formas, la munición en Rage, al menos en nivel normal, puede llegar a escasear, por lo que es recomendable apuntar con cuidado, y guardar nuestras mejores balas para los momentos más importantes.

 2

Hablamos de "mejores balas", porque uno de los detalles curiosos de Rage es que hay diferentes tipos de munición para algunas armas. Esto no es nuevo, pero en Rage funciona muy bien y se nota mucho a la hora de combatir. En las dos horas y media que pasamos jugando pudimos probar un buen repertorio de armas: una pistola, un fusil de asalto, una escopeta, un rifle de francotirador, una ametralladora de mayor tamaño y hasta una mortífera ballesta. Estas armas no tienen fuego secundario, únicamente la posibilidad de apuntar con zoom (y en el caso del rifle de francotirador, hacer un doble zoom), pero el hecho de tener diferentes tipos de municiones compensa esa falta. La pistola, por ejemplo, tiene un segundo tipo de bala (hay hasta cuatro, pero no llegamos a verlo), que prácticamente mata a los enemigos de un disparo, y de hecho haciendo que salgan despedidos un par de metros. En contraposición, las balas normales, mucho más frecuentes -y mucho más baratas de adquirir en la tienda- no matan al enemigo hasta tres o cuatro disparos, siempre contando con que el enemigo que haya caído se haya muerto de verdad, y no se guarde unos disparitos de despedida cuando esté en el suelo. Es de esperar que las otras armas, especialmente las menos convencionales, como la ballesta, tengan un repertorio de balas alternativas realmente memorable.

Aunque no incluye sistemas de cobertura ni nada más táctico que el intentar matar sin morir, Rage usa el tan habitual sistema de recuperación de vida "tras unos segundos de descanso" que se ha popularizado en los últimos años, más un detalle extra. Cuando nos maten, podremos revivir a nuestro personaje usando algo así como unas máquinas nanomecánicas que tiene en su interior, superando a toda velocidad un sencillo minijuego que hará que revivamos con más o menos vida. Esta resurrección milagrosa debe recargarse, y tarda unos minutos, por lo que vale para cuando estemos en una lucha importante, como por ejemplo contra un jefe final. Si la gastamos y volvemos a morir sin recuperar la carga, tendremos que empezar desde la última partida guardada. Es importante mencionar que Rage no tiene puntos de control, solo guardados (automáticos cuando cambiemos de zona), por lo que, en la mejor tradición de los juegos clásicos, hay que guardar de vez en cuando la partida si no queremos perder mucho tiempo rehaciendo lo que ya hemos hecho.

 3

A medida que íbamos sobreviviendo a las primeras mazmorras el juego nos descubrió otra de sus posibilidades: la creación de objetos. Como todo mundo post-apocalíptico, el de Rage está lleno de restos de la civilización anterior y chatarra en general, y a gran parte de lo que recojamos podremos darle uso si sabemos cómo. Podemos fabricar vendajes o pequeñas bombas para abrir puertas, por poner los dos ejemplos que pudimos probar en nuestro tiempo de juego, y al parecer habrá una larga lista de posibilidades, que iremos descubriendo a medida que logremos las "recetas". En las numerosas tiendas desperdigadas por el mundo del juego podremos vender chatarra, comprar materiales, armas y munición, y todo tipo de extras que nos servirán de mucho. Algo que no nos ha gustado mucho sobre los objetos y la munición es la necesidad de examinar el cuerpo de los enemigos para "saquearlos". Aunque peor sería que el suelo se llenase de ítems que recoger, muchas veces tras un tiroteo nos pasaremos varios segundos recorriendo cadáveres y pulsando el botón de saquear para obtener ítems.

Al comenzar el juego ya podemos experimentar con la conducción, al dejarnos prestado una especie de quad para recorrer los caminos del juego, pudiendo acortar distancias rápidamente, pero no será hasta un par de horas después cuando consigamos nuestro primer vehículo grande, un buggy, pudiendo por fin participar en carreras y desplazarnos por todo el terreno de juego usando armas para acabar con los otros forajidos que nos persiguen. El juego cambia completamente cuando se trata de conducir, combatir y competir en vehículo, y eso que en cualquier momento podemos salir del coche pulsando un botón. Los gatillos pasan a controlar la aceleración y el frenado, con un botón de freno brusco, uno de turbo y otro para usar las armas, y el juego pasa a un vista en tercera persona bastante lejos de nuestro vehículo, algo así como la vista más extrema de los juegos de coches, para que de ese modo podamos conducir pero también saber qué es lo que nos rodea.

 4

Tras visitar la primera ciudad grande del juego podremos competir en carreras, y también comprar armas y tunear nuestros vehículos, que quedarán guardados en un garaje. En este sentido Rage sorprende, porque el elemento de carreras y conducción no es un añadido vago o un simple reclamo, sino que tiene una gran profundidad. Podremos gestionar nuestros vehículos, instalarles armas e ítems y modificaciones de rendimiento. Las carreras en sí son bastante arcade, jugando un papel muy importante el turbo, que podremos rellenar cogiendo los ítems que hay desperdigados por los circuitos, cobrando además una importante ventaja respecto a nuestros rivales, dado que tardan un tiempo en regenerarse. Aunque no pudimos correr muchas carreras, parecían muy divertidas y un complemento interesante a los disparos en primera persona que suponemos serán la parte mayoritaria del juego. Y disparar un misil teledirigido y hacer volar a un buggy enemigo por los aires, con una explosión espectacular, da mucha satisfacción.

A nivel técnico hay muchas expectativas con Rage, tratándose del primer juego que usa la Tech 5 de id Software. Para ponernos en antecedentes, las Tech 1, 2 y 3 fueron usadas por Quake 1, 2 y 3 respectivamente, y fueron motores gráficos rompedores para su época, que dieron grandes pasos adelante en los juegos 3D. Hasta hace no tanto casi todos los shooters de PC, salvo los Unreal y alguna que otra excepción más, se basaban en parte en estos motores de id Software. La Tech 4 fue la de Doom 3 y otros títulos como Quake IV y el reciente Brink, y no tuvo tanto éxito. Para ver la potencia de la Tech 5, la versión que probamos fue la de Xbox 360, adaptada a -y limitada por- la consola, pero también pudimos ver brevemente cómo se comportaba la versión PC, muy superior y mucho más espectacular, como es de esperar.

 5

Gráficamente Rage llama mucho la atención porque se nota que está diseñado para ser un juego de acción en primera persona pero también de carreras, lo que implica intentar abarcar los dos estilos y tener que hacer algún sacrificio. En consola, las carreras en los escenarios a gran escala moviéndose a toda velocidad se ven de maravilla. Vemos un gran nivel de detalle en estos entornos abiertos, pese a lo limitado del repertorio de colores -son yermos sin vida-, gracias al uso de la tecnología "Megatextura" de id Software. Por otra parte, las partes en primera persona dependen mucho del tipo de escenario en el que nos movamos. En los entornos de gran tamaño, como la ciudad, el juego adolece de ciertos problemas, tardan como unas décimas de segundo en verse bien algunas texturas, y los objetos pequeños tienen poco detalle. En cambio, en los entornos más reducidos, como las mazmorras, especialmente si son lugares interiores, el nivel de detalle es altísimo.

Se nota que el motor está más pensado para una próxima generación de consolas y que la presente lo limita bastante, especialmente en cuestiones de memoria. Eso sí, no hay ni una sola ralentización, se mueve a sesenta imágenes por segundo, las animaciones de ciertos enemigos sorprenden por su fluidez, y algunos efectos como el fuego son espectaculares. Aquellos usuarios especialmente aficionados a los motores gráficos y los aspectos más técnicos de un juego se lo pasarán en grande "desgranando" Rage. Aunque todavía quedan unas semanas para el lanzamiento, y la versión mostrada sin duda no estaba hecha el mismo día de la presentación, quizás sus problemas se solucionen a tiempo. Pese a que algunos defectos llamen la atención, tiene algunas de las cosas más espectaculares que hemos visto en esta generación. Y en PC, claro, es impresionante.

PUBLICIDAD

 6

Rage nos ha gustado mucho, aunque nos da la impresión que en dos horas y media solo hemos visto la punta del iceberg. Resulta una combinación de géneros interesante, en una ambientación ya conocida pero que todavía no ha llegado a cansar, y en la que se apuesta por la acción pura: sin niveles, experiencia y complicados sistemas de facciones. Gráficamente dará que hablar, porque tiene algunas cosas verdaderamente espectaculares, aunque seguro que también será criticado. Como los últimos juegos de id Software, que tras su integración en Bethesda/Zenimax aumentará su ritmo de producción considerablemente, Rage no dejará indiferente a nadie. Nos da la impresión de que despertará odios y pasiones por igual, pero saldremos de dudas muy pronto: el 7 de octubre estará en las tiendas.

Pablo Grandío
Director y fundador
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos avances

Final Fantasy 7 The First Soldier - Impresiones
Final Fantasy 7 The First Soldier - Impresiones
Impresiones
2021-11-25 18:32:00
Square Enix nos lleva 30 años antes de los acontecimientos de Final Fantasy VII para hacernos partícipes de un battle royale entre los aspirantes a Soldado al que todavía le queda mucho por mejorar.
The King of Fighters XV - Impresiones
The King of Fighters XV - Impresiones
Impresiones
2021-11-23 18:34:00
Gráficos renovados, mejor online y otras novedades hacen del nuevo KoF una de las entregas más esperadas de SNK en mucho tiempo.
Halo Infinite - Impresiones + Gameplay de la campaña
Halo Infinite - Impresiones + Gameplay de la campaña
Impresiones + Gameplay de la campaña
2021-11-19 09:01:00
Probamos las primeras misiones de la esperadísima y prometedora campaña de la nueva entrega de Halo, una ambiciosa aventura de acción con unos tiroteos excepcionales.
Babylon's Fall - Impresiones
Babylon's Fall - Impresiones
Impresiones
2021-11-18 09:23:00
Probamos lo nuevo de PlatinumGames, que aúna acción con rol y cooperativo online en un mundo de fantasía que llegará en 2022.
Dying Light 2 - Impresiones + Gameplay
Dying Light 2 - Impresiones + Gameplay
Impresiones + Gameplay
2021-11-16 16:03:00
Hemos jugado cuatro horas al juego de rol y zombis en mundo abierto de Techland y os contamos por qué apunta a ser uno de los grandes títulos del año que viene.
Lost Ark - Impresiones + Gameplay
Lost Ark - Impresiones + Gameplay
Impresiones + Gameplay
2021-11-12 19:29:00
Probamos la beta del ARPG desarrollado por Tripod Studio y Smilegate que distribuirá Amazon Games en España y el resto de Occidente y que busca alzarse con el trono del título de Blizzard.
PEGI +18
Plataformas:
Xbox 360 PC PS3

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.47

PUNTÚA
Rage para Xbox 360

68 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
7.81

PUNTÚA
Rage para Ordenador

29 votos
#104 en el ranking de Ordenador.
#124 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
9
COMUNIDAD
7.8

PUNTÚA
Rage para PlayStation 3

66 votos
Flecha subir