Análisis de Killzone: Shadow Fall (PS4)

Killzone renueva su jugabilidad con una nueva entrega que impacta visualmente y ejerce de gran exclusiva del lanzamiento de PS4.
Killzone: Shadow Fall
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
8
NOTA
8.1
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión PS4.

Killzone llega a PlayStation 4 como el gran título exclusivo de la nueva máquina de Sony y embajador de su potencia visual, cumpliendo con el papel que le dieron el pasado 20 de febrero, hace ya nueve meses, cuando la consola se anunció en todo el mundo con lo nuevo de Guerrilla Games como abanderado. Con el retraso de DriveClub, se convierte en el único gran reclamo del catálogo de PS4 estas Navidades, un papel que cumple, pero sin ser una obra maestra. Tiene unos preciosos gráficos, cambios en la jugabilidad que lo hacen más variado y un buen modo online, pero se queda lejos del impacto que causó Killzone 2 en 2009, cuando fue uno de los primeros títulos en exprimir verdaderamente la potencia de PS3, casi cuatro años después de aquella polémica presentación del E3.

Una ciudad partida en dos

La historia de Shadow Fall nos sitúa después de los sucesos de Killzone 3, con el planeta Helghan definitivamente arrasado y la amenaza de esta nueva especie humana aparentemente terminada. Como gesto humanitario tras matar a mil millones de Helghan, la ISA (Alianza Estratégica Interplanetaria) decide otorgar a los supervivientes un espacio donde vivir, que no es otro que medio planeta Vekta, precisamente el que atacaron en el primer Killzone.

Lejos de estar bajos de ánimos tras la derrota, los Helghast toman el control de su mitad de manera brutal, poniendo en graves dificultades a los rezagados en pasar a la otra parte de la ciudad, creando un clima de tensión que en la siguiente década evolucionará hacia una especie de guerra fría entre las dos mitades del planeta: La limpia y luminosa humana, desconfiada hacia los Helghast y bastante descontenta por tenerlos como vecinos, y la poblada por los Helghan, que son maniqueamente malvados, no respetan el medio ambiente y obviamente quieren vengarse por sus derrotas de los tres Killzone anteriores.

PUBLICIDAD

El título nos familiariza con esta situación con unos curiosos primeros momentos del juego en el aprendemos los controles mientras conocemos a nuestro protagonista y su historia personal, pero hay que decir que no hace demasiado para transmitir el trasfondo a los jugadores. Quienes hayan jugado a anteriores Killzone y seguido el desarrollo de este Shadow Fall durante los últimos meses entenderán bien lo que sucede y cuál es la situación. Como si los desarrolladores asumiesen que todo el mundo es así, quienes no lo hayan hecho se encontrarán bastante perdidos al principio del juego, sin saber bien contra quién luchan, dónde y por qué. En cualquier caso, los vistosos gráficos, la acción y la tecnología futurista hacen que la historia pase a un segundo plano pronto, mientras intentamos matar a todo lo que tenga ojos brillantes sin provocar una guerra abierta entre las dos mitades de la ciudad.

El búho nos acompaña y nos ayuda

Killzone Shadow Fall es un shooter todavía más futurista que los Killzone anteriores. Han pasado unos treinta años desde los sucesos del tercero, y el armamento que ahora tenemos a nuestra disposición es todavía más moderno. Como de costumbre, a lo largo del juego iremos tocando todo el diferente repertorio de armas, habiendo una gran diferencia entre las Helghast, más toscas y directas, y las de la ISA con un diseño más elegante. Sin embargo, lo que marca la diferencia en Shadow Fall es el uso del Búho (OWL en la versión inglesa, unas siglas que significan búho), una especie de robot flotante que nos acompaña en todo momento desde los primeros compases del juego, y que se controla usando el botón L1 y el panel táctil del mando. Deslizando el dedo sobre él elegiremos los diferentes modos de acción del búho, usándolo como tirolina, aturdir a los enemigos, atacarles o usarlo de escudo.

Este añadido es arriesgado, ya que no es opcional. Este robot es necesario para muchas acciones del juego, como deslizarnos en tirolina entre lugares desconectados o desactivar alarmas, y Shadow Fall precisamente nos recuerda que lo tenemos a nuestra disposición con ellas, ya que de lo contrario sería posible que nos olvidásemos de él. Y sería una lástima, y también una desventaja, ya que muchas veces nos salvará de un aprieto, sobre todo porque los escenarios tienen parte bastantes abiertas y es fácil que salgan varios Helghast desde direcciones diferentes y nos acorralen. Enviando el búho a atacar ganaremos unos momentos de respiro vitales para controlar un poco la situación y buscar un sitio desde el que poder guerrear con tranquilidad. También nos revivirá si nos quedan packs de adrenalina y no los hemos usado todos para entrar en un modo de tiempo bala. Finalmente, contamos con una nueva habilidad para detectar enemigos, objetos y peligros: manteniendo pulsado derecha en la cruceta digital usaremos una sonda que escaneará todo lo que esté cerca; abusar de ella hará que nos descubran. La inteligencia artificial de los enemigos es quizás el punto flaco del conjunto, el reto muchas veces estará en que hay muchos Helghast y no en qué supongan un gran reto en los tiroteos. Disparan y aciertan, y los francotiradores son muy peligrosos, pero no hacen grandes esfuerzos por sobrevivir y cubrirse, ni se comportan inteligentemente como grupo. Los escenarios están llenos de objetos y partes interactivas que aprovechar para acabar con ellos, quizás en exceso.

Niveles abiertos y bien diseñados

Lo que es la gran novedad jugable, el búho, al mismo tiempo es el aspecto que menos puede gustar a algunos. Es muy positivo que Killzone intente diferenciarse del resto de juegos de acción en primera persona intentando aportar este toque táctico que el jugador tendrá que aprender a aprovechar, pero algunos de sus usos resultan forzados y al final no se aprovecha tan bien. Si el hacer los escenarios más abiertos contribuye a que la sensación de libertad sea mayor, el búho la encorseta un poco.

 1

De hecho, muchas veces su modo de ataque, más que ser efectivo al matar enemigos, lo es al indicarnos su presencia. En cualquier caso, los escenarios abiertos son un gran acierto.Representan un soplo de aire fresco en el género de los shooters, después de los últimos cinco años completamente lineales y siguiendo un guión predefinido. En Killzone podemos hacer algunas cosas en el orden que queramos, y los escenarios son amplios. La historia se hila correctamente dependiendo de qué hagamos primero, y la sensación es de mayor libertad. Nos ha recordado un poco a Goldeneye 007, y eso siempre es bueno.

La contrapartida es que la aventura principal tiene bastantes altibajos en el diseño de niveles, aunque intentan hacerlos bastante variados, con partes de sigilo e incluso pequeños puzles, y una forma de narrar la historia un poco rara, excesivamente directa y que no logra enganchar del todo al jugador. La historia da saltos entre misión y misión sin que nos cuenten demasiado las consecuencias de lo que hemos hecho y por qué vamos a hacer lo siguiente, y la sensación general es que los mayores fans de Killzone disfrutarán y lo entenderán todo, pero a los que no estén tan familiarizados con la saga les dará un poco igual.

Un multijugador muy interesante, con más cambios en las clases

El título vuelve a contar con un divertido modo multijugador para alargar la duración del juego, que en esta ocasión reduce el número de clases a tres (escolta, asalto y apoyo), pero las hace más diferentes entre sí, cambiando la forma de jugar y haciendo que las habilidades tengan mucha importancia y su uso se relacione más con el resto de jugadores. Cada una de las tres clases tiene una habilidad principal y otra secundaria, a elegir entre tres en el caso de asalto y escolta, y cinco en el de apoyo.

La clase de asalto es por así decirlo la normal, contando con un arma principal potente y la posibilidad de poder generar un escudo a través del cual disparar, pudiendo elegir entre un subidón de velocidad, una explosión aturdidora que afecta a los enemigos que tenemos alrededor, y un dron de ataque que nos acompañará. La de apoyo cuenta con bastante potencia de fuego también, con escopetas para solucionar rápidamente enfrentamientos cercanos, pero sus habilidades son sobre todo útiles. Como habilidad principal, podemos generar un dron de regeneración que reviva a nuestros compañeros recién caídos. Como secundarias podemos elegir entre una baliza regeneración que nuestros compañeros de equipo pueden aprovechar para unirse antes al fragor de la batalla (dándonos puntos extra), un dron de soporte aéreo más potente y versátil que el de la clase asalto, una torreta para colocar en el mapa, una caja de suministros que nuestros compañeros pueden aprovechar y una habilidad de teleportación muy útil para asistir a compañeros caídos.

Finalmente, la clase escolta es experta en rifles de francotirador y su gran habilidad es la posibilidad de camuflarse, como los enemigos del juego. Como secundaria podemos usar un eco táctico que se comunica al resto de compañeros de equipo, haciendo que puedan ver enemigos cercanos, incluso si están camuflados; un dron de aturdir, que cuando entra en contacto con un enemigo cercano lo deja inmóvil durante unos segundos (a los que tiene cerca), y finalmente una habilidad de teletransportación de emergencia cuando estemos en apuros (tal y como hacen los malvados Helghast francotiradores).

Lo interesante de los cambios en el multijugador es cómo estas habilidades son menos personales, por así decirlo, y más beneficiosas para el resto del equipo. La clase asalto es la más tradicional, con habilidades individuales (aunque los escudos los aprovechan todos), pero las de las otras dos verdaderamente benefician al resto, y tendremos que saber tanto usarlas para beneficio del equipo (ya que nos dan puntos) como identificar cuándo las están usando nuestros compañeros para aprovecharlas. El eco táctico, por ejemplo, puede cambiar muchos enfrentamientos, y no nos daremos cuenta de ello hasta pasadas unas partidas.

El repertorio de mapas cuenta con diez niveles en los que jugar en diferentes modos de juego, todos ellos reunidos en el "Warzone", que va alternando diferentes retos, desde la conquista de balizas hasta el todos contra todos más clásico. A medida que ganemos experiencia iremos desbloqueando armas, y también mejorando las habilidades en cada clase según vayamos usándolas. Todas ellas irán teniendo menos tiempo de regeneración y más duración.

 2

Gráficamente espectacular

Killzone Shadow Fall es un juego que entra por los ojos, con unos gráficos espectaculares que, quedando lejos de las expectativas más elevadas, sí que dan muestra de lo que puede conseguir la nueva generación con rodaje. Es uno de los títulos más vistosos del lanzamiento de PlayStation 4, con unos escenarios de gran tamaño y generosos en detalles, tanto de cerca como a lo lejos. Los entornos brillan por encima del resto, especialmente la ciudad de Vekta y los momentos en los que luchamos en ella o cerca de ella, pudiendo ver su inmensidad y cómo Guerrilla Games no escatima en detalles para representarla.

El resto del apartado gráfico también destaca, sobre todo los efectos visuales, con muy buenas explosiones, humo y, sobre todo, iluminación, moviéndose todo con gran fluidez independientemente del caos que esté sucediendo en pantalla. El único punto negativo está en el modelado de los personajes, especialmente los rostros, no demasiado expresivos y al nivel de los juegos de la pasada generación. Algunas secuencias cinemáticas están pregrabadas, pero aparentemente se ha hecho para que podamos verlas mientras el resto del nivel carga.

El apartado sonoro no brilla tanto, con un doblaje al castellano simplemente correcto, pero compensado por una buena cantidad de efectos de sonido, variados y algunos de ellos con gran contundencia, y una música que ambienta bastante bien la acción y cambia dinámicamente.

 3

Cumpliendo con lo esperado, pero lejos de la perfección

Killzone: Shadow Fall es un muy buen juego de acción en primera persona, sin ser la reinvención del género, pero aportando algunas buenas ideas, unas implementadas mejor que otras. El diseño de algunos niveles es muy bueno, y su carácter abierto le dan una mayor sensación de libertad al juego, intentando además aportar variedad, con partes más calmadas -algo que quizás no guste a algunos jugadores-, logrando un modo campaña con altibajos pero lleno de momentos espectaculares, gracias sobre todo al salto gráfico que da el juego en comparación con PlayStation 3 y lo proclive a ello que es la ambientación futurista y espacial.

Visualmente es de lo más impactante de la nueva generación, y un comienzo esperanzador para PS4, sobre todo si tenemos en cuenta cómo empiezan las consolas (Resistance) y cómo terminan (The Last of Us). Con un modo multijugador completo y sobre todo diferente al de sus rivales en el mercado, Killzone: Shadow Fall es un buen argumento para hacerse con la nueva PlayStation y un bienvenido aire fresco a los juegos de disparos en primera persona.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4

Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Lost Judgment - Análisis
Lost Judgment - Análisis
Análisis
2021-09-16 15:01:00
Yagami regresa con una apasionante aventura que nos habla con gran maestría sobre problemas muy reales y delicados al mismo tiempo que mejora en todo a su primera parte.
Ultra Age - Análisis
Ultra Age - Análisis
Análisis
2021-09-11 16:53:00
Un pequeño equipo coreano presenta este hack’n slash, entretenido aunque demasiado conservador en su gameplay.
PEGI +18
Plataformas:
PS4

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
8.1
  • Fecha de lanzamiento: 29/11/2013
  • Desarrollo: Guerrilla Games
  • Producción: Sony
  • Distribución: Sony
  • Precio: 69,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: hasta 24 jugadores
COMUNIDAD
7.4

PUNTÚA
Killzone: Shadow Fall para PlayStation 4

181 votos
Flecha subir