Análisis de Little Orpheus, épica cómica estrellada de The Chinese Room (Switch, Xbox Series X/S, PS5, PS4, Xbox One, iPhone)

The Chinese Room, creadores de Dear Esther, vuelven con una aventura cómica en perspectiva lateral que se queda muy lejos de sus mejores trabajos.
Little Orpheus
·
Actualizado: 11:34 1/3/2022
Análisis de versiones Switch, Xbox Series X/S, PS5, PS4, Xbox One, iPhone.

Si por algo conocemos a The Chinese Room es por su pionero trabajo en el walking simulator, un género del que sentaron las bases con el lanzamiento de la primera versión de Dear Esther en 2007. Con el paso de los años se fueron sintiendo cómodos en esa manera de diseñar videojuegos, como queda patente en obras posteriores como Amnesia: A Machine for Pigs o Everybody's Gone to the Rapture, pero tras un impás en 2017 al que le sucedió la adquisición por parte de Sumo Digital decidieron apostar por otro proyecto menos relacionado con la exploración narrativa en primera persona.

Así nació Little Orpheus, un videojuego de aventuras en scroll lateral escrito por Dan Pinchbeck, autor original de Dear Esther, aunque bajo la dirección de diseño de Matthew Duff, quien había trabajado anteriormente como diseñador principal de los tres títulos que componen la colección Assassin's Creed Chronicles, además de en otros proyectos. Este nuevo juego de The Chinese Room no sólo supone un cambio de estilo para el estudio británico, sino que también se ideó como una declaración de intenciones para el futuro del equipo, y como tal se publicó en iOS, exclusivamente a través de Apple Arcade, hace un par de años. Ahora llega a consolas y ordenadores, bajo la edición de Secret Mode, ampliando la accesibilidad de un proyecto intrínsecamente relacionado con el servicio de juego por suscripción de iOS.

Narrativa duplicada

La premisa narrativa de la que parte Litte Orpheus es especialmente atractiva: en plena Guerra Fría, la Unión Soviética mandó a un donnadie al centro de la Tierra a través de un volcán extinto de un rincón remoto de Siberia, una misión que se saldó con la desaparición de este explorador y de la valiosa cápsula que conducía, accionada con una bomba atómica también perdida, y que da nombre al juego. Tres años después de aquel incidente, Ivan Ivanovich, protagonista al que controlamos en el juego, reaparece excusándose con una disparatada historia en la que menciona selvas tropicales, ciudades perdidas, civilizaciones ocultas y dinosaurios gigantes.

PUBLICIDAD

Cada uno de los nueve episodios en los que se divide el juego representa un momento diferente del viaje de Ivanovich al centro de la Tierra. Nosotros controlamos a este destartalado explorador mientras su voz en off cuenta lo que ocurre a un severo general del ejército que no cree ni media palabra de su relato. Así la narración transcurre en dos caras: la que jugamos, con un diseño algo simple y clásico, y la que oímos, con una destacable interpretación de Gunnar Cauthery como el personaje protagonista y Paul Herzberg como el rudo interrogador. Aquí cabe señalar que el juego llega sólo con voces en inglés, aunque con una traducción española no demasiado buena e implementada de una manera algo torpe con subtítulos en la parte superior de la pantalla.

Mientras jugamos se oye la declaración de Ivan Ivanovich, protagonista que narra lo que va sucediendo en los niveles.
Mientras jugamos se oye la declaración de Ivan Ivanovich, protagonista que narra lo que va sucediendo en los niveles.

En la primera cara, la que jugamos, nos encontramos con una obra de diseño simple, muy marcado por su naturaleza móvil: apenas podemos desplazarnos de derecha a izquierda, saltar, agacharnos e interactuar con elementos concretos. Lo que en otras obras basta para ofrecer una experiencia sorprendente (pensamos en Inside, por ejemplo) aquí se convierte en una manera poco estimulante de transmitir una épica cómica ambientada en un mundo subterráneo de fantasía. Activar palancas, saltar entre cuerdas, mover cajas… Todo lo que hacemos está tan visto que choca frontalmente con la idea de contar esa exuberante aventura de descubrimiento sobrecogedor. Ni el diseño de niveles es especialmente bueno ni sus puzles están pensados con originalidad, y a eso hay que sumarle una pobre respuesta de los controles, especialmente toscos tanto en el plataformeo como en la interacción con las piezas de los rompecabezas.

Se entiende que la sencillez de su diseño está relacionada con la pretensión de publicar una obra accesible, válida para que cualquier suscriptor de Apple Arcade pudiera jugarla en su dispositivo iOS sin necesidad de amplia experiencia con el videojuego. Puede que ese objetivo se cumpla, pero quienes sí estemos acostumbrados a este tipo de obras vamos a notar cierto tedio en algunas secciones, fruto de los lugares comunes en los que cae su diseño. Ni siquiera las situaciones especiales, cuya intención es brindar momentos emocionantes que rompan el sosegado ritmo del juego, cumplen con su función debido a la rigidez de su estructura.

Plataformas, puzles y secciones de sigilo muy básico. Eso es todo lo que vamos a encontrar en 'Little Orpheus'.
Plataformas, puzles y secciones de sigilo muy básico. Eso es todo lo que vamos a encontrar en 'Little Orpheus'.

En la segunda cara, la narración en off que escuchamos durante la aventura, percibimos también que es una herramienta muy poco aprovechada en el conjunto. Pese a una buena interpretación (que no se libra de caer en ciertos estereotipos rusos ya algo desfasados), los diálogos entre los únicos dos personajes que hablan se presenta como una superposición a lo que ocurre en pantalla, dando algo de ritmo al juego pero sin llegar a un ejercicio tan brillante como el de obras de la talla de Bastion o The Stanley Parable, pero también de otros títulos menos aclamados como Immortals Fenyx Rising. No es que tenga que alcanzar ese nivel obligatoriamente, pero mirándolo de lejos se percibe cierta desconexión entre lo que ocurre y lo que se comenta en las conversaciones, dando como resultado una experiencia algo coja en este sentido.

Poco carisma audiovisual, excepto en la banda sonora

Tampoco podemos dejar de percibir como desaprovechada la dirección artística de Little Orpheus, un juego que según sus propios autores está inspirado en la técnica Dynamax utilizada en películas clásicas como Flash Gordon o Simbad y la princesa. Esta influencia se nota de una forma muy somera, quedando lejos de ser un juego que de verdad consiga evocar la magia de aquellos primitivos efectos especiales del cine: hay monstruos gigantes, efectos de iluminación y animaciones cómicas, pero todo carente de toque artesanal ni imperfecciones, como la reconocible discordancia de frames, desvelando falta valentía para acercarse a aquella singular estética.

Aunque no termine de recordar al estilo que supuestamente le sirve de influencia, el nuevo juego de The Chinese Room sí encuentra una dirección artística más o menos carismática al representar a su manera lugares comunes que hemos visto en muchas otras producciones: selvas misteriosas, ciudades ancestrales, fondos marinos, cuevas glaciares… Todo con un aspecto plasticoso que utiliza el color (y una exagerada aberración cromática que por suerte se puede desactivar) para dar variedad a un diseño de niveles que, en estructura, es prácticamente idéntico en las alrededor de tres horas que dura el juego.

Las mejores animaciones se reservan para las cinemáticas, dejando al resto del juego con un abanico poco variado de movimientos algo tosco.
Las mejores animaciones se reservan para las cinemáticas, dejando al resto del juego con un abanico poco variado de movimientos algo tosco.

Hay otro plano de su estética visual, todo lo que respecta al arte de menús, logos y cinemáticas, que sí está bastante mejor llevado con una parodia, desacertada a veces, del estilo soviético. Por desgracia, esto carece de relevancia en el conjunto, que ofrece un carácter mucho más genérico de lo que podríamos esperar.

Su estética, que puede gustar más o menos, se ve también lastrada por su naturaleza de juego móvil; al menos la versión de Nintendo Switch, que parece ser un port directo de la de iOS, deja entrever unas carencias impropias en un proyecto de estas características, sobre todo en la baja resolución de las texturas y los fondos, así como en la baja calidad en la que se ven todos los elementos del juego. La híbrida da para más, por lo que no es una versión que recomendaríamos en caso de que queráis jugarlo; no hemos podido probar su adaptación a PC, aunque según los propios autores se trata de una "remasterización" con "texturas en alta resolución, nuevos movimientos y animaciones, gráficos y efectos de iluminación mejorados" que no están presentes en Switch.

Sí queremos destacar la magnífica banda sonora de Little Orpheus, obra de la compositora Jessica Curry que, como en anteriores videojuegos de The Chinese Room, sabe captar a la perfección el tono de la aventura temas con notas simpáticas para reforzar la comicidad de la trama, pero que también saben ser evocadores y épicos cuando hace falta. Es un fantástico trabajo con el que sí podemos trazar líneas de influencia directa con el cine, colocándose muy por encima del pobre resultado final del videojuego en sí.

Conclusiones

A rasgos generales, Little Orpheus es una aventura sencillita, de puzles y plataformas, que no destaca ni por ser excesivamente brillante ni por tener unos fallos garrafales, más allá de una respuesta algo tosca de sus controles. Se hace raro hablar así de un videojuego de The Chinese Room, cuya producción siempre ha buscado sorprender a base de explorar los límites del medio, dando lugar a obras rompedoras que incluso han supuesto la creación de nuevos géneros. No le pedimos de nuevo un movimiento de esa magnitud, por supuesto, pero eso no quita que este proyecto dé la impresión de ser mucho más vago y menos valiente de la cuenta, ya no sólo en perspectiva a la situación actual del medio, sino también a sus propias pretensiones: ¿dónde está la influencia de Dynamax? ¿Dónde queda la emoción de un disparatado viaje al centro de la Tierra? Lo único que podemos destacar es su banda sonora, su simpática dirección artística (mal llevada en lo técnico, eso sí) y la interpretación de sus actores de doblaje, tres aspectos que no salvan a un juego que pasa sin pena ni gloria.

Hemos realizado este análisis en Nintendo Switch con un código proporcionado por The Chinese Room.

Manu Delgado
Redactor

NOTA

6
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Aventura sencilla, con puzles y plataformas muy básicos.
Una fantástica banda sonora compuesta por Jessica Curry.
Buena interpretación de los actores de voz.

Puntos negativos

Diseño y estructura clásica, aporta muy poco.
Apartado técnico muy pobre en Switch.
Su corta duración se hace larga por culpa de la repetitividad.

En resumen

Sencilla, básica y clásica. La aventura de Little Orpheus se estrella en su intento de convertirse en el proyecto más ambicioso de The Chinese Room.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch, Xbox Series X/S, PS5, PS4, Xbox One y iPhone

F1 22 - Análisis
F1 22 - Análisis
Análisis
2022-06-30 12:12:00
Análisis de F1 22, la nueva entrega del ‘simcade’ de conducción de Codemasters y EA que sabe traernos mejor que nunca la sensación de pilotar un F1… aunque pierde algo de contenido por el camino.
DNF Duel - Análisis
DNF Duel - Análisis
Análisis
2022-06-28 09:00:00
DNF da el salto a la lucha con los creadores de Guilty Gear en un juego accesible para novatos.
Blade Runner: Enhanced Edition - Análisis
Blade Runner: Enhanced Edition - Análisis
Análisis
2022-06-27 09:23:00
La aventura gráfica Blade Runner vuelve más de 20 años después con una supuesta versión mejorada que en la mayoría de aspectos da un paso atrás.
Sonic Origins - Análisis
Sonic Origins - Análisis
Análisis
2022-06-23 15:01:00
Sega recupera los mejores juegos de su icónica mascota con un notable recopilatorio repleto de extras.
Género/s: Aventura / Plataformas
PEGI +3
Plataformas:
Switch iPhone Xbox Series X/S
PS5 PS4 Xbox One
También en: PC

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: Año 2022
  • Desarrollo: The Chinese Room
  • Producción: Secret Mode
  • Distribución: eShop
  • Precio: 12,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
0
siguen este juego

Ficha técnica de la versión iPhone

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: 12/6/2020
  • Desarrollo: The Chinese Room
  • Producción: Sumo Digital
  • Distribución: App Store
  • Precio: Apple Arcade
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: -
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Little Orpheus para iPhone

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox Series X/S

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: Año 2022
  • Desarrollo: The Chinese Room
  • Producción: Secret Mode
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
0
siguen este juego

Ficha técnica de la versión PS5

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: Año 2022
  • Desarrollo: The Chinese Room
  • Producción: Secret Mode
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
0
siguen este juego

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: Año 2022
  • Desarrollo: The Chinese Room
  • Producción: Secret Mode
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
0
siguen este juego

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: Año 2022
  • Desarrollo: The Chinese Room
  • Producción: Secret Mode
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
0
siguen este juego

Flecha subir