Análisis de The Wonderful 101 (Wii U)

Hideki Kamiya y Platinum Games nos traen uno de los mejores y más peculiares juegos de acción del año.
The Wonderful 101
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8.5
NOTA
8.7
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión Wii U.

Hideki Kamiya es todo un gurú en esto de los videojuegos. Dirigió Resident Evil 2, Devil May Cry y Bayonetta, pilares de la industria japonesa en cada generación de consolas y auténticos referentes para crítica y público. No es de extrañar que como co-fundador de Platinum Games, cualquier anuncio de la compañía reciba la atención de una parte importante del sector, y es que no es para menos. La secuela de Bayonetta es actualmente el proyecto más importante que tienen en ciernes. Es exclusivo de Wii U, y por lo visto y jugado no va a desmerecer en nada al original, pero como el propio Kamiya ha declarado: todavía queda algo pendiente.

Se refiere, evidentemente, a The Wonderful 101, el título que anteriormente fue conocido como Project P-100 y al que hemos tenido el placer de jugar en profundidad. Pertenece, de nuevo, al género favorito de Platinum: los hack’n slash, pero tiene un disfraz confuso, que podríamos catalogar como una fusión entre Pikmin y Viewtiful Joe. Como decimos, son solo apariencias, porque este juego de aspecto simpaticón esconde unas mecánicas tan profundas como las de sus hermanos mayores, y explota su peculiar apartado artístico con decenas de chistes y referencias de marcado sabor nipón.

Quizás Kamiya tenía algo de razón con aquello de que este proyecto no ha recibido la atención suficiente. Parte de la culpa la tuvo su presentación durante el E3 de 2012, donde ni mucho menos fue uno de los anuncios principales. Además, el goteo de información que hemos recibido se ha espaciado demasiado en el tiempo, y hasta hace bien poco la obra no ha ido cogiendo forma para los jugadores. De todas maneras, a veces simplemente hay que confiar, y esto es lo que se suele hacer con Platinum. De hecho son uno de los pocos bastiones que quedan en la industria japonesa del videojuego, creando títulos únicos e inimitables.

PUBLICIDAD

Con The Wonderful 101 quieren marcarse todo un homenaje al género Tokusatsu, ese al que pertenecen obras como Godzilla y series Sentai como Ultraman o Kamen Rider, y aunque es todo un hueso duro de roer durante sus primeros compases (donde no faltan esas muertes por "falta de información"), ha acabado fascinándonos. Los colores chillones y las estridencias en su presentación conseguirán confundirnos a las primeras de cambio: aspecto infantil, muñecos super deformed y unas conversaciones dignas de la comedia más rancia. Este envoltorio esconde un juego frenético y desafiante, que aparca esas presuntas ínfulas y se acerca a todo un Alien Soldier. Es más Bayonetta de lo que parece en un principio, y las similitudes con el juego de Treasure vienen dadas por un desarrollo que llega a convertirse en todo un Boss Rush. Pero vamos a desglosar todo lo que nos ofrece y a tratar de explicaros por qué nos ha gustado tanto.

Cielos azules, superhéroes e invasores

La historia de The Wonderful 101 sigue el patrón que marca su estética. Es un homenaje (o parodia, según cómo se mire) a las series japonesas de los años 70 y 80, donde un individuo tenía la capacidad de colocarse unas mallas y salvar a la humanidad de criaturas del tamaño de un rascacielos. De hecho, la introducción nos pone en ese preciso momento donde se requiere nuestra actuación. Will Wedgewood es un profesor de primaria que ve cómo unas naves alienígenas destrozan el autobús que lleva a él y a sus alumnos al colegio. Alertado por las explosiones, decide enseñar un medallón con la letra W grabada para invocar sus poderes. En tan solo tres mil millonésimas de segundo (literal) consigue olvidar la personalidad de profesor aplicado para convertirse en Wonder Rojo, un superhéroe que tratará de hacer frente a las naves enemigas.

Así empieza el juego y de la misma manera sigue hasta el final. Hay giros, traiciones y demás sorpresas, pero nunca se pretende llegar al corazón del jugador. Siempre aparece un narrador demasiado exaltado, una canción ridícula o un resbalón oportuno para quitarle hierro al momento, por lo que lo vamos a tener difícil para sentir empatía por los protagonistas. Platinum quiere un contexto lo suficientemente absurdo para poder desplegar toda la artillería que piden sus mecánicas, y como podremos comprobar durante los primeros compases, lo consigue sin problemas. Porque la clave, como en todos los juegos de la compañía, no está en su presentación o en el aspecto técnico (aunque aquí han realizado un trabajo estupendo). Donde Wonderful se luce es en el apartado jugable, por singular y sobre todo por funcionar tan bien cuando se consigue dominar.

Empecemos por la excusa para pelear. Enseguida nos daremos cuenta de que la amenaza enemiga (llamada Geathjerk, hagan sus juegos de palabras…) es demasiado poderosa, y por lo tanto necesitaremos ayuda. Pero como reza el título, no solo hay un Wonder, sino 101, reservando el último número para nosotros, los principales artífices del éxito o fracaso de la misión. No tardaremos en cruzarnos con más personajes, donde solo los bautizados por colores tienen protagonismo en la historia. Estos, además, tienen un marcado carácter que determina el curso de las conversaciones. Por ejemplo, Red y Blue mantienen una relación tensa que mezcla respeto y envidia. Green es un chaval francés de aspecto rechoncho objeto de todas las burlas, Pink una chica de armas tomar y Yellow un forzudo ruso bastante tímido. Los dos últimos, White y Black, son respectivamente un misterioso ninja obsesionado con el honor y un joven hindú viciado a los juegos de 8 bits.

Debemos rescatar al resto de héroes a medida que jugamos, y aunque no tengan tanta presencia en la historia, sí cuentan con un aspecto único acorde con el humor de la aventura. Por ejemplo, nos encontraremos con un Wonder Pirata, un Wonder Televisor e incluso con un Wonder Metro (de medir), todos ataviados con un disfraz que evidencia el nombre de cada uno. Aunque no todo son héroes, porque también contamos con la tripulación de la nave Virgin Victory, donde se halla el comandante Laurence Nelson, la piloto Alice MacGregor, el científico James Shirogane y un pequeño robot asistente llamado P-Star. Todos ellos forman parte de Centinels, una asociación que lucha por la paz mundial en un escenario que no es más que una representación libre de la Tierra, con ciudades inventadas y una tecnología mucho más avanzada que la actual. Destaca especialmente el colorido del entorno y la expresividad de todos los personajes, que quieren destacar a base de frases y situaciones hilarantes.

 1

Reminiscencias a Bayonetta

Como veis, la presentación del título es impecable. Crea todo un mundo recurriendo a referencias y homenajes y nos presenta una historia que no es demasiado habitual en un videojuego. Además, se atreve a usar una perspectiva isométrica, otra muestra más de que en Platinum tienen unos estándares creativos únicos. De todas maneras, detrás de esto último hay un motivo: controlamos muchas unidades a la vez y necesitamos espacio para maniobrar. Wonderful de hecho es un juego duro, donde muchas veces morimos por no saber qué hacer. Tiene una curva de aprendizaje bastante compleja, pero como pasaba con el juego de la bruja, con paciencia y buen tempo todo se consigue.

No es nada fácil entender el juego con el mando en la mano, así que intentaremos echar un cable. Para empezar, tenemos dos ataques: uno débil y otro fuerte. Hay un botón de salto, otro para correr más y los gatillos, que se usan para realizar movimientos especiales y poder cambiar la distancia de la cámara. El último movimiento y más importante se reserva para el stick derecho y/o pantalla táctil. Con él activaremos las formas únicas de los personajes, que podrán alternarse en tiempo real siempre que dibujemos la figura correcta. El Wonder Rojo cuenta con un puño gigante (hectomano) con el que golpear duro o abrir cerraduras gigantes, Blue con una espada, Pink con un látigo, etc. La principal diferencia frente a otros juegos del género es que podemos reclutar compañeros para potenciar nuestros ataques. Además de los héroes que encontremos por el escenario, también podremos reclutar civiles como ayudantes temporales, y para hacerlo simplemente debemos trazar una línea que los rodee. Por decirlo de alguna manera, habrá que "abrazarlos" con nuestros hecto-poderes.

Claro, que cada héroe cuente con un ataque único supone que debemos estudiar cuál es el ideal para cada tipo de enemigo, y en ese preciso momento es cuando se muestra el sello de calidad de Platinum, consiguiendo que nos frustremos durante las primeras horas para terminar arrancándonos una sonrisa de satisfacción. Mientras tanto, Wonderful enseña unas cartas sospechosamente parecidas a las de Bayonetta. Existe, por ejemplo, un movimiento llamado Hectoflan que sirve para cubrirnos y otro llamado Hectomuelle que hace de esquiva. También hay tuercas repartidas por el escenario que sirven como dinero para comprar objetos, ataques y potenciadores, y en cada sector se nos va a recompensar con una medalla dependiendo de nuestro rendimiento. Para más inri, el modo entrenamiento lo encontramos en las pantallas de carga, otro detalle que Kamiya ha reciclado intencionadamente.

Todos estos parecidos son para bien y tienen personalidad propia. Aunque las fases se dividan en pequeñas secciones, muchas de ellas no son más que sucesiones de jefes hasta completar la misión, y en alguna que otra cambiamos de género radicalmente para encontrarnos con un shooter sobre raíles, un clon de Mr Driller u otro de Viewpoint. En Wonderful se aprovecha la locura creativa para sorprendernos constantemente, como con los espectaculares Quick Time Events, que suelen aparecer para darle el golpe de gracia al enemigo de turno. Profundizando más en el cambio de personaje, hay momentos en los que debemos estar especialmente ágiles para saber elegir con qué arma atacar y defender. Por ejemplo, existen vehículos enemigos con los que debemos mantener la espada en alto de Wonder Blue para hacer rebotar su rayo, o robots cubiertos por una capa de pinchos que debemos extraer con la ayuda del látigo de Wonder Pink.

 2

Las opciones de ataque y defensa son muy numerosas, y como en otros títulos de Platinum, van evolucionando a medida que conseguimos dinero y puntos de experiencia. Entre fase y fase tenemos una tienda donde poder comprar objetos curativos, algunos que hacen daño extra y nuevos movimientos para nuestros hecto-poderes, limitados por un gráfico en forma de pila que se va agotando. También podremos crear objetos únicos mezclando tres tipos de sustancias y mejorar habilidades que ya hayamos aprendido. Algunas de estas son imprescindibles para poder finalizar fases con buena puntuación, ya que añaden variedad a unos combos que no debemos repetir en exceso. De hecho, para conseguir la medalla de Platino Puro debemos tener en cuenta el tiempo de finalización de la fase, la variedad de ataques y combos usados y los daños recibidos, una tarea reservada para los más hábiles a partir del nivel de dificultad Normal, donde el juego no nos concede ningún respiro.

Además de la combinación de ataques (dos formas únicas a la vez en pantalla) o la mejora de estos (el uso de muchos héroes para hacer una hectoespada más grande, por ejemplo), también podremos usar nuestros poderes únicos para construir puentes, escaleras o un ala delta. Hay momentos en los que el escenario parece un callejón sin salida, y debido a la falta de indicaciones nos tocará improvisar una escapatoria. Ésta suele consistir en un tejado o una plataforma aparentemente inaccesible, que tendremos que alcanzar dibujando una estructura con nuestros héroes. También necesitaremos realizar trabajo en equipo para levantar objetos, entretener al enemigo mandando unidades aliadas encima del mismo o tapar huecos como si fueran plaquetas formando un coágulo. Siempre podremos elegir dibujar la figura que corresponda con la pantalla táctil o con el stick, y dependiendo de la urgencia del movimiento, nos pararemos a mirar el mando o directamente jugaremos a hacer círculos o rectas serpenteantes con el analógico derecho.

 3

Hablando de las posibilidades del GamePad de Wii U, hay unas cuantas secciones donde se presenta el cacareado juego asimétrico. Normalmente son zonas interiores donde debemos encontrar una salida activando un mecanismo o una combinación. Podemos alternar la vista entre el televisor y el mando e incluso unir ambas, pero debido a que el control de la cámara corre a cargo del giroscopio del mando, se nos pueden atragantar más de la cuenta. No son muy numerosas, por suerte, y rompen el ritmo de un juego que quiere y consigue brillar en otros aspectos.

Seguramente los puntos más negros de The Wonderful 101 tienen que ver con las jugarretas que nos hace la cámara. Además de estas "zonas asimétricas" también hay momentos donde podemos morir debido a que no tenemos buenas referencias en los saltos. También pasa algo parecido durante algunos combates, sobre todo si tenemos la mala suerte de quedar atrapados detrás de algún obstáculo. Es el precio a pagar por los numerosos momentos caóticos donde la cámara no tiene más remedio que claudicar, y aunque la perspectiva isométrica funciona en la mayoría de casos, no llega a ser infalible. Es un juego que además vive de tu perspicacia. No acostumbra a avisar de lo que tienes que hacer a continuación, algo que también podrá echar atrás al jugador poco acostumbrado a improvisar. Si no quieres acabar enlazando medallas de plástico tienes que poner los cinco sentidos en el televisor, porque Wonderful no suele perdonar.

El juego más bonito de Platinum

Además de tener un sistema de combate profundo y concienzudo, The Wonderful 101 luce muy bien. Se mueve a 60 gloriosos fotogramas por segundo con algún bajón muy esporádico, y llega a abrumar por la cantidad de efectos de partículas que muestra en pantalla. No es la panacea en lo visual, algo que sobre todo se nota en unos primeros planos bastante pobres, pero en conjunto es todo un lujo para la vista. Lo más destacable es la libertad que tiene para crear situaciones estrambóticas mientras añade enemigos de formas y comportamientos imposibles. Es un festival continuo de explosiones y rayos láser en escenarios que van desde un área metropolitana en un día primaveral a las profundidades de una ciudad enterrada por la lava. Y lo mejor es que todo funciona sin pausa, dejando como descanso una pantalla de carga donde también encontramos acción.

 4

Hay guiños por todas partes, sobre todo en las cinemáticas generadas con el motor del juego, y no nos cansaremos de ver referencias a películas de épocas pasadas, mangas, otros juegos de Platinum y por supuesto de la propia Nintendo. Por ejemplo, uno de los más entrañables lo encontramos cuando conseguimos una hectofusión de muchas unidades con Wonder Green. Normalmente usa una pistola, pero su evolución es el mismísimo Nintendo Scope, un bazuca de plástico muy de moda entre los periféricos para las consolas de 16 bits.

En lo sonoro tenemos por una parte los descacharrantes temas cantados y por otra la melodía principal, una marcha épica de esas tan habituales en el cine de superhéroes. Hay conversaciones por todas partes, donde podemos elegir entre el doblaje original japonés y el inglés, respetando acentos y dejes, como el de un enemigo con muy mal oído y una pronunciación divertida o de nuevo Wonder Green, el francés gordito, bautizado como Jean-Sébastien Renault.

 5

Cabe decir que para nada estamos ante un juego puntero, pero sí se sitúa por encima de la media y desde luego es el mejor trabajo de Platinum, o por lo menos el más regular. Hay defectos aquí y allá, texturas muy pobres, un efecto de agua muy mejorable y demás, pero globalmente va más allá de lo funcional. Lo más importante es que los 60 fotogramas por segundo permiten una fluidez pasmosa, que es justo lo que necesita un juego como éste.

El reto de dominarlo

Le hemos dedicado muchos días y seguimos dándole vueltas para conseguir dominarlo del todo. El modo historia no es excesivamente largo, pero sí nos va a llevar más de 10 horas completarlo. Aun así, vamos a seguir jugando para descubrir áreas secretas, coleccionables y demás excusas para alcanzar las mejores puntuaciones. Y si queremos algo ligeramente distinto contamos con un modo llamado Misiones Wonderful con el que desahogarnos de la manera más arcade.

Este modo está formado por una sala con varios haces de luz repartidos alrededor del centro, donde podemos leer el nombre de distintas rutas: Fácil-A, Fácil-B, Normal-A, etc. En cada una de estas rutas jugaremos 3 fases con la dificultad correspondiente, sin repercusiones para la historia. Contamos de inicio con todos los personajes y poderes, y nuestros aliados aquí van disfrazados con un traje rojo y negro parecido al de la película Los Increíbles. La gran novedad es que dicho modo puede ser jugado en cooperativo hasta 5 jugadores, solo que de manera local, eso sí. Recorreremos escenarios del modo historia luchando contra los enemigos propios de cada fase, dejando una breve pausa para reclutar aliados y recoger objetos y dinero. Aquí solo hay un objetivo que es el de conseguir el mayor número de puntos, tarea nuevamente reservada para los mejores.

 6

Un gran regalo para los usuarios de Wii U

Concluyendo, The Wonderful 101 es uno de esos juegos diferentes que acaban siendo de culto. Es un hack’n slash atípico en un primer encuentro, pero poco a poco se hace familiar gracias a las buenas referencias tomadas de Bayonetta y a su genial puesta en escena. No es especialmente largo, pero como decimos, dominarlo es todo un reto, y a falta de modos de juego tenemos niveles de dificultad y el sistema de medallas, para poder medir nuestra destreza.

Poco a poco el catálogo de Wii U va tomando forma, y aunque a Kamiya le haya fastidiado en cierto modo que su juego no haya recibido tanta atención como otros, puede estar tranquilo, porque nosotros lo hemos sabido disfrutar. Es cierto que también hemos rabiado más de una vez por culpa de su dificultad y por lo áspero que puede llegar a ser, pero la alegría que desborda nos ha empujado a jugar más y más, hasta acabar haciendo malabares con los enemigos.

 7

No es el típico vende consolas, pero sí es un complemento de lujo de los que hacen catálogo. Tampoco estamos acostumbrados a ver obras de este tipo, pero como siempre, Platinum Games viene a demostrar una vez más que los desarrolladores japoneses tienen todavía algo que decir. Así que, aunque despiste por su apariencia, todo aquel amante de los juegos de acción tiene aquí un imprescindible. Míralo sin prejuicios y dedícale todo el tiempo necesario, porque ser el Wonderful número 101 no es fácil, pero sí muy placentero.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Iron Harvest - Análisis
Iron Harvest - Análisis
Análisis
2021-10-27 10:59:00
El interesante juego de estrategia en tiempo real se adapta a pad y lleva el mundo de 1920+ con sus expansiones a consolas.
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Análisis
2021-10-25 15:00:00
Star-Lord, Gamora, Rocket, Drax y Groot protagonizan una nueva y divertida aventura capaz de sobreponerse a sus limitaciones y carencias para hacernos pasar unas horas estupendas junto a nuestra consola o PC.
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Análisis
2021-10-25 15:00:00
Star-Lord, Gamora, Rocket, Drax y Groot protagonizan una nueva y divertida aventura capaz de sobreponerse a sus limitaciones y carencias para hacernos pasar unas horas estupendas junto a nuestra consola o PC.
Age of Empires 4 - Análisis
Age of Empires 4 - Análisis
Análisis
2021-10-25 09:03:00
Después de muchos años de espera Age of Empires vuelve y analizamos su última entrega que actualiza la propuesta jugable para ofrecernos un título más que notable.
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Análisis
2021-10-23 15:40:00
Olvídate de mandos y de las guitarras de plástico, y prepárate para fliparte una vez más fingiendo ser una estrella del rock.
Echo Generation - Análisis
Echo Generation - Análisis
Análisis
2021-10-22 10:07:00
Echo Generation tira de nostalgia noventera para ofrecernos una aventura de misterio al estilo Stranger Things pero con estética de juguete y combate por turnos.
PEGI +12
Plataformas:
Wii U

Ficha técnica de la versión Wii U

ANÁLISIS
8.7
  • Fecha de lanzamiento: 23/8/2013
  • Desarrollo: Platinum Games
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 47,95 €
  • Jugadores: 1-5
  • Formato: Wii U Optical Disc
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés/Japonés
  • Online: No
COMUNIDAD
8.58

PUNTÚA
The Wonderful 101 para Wii U

105 votos
#28 en el ranking de Wii U.
Flecha subir