Análisis de Hitman Contracts (PC, PS2, Xbox)

47 vuelve con nuevas y viejas aventuras pero sin grandes novedades bajo su carismática calva.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
8
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PC, PS2 y Xbox.

Vuelve el agente 47
Vuelve el agente 47
IO Interactive, Eidos y el lacónico Agente 47 han vuelto después de casi un año y medio con Hitman Contracts, esperada secuela de Hitman 2: Silent Assasin , que obtuvo los laureles que le fueron negados a la primera entrega de todas, lanzada en 2000 en PC. Salvo en sagas deportivas y otras especialmente fáciles de continuar (Mario Party, por ejemplo), hoy en día el ritmo de lanzamiento de secuelas en títulos de acción o aventuras no suele ser inferior a dos años. Cuando ese espacio temporal queda reducido existe un considerable riesgo de meter la pata o que el juego no cumpla las expectativas, y un poco de ambas cosas es lo que parece que ha pasado con Hitman: Contracts, que a la sazón es un muy buen juego pero no aporta novedades con respecto a la anterior entrega, e incluso seis de sus doce misiones son "remakes" de las del no tan conocido primer juego.

Al contrario que en la segunda parte, las misiones se nos presentan como Flashbacks, recuerdos del agente 47 antes de la muerte, tal y como pasaba en Tomb Raider VI. Sin embargo, en esta ocasión tendremos ocasión de enfrentarnos a ella, encarnada en la misión doce, la más difícil de todo el juego y un gran reto a las habilidades que hayamos obtenido superando las once anteriores. Como decíamos arriba, el juego combina misiones del primer título de Hitman (actualizadas a nivel gráfico y con algún cambio) con otras nuevas. Cada misión no tiene que ver con la anterior (se trata de flashbacks), salvo por el "pack" de las tríadas chinas, cuatro misiones procedentes del primer Hitman, y por las dos misiones en Rótterdam relacionadas con una banda de motoristas mafiosos y neonazis. Como curiosidad, la primera misión de todas continúa a la última del primer juego, donde matábamos al "padre científico" del Agente 47 en un hospital psiquiátrico de Rumanía. Lo que tendremos que hacer es escapar de docenas de policías que tienen rodeado el edificio.

Las novedades respecto a Hitman 2 en el aspecto jugable son prácticamente inexistentes. Se conserva la gran virtud del original: La no-linealidad de las misiones, pudiéndolas solucionar de muchas maneras posibles, ubicadas en el espectro que va desde el sigilo absoluto hasta la despiadada carnicería, pasando por puntos intermedios que son los que el jugador podrá conseguir con algo de paciencia. Sin embargo, esta entrega es notablemente más simple que la segunda en el sentido de que muy pocas misiones requieren el sigilo como requisito absoluto (las misiones en las que los objetivos huyen), por lo que es relativamente fácil, especialmente en el nivel de dificultad "normal", superar las misiones al estilo gatillo fácil. De hecho, como experiencia personal las dos primeras misiones las superé cuidadosamente y con buenas puntuaciones (suponiéndolo tan exigente como Hitman2) para luego, al comprobar que da igual si "se te ve el plumero", jugar un poco más alegre y violentamente.

PUBLICIDAD

El elemento no-lineal del juego sigue presente, como decíamos, algo fácil de mantener dado que el objetivo de las fases será siempre eliminar a uno o varios señores y eventualmente recoger un item como una estatuilla o una bomba. De este modo existen numerosas formas de acabar con el infeliz de turno aparte de la clásica de la pistola, habitualmente relacionadas con el envenenamiento de su comida o bebida previa recogida de los items necesarios, y casi siempre usando (y abusando) de la capacidad para disfrazarnos con las ropas de los enemigos para pasar desapercibidos.

Misión en Siberia
Misión en Siberia
Sin embargo, como sabrán los que ya hayan tenido ocasión de meterse en la piel de 47, con su codigo de barras en la nuca, los enemigos del juego son bastante suspicaces. Hay una especie de "consciencia global" en los enemigos del juego que comenzará a buscar a "un calvo sospechoso", o a un policía, cocinero, camarero, etc... haciendo que nos sea más fácil no ser detectados. También nuestro comportamiento nos delatará. Actuar de forma sospechosa, acercarnos demasiado a la gente, etc... hará que los guardias abran fuego o bien que los civiles inocentes corran a "chivarse" de nosotros. En este punto el juego es un poco absurdo en ocasiones, porque habrá veces que los enemigos nos detectarán "porque sí". Lo más prudente es ir siempre desarmado o con las armas ocultas, aunque habrá veces en que será justificable llevar un fusil de asalto (si somos un SWAT, por ejemplo) y se fijarán en nosotros igual, aunque llevemos la cabeza tapada como es el ya mencionado caso del policia SWAT. De igual modo, ciertos tipos de enemigos serán más propensos a reconocernos como amenaza, y habrá detalles que harán que nos descubrirán, como por ejemplo en la segunda misión, donde solamente puede haber un camarero de opio en la sala de baile y si nosotros entramos disfrazados cuando está el verdadero camarero se armará un buen espectáculo de casquería.

Aristócratas con poco futuro
Aristócratas con poco futuro
Para avisarnos de todo esto tendremos una serie de mensajes que irán surgiendo en la pantalla (como también, por ejemplo, pistas como "el objetivo ha pedido una copa de whisky"), además del siempre útil indicador de sospecha, que fluctuará con mayor o menos ritmo dependiendo del peligro en el que nos encontremos. Cuando se pone rojo deberemos alejarnos lo más rápido posible o prepararnos para la acción.

Un detalle muy a tener en cuenta es la dificultad del juego, que en el nivel normal es notablemente inferior a la del primer título, por lo que los que quieran un verdadero desafío (enemigos realmente inteligentes, un 47 mucho más vulnerable y partidas guardadas limitadas) deberán pasar directamente al nivel difícil. El nivel experto es otro cantar, ya que ni siquiera tendremos el útil mapa táctico, que por cierto necesita un rediseño porque hay veces en que apareceremos en el piso en el que no estamos –especialmente subiendo o bajando escaleras- y otras en las que dos estancias contiguas estarán representadas en mapas diferentes, restándole utilidad y dinamismo.

Gráficamente no hay grandes novedades. El engine sigue siendo sólido pese al paso de los años, y los escenarios –especialmente los nuevos- están dotados de numerosos detalles además de una coherencia y un realismo del que ya podrían aprender otros títulos, aunque esto ya entra en la parte del diseño más que en la gráfica. Las físicas del juego siguen siendo espectaculares, se sigue sintiendo el peso de los cuerpos al arrastrarlos o al ser abatidos por nuestros disparos y cada muerte de un enemigo es diferente. La iluminación también resulta a la altura de las circunstancias aunque no hay un indicador como en Splinter Cell, pero sí se hace notar en la jugabilidad. Las escenas cinemáticas entre los niveles son escasas pero las que hay merecen la pena, generadas en tiempo real, mientras que las introducciones previas a los niveles también son de calidad. Una de las pocas novedades en este apartado radica en que cuando se nos acabe la energía, el juego se pondrá a la cámara lenta y los colores irán cambiando a blanco y negro, como si hubiésemos activado algún tipo de tiempo bala. Una vez ocurra esto la muerte es inevitable y, aunque podremos controlar un poco más a 47 (y de hecho, disparar con nuestras armas aunque no tengamos balas), no es más que un espejismo: hemos perdido. Hubiese sido interesante que esta especie de "tiempo bala" fuese algo así como una última oportunidad para salvar el pellejo, usando la cámara lenta para acabar con nuestros enemigos sin que estos nos vuelvan a impactar. Sin embargo, se ha quedado en una especie de secuencia cinemática interactiva que intenta darle un toque dramático a la muerte de 47.

El sonido es quizás el apartado que a mayor altura está de todo el juego. Al igual que en Freedom Fighters, el anterior juego de IO Interactive, la música es obra de Jesper Kyd, cuya banda sonora cambia dinámicamente según el momento en el que nos encontremos y encaja a la perfección en la temática y la ambientación de las peripecias de 47. Las voces están dobladas correctamente al castellano, con el nivel idóneo de actuación, mientras que los sonidos FX son numerosos y realistas. Un aspecto muy importante de un juego en el que prima el sigilo es que los sonidos FX sean perfectamente distinguibles para poder guiarnos por ellos, y esto siempre se ha logrado en la saga Hitman.

El control es fiable en todas las versiones; la de Pc usa el clásico interfaz de un shooter en primera persona, ratón y teclado, mientras que la de consola utiliza el mismo esquema pero usando los dos analógicos. Existe un sistema de autoapuntado bastante permisivo, que nos deja un razonable margen para liarnos a tiros sin problemas, aunque para conseguir los mejores resultados (los tiros en la cabeza) habrá que apuntar con precisión. Existe también un modo en tercera persona que es especialmente útil para este tipo de menesteres, ya que la vista en tercera persona puede confundirnos (la bala puede chocar con un obstáculo que quizás interrumpa nuestro campo visual).

Dentro de un submarino
Dentro de un submarino
En conclusión, estamos de nuevo ante un muy buen juego, aunque ha perdido la "garra" de Hitman 2: Silent Assasins. Seis de las misiones son del primer Hitman y las otras seis nuevas quizás no sean suficientes para los que jugaron al primer Codename 47 (deberían bajarle un punto a la nota). Los que solo conozcan al asesino calvo por la segunda entrega sí deberían echarle un vistazo a Contracts, pues posee sus mismos elementos de calidad (aunque quizás un nivel de diseño de las misiones ligeramente inferior). Sin embargo, parece ser que tendremos que esperar a la cuarta entrega, que ya ha sido confirmada por Eidos, para ver una aventura verdaderamente nueva y novedosa del parco en palabras 47, siempre y cuando salga vivo de la última misión del juego.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC, PS2 y Xbox

The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Género/s: Acción / Sigilo
Plataformas:
PC PS2 Xbox

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
7.64

PUNTÚA
Hitman Contracts para Ordenador

16 votos
#147 en el ranking de Ordenador.
#165 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
7.46

PUNTÚA
Hitman Contracts para PlayStation 2

30 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
7.91

PUNTÚA
Hitman Contracts para Xbox

9 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir