Análisis de Soul Calibur IV (PS3, Xbox 360)

La última entrega de una de las más famosas sagas de lucha ha llegado. Empuña tu espada y acaba con la oscuridad de las almas enemigas en Xbox 360 y PlayStation 3.
Soul Calibur IV
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
8.5
NOTA
9
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PS3 y Xbox 360.
Vuelve la lucha con espadas
Hace mucho tiempo y en Dreamcast, la difunta pero gran consola de Sega, apareció un juego que iba a marcar época por su gran jugabilidad y apartado técnico: Soul Calibur –ha aparecido recientemente en el servicio de descargas de juegos de Xbox Live Arcade-. Así, el juego desarrollado por Namco como continuación del aparecido anteriormente en PlayStation, Soul Edge, cosechó grandes críticas y se hizo un hueco en las estanterías de todos los amantes del género, sentando unas bases que se verían potenciadas y mejoradas en las siguientes entregas de la saga. De tal modo, la lucha con espadas siguió su rumbo con Soul Calibur 2 -apareció en PlayStation 2, Gamecube y Xbox, con personajes exclusivos para cada entrega: Heihachi, Link y Spawn- y una tercera parte exclusiva de PlayStation 2 con motivo del décimo aniversario de esta saga de lucha.

Hace no demasiado tiempo, la actual Bandai-Namco anunció el lanzamiento de una nueva entrega de la saga para las consolas de nueva generación, Xbox 360 y PlayStation 3. Lo único que nos queda es comprobar si Soul Calibur IV cumple con lo prometido y se convierte en el nuevo emperador de la lucha en la actual generación, en la que el juego en red es el elemento que marca la diferencia.

El alma no es para siempre
Sin más objetivos que el de luchar , Soul Calibur IV nos propone una alternativa a los juegos de lucha habituales, la lucha con armas. Por ello, el jugador puede encontrar un gran atractivo en el título, pues la posibilidad de asestar duros golpes con armas de todo tipo aporta un poco de aire fresco al género -aunque ya nos encontremos por la cuarta entrega y no suponga ninguna novedad- y da descanso a los magullados puños de los luchadores de otras franquicias. Que el arma de nuestro luchador sea el elemento principal del sistema de juego no quiere decir que no podamos hacer uso de nuestras dotes físicas, pues cuando queramos podemos emplear las piernas de nuestro personaje para propinar fuertes patadas a nuestro oponente, que en más de una ocasión le harán caer al suelo, o salir por los aires. Además, podemos cubrirnos con el propio arma y realizar duros impactos si nos defendemos al mismo tiempo que nos asestan el golpe, todo con la velocidad y dinamismo a los que nos ha acostumbrado Namco.

Como sabemos, lo importante en un juego de lucha es su jugabilidad y control, y en esta ocasión podemos decir que en ambas versiones el control es perfecto, y la jugabilidad exquisita. Gracias a ello, hacer combos con el luchador que hayamos escogido de entre todo el plantel –de él hablaremos más adelante- no será ningún problema, pues se basa en la combinación de botones, pero en ningún caso se trata de una combinación exagerada que un jugador ajeno al género no pueda realizar. Contaremos con los típicos combos y los agarres vistos en anteriores entregas, además de los ataques especiales. Sin embargo, existen varias novedades jugables que aportan frescura a esta nueva entrega, y que únicamente podremos realizar en los momentos oportunos. Estas novedades tienen que ver con el alma y la armadura, pues a continuación de la barra de vida conocida por todos los asiduos al género encontraremos un círculo que representa al alma del personaje que manejemos, y bajo ella veremos una pequeña columna con tres bloques verdes que representan las partes superior, media, e inferior de la armadura. De esta forma, cuando golpeemos de forma repetida, dura, y precisa la parte media de nuestro rival, podremos destruir la parte media de su armadura, dejando al descubierto su cuerpo y pudiendo hacerle un mayor daño en los sucesivos impactos, que nos dará más posibilidades de llevarnos la victoria.

PUBLICIDAD

Volviendo al tema del alma, el sistema es más complicado de realizar, pues para que el indicador de alma de nuestro rival cambie de estado y de color hasta llegar al rojo intermitente, debemos agobiarlo con muchos golpes seguidos y rápidos mientras se cubre. Una vez hayamos puesto su indicador de alma de color rojo y esté parpadeando, si continuamos atacándole, llegará un momento en el que le rompamos la guardia y el alma, es en este momento cuando dispondremos de un par de segundos para apretar el botón adecuado que dará lugar a un golpe crítico, que variará con el personaje, y cuya correcta ejecución nos permitirá terminar con nuestro rival y la ronda independientemente de la vida que le hayamos quitado. Al principio puede resultar complicado realizar estos finales críticos, pero una vez nos hagamos con el sistema, resultarán un elemento importantísimo para ganar todos los combates, pues se trata de un movimiento devastador.

Sube hasta lo más alto de la torre
Todos estos movimientos y golpes se podrán realizar en todos los modos de juego disponibles: Historia, Arcade, Enfrentamiento y en los nuevos modos online y Torre de las Almas Perdidas. Como es habitual, el primer modo de juego nos plantea la posibilidad de escoger a un luchador de entre todos los que dispondremos al comienzo de nuestras partidas, y llevarlo a través de cinco fases en las que sucederán combates sin descanso hasta contra cuatro enemigos. Al principio se nos mostrará una introducción que nos pondrá en antecedentes y nos explicará algunas cosas sobre nuestro personaje, y las escenas cinemáticas aparecerán cuando hayamos acabado con el jefe final del juego, Algol, un hombre bastante oscuro que tiene la capacidad de hacer aparecer las espadas sagradas en cada una de sus manos. Como todos sabemos a estas alturas, Yoda y Darth Vader aparecen en esta entrega de la saga –el pequeño extraterrestre aparece en Xbox 360 y el malvado Vader en PlayStation 3, aunque en un futuro estarán los dos en ambas versiones-, además de un tercer personaje que resulta ser el Aprendiz del señor Vader. Pues bien, en el modo historia se nos hará una breve explicación de cómo y por qué han aparecido en el mundo de Soul Calibur, y la historia será distinta a la del resto de personajes, en los que salvo algunos detalles, coincidirán bastantes aspectos.

Pasarnos este modo con distintos personajes nos permitirá desbloquear a otros tantos que permanecían bloqueados, armas –si acabamos el modo con Siegfried conseguimos la Soul Calibur, y con Nightmare la Soul Edge-, los huecos de un apartado llamado Cadena de Almas en el que se nos explicará la relación que mantienen algunos personajes entre sí, así como dinero para adquirir equipamiento, armas, ilustraciones, habilidades, indumentarias e incluso personajes –un detalle que no ha gustado demasiado a los fans de la saga- en la sección de Crear Personaje y Galería de Arte. Cambiando de tercio, el modo Arcade nos permite pasar por 8 combates seguidos en los que no sucederá nada especial, sino que deberemos luchar ante el rival que nos toque en cada fase, hasta llegar a la octava fase, en la que nos encontraremos de nuevo con Algol. Sin embargo, la fase más dura de todas será la séptima, en la que nos enfrentaremos al famoso Aprendiz, que no nos pondrá nada fácil la victoria –una vez que acabemos el modo, lo desbloquearemos y podremos jugar con él, pero si lo usamos para volver a jugar el modo arcade, en la séptima fase nos enfrentaremos a Yoda o Darth Vader según qué versión del juego tengamos-.

Al finalizarlo también se nos recompensará con dinero, y nuestra puntuación quedará registrada en las tablas de clasificación online de los sistemas Xbox Live y PlayStation Network. Otro modo en el que nuestros progresos quedarán registrados en las tablas de puntuaciones será una novedad en la saga: la Torre de las Almas Perdidas. En este modo, seleccionaremos un personaje principal y varios secundarios dependiendo de las características de cada uno de los pisos en los que estará dividida la Torre, de tal modo que si nos dejan K.O. a nuestro luchador principal, pueda aparecer otro de relevo. La Torre cuenta con sesenta pisos y podemos decidir si ascendemos o descendemos, si escogemos la primera opción deberemos superar las plantas hasta llegar a lo más alto y derrotar al enemigo final para, de tal forma, tomaremos la Torre.

Cabe destacar que cada planta presenta unas características determinadas como número de enemigos a los que nos enfrentaremos, además de otros condicionantes como las habilidades; estos detalles harán de este modo de juego todo un reto en las últimas plantas, lo que nos hará tomar estrategias y equipar a nuestros luchadores con habilidades que nos puedan ayudar a alcanzar la victoria y subir un escalón más del edificio. El gran aliciente de este modo de juego se encuentra en que si conseguimos realizar ciertos requisitos en los combates, podremos conseguir algunos cofres que contendrán accesorios que podremos equipar a nuestros luchadores en la sección correspondiente.

Por último contamos con un modo Entrenamiento en el que podremos configurar ciertas características de nuestro rival para ir ganando experiencia para poder afrontar con total seguridad el modo Enfrentamiento y el modo multijugador Online. Un aspecto a destacar como punto negativo del juego es que los modos de juego para un jugador resultan escasos y simples, quizá sea porque la importancia del juego recae sobre el modo en línea, pero no hubiera costado nada incluir algún modo más que alargase la vida del juego, pues aunque la Torre de las Almas Perdidas resulte todo un reto, no es lo mismo que contar con un par de modos de juego más.

Lucha contra amigos y enemigos
Una vez que hayamos exprimido los modos para un jugador, y hayamos cogido la suficiente práctica y soltura en los combates, estaremos preparados para afrontar el modo más importante y divertido de Soul Calibur IV, su sitema multijugador online por medio de PlayStation Network y Xbox Live. Una vez que vamos al apartado correspondiente, tenemos tres opciones: enfrentamiento estándar, enfrentamiento especial –podemos usar los personajes a los que hayamos modificado las habilidades predefinidas- y la posibilidad de observar las tablas de clasificación o marcadores según diversos parámetros –amigos, victorias, nivel adquirido, o ver el número uno del mundo-. El primero de los apartados es el estándar, en el que podremos buscar partidas igualadas o invitar a un amigo de nuestra lista para jugar una partida de jugador –que no cuentan para los ránkings-. El tipo de búsqueda es bastante sencillo, pues podemos buscar una partida rápida cuando no nos importa nada más que jugar, o buscar por partida personalizada, en la que podemos decidir el nivel máximo posible de nuestro rival, o la duración de cada ronda –los combates siempre son de tres rondas, pero la duración de cada una de ellas se puede ajustar a la hora de buscar las partidas, pudiendo escoger entre 40, 60 y 80 segundos-.

Una vez hayamos decidido el tipo de partida que deseamos y hayamos realizado la búsqueda, pasaremos a una sala en la que veremos a nuestro rival, pudiendo mirar el número de victorias y sus estadísticas, y aceptar la partida. Una vez hayamos confirmado nuestro interés por jugar con él, no habrá vuelta atrás y comenzará la diversión desenfrenada. Pasaremos a la pantalla de selección de personaje, pudiendo escoger a todos los disponibles aunque no los hayamos desbloqueado en el modo para un jugador. Por ello contaremos con un amplio plantel entre los que destacan los ya conocidos de otras entregas Siegfried, Nightmare, Yoshimitsu, Sophitia, Cassandra, Taki, Mina, Astaroth, Lizardman, Voldo, Raphael o la escotada Ivy; y otros personajes nuevos como Yoda, Darth Vader, El Aprendiz, Hilde, y otros personajes diseñados por dibujantes nipones de manga y anime, entre otros, además de la posibilidad de utilizar a los personajes que hayamos creado, de lo que hablaremos enseguida.

Una vez hayamos escogido a nuestro personaje y el adversario haya hecho lo propio, dará comienzo el combate de tres rondas en el que podremos realizar cualquier cosa, y de entre las que lo más complicado será el final crítico, pero que si lo logramos realizar, nos ayudará para salir victoriosos de nuestro combate e ir anotando victorias que nos auparán en las tablas de clasificaciones, pues cada victoria nos concede una serie de puntos que nos permitirán subir de nivel, además de ganar dinero con el que comprar accesorios. Aunque ser el número uno es una tarea excesivamente complicada, dejando de lado las motivaciones, lo importante es pasar buenos ratos combatiendo contra amigos o personas de cualquier lugar del mundo, algo que hoy en día es habitual y le da al juego una vida infinita que no tendría si tuviese que centrar su diversión en los modos para un jugador.

Personajes para dar y tomar
Como comentamos anteriormente, el juego cuenta con un modo llamado Crear Personaje, en el que podemos adquirir personajes bloqueados a cambio del dinero que vayamos ganando tanto en el modo online como en los modos para un jugador, así como personalizarlos a nuestro gusto comprando accesorios –hay muchísimos accesorios, por lo que deberemos combatir mucho para ganar el suficiente dinero que nos permita adquirir todo- o, incluso, habilidades. Sin embargo, el apartado que recreará a más de un jugador es el de crear a un personaje propio. El sistema se basa en escoger a un personaje ya creado para copiar su estilo y, a partir de él, diseñar todos sus atributos, pudiendo escoger el sexo, las indumentarias, el color, la pose, el casco, el arma, y sus habilidades.

Pese a lo que pudiera parecer en un principio, el creador de personajes no es lo limitado que esperábamos, pues se pueden hacer personajes de lo más variopintos para, luego, ponerlos a combatir contra gente de todo el mundo ante los que fardar de nuestra capacidad creativa. Con esto, las risas están aseguradas, además de que el reto de la Torre de las Almas Perdidas puede ser un poco más accesible si personalizamos a nuestros luchadores con habilidades como Veneno, Recuperador de PG, etc., algo más común en los juegos de rol. Sólo un detalle, ya hay gente que cuenta con luchadores bastante parecidos a Cloud y Sephirot de Final Fantasy VII, o Ryu Hayabusa de Ninja Gaiden, además de muchos personajes salidos de series anime.

La oscuridad nunca lució tan bien
Uno de los aspectos que hacen de Soul Calibur IV un juego excelente en su conjunto es el apartado técnico, destacando el aspecto gráfico. Éste dejará perplejo a todo aquel que observe los grandiosos escenarios, todos ellos –casi una veintena- recreados con todo lujo de detalles, y muy variados, pues irán desde paisajes helados, un barco, paisajes infernales, e incluso escenarios de la famosa saga Star Wars. Todos ellos contarán con elementos en continuo movimiento que darán más vida al paisaje, y también contarán con elementos destructibles que resultarán espectaculares, pues si lanzamos a un rival contra el suelo, es muy probable que si el golpe es duro, lo resquebraje y rompa, con el consecuente salto de trozos de madera por el aire. Dejando de lado los magníficos escenarios, nos encontramos con los insuperables modelados de los personajes, que cuentan con un aspecto físico lleno de detalles, músculos bien definidos –unos más que otros, resultando la envidia o el deseo del jugador-, y unas indumentarias detalladas que destacan por su colorido y viveza. Cabe destacar que los personajes creados por el jugador, no desentonarán, pues resultarán tan detallados y definidos como los habituales.

Los movimientos de los luchadores son realmente fluidos y rápidos, no apreciaremos ni una ralentización, y los efectos mágicos y golpes especiales lucen espectaculares. El apartado sonoro nos mete de lleno en el combate, es muy rítmico y cuenta con grandes pistas de corte orquestal. Una delicia que ya pudimos comprobar en las anteriores entregas, y que gustará a todos los amantes de la música. Si a la fluidez de movimientos, la grandiosidad de algunos escenarios plagados de detalles, el modelado de los personajes, y las escenas, le añadimos una banda sonora que va de lo épico a lo infernal, nos encontramos con un apartado técnico excelente, en el que se puede apreciar la potencia de las consolas de nueva generación, aunque a algunos no les parezca un salto demasiado grande.

A la espera de un rival digno
No cabe duda de que este nuevo juego de Namco ha dado el do de pecho y ha situado donde se merece a una de las sagas de lucha más importantes de la historia. Soul Calibur IV acaba de asumir el papel de emperador de la lucha en la nueva generación, pues supera con creces a juegos aparecidos hace algo de tiempo como Dead or Alive 4 o Virtua Fighter 5. Cuenta con un buen plantel de personajes que puede aumentar considerablemente con la posibilidad de crear nuestros propios avatares armados, los modos de juego para un jugador mantienen el tipo pese a ser escasos y cortos, salvo el nuevo modo de la Torre de las Almas Perdidas; sin embargo, la vida del juego se ve alargada hasta el infinito gracias a las horas de diversión que asegura el modo online, y no aburrirá, pues la jugabilidad y el sistema de combate son exquisitos, y se ven elevados al cubo gracias al excelente apartado técnico en el que destacan la épica y orquestal banda sonora y el diseño de los personajes y escenarios. En definitiva, es el mejor juego de lucha aparecido hasta el momento en las consolas de nueva generación de Sony y Microsoft, y solo el futuro dirá si pierde ese privilegio, pues Street Fighter IV o Tekken 6 desearán arrebatarle su posición de honor. El alma de la lucha ha vuelto con más fuerza que nunca.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Echo Generation - Análisis
Echo Generation - Análisis
Análisis
2021-10-22 10:07:00
Echo Generation tira de nostalgia noventera para ofrecernos una aventura de misterio al estilo Stranger Things pero con estética de juguete y combate por turnos.
House of Ashes - Análisis
House of Ashes - Análisis
Análisis
2021-10-21 16:09:00
Supermassive continúa su antología con un título que cumple su cometido, pero que no consigue mejorar a sus predecesores.
Resident Evil 4 VR - Análisis
Resident Evil 4 VR - Análisis
Análisis
2021-10-20 18:24:00
El incombustible Resident Evil 4 regresa una vez más con una adaptación a la realidad virtual muy notable y repleta de aciertos que, sin ser perfecta, encantará a los fans de la saga y a cualquier poseedor de Oculus Quest 2.
Grotto - Análisis
Grotto - Análisis
Análisis
2021-10-20 13:18:00
Quienes busquen una aventura narrativa original, única y mística podrán encontrarla en Grotto, el nuevo juego de Brainwash Gang que nos permiten ponernos en la piel de un místico chamán.
Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
Género/s: Lucha 3D / Lucha
Plataformas:
PS3 Xbox 360

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 30/7/2008
  • Desarrollo: Namco Bandai
  • Producción: Namco Bandai
  • Distribución: Ubisoft
  • Precio: 69.95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Varios
  • Online: Sí
COMUNIDAD
7.72

PUNTÚA
Soul Calibur IV para PlayStation 3

130 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 30/7/2008
  • Desarrollo: Namco Bandai
  • Producción: Namco Bandai
  • Distribución: Ubisoft
  • Precio: 69.95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Varios
  • Online: Sí
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.14

PUNTÚA
Soul Calibur IV para Xbox 360

78 votos
Flecha subir