Análisis de Onimusha - Dawn of Dreams (PS2)

La saga Onimusha visita por última vez PlayStation 2 con un notable cambio de estilo hacia una mayor acción.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PS2.

Puede decirse que una de las compañías más prolíficas de esta generación ha sido sin ninguna duda Capcom. Aunque sus anteriores sagas estrella, como Resident Evil o Street Fighter, han permanecido en un segundo plano –menos la primera que la segunda-, la compañía japonesa ha logrado crear nuevas sagas que se han aupado como referentes en el género de la acción, particularmente Devil May Cry y Onimusha. Como siempre decimos, Onimusha comenzó siendo una especie de Resident Evil orientado en el mundo medieval japonés, y de hecho previsto para Nintendo 64, pero Capcom decidió llevarlo a la nueva generación y hacerlo más orientado a la acción.

Esta orientación a la acción, no solo en cantidad de ataques y enemigos sino también en lo que se refiere al control –del sistema de giro de Resident Evil al estándar de movimiento de los juegos en tercera persona-, ha ido acentuándose a lo largo de la segunda y la tercera entrega, y esta cuarta parte, o quizás "derivado", pues carece del número y es muy distinta a los juegos anteriores, continua esa transición, reduciendo los elementos de puzzle y aumentando la fluidez y espectacularidad del juego, además de profundizar en el elemento juego de rol.

PUBLICIDAD

Como en anteriores entregas, aunque esta vez sin viajes en el tiempo al París actual, el juego tiene lugar en el siglo XVI, en pleno medioevo japonés, aunque esta vez el villano no es Oda Nobunaga, sino su sucesor, Hideyoshi, también poseído por las fuerzas del mal y aliado con los malvados demonios Genma. Para lidiar contra ellos no estarán los héroes de anteriores entregas sino un nuevo repertorio (controlaremos cinco personajes a lo largo del juego) encabezado por Soki, un samurai (¡de pelo rubio!) que no estará solo, sino que a medida que avance la historia del juego iremos encontrando nuevos compañeros de viaje.

Dawn of Dreams mantiene algunas de las características de anteriores Onimusha, como la excelente narrativa y la buena intercalación de escenas cinemáticas con escenas de acción –aunque quizás en ocasiones hay excesiva cantidad de las primeras-. La historia del juego está muy presente, no siendo tan solo un pretexto, sino que se ve la intención de Capcom por contarla y enganchar al jugador con ella, aunque no resulta tan conseguida, ni logra su propósito en tan alto grado, como las anteriores entregas de la saga. En contraposición, se trata de un juego más largo y variado que los anteriores, aunque la historia nunca llegue a su nivel ni tenga clímax especialmente memorables, a veces abusando de clichés.

Onimusha mantiene ciertos puzzles, especialmente aquellos tan divertidos de abrir cofres con minijuegos, pero en esta entrega hay una orientación a la acción mucho mayor. Comenzará siendo un juego tan "simple" como los anteriores Onimusha, pero pronto aprenderemos nuevos movimientos, convirtiéndose en un juego con una profundidad creciente a medida que pasan las horas. El número de enemigos es también mayor que en anteriores juegos, a veces apareciendo incesantemente, mientras que la dinámica de "recolección de almas" continua, con las rojas (que usaremos para mejorar nuestro equipamiento), las azules (restauran magia) y las amarillas (vida).

El sistema de juego es también más frenético y al mismo tiempo complejo que en anteriores títulos. Existen movimientos de contraataque, movimientos de defensa efectivos, y más tipos de magias, todo dependiendo de la sincronización que tengamos. En ocasiones estaremos rodeados de un gran número de enemigos y estas situaciones se benefician del nuevo sistema de cámara libre del juego, que podremos mover con libertad usando el stick analógico derecho. Cada uno de los cinco personajes es diferente, aunque como es de esperar todos mantienen el mismo esquema de control básico, y el juego mantiene, del mismo modo, su sistema de defensa (pulsando L1) y de encarar individualmente a un enemigo (R1).

Además de contar con cinco personajes a lo largo de todo el juego, en muchas ocasiones estaremos controlando a uno y acompañados de otro, controlado por la máquina. A este personaje podremos darle órdenes, como que ataque a todos los enemigos, que nos siga o, el más útil de todos, que permanezca en un segundo plano recuperando su vida hasta que esté lo suficientemente llena. Esta dinámica de dar órdenes a nuestro compañero, toda una novedad en la saga Onimusha, se combina con la posibilidad de cambiar el control entre ellos, lo que nos permite beneficiarnos de las ventajas de cada personaje en cada situación, no solo a la hora de combatir sino también para movernos y explorar el escenario. Habrá algunos personajes –por ejemplo, Jubei (no es el samurai de la segunda parte, sino un nuevo personaje)- que podrán pasar por algunas áreas mientras que otros no.

Los dos personajes que controlaremos siempre estarán decididos por el propio juego, no podremos elegir un "equipo" como en los juegos de rol japoneses, aunque el "grupo" avanzará siempre como si viniesen los cinco personajes, y de hecho todos participarán en las escenas cinemáticas. No todo se trata de acción en el juego, aunque sí la gran mayoría de las situaciones, y los puzzles están en un segundo plano en comparación con los anteriores títulos de la saga. Además, dentro del propio juego se han incluido desafíos, es decir, "vencer a todos los enemigos en menos de este tiempo", tras los cuales se nos dará una calificación y una recompensa en el caso de haberlos superado.

Una de las variaciones interesantes de este nuevo Onimusha es la existencia de escenarios más abiertos y un mayor grado de exploración. Hay muchísimos ítems escondidos en el juego, y secretos, y además la mayoría de ellos serán útiles e incluso mejorables usando las esferas rojas que vayamos consiguiendo. Éstas no serán suficientes para evolucionar todo lo que queramos las armas, pues acabaremos teniendo muchas, por lo que tendremos que elegir qué armas potenciar y, por lo tanto, usar a lo largo del juego. El "toque de rol" no se limita a las armas sino que también abarca a los personajes, que irán obteniendo experiencia y subiendo su nivel, pudiendo atribuir puntos a ciertas habilidades y por lo tanto hacer que nuestro personaje mejore ciertos tipos de ataques o movimientos. Hay bastante libertad en este sentido, cosa que es bienvenida.

A nivel gráfico Onimusha Dawn of Dreams cumple bien. No es n juego tremendamente espectacular, al nivel de títulos como God of War, pero su diseño de producción es soberbio y su motor gráfico permite mover una gran cantidad de enemigos sin que se produzcan ralentizaciones. El problema es que se han reciclado muchas cosas de la entrega anterior, muchos de los enemigos, lo que es una lástima. El apartado sonoro está a un gran nivel aunque, como es de esperar, el juego no está doblado al castellano sino únicamente en inglés –o japonés-, aunque subtitulado en la lengua de Cervantes. La música ambienta bien y los efectos de sonido son lo suficientemente variados.

Onimusha: Dawn of Dreams es una buena evolución de la saga comenzada hace ya cinco años con las aventuras de Samanosuke. El juego evoluciona más aún hacia la acción, introduciendo no obstante más elementos de exploración y evolución al estilo de un juego de rol, completando un conjunto sólido, con una gran profundidad en su sistema de control y juego, que no decepcionará a los fans de la saga porque ni es rupturista ni es más de lo mismo salvo, eso sí, en los enemigos e incluso jefes finales, algunos de ellos reciclados de anteriores juegos. Cuenta además con un modo historia largo, mayor que el de anteriores juegos, y una gran rejugabilidad dada la gran cantidad de secretos y extras desbloqueables. Una compra muy recomendada para los amantes de la acción.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Solar Ash - Análisis
Solar Ash - Análisis
Análisis
2021-12-02 17:13:00
Los creadores de Hyper Light Drifter estrenan una absorbente aventura de plataformas y exploración con un estilo único y mucho buen hacer.
Rocket League Sideswipe - Análisis
Rocket League Sideswipe - Análisis
Análisis
2021-12-02 13:06:00
El éxito de Psyonix llega a móviles con una adaptación que mantiene intacta la experiencia de la saga, ofreciendo ese equilibrio entre accesibilidad y profundidad ahora en 2D.
Big Brain Academy: Batalla de ingenio - Análisis
Big Brain Academy: Batalla de ingenio - Análisis
Análisis
2021-12-01 15:27:00
Lustros después de aquella moda de los juegos que 'medían' el potencial del cerebro vuelve la saga de Nintendo con un renovado énfasis en el multijugador.
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Análisis
2021-12-01 14:00:00
Los galos más queridos y famosos de los cómics regresan con un nuevo y bonito videojuego que fracasa en su propuesta jugable.
Exo One - Análisis
Exo One - Análisis
Análisis
2021-11-29 13:54:00
Exo One es un peculiar indie que nos pone al control de una nave espacial en un fluido viaje por cautivadores planetas extraterrestres. Os contamos qué nos ha parecido esta original propuesta.
Hextech Mayhem: A League of Legends Story - Análisis
Hextech Mayhem: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-28 19:14:25
Los creadores de Bit.Trip Beat llevan el mundo de LoL a un modesto juego de ritmo musical que entretiene sin grandes sorpresas.
PEGI +16
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 14/3/2006
  • Desarrollo: Capcom
  • Producción: Capcom
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 49.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
7.91

PUNTÚA
Onimusha: Dawn of Dreams para PlayStation 2

46 votos
Flecha subir