Análisis de Ori and the Blind Forest (Xbox One, PC)

Moon Studios nos ofrece uno de los juegos más bellos, desafiantes e inteligentemente diseñados de los últimos años. Todo un imprescindible.
Ori and the Blind Forest
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
10
SONIDO
9
NOTA
9.5
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
10
Análisis de versiones Xbox One y PC.

Diez minutos. Ese es el tiempo que la obra de Moon Studios ha necesitado para hacernos soltar el mando y ponernos a aplaudir entusiasmados frente a nuestro televisor. Puede que no se trate del título más promocionado de Microsoft y que incluso la propia compañía no le haya dado la importancia que realmente se merece, pero tras haber viajado por el bosque de Nibel os podemos asegurar que se trata de una aventura irrepetible que os cautivará desde el principio hasta el final.

Una maravillosa fábula

La historia de Ori and the Blind Forest nos cuenta el viaje de Ori, un pequeño ser hijo del gran árbol espiritual, quien tiene la misión de devolver la luz al bosque restaurando los tres elementos antes de que se produzca una gran tragedia, una tarea que como podréis imaginar no será nada sencilla. El guion es muy sencillo, pero su narrativa es tan buena y se integra tan bien con las secciones jugables (vídeos como tal solo hay seis, y uno de ellos son los créditos) que conseguirá hacernos creer que realmente estamos viviendo un gran cuento a la altura de algunas de las mejores producciones de Ghibli, algo a lo que también ayudan sus espectaculares valores audiovisuales, de los que hablaremos más adelante.

La facilidad que tiene la trama para emocionar y hacernos empatizar con sus personajes es fascinante, especialmente si tenemos en cuenta que el juego no tiene diálogos, como mucho una voz en off en un idioma inventado diciendo alguna que otra frase para darle más fuerza a la escena que estemos viendo. El amor de una madre, el valor de la amistad, el sacrificio y la responsabilidad de nuestros actos son solo algunos de los temas y valores que aquí se tratan casi sin mediar palabra, llegando a transmitir mucho más que multitud de películas y juegos.

PUBLICIDAD

Entrando ya en lo que es su jugabilidad propiamente dicha, decir que estamos ante un Metroidvania de corte clásico con mucha acción, plataformas y puzles. Por lo tanto, nos encontraremos con un gigantesco mapa en el que todas las zonas están conectadas de una forma u otra. Como suele ocurrir, estas no estarán accesibles desde el principio y nos tocará encontrar primero determinados poderes (por lo general son bastante genéricos, como el de Doble Salto o Escalada, pero otros como el de Golpe nos han enamorado por todas las posibilidades que nos ofrecen) para poder llegar a ellas, aunque el "backtracking" no es tan acusado como en otros títulos del género, quedando este relegado principalmente a la búsqueda de secretos.

Ori tendrá que superar todo tipo de peligros para salvar al bosque antes de que sea demasiado tarde.
Ori tendrá que superar todo tipo de peligros para salvar al bosque antes de que sea demasiado tarde.

Si hay algo que llama la atención del juego una vez coges el mando, es la increíble precisión de sus controles. Un buen plataformas necesita tener buenos controles para ser divertido y que el jugador sienta que si muere ha sido por su culpa y no por algo ajeno a él, como puede ser una respuesta torpe y engorrosa del personaje. Pero en este caso no es que sean buenos, es que son simplemente perfectos. Ori responde a todas nuestras órdenes con una precisión milimétrica, la misma que necesitaremos para superar las secciones más difíciles de la aventura, porque si hay algo que os podemos asegurar, es que vais a morir, y no pocas veces precisamente.

El juego es desafiante, que no imposible, y considerando la gigantesca cantidad de peligros y obstáculos que hay capaces de matarnos de un solo golpe (aunque todos ellos son evitables si tenemos buenos reflejos, por lo que no hay muertes "gratuitas" de ensayo y error que suban la dificultad artificialmente), veréis al pobre Ori morir de multitud de formas distintas antes de que pueda completar su misión. Eso sí, esto en vez de frustrar y desanimar consigue justo el efecto contrario, que nos piquemos para volverlo a intentar una y otra vez, ya que cada muerte será solo culpa nuestra y de nadie más, de forma que siempre querremos superarnos a nosotros mismos (algo a lo que todo juego debería de aspirar).

Conseguir nuevos poderes será la clave para avanzar.
Conseguir nuevos poderes será la clave para avanzar.

Precisamente por todo ello, Moon Studios ha implementado un interesante sistema de puntos de control en el que nosotros decidiremos dónde colocarlos. Para ello tendremos que estar en una zona en la que no haya peligro cerca, invertir un punto de energía y esperar a que se recargue la habilidad para utilizarlos. Al principio tendremos que medir muy bien dónde ponerlos, ya que la energía no nos sobrará precisamente (empezamos con muy pocas reservas y la necesitaremos para otras técnicas), aunque más avanzados en la aventura y con determinadas mejoras acabaremos abusando de ellos.

Otro punto que nos ha fascinado es el diseño de los escenarios. Todas las zonas tienen su propia serie de desafíos, lo que le da mucha variedad al juego, pero lo realmente importante es lo bien planteados y construidos que están, combinando de una forma acertadísima plataformas con puzles, ya que aquí la mayoría de las veces no nos bastará con usar un poder para avanzar, sino que necesitaremos pensar cómo usarlo, con qué y casi siempre en combinación con otros.

Cada zona ofrece sus propios desafíos. En esta que veis ahora os tocará jugar con la gravedad.
Cada zona ofrece sus propios desafíos. En esta que veis ahora os tocará jugar con la gravedad.

Y evidentemente todo ello teniendo que demostrar una gran pericia y habilidad con el mando, lo que acaba regalándonos unas secciones plataformeras muy espectaculares y satisfactorias que nos harán sentir como auténticos dioses cuando las superemos. De hecho, aquí nos sentimos obligados a mencionar las increíbles secuencias de final de mazmorra. Son solo tres en todo el juego, pero nos han supuesto algunos de los mejores y más intensos momentos que hemos vivido nunca frente a un plataformas, y eso no es decir precisamente poco en un género con tantos años a sus espaldas y que ha recibido tantísimas joyas.

Además de los poderes, el título trae consigo un sistema de progresión basado en la obtención de puntos de habilidad con la experiencia que recojamos. Estos los podremos invertir en tres árboles distintos, cada uno especializado en una cosa u otra, por lo que tendremos que decidir si queremos potenciar nuestros movimientos ofensivos, conseguir mejoras que nos faciliten la búsqueda de secretos o mejorar nuestra supervivencia.

Si tuviéramos que ponerle alguna pega al juego (algo que nos cuesta muchísimo), nuestra crítica estaría dirigida a la poquísima variedad de enemigos que hay, a lo pobres que son las batallas contra unos pocos "minijefes" (por llamarlos de alguna manera) y a la ausencia de jefes finales como tal, que habrían terminado de poner la guinda a un producto que ya es de por sí intachable.

Kuro será nuestra gran enemiga. Mucho cuidado con ella cada vez que aparezca.
Kuro será nuestra gran enemiga. Mucho cuidado con ella cada vez que aparezca.

En cuanto a la duración, a nosotros nos ha llevado cinco horas y media exactas de reloj llegar hasta los títulos de crédito, con 202 muertes y el 90% del juego completado. Para incentivar sus valores rejugables, además de conseguir el 100%, tenemos unos logros muy bien pensados, con algunos tan demenciales como pasarse el juego sin morir ni una sola vez (¿es esto posible?) o no usar ni un solo punto de habilidad y unos marcadores online divididos por categorías que harán las delicias de los más completistas y de los speedrunners (una pista, el título se puede completar en menos de tres horas).

Eso sí, os avisamos que una vez que entréis en la mazmorra final ya no hay vuelta atrás, por lo que os recomendamos conseguir todos los secretos del mapa antes de entrar en ella si queréis obtener el 100% en vuestra primera partida. De hecho, cuando completéis el juego ese archivo de guardado quedará inutilizado y tendréis que empezar una nueva (algo que estamos seguros que haréis igualmente, ya que el título es tan bueno que se presta como mínimo a una segunda vuelta, aunque un modo difícil o algo parecido no habría estado de más).

Arte en movimiento

Probablemente no necesitaréis que os comentemos nada sobre el apartado gráfico del juego, ya que las imágenes y vídeos que acompañan este análisis hablan por sí mismos. Además todo lo que podamos decir sobre su diseño artístico no le haría justicia a la verdad, así que vamos a ser lo más rotundos que podamos: Ori and the Blind Forest es probablemente el juego más bonito y bello que hemos visto nunca. Tanto que nos ha costado sudor y sangre no quedarnos parados a cada pequeño paso que dábamos para no quedarnos embobados mirando todo lo que veíamos en pantalla, desde los personajes hasta los escenarios.

Pocos juegos pueden rivalizar con la belleza de esta aventura.
Pocos juegos pueden rivalizar con la belleza de esta aventura.

Se trata de un título que es una auténtica delicia para la vista. Si juegos como Rayman Legends ya nos parecieron que eran como ver una obra de arte en movimiento, en este caso vamos a tener que inventarnos una nueva descripción, ya que lo lleva todo a un nuevo nivel nunca antes visto. Lo único negativo es que en Xbox One hemos detectado unos pequeñísimos y muy puntuales tirones en la tasa de imágenes por segundo, aunque como decimos, ocurren muy de vez en cuando y nunca llegan a entorpecer la experiencia.

Para rematar, la obra de Moon Studios también consigue sobresalir en su apartado de audio, con una banda sonora que es pura magia y que ambienta de maravilla todo lo que vivimos, desde melodías pausadas para los momentos de exploración hasta otras mucho más movidas e incluso épicas para las situaciones más tensas. Destacar su espectacular tema principal, ya que es imposible cansarse de él, y eso que el título reutiliza sus notas constantemente (aunque siempre modificándolo lo suficiente para crear composiciones nuevas). Los efectos de sonido tampoco se quedan atrás, destacando por su buena calidad y variedad, y el doblaje haciendo uso de un idioma inventado muy propio de la época de los juegos de Nintendo 64 ha sido un detalle que nos ha encantado.

Conclusiones

El bosque aguarda.
El bosque aguarda.

Cerrad las persianas de vuestra habitación, subid el volumen todo lo que podáis y preparaos para sumergiros de lleno en una de las mejores experiencias que nos ha ofrecido el mundo de los videojuegos en los últimos treinta años. Ori and the Blind Forest no es solo una obra de arte en movimiento, también es un juegazo de pleno derecho, con unos controles perfectos, un diseño de niveles espectacular, una narrativa exquisita, y unas mecánicas muy inteligentes que, sin revolucionar el género, lo llevan a otro nivel. Ori ha llegado para quedarse y convertirse en un nuevo referente. Sin duda, una maravillosa experiencia que ha renovado, una vez más, nuestra pasión por este fascinante hobby. No os lo perdáis.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Xbox One y PC

Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
PEGI +7
Plataformas:
Xbox One PC
Cancelado en X360

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
9.5
  • Fecha de lanzamiento: 11/3/2015
  • Desarrollo: Moon Studios
  • Producción: Microsoft Studios
  • Distribución: Xbox Live
  • Precio: 19,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: No
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
9.32

PUNTÚA
Ori and the Blind Forest para Xbox One

73 votos
#12 en el ranking de Xbox One.
#30 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9.5
  • Fecha de lanzamiento: 11/3/2015
  • Desarrollo: Moon Studios
  • Producción: Microsoft Studios
  • Distribución: Xbox Live
  • Precio: 19,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: No
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.91

PUNTÚA
Ori and the Blind Forest para Ordenador

36 votos
Flecha subir