Análisis de Onimusha - Dawn of Dreams (PS2)

La saga Onimusha visita por última vez PlayStation 2 con un notable cambio de estilo hacia una mayor acción.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PS2.

Puede decirse que una de las compañías más prolíficas de esta generación ha sido sin ninguna duda Capcom. Aunque sus anteriores sagas estrella, como Resident Evil o Street Fighter, han permanecido en un segundo plano –menos la primera que la segunda-, la compañía japonesa ha logrado crear nuevas sagas que se han aupado como referentes en el género de la acción, particularmente Devil May Cry y Onimusha. Como siempre decimos, Onimusha comenzó siendo una especie de Resident Evil orientado en el mundo medieval japonés, y de hecho previsto para Nintendo 64, pero Capcom decidió llevarlo a la nueva generación y hacerlo más orientado a la acción.

Esta orientación a la acción, no solo en cantidad de ataques y enemigos sino también en lo que se refiere al control –del sistema de giro de Resident Evil al estándar de movimiento de los juegos en tercera persona-, ha ido acentuándose a lo largo de la segunda y la tercera entrega, y esta cuarta parte, o quizás "derivado", pues carece del número y es muy distinta a los juegos anteriores, continua esa transición, reduciendo los elementos de puzzle y aumentando la fluidez y espectacularidad del juego, además de profundizar en el elemento juego de rol.

PUBLICIDAD

Como en anteriores entregas, aunque esta vez sin viajes en el tiempo al París actual, el juego tiene lugar en el siglo XVI, en pleno medioevo japonés, aunque esta vez el villano no es Oda Nobunaga, sino su sucesor, Hideyoshi, también poseído por las fuerzas del mal y aliado con los malvados demonios Genma. Para lidiar contra ellos no estarán los héroes de anteriores entregas sino un nuevo repertorio (controlaremos cinco personajes a lo largo del juego) encabezado por Soki, un samurai (¡de pelo rubio!) que no estará solo, sino que a medida que avance la historia del juego iremos encontrando nuevos compañeros de viaje.

Dawn of Dreams mantiene algunas de las características de anteriores Onimusha, como la excelente narrativa y la buena intercalación de escenas cinemáticas con escenas de acción –aunque quizás en ocasiones hay excesiva cantidad de las primeras-. La historia del juego está muy presente, no siendo tan solo un pretexto, sino que se ve la intención de Capcom por contarla y enganchar al jugador con ella, aunque no resulta tan conseguida, ni logra su propósito en tan alto grado, como las anteriores entregas de la saga. En contraposición, se trata de un juego más largo y variado que los anteriores, aunque la historia nunca llegue a su nivel ni tenga clímax especialmente memorables, a veces abusando de clichés.

Onimusha mantiene ciertos puzzles, especialmente aquellos tan divertidos de abrir cofres con minijuegos, pero en esta entrega hay una orientación a la acción mucho mayor. Comenzará siendo un juego tan "simple" como los anteriores Onimusha, pero pronto aprenderemos nuevos movimientos, convirtiéndose en un juego con una profundidad creciente a medida que pasan las horas. El número de enemigos es también mayor que en anteriores juegos, a veces apareciendo incesantemente, mientras que la dinámica de "recolección de almas" continua, con las rojas (que usaremos para mejorar nuestro equipamiento), las azules (restauran magia) y las amarillas (vida).

El sistema de juego es también más frenético y al mismo tiempo complejo que en anteriores títulos. Existen movimientos de contraataque, movimientos de defensa efectivos, y más tipos de magias, todo dependiendo de la sincronización que tengamos. En ocasiones estaremos rodeados de un gran número de enemigos y estas situaciones se benefician del nuevo sistema de cámara libre del juego, que podremos mover con libertad usando el stick analógico derecho. Cada uno de los cinco personajes es diferente, aunque como es de esperar todos mantienen el mismo esquema de control básico, y el juego mantiene, del mismo modo, su sistema de defensa (pulsando L1) y de encarar individualmente a un enemigo (R1).

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Calico - Análisis
Calico - Análisis
Análisis
2021-01-06 13:11:00
Calico nos propone convertirnos en una magical girl para gestionar un café de gatos, una idea fantástica que pese a una pobre ejecución cumple con lo prometido.
Wingspan - Análisis
Wingspan - Análisis
Análisis
2020-12-30 16:01:00
Wingspan vuela del tablero a la consola con una sorprendentemente buena adaptación de su propuesta de juego de cartas en el que gestionamos una reserva natural de aves.
Super Meat Boy Forever - Análisis
Super Meat Boy Forever - Análisis
Análisis
2020-12-28 16:42:00
El mega clásico de las plataformas 2D regresa con una fórmula de juego bastante remozada… pero la misma dificultad endiablada.
Override 2: Super Mech League - Análisis
Override 2: Super Mech League - Análisis
Análisis
2020-12-26 12:14:00
Batallas entre gigantes de metal acorazados con un fuerte componente multijugador.
El Hijo - Análisis
El Hijo - Análisis
Análisis
2020-12-24 11:17:51
El Hijo nos lleva a un ficticio oeste americano para proponernos una aventura de sigilo no letal con mecánicas desfasadas donde el estilo gráfico es lo mejor y la estética de huida lo peor.
Grindstone - Análisis
Grindstone - Análisis
Análisis
2020-12-21 09:58:00
Uno de los mejores juegos de Apple Arcade aterriza en Switch manteniendo toda su diversión y adicción intactas.
PEGI +16
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 14/3/2006
  • Desarrollo: Capcom
  • Producción: Capcom
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 49.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
7.91

PUNTÚA
Onimusha: Dawn of Dreams para PlayStation 2

46 votos
Flecha subir